#Argentina| Ataque en Buenos Aires a una pareja gay: “Nos pegaron por besarnos en la calle”

“Nos acaban de pegar por besarnos en la calle”, denunció Yaco Jacobsen primero en su historia de Instagram y más tarde en una comisaría. Unos minutos antes, tres personas lo habían atacaron a él y a su pareja, Pablo  Cavaignac, en la esquina de Aráoz al 1900, en el barrio porteño de Palermo, en la Ciudad de Buenos Aires, el miércoles 30 de septiembre. Lxs vecinxs los ayudaron para llamar al 911 y limpiar la sangre de las heridas que Yaco tenía en la rodilla, el codo y la mano. 

La denuncia en la Justicia

Tras dos horas en la comisaría 14 de la Ciudad, Pablo logró hacer la denuncia. En ese tiempo, Yaco dice que empezó a sentir mucho dolor y se tuvo que ir. Ayer volvió para ampliar la denuncia. La causa quedó en manos de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas Nº 8, a cargo de Maximiliano Vence.

“Al parecer, la persona que los ayudó dijo “no haber visto la agresión” y por eso están buscando en algún domo o cámara de seguridad”, explicaron desde el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad a Presentes

Después de un beso, el homoOdio

“El miércoles yo estaba caminando con mi novio por la calle en el barrio de Palermo. Salíamos de tomar una cerveza, volviendo para nuestra casa. Paramos en una esquina, Aráoz al 1900. Comenzamos a besarnos, sólo y simplemente a besarnos, algo que a nadie le debería molestar en el planeta, que no pasa cuando son un hombre y una mujer, por ejemplo”, contó Yaco a Presentes un día después del ataque. 

De repente –dijo– escucharon unos gritos, pasos contundentes. Se separaron y vieron que se acercaban tres hombres, “primero como queriendo atacarnos sin hacerlo. Yo lo alejé a mi novio como para recibir el impacto que pudiera venir. Lo siguiente que sucede es que me revolean una trompada, me tiran al piso con más golpes. El golpe me dio en la cabeza y en el brazo. Además, una de las tres personas tenía un palo”, advirtió Yaco. 

Los gritos de lxs vecinxs lograron que los atacantes se alejaran. Matías, uno de ellos, les gritó a Pablo y a Yaco para que se refugiaran en su casa. Desde ahí llamaron al 911. Ahí Yaco se pudo desinfectar las rodillas, la mano y las heridas que tenía en el codo. 

“Por el fiscal nos enteramos que ahora la policía dice que no hubo testigos, cuando salió toda la cuadra prácticamente a ayudarnos, a socorrernos, y a evitar que pase a mayores. Ellos [los policías] negándolo, además de llegar tarde y haberlos visto escaparse. Demorándonos dos horas en tomar la denuncia, sin asistencia médica. Institucionalmente falló”, dijo Pablo a Presentes.

“Fue un acto de odio contra una pareja de hombres”

La coordinadora de la Defensoría LGBT, Flavia Massenzio, se comunicó con Yaco y con Pablo para enterarse de lo ocurrido y tomar intervención. “Lo que nos preocupa, y por lo que vamos a participar con nuestra opinión en la causa, es que lo hayan caratulado como lesiones leves, cuando claramente fue un hecho agravado por el odio hacia la orientación sexual de las víctimas”, explicó a Presentes María Rachid, titular del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo CABA.

“Es importante que la justicia sepa identificar estos hechos ya que además de lesionar derechos individuales muy importantes, como la integridad física, también vulneran derechos colectivos, generando temor a toda una comunidad”, agregó Rachid.


“Esto no fue ni un acto delictivo ni de intento de robo ni agresión al azar” –concluyó Yaco–. “Fue un acto de odio dirigido a una pareja de hombres”.

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso.

Un comentario sobre “#Argentina| Ataque en Buenos Aires a una pareja gay: “Nos pegaron por besarnos en la calle”

  1. Nos atacan porque nos ven débiles. Frente a las agresiones por LGBTfobia, debemos construir movimientos más fuertes, donde la gente se relacione de una manera más estrecha y para ello tenemos que dejar atrás esa época de individualismo exacerbado de la que venimos. Son muy positivas también las alianzas con los feminismos. Las personas que no respondemos a lo que el heteropatriarcado esperaría de nosotras tenemos que estar más organizadas, al menos tanto como la gente conservadora, que se reúne un rato todos los fines de semana en sus templos. En torno a una nueva religión atea/agnóstica, no dogmática, feminista, antirracista, ecologista y aliada de los movimientos LGTBIQ, lo conseguiríamos, y seguramente se formarían muchas comunidades. En infinito5.home.blog escribo sobre ella.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s