#Mexico| Desaparecides LGBT+ en México: hace dos meses buscan a Tere Cox y Nora Pacheco

Teresa Cox (25) y Nora Pachecho (23), dos mujeres lesbianas de Tijuana, Baja California están desaparecidas desde la madrugada del 25 de agosto de 2020. La ciudadanía tijuanense y colectivos de familias de desaparecides se han solidarizado con las madres y familiares de las jóvenes para dar con su paradero. En México 35 personas LGBT+ están desaparecidas, de acuerdo al registro del Centro de Apoyo a las Identidades Trans (CAIT). 

La madrugada de su desaparición salieron juntas a la una de la mañana salieron de su apartamento ubicado en la colonia Castillo, dentro de la zona centro de Tijuana, en el límite fronterizo. Se desconoce cómo vestían y el rumbo que tomaron. 

“Solo se sabe que ellas salen. Pero no sabemos a dónde. No avisan a nadie. No le dicen ni al guardia de seguridad, ni al papá de las niñas. Nomás salen de la casa sin rumbo conocido. Por eso ha sido muy difícil la investigación para la Fiscalía porque no hay indicios, ellas son mujeres de trabajo y de casa”, cuenta Karla Cox, madre de Tere, en entrevista con Presentes.

Tere y Nora llevan año y medio de relación de pareja y dos de conocerse. Nora es madre de dos niñas. La noche de su desaparición, sus hijas se encontraban con su papá. 

Amistades de la pareja y la señora Cox desconocen si Tere y Nora vivieron alguna vez una situación de discriminación o violencia por vivir en pareja. 

“Nunca me dijeron de ser molestadas por su sexualidad. Y si fue así, si en algún momento fueron molestadas tal vez no me dijeron para no mortificarme”, agregó la señora Cox. 

Hasta agosto de este año, 421 personas fueron desaparecidas en Baja California, según cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. La mayoría de las desapariciones de mujeres se da en aquellas que están entre los 18 y 25 años, de acuerdo al Movimiento Estatal por los Desaparecidos. 

Conservadurismo y violencia 

Baja California es, desde 2019, el estado más violento de México, esto según el informe 2020 del Índice de Paz México (IPM) elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz (IEP). A su vez, Tijuana representa la ciudad más violenta de la entidad y del país. El informe atribuye el “recrudecimiento” de la violencia en ese estado a la presencia de los cárteles y “la disputa por el control de las rutas clave de tráfico de droga hacia Estados Unidos se ha concentrado en Tijuana”. 

Actualmente Baja California es gobernado por Morena en alianza con el Partido Encuentro Social (PES), un partido político integrado por cristianos-evangélicos.

“Aquí hay un conservadurismo político muy fuerte. Hablamos de que las mujeres lesbianas somos invisibilizadas como mujeres y negadas como lesbianas. Y las violencias van desde la mofa tonta, la intimidación con las miradas, amenazas hasta los lesbofeminicidios, que no son reconocidos ni como feminicidios ni como crímenes de lesbodio. Cuando se exige justicia si bien va, la familia irá con la bandera de frente para representar quién eres. Y un caso es el de estas chicas (Tere y Nora). Salen a la calle sin negar quiénes son sus hijas, con ese amor que demuestran por ellas y que eso tendría que ser lo común”, comentó Sara Islas, integrante de la colectiva lesbofeminsita tijuanense Lavanda Clit a Presentes.

¿Quiénes son Tere y Nora?

“Mi hija es poeta, le encanta escribir. Nora cocina riquísimo, es una mujer muy linda, muy de su casa, muy de sus hijas. Su pasatiempo favorito es la playa, allá salían mucho. Mi hija enamoró a Nora con su romanticismo. Es un amor, mi hija. Es lo que yo puedo decir. No es porque sea mi hija pero las que la conocen saben y por eso las redes sociales están bombardeadas de su foto. No nos esperábamos algo así. Su vida que llevaban era esa: trabajo, casa, romanticismo, enamoradas”, así recuerda Karla Cox a su hija y a su nuera.

Cuando la señora Cox habla de la relación de Teresita, como le dice a su hija, y de Nora, se le dibuja una sonrisa en el rostro. 

Ni ella, ni el entorno cercano a “sus hijas” tienen prejuicio con que mantengan una relación de pareja, ni de que Tere sea lesbiana. 

“Poquito antes de esta tragedia yo le dije a mi hija que cómo se sentía ya con una relación formal de pareja, ella me dijo: Estoy feliz, mamá. Mi mujer me hace sentir muy feliz. Eso, eso es suficiente para mí, le dije”. 

Dos meses sin pistas 

A más de dos meses de la desaparición de Tere Cox y Nora Pacheco no hay pistas. “Las dos madres no hemos recibido llamadas. Ni de nuestras hijas, ni de nadie”, apunta Karla Cox.

Con la desesperación de no saber dónde están, las familias usaron las redes sociales para circular la foto de la pareja, y de ser vistas, se comunicaran. Luego de recibir una llamada de extorsión decidieron levantar una denuncia por desaparición ante las autoridades. 

“Lo primero que hice el 25 (de agosto) fue llamar al trabajo (de Tere). Me dicen que no fue a trabajar y es que Tere es una muchacha muy responsable y entonces sentí en mi corazón que algo pasó. Lo primero que se me ocurre es llamar al 911 y me sugieren descartar hospitales y cárceles, y lo miré lógico. Ese día mi familia y yo recorrimos los hospitales y cárceles hasta el día 26. No estaban en ninguno”, la señora Cox describe así los primeros momentos de búsqueda de su hija y su nuera.

El 28 de agosto la señora Karla Cox levantó la denuncia por desaparición de Teresa Cox y Nora Pacheco en el Centro de Apoyo de Personas Extraviadas o Ausentes (CEPEA) que depende de la Fiscalía General del Estado de Baja California. Hasta el lunes 31 de agosto las autoridades iniciaron la búsqueda, según relata la señora Cox.

“Las veces que he ido a la Fiscalía siempre se me atiende. Yo veo que tienen interés por encontrarlas. Ha sido como un boom, está desconcertada la sociedad, está impactada la gente en Tijuana porque comúnmente relacionan las desapariciones con el narcotráfico y en este caso no es así”, agrega.

A la fecha ningún familiar de la pareja desaparecida ha recibido acompañamiento psicológico por parte de la Fiscalía. El presidente e integrantes del Colectivo Todos Somos Erick Carillo han brindado apoyo compañía a la señora Cox en este camino de búsqueda.

Acompañar la búsqueda

“Yo no sabía ni qué era un colectivo de personas desaparecidas porque nunca pensé que me pasaría a mí, a mi familia, a mis hijas (Tere y Nora)”. 

El Colectivo Todos Somos Erick Carillo generó una ficha de búsqueda para Tere y Nora con un número telefónico seguro que no genera extorsión desde el 26 de agosto. Desde ese día acompañan a Karla Cox.

En colectivo recorren la ciudad y la zona metropolitana de Tijuana. Hacen visitas al SEMEFO (Servicio Médico Forense), reparten volantes en los paraderos de las calles y en los puentes peatonales cuelgan lonas con las fotografías de sus hijas e hijos desaparecidos. 

“Ellos me ayudan a entender este proceso, me ayudan a saber qué hacer como familiar. Estar con el colectivo, mirarlos, a pesar de que sus hijos tienen meses y años (desaparecidos), están fuertes, están ahí. Eso me ha motivado porque sí ellos pueden yo puedo. Ellos sí saben cómo me siento, ellos me comprenden y eso me ayuda psicológicamente. Es un apoyo moral muy grande”, cuenta Karla Cox.

“La comunidad se ha unido aquí lo que usted no se imagina. Han compartido muchísimo la publicación de mis muchachas. Me han ayudado a pegar volantes, flyers por todos lados de la ciudad. Se han unido mucho en la búsqueda de las muchachas”, agrega. 

Buscar cuesta

En México, el trabajo que corresponde a las autoridades mayormente lo hacen las familias. 

Es común ver, sobre todo, a mujeres manifestarse por sus desaparecidas y desaparecidos. Ya sea en las ciudades o recorriendo los cerros con pico y pala para escarbar la tierra con tal de encontrar a sus familiares o a otras personas desaparecidas. 

Karla Cox se define como una mujer “no religiosa pero de mucha fé y pocos recursos”. Ha caminado bajo el sol hasta por 15 horas, ha perdido la cuenta de cuántos volantes ha repartido y de cuánto dinero ha invertido en copias e impresiones de lonas. Su cotidianidad está afectada. 

Silencio. “El día que caí en cuenta se me destrozó el corazón. Me han hecho mucha falta, me ha puesto muy triste. Mi vida ha cambiado completamente. Solo pienso en buscarlas, en pegar volantes, en caminar. Y cuando no lo he hecho un día, siento que no hice nada y no duermo tranquila. Así pongo mi granito de arena para encontrarlas. Hago mucha oración y pido que me dé sano juicio para no entrar en locura. No sé cómo comportarme, no sé si puedo reír. Pero a veces caigo en desesperación, lloro”. 

“El muchacho (padre de las hijas de Nora) está devastado. Y mis nietas, las chatitas, me duele verlas tan tristes y ocupan (necesitan) a su mamá. Empiezan a extrañar, miran el folletito de su mamá y preguntan si las están buscando”, dice Karla Cox con voz entrecortada. 

El proceso de búsqueda de personas desaparecidas en México implica inversiones altas por parte de las familias que buscan, donde además de dinero, involucran su tiempo, sus afectos, su salud y su vida en el camino por encontrarles. 

No hay cifras oficiales sobre desaperecides LGBT+

En México no existen cifras oficiales sobre violencia contra la población LGBT. Cuando se trata del crimen de desaparición  “hay un subregistro, hay miedo a denunciar. No hay elementos por parte del Estado, una garantía de una búsqueda exhaustiva”, señala para Presentes, Rocío Suárez, coordinadora del Centro de Apoyo a las Identidades Trans (CAIT).

En 2017 Rocío recibió información sobre Mario Antonio de la Cruz, un joven gay de 16 años desaparecido en Cancún. Desde entonces da seguimiento al caso y comenzó a documentar la desaparición de personas LGBT+ en el país. 

En México hay 35 personas LGBT+ desaparecidas registradas. La mayoría son mujeres trans, sin embargo, el CAIT tiene registro de la desaparición de tres mujeres lesbianas. Dos fueron localizadas en 2017 y en julio de este 2020 en Tijuana, Jennifer Valeria Tamayo fue desaparecida y se desconoce si ya fue localizada.

“Hay muchos casos de desaparición que quedan invisibilizados. Generalmente se habla de desapariciones de personas que viven en los centros urbanos, pero no de desaparición de población indígena, o de personas que viven en zonas rurales y no se visibilizan. Y es que las personas LGBT también valen y deberían de generarse estos mecanismos de búsqueda. Intercambiar fichas con organizaciones que no son precisamente LGBT, lo que nos une al final es el llamado por la localización de las desaparecidas, los desaparecidos, les desaparecides. Creo que es importante esta parte, hasta encontrarles: a todos, a todas, a todes”, advierte Rocío.

¿Qué hacer ante una desaparición?

Rocío cree que en el tema de desaparición de personas LGTB no genera la suficiente atención y tampoco alerta a las poblaciones LGBT del país. “Es importante generar difusión y que conozcamos nuestros derechos, y los derechos que tienen nuestras familias, amistades cuando hay un caso de desaparición. Hay mucho desconocimiento de cómo generar una tarjeta informativa de búsqueda, de a qué instituciones acudir”, señala. 

Entonces, qué es importante tener presente ante una desaparición. Rocío recomienda no perder de vista:

  1. Es un mito esperar 72 horas para reportar la desaparición de alguien. “Desde el momento que se desconoce el paradero de alguien se puede levantar una denuncia”. 
  2. Si eres amistad de la víctima de desaparición puedes enfrentarte a la reticencia de las autoridades al momento de buscar denunciar. “Las Fiscalías tienen que trabajar en eso, es lo mismo que ocurre en los transfeminicidios donde la autoridad no permite el seguimiento a la investigación de personas que no son familiares directos de las víctimas”. 
  3. Es importante identificar y tratar de reconstruir los últimos momentos. “Saber qué ruta tomó, cuál fue el trayecto, identificar a las personas que pudieron estar cerca de la víctima previo a su desaparición”.
  4. Identificar cámaras de seguridad. “Presionar a la Fiscalía para que puedan recuperar grabaciones y evidencias de cámaras públicas y privadas”.
  5. Generar búsquedas pensando en encontrarles con vida. “Lo que muchos colectivos plantean es recabar los elementos de reconstrucción de hecho, generar líneas de investigación y no solo que las Fiscalías se dediquen a buscar fosas”.

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso.

#Mexico| I de Intersex: la afirmación de mi cuerpo e identidad

Nací en la década de 1980 en un hospital privado en la Ciudad de México. Al nacer el médico anunció que era una niña sana, pero unos instantes después, para sorpresa de mis padres, informaron que en realidad no estaban seguros si yo era un niño o una niña. Presentaba diferencias genitales o “genitales ambiguos”.

Los médicos dijeron a mis padres que me tendrían que realizar un estudio de sangre para determinar mis cromosomas y así poder asignarme un sexo. El resultado fue XX, se me asignó como niña y después de varias pruebas me diagnosticaron con Hiperplasia Suprarrenal Congénita (HSC) no perdedora de sal.

“La revolución intersex será íntima, social y política”

Entrevista a la activista intersex M, la voz protagonista del documental francés Ni d´Eve, ni d´Adam, une historie intersexe, ganador del premio DOK del Zinegoak 2019, el Festival Internacional de Cine y Artes Escénicas Gaylesbitrans de Bilbao, y mención especial del Premio de Diversidad y Derechos Humanos.

En mi caso nací con un clítoris más grande de lo considerado “normal” para una mujer y con un conducto urogenital, es decir, mi uretra y vagina desembocan en un mismo sitio.

Hasta el día de hoy me siento agradecida de que los médicos, en ese entonces, no ofrecieran a mis padres la opción de la cirugía genital “feminizante”. Ese es un procedimiento médicamente innecesario que comúnmente se practica a bebés y niñas pequeñas que, como yo, nacen con diferencias genitales o genitales “ambiguos”. Durante la cirugía se recorta el clítoris para reducir su tamaño y se crea un conducto vaginal que pueda permitir la penetración. Las personas que fueron sometidas a estos procedimientos los han denunciado como violaciones a la integridad corporal y a la libre autodeterminación, y como Mutilación Genital Intersexual ante organismos de derechos humanos de diferentes partes del mundo.

El médico hablaba de mi cuerpo como enfermedad

A partir del diagnóstico tuve que atravesar exámenes de sangre dos veces al año, y me llevaban con un endocrinólogo, quien realizaba un examen físico en el que tocaba mis genitales y revisaba como me iba desarrollando. Esas revisiones genitales son realizadas a todas las personas con cuerpos similares al mío, y en todo el mundo se ha denunciado que su frecuencia es innecesaria, en mi caso  tuve que atravesar por ellas desde que era una bebé hasta aproximadamente los 12 años, dos veces por año. Ese tipo de experiencias eran muy complicadas, para mí era muy difícil estar ahí, desnudarme frente al médico y que este me tocara el cuerpo y los genitales, mientras debía responder extrañas preguntas que me hacía: “¿sientes algo?” o “¿te duele si hago esto?” ¿Qué se supone que debe contestar una niña de 5 o 6 años a esas preguntas?

Durante esas consultas, mi madre solía estar presente, eso me daba seguridad pero también me causaba un gran conflicto puesto que con su presencia avalaba esas revisiones que tanto me incomodaba.

Siempre sentí que algo no estaba bien, me daban miedo y me hacían sentir indefensa y vulnerable. El médico hablaba de mi cuerpo utilizando palabras como: enfermedad, hipertrofia, extraño, inusual, corrección, anormalidad, virilización, todo ello mientras me tocaba. En ese entonces yo era muy pequeña para entenderlo todo, pero con el tiempo la frecuencia de las revisiones y las palabras utilizadas me fueron lastimando, me hice cada vez más reservada y se instaló una sensación de tristeza y de que algo estaba “mal” conmigo, solo que no estaba segura de qué era exactamente.

Qué es ser intersex: conceptos para derrumbar mitos y prejuicios

En el Día Internacional de la Visibilidad Intersex publicamos una serie de definiciones, datos y aclaraciones que Mauro Cabral -activista…

Una cirugía “para poder tener relaciones sexuales”

Cuando tenía 8 años, me llevaron con otro médico en un hospital público de especialidades o de tercer nivel en la Ciudad de México. La visita fue para valorar la posibilidad de una cirugía genital. Fuimos a ese hospital, y lo único que me dijo mi mamá es que me revisarían “como lo hacía el otro doctor” —es decir, una revisión genital—.

Yo me enojé mucho, no quería que nadie más me viera, le dije que no quería ir, pero me forzaron a ir y me forzaron a que me revisaran y tocaran mis genitales, ahora tres médicos al mismo tiempo. Fue una experiencia bastante traumática y frustrante. Finalmente, los médicos dijeron a mi mamá que sí necesitaría una cirugía genital para que “pudiera tener relaciones sexuales”, pero que lo mejor era realizarla cuando fuera mayor, y debía llevarse a cabo “tres meses antes de que me casara con mi esposo”, ¡tenía 8 años! ¡¿de qué esposo hablaban?!, ¿por qué era que pensaban que las relaciones sexuales solo se dan dentro del matrimonio?, nunca he compartido la idea de que el único camino para disfrutar de un cuerpo como el mío es entrar en el molde heterosexual del matrimonio y la penetración vaginal.

Descubrí qué era exactamente el motivo de esas horribles revisiones genitales cuando en la escuela secundaria pusieron dos ilustraciones, una era de los genitales masculinos y otra de los femeninos, al verlas inmediatamente noté que mis genitales no se parecían a ninguna de las ilustraciones: “¡estoy deforme! —pensé con angustia— me quedé en estado de shock, nadie me había hablado de esto.

Un día que mi mamá estaba trabajando, me puse a buscar por toda mi casa algún documento médico que arrojara algo de luz sobre lo que sucedía conmigo, sobre por qué era tan diferente a las demás personas. Finalmente encontré un folder lleno de documentos médicos, y en ellos leí por primera vez “pseudo-hermafroditismo femenino” e “hiperplasia suprarrenal congénita”, no me sorprendió del todo encontrar esas palabras, de alguna manera me hacían sentido, y finalmente sentía que estaba cerca de dar respuesta a esas dudas que me habían perseguido por gran parte de mi vida.

LGBTIntersexual: Qué significa ser una persona intersex

El 26 de octubre es el Día Mundial de la Visibilidad Intersexual, en conmemoración de la primera manifestación pública de personas intersex. Fue en 1996 en la ciudad de Boston, Estados Unidos, para reclamar por los derechos sobre sus cuerpos y contra las mutilaciones al nacer. El término intersex expresa  una amplia gama de variaciones naturales del cuerpo.

El camino al activismo

Comencé a investigar más sobre ese nuevo término “intersexual” y a devorar todo lo que encontraba sobre el tema y, con el tiempo, empecé a valorar más mi cuerpo y sus características. También encontré un video en el que aparecía una chica intersexual mexicana con una condición similar a la mía, fui capaz de contactarla y charlar con ella por chat, fue alguien que me ayudó mucho a resignificar mi cuerpo, y, por tanto, mi vida. Gracias a toda esta información, poco a poco fui sanando los sentimientos negativos que tenía hacia mi cuerpo y sus características.

Con el tiempo fundé un proyecto para ayudar a otras personas que habían nacido con cuerpos como el mío, y finalmente, el 27 de octubre de 2013 —un día después del Día de la Visibilidad Intersexual— empezó la historia del proyecto Brújula Intersexual. Primero fue una página de Facebook en la que compartía la información que a mí me había ayudado a sanar y algunas traducciones al español de importantes artículos en inglés escritos por activistas y personas intersexuales.

Entonces empezó a ocurrir: las personas que se identificaban con las experiencias e información que compartía comenzaron a acercarse, yo hablaba con ellas y les brindaba información y apoyo emocional. Conocí a muchas personas como yo, con historias muy duras también, quienes vivieron situaciones igual de complejas o más difíciles, platicaba con ellas y les apoyaba como podía. Con el tiempo, abrí una página web, en la que compartía las traducciones al español que hacía, videos, y mi propia historia personal; alenté a que otras personas también compartieran sus historias y el proyecto fue creciendo cada vez más con el apoyo de muchas personas que se fueron sumaron.

Cis/Trans: algunas consideraciones lingüísticas

Por Teresa Maldonado/Pikara Magazine* Ilustración: Sra. Milton  A raíz del artículo sobre la libertad de expresión y el lenguaje del odio publicado…

Mi vida ahora tiene un propósito, y es ayudar a que otras personas intersexuales y sus familias no se sientan tan solas como un día yo me sentí, ni que se sigan violando los derechos humanos más básicos de los bebés, niños y niñas intersexuales, así que he creado y sostenido la Brújula Intersexual que me marcó el rumbo a una vida más satisfactoria, para que también sirva a cada persona que se sienta perdida y sola, para que pueda encontrarnos, y encontrar así, la fuerza para seguir adelante y superar la adversidad.

Sé que no puedo cambiar EL mundo, pero sí puedo hacer un esfuerzo para orientar a algunas personas a que cambien SU mundo, porque el cambio no viene de afuera hacia adentro, sino de adentro hacia fuera. Y creo que el mayor bienestar en la vida viene de lo que nosotras como personas aportamos al mundo, no de lo que tomamos de él. Y eso intento hacer, quiero irme de este mundo sabiendo que hice lo que pude para poner mi granito de arena. Posiblemente si no hubiera vivido todo esto, llevaría una vida bastante diferente, bastante más común, pero no siempre lo común es lo mejor.

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso.

#Mexico| Prohíben “terapias” de conversión sexual en el Estado de México

El 20 de octubre el Congreso del Estado de México aprobó reformas al Código Penal local que prohíbe y sanciona las mal llamadas “terapias de conversión” (ECOSIG). Son prácticas que pretenden corregir la orientación sexual, identidad y expresión de género de las personas. 

La lucha por alcanzar esta prohibición comenzó en 2018. Fue tras un pronunciamiento de integrantes de la organización Fuera del Clóset ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos del Estado de México (CODHEM). Este año se trabajó junto a la diputada Beatriz García Villegas, quien “arropó la iniciativa”. Se dictaminó el 23 de septiembre y se aprobó por el Congreso local este 20 de octubre.

El dictamen que reforma el Código Penal del Estado de México prohíbe y sanciona las “terapias de conversión” como “delitos contra el libre desarrollo de la personalidad y la identidad sexual”. 

La reforma aprobada establece que la persona que someta u obligue a otra ante estas prácticas se le impondrá de uno a tres años de prisión. Además, cuando se atente contra personas menores de edad, personas con discapacidad, adultas mayores o privadas de su libertad las penas podrán aumentar hasta seis años.

Ricardo Torres, presidente de la asociación Fuera del Clóset, dijo a Presentes que la aprobación es un gran paso: “Reconocemos la voluntad política del Congreso en este sentido pero todavía falta mucho por alcanzar exigencias históricas por las que hemos luchado por más de 16 años en el Estado de México”.

El activista comentó que esta prohibición busca defender, sobre todo, a niñas, niños y adolescentes LGBTI mexiquenses.

“Con la prohibición no solo buscamos la penalización sino también trabajar en otras áreas como en la salud pública, en educación sexual integral y dejar en claro que las niñas, niños y adolescentes tienen la facultad de sentirse libres”, agregó.

“Defendernos de la violencia antes que buscar el matrimonio”

El Estado de México es un caso particular dentro del fenómeno de derechos conquistados por les activistas LGBT en el país. 

En esta entidad que rodea a la Ciudad de México no se ha aprobado el matrimonio igualitario ni el derecho a la identidad de género de las personas trans. Sin embargo, el año pasado se logró tipificar en el Código Penal los crímenes de odio por orientación sexual e identidad de género y recientemente las “terapias de conversión”.

En México no hay estadísticas oficiales de cuántas terapias de conversión se realizan al año y solo en la Ciudad de México y Estado de México se prohíben y sancionan estas prácticas.

“Esta prohibición es saldar una deuda con las víctimas y sobrevivientes de ECOSIG’s porque lamentablemente seguimos sabiendo de personas LGBT que se suicidan por la no aceptación de sus círculos más cercanos”, sostuvo Torres.

“Nada que curar” 

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) considera las ECOSIG son prácticas “dañinas, contrarias a la ética, carecen de fundamento científico, son ineficaces y podrían constituir una forma de tortura”. Van desde supuestos tratamientos psicoterapéuticos; internamientos en “clínicas” o campamentos hasta abuso físico y sexual.

Por qué las “terapias de conversión” a LGBT son consideradas tortura

Niños y adolescentes de todo el mundo han sido sometidos a variadas técnicas para “curar” la homosexualidad.

Leer más

La asociación Fuera del Clóset registró y acompañó en 2018 cuatro casos de este tipo de prácticas. Este año documentaron un caso en donde un joven trans fue víctima por parte de su familia y obligado a tomar una terapia con el objetivo de corregir su identidad y expresión de género. 

Las religiones impactan en las terapias

“Mucha gente desestima que si todavía se dan este tipo de terapias. Y lamentablemente respondemos que sí y con mucha más frecuencia de la que podemos imaginar”, señala Ricardo Torres. 

Además, considera que los fundamentalismos religiosos y los prejuicios están permeando en las prácticas profesionales de las personas dedicadas a brindar atención psicológica y que son en estos espacios donde se practican estos métodos que pretenden corregir la sexualidad de las personas. 

Los casos que hemos recibido son de aquellas que se dicen profesionales de la psicología. Recomiendan tratamientos antidepresivos a las personas LGBT o las someten a sesiones intensivas con cortes religiosos o espirituales donde aseguran que en tres meses “curan” a las personas”, comentó Torres. 

Niñeces trans necesitan protección y el Congreso de CDMX se la niega

La propuesta busca una reforma al Código Civil y al Código de Procedimientos Civiles de la Ciudad de México para garantizar el respeto a la identidad de género.

Leer más

Derechos pendientes

Ricardo Torres comentó a Presentes que los siguientes pasos son reformar la ley de salud pública y de educación con el objetivo de mejorar la vida de las personas LGBT. Para reducir las violencias y sensibilizar la sociedad mexiquense y los servidores públicos que, dice, “siguen trabajando bajo líneas de tortura, prohibiendo el libre desarrollo de las personas y violentando los derechos humanos”. 

Este 24 de noviembre activistas trans del Estado de México buscarán que se dictamine en el Congreso una reforma de ley que garantice su derecho a la identidad de género en sus documentos oficiales.

“No es posible que una persona que no se identifica con el género asignado no tenga garantizado por el Estado un documento que avale su identidad. Esperamos que la voluntad política pueda rendir frutos”, señaló el Torres. 

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso.

#Mexico| Dos crímenes de odio contra personas trans en un día en Veracruz

En un mismo día, el 4 de octubre, asesinaron brutalmente a Erick Deseano, un hombre trans de 36 años y a Gretell Ceballos, mujer trans de 35 años. Ambos hechos ocurrieron al sur de Veracruz, México.

En lo que va del año 22 personas LGBT han sido asesinadas en Veracruz y éste representa el estado con mayor número de crímenes de odio en México. 

Erick era conocido por dedicarse a trabajar en la cosecha de piña en Ciudad Isla, una de las principales regiones productoras de este fruto a nivel nacional y donde el eje económico es la agricultura y la ganadería. 

“Él vivía en un entorno con tanta normalización de la discriminación, donde los discursos biologicistas de qué tienes entre las piernas te define, y que yo me atreví a nombrar con todas su letras que era un hombre trans. Las amigas que contactamos nos dicen que se vestía como hombre y se comportaba como hombre. También hay quienes se referían a él con el pronombre femenino y los medios de comunicación amarillistas también lo hicieron”, dijo a Presentes, la defensora de derechos humanos Jazz Bustamante. 

En México no hay un registro oficial sobre crímenes de odio contra personas LGBT. Según datos del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio, conformado por organizaciones locales en diez estados del país, dos hombres trans fueron asesinados en Veracruz, en 2018 y 2019, respectivamente. 

La saña de los crímenes de odio

De acuerdo al último informe de Fundación Arcoíris, la identificación con perspectiva de género hacia los crímenes contra personas bisexuales, lesbianas y hombres trans sigue siendo un desafío al momento del análisis y tratamiento de los casos, tanto por parte de las autoridades como de los medios de comunicación. 

“Erick fue asesinado brutalmente. Yo no había visto un caso como el de él en Latinoamérica. Le amarraron los pies con cables, abusaron de él hasta que se cansaron. Lo golpearon en todo el cuerpo y lo hirieron con un machete. Es terrible. Te lo digo y siento el nudo en la garganta. Está muy fuerte lo que le hicieron a Erick”, describe Bustamente.

La familia de Erick comentó que estaba distanciado de su familia, según reporta el periodista Ignacio Carvajal desde Veracruz. Además, comenta que era conocido por “trabajar muy duro cortando, cargando piña, y a veces, atendiendo un bar”. 

A más de cien kilómetros, en Minatitlán, Gretell Cevallos de 35 años fue asesinada afuera de su domicilio. Medios locales informaron que hombres en motocicleta abrieron fuego contra ella, sin embargo, no respetaron su identidad de género.

Hasta el momento la Fiscalía General del Estado de Veracruz no ha emitido información sobre los dos crímenes.  

Veracruz, el estado con mayor número de crímenes de odio

Según la organización civil Letra S, Veracruz es el estado con más crímenes de odio registrados contra personas LGBT en México desde hace un lustro. 

Bustamante comentó en entrevista para Presentes que el hecho de que se conozcan tantos casos de asesinatos contra personas LGBT en Veracruz tiene que ver con un trabajo de red de informantes. “En el estado ha habido un mapeo geográfico más profundo que en otra entidad porque hemos estado invirtiendo en crear alianzas con personas en la sierra, en las altas montañas, las ciudades y así sabemos de casos que en medios de comunicación no salen. Pero nosotros los contamos porque por allá hemos capacitado y tejido redes”, señala. 

La defensora de derechos humanos no pierde de vista que, “así matasen a una persona es alarmante”.  Y advierte que lo que prevalece en el estado es la violencia estructural que agrava la inseguridad de la ciudadanía veracruzana y que afecta de manera diferenciada a las poblaciones LGBT. 

Fundamentalismo religioso

“En primer lugar el aumento de los grupos fundamentalistas religiosos, sus discursos y la fusión con una ‘izquierda’ en donde el discurso tiene eco en la legislatura estatales y la federal. Y es que ya no solo nos enfrentamos a esos grupos, ahora también a un grupo dentro de lo LGBTI+ y feministas que son ultra conservadoras y que perpetúan la transfobia. Un ejemplo es un grupo de Veracruz que ha tenido mucho impacto en Latinoamérica que se hacen llamar ‘Brujas del Mar’”. 

Otra problemática que observa Bustamante es la falta de educación sexual integral, el inexistente acceso a la justicia con perspectiva de género y la violencia organizada de grupos que se disputan territorios a lo largo y ancho de México.

“En el sur y norte del país los cuerpos disidentes sexuales somos desechables. El crimen organizado nos agarra como halcones (vigilantes a sueldo) o te cobran cuotas de derecho de piso y, o le entras o le entras”, explica Jazz Bustamante. 

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso

#Mexico| Impacta en Francia el documental mexicano “Cosas que no hacemos” sobre ser gay en comunidad rural

Tras realizarse múltiples pruebas de covid y superar numerosos obstáculos administrativos, el joven director mexicano Bruno Santamaría logró los permisos necesarios para tomar un vuelo desde México y llegar al Festival de Biarritz (Francia) para presentar por primera vez en una sala de cine y por primera vez en persona, su documental “Cosas que no hacemos”, una cinta sobre las dificultades de ser aceptado como gay en una pequeña comunidad rural mexicana que causó un hondo impacto en el festival. “Es un milagro que haya llegado a Biarritz”, comentaron los programadores del Festival exclusivo de cine latinoamericano del puerto vascofrancés, suroeste, al presentar esta mañana lluviosa el estreno de la cinta en Europa. “Me decían que no, que estaba muy difícil y fue obsesionarme y mandar todas las cartas, todos los correos que pude, y hacerme ochenta mil pruebas de covid y pedir el apoyo del Ifal, el Instituto de cine de Francia en México y al final, lo logré”, comentó a Milenio Bruno Santamaría. El cineasta, egresado del CCC, afirmó que luchó por venir a Francia porque moría de ganas por ver la reacción del público a su película en una sala de cine. “Es la primera vez que yo la veo en una sala de cine y por eso fue la necedad de poder llegar aquí, para ver cómo respira la gente, y fue rebonito”, comentó. “La invitación de Biarritz me pareció además muy amorosa. Sentí una conexión muy fuerte con sus palabras”, añadió Santamaría sobre sus motivaciones para cruzar el charco en tiempos de pandemia. Mira también… Maestra del Tec de Monterrey gana Ariel a ‘Mejor cortometraje animado’; así puedes verlo’Los lobos’, película mexicana triunfa en el Festival de Cine de Guanajuato LA HOMOFOBIA El documental sobre la historia de un joven de la comunidad remota de el Roblito, ubicada en el Estado de Nayarit, y de 200 habitantes, que quiere vestirse de mujer y le pide permiso a sus padres, impactó en su primer pase en el Casino de Biarritz, donde fue muy ovacionada y generó debate. “Vestirse de mujer y nacer con órganos sexuales masculinos llama mucho la atención para la comunidad e implica burlas, amenazas…” comentó Santamaría sobre su película, que fue seleccionada en competencia por el premio al Mejor Documental en la 29 edición del festival del puerto vascofrancés, suroeste. “No es sencillo salir del closet, aunque haya una fiesta o se gane un concurso de belleza. Vienen una serie de cosas terribles por lo difícil que es que alguien decida vestirse de mujer” agregó el director sobre “el sueño” del joven Arturo en transformarse en Dayanara, protagonista de su película. “Hay un montón de homofobia y de transfobia en el mundo y en México” subrayó el realizador, quien pasó miedo en algunos momentos del rodaje de tres años en el poblado, que incluye una balacera, pero decidió no abandonarlo. La película tenía que haberse estrenado en marzo, pero la pandemia truncó su recorrido. Desde entonces ha circulado “online” por numerosos festivales internacionales de Canadá, Uruguay, Reino Unido, Perú y también en el Festival de Guanajuato, entre muchos otros, e incluso ganó el premio al Mejor Documental en el Festival de Lima, Perú.

Fuente: Milenio, Diario El Diario.

#Mexico| El estado mexicano de Sonora aprobó el cambio registral para personas trans

Sonora se convirtió en el décimo estado de México en garantizar la identidad de género de las personas trans mayores de edad. Con 17 votos a favor, el 1 de octubre se aprobó el dictamen que reforma la Ley del Registro Civil local para garantizar el cambio de nombre elegido y género autopercibido en los documentos de identidad. 

El proceso de lucha comenzó en 2018, ese año activistas de la diversidad sexual presentaron una agenda política a candidatas y candidatos del escenario electoral. En noviembre de 2019 la diputada Miroslava Luján presentó la iniciativa para reformar la Ley del Registro Civil para que las personas trans puedan rectificar su identidad de género y nombre en sus documentos oficiales. 

El 20 de febrero de 2020 la Comisión de Justicia y Derechos Humanos dictaminó a favor de la iniciativa de la diputada Luján, sin embargo, pese a que las y los activistas trans sonorenses mantenían el diálogo, el Congreso del Estado no subió el dictamen a votación y pasó 8 meses “en la congeladora”. 

El 29 de septiembre pasó al Congreso para una primera lectura y votación donde no obtuvo mayoría. Y fue este 1 de octubre que durante la segunda lectura se aprobó el dictamen que garantiza la rectificación de la identidad de género y nombre de las personas trans mayores de 18 años del estado de Sonora.

“La lucha de las personas trans ha sido por décadas. En Sonora hemos sufrido persecusión, discriminación, expulsión y el que se rectificara nuestra identidad de género en nuestros documentos nos abre un nuevo horizonte, más prometedor”, dijo a Presentes, Fernanda Velarde, fundadora del colectivo Sonora Trans

Integrantes del colectivo Sonora Trans reaccionaron así cuando se aprobó la reforma. 

Fernanda y el colectivo Sonora Trans buscarán, como “próxima lucha”, trabajar para que la identidad de género sea accesible para menores de edad y personas no binarias. 

“Esa es nuestra próxima lucha, está en nuestra agenda, pero necesitamos comenzar a trabajar desde ahorita. Probablemente presentarla ante la siguiente legislatura en 2021 y esperar que sea posible hablar de estas luchas para entonces”, agregó la activista. 

Fernanda ve un futuro más prometedor, sin embargo, como población trans de Sonora están conscientes que la identidad de género en sus documentos “no es una varita mágica que va a resolver todos nuestros problemas de discriminación y exclusión, pero es un recurso, uno muy poderoso para hacer frente a todo eso y acceder a nuestros derechos”.

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso.

Arrancarse los vellos del interior de la nariz podría causarte la muerte hombre gay

No es tan estético, como dicen algunos, tener a la vista algunos vellos negros, largos y gruesos que sobresalen de los orificios de la nariz, no obstante, en algún momento a algunas personas se les ve –por descuido– estos vellos.

En muchas ocasiones, sobre todo, los hombres, cuando se ven en el espejo y se dan cuenta que les ha crecido los vellos de la nariz, y esos pelitos gruesos ya están sobresaliendo por los orificios nasales, buscan una pinza, esas para depilarse las cejas, agarran un vello interno de la nariz y lo jalan con bastante fuerza con el objeto de arrancarlo de raíz, duele muchísimo, incluso les sale lágrimas; estoy casi seguro que millones lo han hecho, incluso con las uñas. No obstante, millones han sido afortunados, puesto que no les ha pasado nada, y otros no, ya que han tenido resultados, francamente, funestos.

Es importante señalar que esa zona donde está la raíz del vello interno de la nariz, es la parte más delicada y sensible del “triángulo de la muerte”, si la ciencia médica advierte que el citado triangulo es altamente peligrosa y que cualquier infección, precisamente, en esa región podría ocasionarte la muerte, imagínense, que la raíz donde están los vellos de la nariz es la más peligrosa del mismo ‘triángulo de la muerte’. Esa parte del cuerpo humano posee una conexión íntima y directa con el cerebro, pudiéndose generar cualquier tipo de infección en cuestión de segundos y dirigirse directamente al cerebro, ocasionando, sin lugar a dudas, una terrible infección generalizada llevándote a la muerte.

¿Por qué podría llevarte a la muerte tomar la decisión de arrancarte los vellos de la nariz?

Los vellos de la nariz tienen una raíz, al arrancarlos dejan un pequeño agujero con sangre en la zona más peligrosa del “triángulo de la muerte” (el interior de la nariz), cabe indicar que cuando arrancas estos vellos, a veces lo hacen con cortaúñas, pinzas o con las mismas uñas, instrumentos que no están esterilizados, y otro detalle, por el orificio de la nariz ingresa aire contaminado (virus, bacterias, gérmenes), según la ciudad donde residas, y esto es lo más importante: la raíz de estos vellos poseen una conexión directa con los nervios cerebrales y con fundamentales vasos sanguíneos de esa zona, por ese motivo sangra cuando los sacas violentamente y, si un solo agujero se infecta, porque la puerta para que ingresen virus y bacterias a tu cerebro están abierto; te puede llevar a la muerte.

#Mexico| Abrió el primer refugio para mujeres trans de México y les cambia la vida en plena pandemia

“Antes que pasara toda esta chingadera del coronavirus, si hacía dinero me iba a un hotel, si no, dormía en la calle”, afirma Tiffanys, una de las 13 chicas que viven en el Hogar Casilda Buenrostro, el primer albergue para mujeres trans de la Ciudad de México y de todo el país.

“Me vine a México porque en Honduras no hay trabajo. A las mujeres trans nos matan”, denuncia esta migrante, amenazada de muerte por pandilleros de la Mara Salvatrucha. “Estuve enredada con el hermano menor de un marero y eso te mete en líos”. Luego de cinco años residiendo en México, Tiffanys confiesa que hay una cosa a la que ahora teme más que regresar a su país, volver a la calle. “Kenya me recogió desnuda y hasta descalza de la banqueta y me trajo aquí. Si no es por ella estuviera ahora botada en el piso”.

Tiffani




Kenya Cuevas, activista por los derechos del colectivo LGBTT, es la fundadora y directora del refugio ubicado en la colonia La Casilda, en la delegación Gustavo A. Madero, al norte de la ciudad. La apertura del centro estaba prevista para el 2 de abril, pero como tantos otros eventos a los que se interpuso la crisis sanitaria por el COVID-19, se paralizó su inauguración. “Eso no ha impedido que sus puertas se abran para las chicas que lo necesitan de forma urgente. Distintas organizaciones como Médicos sin Fronteras (MSF) o la Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados (COMAR) nos canalizan los casos”, explica Cuevas, quien en las últimas semanas divide su tiempo entre poner orden en la casa hogar y organizar jornadas de donación de alimentos para gente en condición de calle. “La emergencia sanitaria nos ha complicado mucho la actividad y hemos tenido que suspender los eventos. Pero no la repartición de comida y la atención a la gente. No les vamos a dejar morir de hambre. Porque se mueren de hambre, ¿eh?”

[LEE TAMBIÉN: Entrevista a la activista trans mexicana Kenya Cytlaly Cuevas]

KENYA CUEVAS

Casilda, como llaman las propias chicas al refugio que dirige Cuevas, empezó a funcionar desde enero sin muebles y sin personal. El edificio fue una donación de la Secretaría de Inclusión y Bienestar Social de la Ciudad de México (SIBISO), fruto de un convenio entre Casa de Muñecas Tiresias, la organización fundada por Cuevas, y el Gobierno de la CDMX, para la reinserción económica y laboral de personas vulnerables.

La población que recibe la casa son mujeres trans en situación de calle, consumidoras de estupefacientes, que viven con VIH y que acaban de salir de la cárcel. La mayoría ejerce el trabajo sexual. “Al principio teníamos sólo tres chicas porque necesitábamos armar bien el modelo de atención. Ahora ya son más de 10 bajo nuestra responsabilidad”, explica Cuevas.

Casi todas las residentes son migrantes de Centroamérica: Honduras, Nicaragua, Guatemala. “También tenemos a una argentina y hasta hay una chica que no es trans”, explica la directora. “El centro está dirigido a la población LGBTT, porque son quienes más sufrimos la discriminación, pero no íbamos a dejarla en la calle”. Cuevas la conoció en la entrega de tarjetas de débito que el gobierno de la Ciudad de México repartió en apoyo a personas que realizan trabajo sexual con motivo de la emergencia sanitaria, una iniciativa en la que ella estuvo involucrada. 

[LEE TAMBIÉN: Ser LGBT y viajar en la caravana migrante de América Central]

Debido a la crisis, una de las consecuencias de la clausura de actividades no esenciales por parte de la Secretaría de Salud, fue el cierre de hoteles, que dejó a muchas personas sin un lugar donde dormir “Mientras reorganizamos la estructura de funcionamiento, cada día nos llaman de aquí y de allá para canalizarnos más casos. Pero nuestros recursos administrativos son inexistentes, sólo somos dos personas. Recibimos un apoyo del Gobierno para comida, pero casi todo lo sacamos de donaciones, los muebles, los productos de limpieza, la ropa…”, dice Cuevas.

Dayling

Dayling, hondureña de 33 años, entró a la casa tres días antes de su cumpleaños, el 19 de abril. “Me celebraron muy bonito, con pastel y hasta hicieron un video”. Daylin trabajaba como recamarera en horario completo en la pensión Exhipódromo de Peralvillo. De 9h a 7h de la noche limpiaba habitaciones. Cuando acaba un turno profesional empezaba el otro en las calles oscuras. “En el hotel ganaba 1270 pesos a la semana, con los que pagaba mi cuarto: 1250. El resto para vivir lo sacaba de mi trabajo sexual. ¿Cuánto? Dependía de los clientes que aparecieran, había noches de 7 y hasta 8, otras dos, uno, o ninguno”.

A Dayling le gustaba su trabajo en el hotel. “Me permitía alejarme de las drogas y del alcohol, no exponerme a los peligros de la calle”. Cuando el gobierno mexicano decretó el inicio de la fase 2 del COVID-19, se quedó sin los dos trabajos de golpe. “Avisaron de que había que cerrar el hotel, y que sacáramos lo que pudiésemos. Me metí a bañar rapidísimo, me maquillé, y agarré sólo una muda. Hasta que no me estuve fuera no me di cuenta de que me había dejado todo dentro”. No la dejaron pasar a por sus cosas, ni siquiera a por el poco dinero ahorrado y, llorando, acudió a una compañera que le dio el contacto de Cuevas. 

[LEE TAMBIÉN: Migrantes LGBTI+ en las caravanas de Honduras a Estados Unidos]

Adicta a la piedra base durante 18 años, Dayling lleva un mes y medio sin probarla. ”¡Un logro exagerado para mí! Le entré a la mentalidad de querer cambiar, dejar las drogas. Y estoy orgullosa, pero a veces tengo ataques de ansiedad, me cambia el humor, hay días en los que no tolero a ninguna compañera…” El programa contra la drogadicción lo supervisa Katerine Márquez, coordinadora de Psicología y Salud de la Casa Hogar. “Muchas de las chicas no son sólo tienen enganche a las drogas, también a los medicamentos. Han pasado por situaciones extremas de violencia y abuso. Tenemos varios casos de víctimas de trata. Y es normal que las consumidoras de sustancias psicoactivas experimenten ansiedad y angustia, pesadillas y cambios bruscos en el temperamento. No podemos sacarlas de la adición bruscamente, sin ningún tipo de terapia”. La metodología que siguen, según explica la psicóloga, es implementar una desensibilización sistemática disminuyendo la dosis de forma progresiva.

Katherine Márquez

“Por eso, lo primero que hacemos cuando nos canalizan un caso es pedir un expediente de urgencia. Hay que tener en cuenta que, además de la adicción, estas chicas tienen que hacer frente a otros problemas de salud. Son seropositivas, presentan infecciones de transmisión sexual (ITS), como VIH y sífilis. Es una población muy vulnerable a la crisis que estamos viviendo”. 

MSF es una de las organizaciones que apoya con algunos tratamientos. “Una de nuestras residentes padece un cáncer de colón. Su tratamiento y las bolsas por su colostomía las recibe de esta organización. Nosotras sobrevivimos de donaciones y cada bolsa cuesta más de 400 pesos. Si no recibiéramos esa ayuda, ¿qué sería de ella?”

Márquez acaba de cerrar un convenio para que cada sábado las visite un médico externo. “La idea es que su servicio también se extienda vecinas y vecinos del cerro de forma gratuita”. La suburbanización de la capital en la colindancia con el Estado de México ha dado lugar al surgimiento y expansión de barrios populares como la Colonia Casilda, que escala el Cerro del Chiquihuite. Abandonada durante años por el gobierno, la violencia y delincuencia forman parte de la vida de sus habitantes, vecinos que “se las tienen que arreglar” para sobrevivir en un valle extra poblado donde difícilmente llega el transporte público.

La psicóloga, quien trabajó nueve años en el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA), ha firmado un acuerdo con esta institución para sacar adelantes la formación de las chicas. “Salvo dos de ellas, todas las residentes terminaron la primaria, así que la mayoría está haciendo la Secundaria o estudiando para completar la Preparatoria”. 

Sin un apoyo económico salvo las donaciones que Cuevas recibe en su cuenta personal, la directora mantiene el funcionamiento de la casa improvisando una disciplina. “En esta casa hay unas reglas y si no se cumplen hay consecuencias”, zanja la activista. Además de sesiones de estudio, las chicas reciben tres talleres semanales y se organizan en mesas de trabajo donde hablan de sus emociones y se escuchan unas a las otras. “Y los resultados se notan, algunas llegaron enojadas, desilusionadas. En los últimos días ha mejorado mucho la convivencia”, afirma Cuevas.

Tiffany se confiesa muy ilusionada con sacar el bachillerato y entrar en la universidad. Kenya le inspira. “He encontrado una esperanza de vida, en la calle no la tenía. Desde los 12 años yo no tenía esperanzas de nada. ¿Cómo agradecerle tanto?”. La directora les ha dicho que su recompensa es que salgan de la casa con un título. “Los primeros tres meses están pensados para que comiencen sus estudios y se estabilicen a nivel emocional. Poco a poco van adquiriendo responsabilidades hasta que consigan un empleo a través de la Secretaría de Trabajo de la Ciudad de México. Estudiar les vuelve a emocionar”, dice Cuevas, quien las entiende mejor que nadie. Ella también estuvo en situación de calle y 10 años en el Reclusorio Norte, prisión que se encuentra precisamente en la delegación donde se alza la casa hogar.

“Lo primerito que las impacta es volver a sentir el calor de familia, el aprecio de los otros, la sensación de que se interesan por ti, por tu bienestar, es algo muy bonito”, dice la activista. Las integrantes de la casa forman una familia y entre ellas se cuidan. Hace sólo unos días, una de las chicas, diagnosticada con depresión, intentó suicidarse. Dos compañeras evitaron que se quitara la vida. “Fue todo un drama, pero es que llevamos mucha carga encima”, explica Dayling, quien empezó a prostituirse a los 14 años, antes de cambiar su género. “Hacer trabajo sexual supone enfrentar a diario enfrentar la muerte. No te pagan, te roban… La calle es una escuela, te destruye. Si eres inteligente le sabes sacar provecho. A mí me destruyó”, expresa la hondureña. Y anuncia: “Yo de acá no salgo siendo prostituta de vuelta, a mi aquí cambiaron la perspectiva, me volvieron a sentir lo emocionante y lo excitante que es volver a estudiar, tener calor de familia, hermanas y una madre”.

Esta casa, un espacio libre de violencia y discriminación donde las personas se reconstruyen, es un proyecto que Cuevas llevaba planeando muchos años, desde que asesinaron a su amiga Paola Buenrostro, el 30 de septiembre de 2016. El hogar refugio adoptó su nombre en memoria de la víctima. “Es realmente importante que este centro se llame así en honor a ella, porque quiere decir que todo mi sudor y mis lágrimas tras la muerte de Paola han merecido la pena. Ella era mi mejor amiga y un desgraciado, que no ha pagado por su crimen, me la arrebató”, expresa la activista, y muestra una sonrisa enorme de orgullo. “Que un refugio para víctimas de la indiferencia y la violencia lleve el nombre de una trabajadora sexual, o como vulgarmente le dicen, ‘una puta es de la esquina’, es toda una lección para las instituciones y la propia sociedad. ¿No crees?”.

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso.

#México| Partido evangélico antiderechos recupera su registro en México

Partido evangélico antiderechos recupera su registro en México

El Partido Encuentro Solidario (PES), un partido de evangélicos de ideología ultraconservadora, que promueve la LGBTfobia y que se opone a los derechos sexuales y reproductivos, obtuvo su registro ante el Instituto Nacional Electoral (INE) de México.

Los organizadores del PES recuperaron el registro después de perderlo en las elecciones de 2018, cuando compitieron como Partido Encuentro Social en las elecciones federales y acompañaron la coalición electoral del presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Los consejeros del INE otorgaron el registro al PES aunque ni siquiera cambió de siglas y pese a reconocer que violó la ley por permitir que ministros de culto participen en sus asambleas.

“Al conceder el registro al PES el INE México, incumple los artículos 40 y 130 de la Constitución. El principio de laicidad no permite partidos confesionales ni que ministros participen en política de partido”, opinó el investigador José Luis Caballero.

El PES es un partido que abiertamente se opone a los derechos de la comunidad LGBTQ+.

Sus diputados han comparado el matrimonio igualitario con la posibilidad de casarse con un delfín o una computadora.

También es el partido de diputados locales como Juan Carlos Leal, del Congreso de Nuevo León, quien asegura que existe una “ideología de género” que él busca combatir, lo que significa que se opone a los derechos de las mujeres y de la comunidad LGBTQ+.

Los diputados del PES también han promovido las iniciativas del “PIN parental”, una medida que permitiría que el derecho a la educación de niñas, niños y adolescentes se someta a la voluntad de sus padres, incluyendo su derecho a la educación sexual y reproductiva.

Los legisladores del PES también han defendido las “terapias de conversión” que la ONU considera una forma de tortura contra la comunidad LGBTQ+.

Pese a este panorama, el INE concedió el registro al PES, con seis votos a favor y cinco en contra.

“El Estado laico está bajo acecho y por tanto la intervención de ministros de culto, sin importar su número, debía haber sido causal para negar el registro”, reconoció Lorenzo Córdova, presidente del INE.

Fuente: El ClosetLGBT, Diario El Diverso.

#México| Equipo de refugio para personas LGBTI recibe terribles mensajes con amenazas de muerte

Casa Frida es un refugio para personas LGBT+ que surge para apoyar a personas que han quedado sin hogar en medio de la contingencia.

Este refugio temporal atiende las violencias sistemáticas, homo y transfóbicas que la pandemia visibilizó y que se viven a diario en muchos hogares. En la casa viven 20 personas (capacidad máxima) a quienes se brinda acompañamiento y atención. “Se come tres veces al día. En este lugar comen 21, 25 personas”, la necesidad principal es mantenerlo en funcionamiento, que sea un espacio básico y digno para un ser humano, apuntó Raúl.

El pasado domingo 30 de agosto, parte de equipo recibió amenazas de muerte, violación y desaparición, así escribieron en un tuit:

«Reprobamos toda expresión de odio, y hemos presentado las denuncias correspondientes ante la Fiscalía CDMX», escribieron.

En un comunicado, la diputada federal e impulsora del refugio, Lucía Rojas, el coordinador del mismo, Raúl Caporal, y una persona que es atendida ahí, denunciaron que el pasado 30 de agosto, recibieron amenazas a través de mensajes directos de WhatsApp entre las 18:30 y 19:15 horas, en los que les aseguraron que les matarían, desaparecerían y violarían.

Por estos hechos, el equipo de Casa Frida, interpusieron las denuncias correspondientes ante la Agencia del Ministerio Público Especializada en Atención a Personas Integrantes de la Comunidad LGBTTTTI, al mismo tiempo que aseguraron que a pesar de ello, el refugio no cerrará sus puertas y seguirá brindando la atención a quienes lo necesiten.

El equipo de Casa Frida concluyó: «Continuaremos trabajando y resistiendo desde el amor».

Recuerden seguirles en todas sus redes, seguirles apoyando y si no está en sus posibilidades apoyar económicamente, al menos un mensaje de apoyo es alentador y significante.

Fuente: El ClosetLGBTI, Diario El Diverso.