#Colombia| Por qué el crimen de Juliana, mujer trans asesinada en un control del Ejército, indigna a Colombia

El domingo 27 de septiembre cientos de personas vestidas de blanco acompañaron el cuerpo de Juliana Giraldo Díaz hasta el cementerio central del municipio de Jamundí, en el departamento del Valle del Cauca, Colombia. La muerte de esta mujer trans después de que el Ejército disparara contra el auto donde se desplazaba, el jueves 24 de septiembre, causó conmoción en Colombia. 

Francisco Larrañaga, esposo de la víctima, subió a redes sociales el dramático momento que vivió luego de que un soldado disparara contra el vehículo en el que se movilizaban él, Juliana y dos personas más, sobre la vía que conduce al municipio de Miranda.

Según la versión dada por Francisco Larrañaga a medios de comunicación, él conducía su carro cuando varios uniformados salieron de repente de un rastrojo y uno de ellos disparó. Al menos cuatro proyectiles dieron en la carrocería y uno de ellos hirió de muerte a Juliana. 

De acuerdo con la versión entregada a medios de comunicación por el general del ejército Marco Mayorga, el soldado implicado disparó a las llantas del vehículo al notar que, supuestamente, este iba a obviar el pare de un retén. Uno de los proyectiles impactó sobre el pavimento desviando su trayectoria y matando a Juliana.

La indignación y el contexto

El impacto mediático y la ola de indignación que desató en las redes el homicidio de Juliana se da en medio de una serie de sucesos que han desacreditado a la fuerza pública colombiana. Wilson Castañeda, director de Caribe Afirmativo y defensor de Derechos Humanos de la comunidad LGBTI, explica que todo comenzó con la muerte de Javier Ordoñez a manos de policías el pasado 8 de septiembre en una calle de Bogotá. El asesinato desató una serie de protestas en las principales ciudades del país, especialmente en la capital. Allí los manifestantes destruyeron 53 Centros de Atención Inmediata de la Policía y al menos diez civiles murieron, en hechos que están siendo investigados luego de que se conocieran videos en los que miembros de la policía disparan contra los manifestantes.

La situación es muy grave, anotó Castañeda, pues “se suma la negativa del presidente y el ministro de defensa de acatar la orden de la Corte Suprema de Justicia de pedir perdón y parar la violencia en las movilizaciones sociales. Así que se trata de un montón de fenómenos que venían en crecimiento y que tienen dos manifestaciones: de un lado, el uso excesivo de la fuerza pública, y de otro la indignación de la ciudadanía. El caso de Juliana hace reventar esas tensiones”.

Castañeda agregó que la indefensión de las víctimas de la fuerza pública y la impunidad de los casos, en los que muchas veces no se conoce toda la verdad, han servido como combustible para la indignación de un sector de la sociedad.

Violencia mediática hacia Juliana

A ello se sumó una serie de fuertes críticas al trato que algunos medios de comunicación dieron a la noticia. El caso más visible fue el titular de la cadena radial La FM: “Hombre Murió tras disparo de militar en medio de retén en Miranda, Cauca”. Twitteros tan reconocidos como Físico Impuro y la Red Comunitaria Trans, repudiaron esos tratamientos periodísticos que además no señalaron el caso como un homicidio, hecho que fue luego corroborado luego por la fuerza pública.https://twitter.com/redcomunitariat/status/1309338369701314561

Fuertes críticas en sus redes sociales también recibió la Revista Semana que tituló el hecho “Muere una mujer por el disparo de un soldado en Miranda, Cauca”. Seguidores de este medio de comunicación, uno de los más importantes del Colombia, reprocharon que no se utilizase palabras como “asesinato” o “homicidio”. Y que se desplegaran en ese medio tapas como la que hizo énfasis en el titular “Amor, muerte y perdón”, espectacularizando la noticia y sin dar cuenta del contexto.

Esta semana, la lista de víctimas LGBT+ en la costa caribe de Colombia siguió en aumento con la muerte de una migrante trans venezolana de 29 años y un varón gay hipoacúsico asesinado a tiros.

Blanco de burlas de soldados

Por su parte, la hermana de Juliana, Aura Díaz, también dio a conocer ante las cámaras de Noticias Caracol la profunda tristeza que sintió al leer un trino del Ministerio de Defensa, a menos de 24 horas del homicidio, que decía “¡Gloria al soldado!”: “Fue un golpe bajo, no todos son iguales (los soldados), pero creo que hay otro momento para hacerlo, creo que la institución no está en el momento de enardecer las funciones de las fuerzas militares”. A lo que el Ministro añadió un mensaje pidiendo a la comunidad no salir a protestar de forma violenta.

Gloria Díaz, madre de Juliana, quien viajó desde España para asistir al entierro de su hija, expresó que el sueño de Juliana era montar un centro de belleza propio, con ahorros provenientes de un negocio familiar de cría de pollos. Y agregó que la mujer quería cambiarse el nombre a Juliana, ya que en su cédula aparecía como Carlos Julio Giraldo Díaz. Esto, recordó, la hacía blanco de burlas de soldados cada vez que le requerían su documento de identidad. 

El mismo día del asesinato, el presidente Iván Duque dijo condenar el “ repudiable hecho ocurrido en Miranda, Cauca. He ordenado a @mindefensa y @COL_Ejercito disponer lo necesario para investigación con celeridad. Responsable debe recibir castigo ejemplar. Solidaridad con familiares de Juliana Giraldo, a quienes brindaremos acompañamiento”. 

Voces de colectivos de diversidad sexual

El activista Wilson Castañeda explica: “lo que pasa es que la fuerza pública saca el cuerpo y se pronuncia dando a entender que este o aquel ha sido un caso aislado. La cuestión es ¿por qué un militar actuó así? Esta pregunta no se la hace el Estado colombiano, cuando el éxito de una política en materia de Derechos Humanos no solo se trata de castigar a quienes violan derechos, sino de ir a analizar qué causó esa vulneración, con el fin de buscar la prevención”. 

Maira Castillo, integrante de Arcos Diversos LGBTIQ y de la Mesa de Diversidad Sexual Departamental del Cauca, y quien conoció a Juliana, manifestó a Hacemos Memoria que las personas con orientación sexual diversa normalmente sobreviven en el abuso, la discriminación, la estigmatización y la violación de sus derechos, sobre todo las mujeres trans. “Para nadie es un secreto que el Cauca ha vivido en una constante lucha y resistencia por todos los vejámenes y la violencia a la que hemos estado expuestos durante los últimos 50 años”–expresó–.

“Con la muerte de Juliana corroboramos lo que todos hemos sentido durante ese tiempo, que las fuerzas militares y el Estado no están dispuestos a respetar nuestra vida, orientación y condición sexual, que no nos ofrecen garantías para una vida digna y que, al contrario, las personas que deberían estar salvaguardando nuestra integridad física son quienes nos están arrebatando la vida”, manifestó Castillo. 

56 líderes sociales asesinadxs en el Cauca este año

El departamento del Cauca y sus vecinos, Valle del Cauca y Nariño particularmente, vienen sufriendo fuertes violencias. Se trata de territorios disputados por grupos subversivos como las disidencias de las Farc, el ELN y bandas al servicio del narcotráfico. De hecho, en lo que va de este año, a corte del 28 de septiembre, en el Cauca han sido asesinados 56 líderes sociales, la mayoría de ellxs indígenas, según datos del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz).

El activista trans colombiano Mateo López Mejía fue asesinado el 4 de julio.

CIDH exige respeto a la identidad de género 

En medio de toda esta difícil situación, Aura Díaz, hermana de Juliana, y la madre del soldado señalado de activar el gatillo, participaron en un acto de perdón y reconciliación al encontrarse y darse un abrazo. Aura aprovechó para manifestar que espera que las investigaciones sobre cómo en realidad sucedieron los hechos se den a conocer y que sea la justicia la que imponga las debidas sanciones.

El soldado implicado en el hecho, que tiene 19 años y hacía parte de la base militar de Miranda (Cauca), está siendo investigado por la Fiscalía.

Por su parte, la Comisión Interamericana de DDHH, le hizo un llamado al estado colombiano para que lleve una investigación “del caso con la debida diligencia, tomando en cuenta la identidad y expresión de género de la víctima y adoptando medidas de reparación necesarias, además de garantizar DDHH en las intervenciones de las fuerzas armadas”.

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso.

#Colombia| Asesinan a travesti venezolana de un balazo en la cara en Santa Marta, Colombia

Como Patricia Dumon, fue identificada una travesti asesinada de un balazo en la cara el pasado martes por la noche en el sector  Mamatoco de Santa Marta, Colombia.
Según indica el diario El heraldo de Barranquilla, la víctima era de nacionalidad venezolana y realizaba trabajos sexuales en esa localidad. Varias de sus amigas aseguraron que a las nueve de la noche fue recogida por un motorizado que le había solicitado sus servicios.
Cuentan que Patricia aceptó y partió con el desconocido. Al siguiente día no retornó al hotel donde residía con sus compañeras y ni estableció ningún tipo de contacto telefónico.La madrugada de ayer miércoles fue encontrada sin vida en la mencionada carretera. Autoridades policiales de la región se hicieron cargo pero por ahora desconoce bajo que circunstancia fue asesinada.Refiere el Herlado que en lo que va de 2020, en el Caribe colombiano se han registrado 19 homicidios contra las personas LGBTI.

Fuente: El Parroquiano, Diario El Diverso

#Colombia| A machetazos asesinan a miembro de la comunidad LGBTI

La víctima, oriundo de Venezuela, tenía una relación estable con otro joven.

Valentino Silva Colmenares, de 19 años, fue asesinado tras recibir varios machetazos en la invasión Las Mercedes, en Valledupar.

El joven, oriundo de Venezuela, era abiertamente bisexual y compartía su vida con su pareja, un transgénero con quien tenían un hogar y vivían su amor sin miedo al qué dirán.

Según testigos, tres sujetos llegaron a donde estaba Valentino y lo insultaron con expresiones como “tu eres el marido de la marica, te vamos a pegar a ti por maricón” y “no queremos a personas como tú aquí”. Valentino intentó defenderse, pero los hombres sacaron los machetes y sin piedad lo atacaron hasta dejarlo irreconocible.

Silva fue auxiliado por moradores del sector y llevado al Hospital Eduardo Arredondo Daza, pero por las graves lesiones en su rostro y cabeza, murió. Silva estuvo hospitalizado varios días y su familia y la comunidad Lgbtiq de esa ciudad exigen justicia.

Fuente: El Universal, Diario El Diverso

#Colombia| Asesinan a joven venezolano en Colombia con violenta golpiza por su orientación sexual

Un joven venezolano murió días atrás en Valledupar, Colombia, tras no superar los golpes que sujetos inescrupulosos le propinaron con un objeto contundente en varias zonas en su cuerpo, simplemente por ser bisexual.

El criollo fue identificado como Valentino Silva, un venezolano más que lamentablemente se suma a la lista de víctimas en el exterior a causa de la homofobia y la xenofobia, que sobreviven en un país ajeno sin la protección de las autoridades.                                                

La organización Caribe Afirmativo hizo pública la noticia en redes sociales para que el caso se diera a conocer y no fuese invisibilizado por la prensa, además de exigir una investigación por parte de la fiscalía neogranadina.

“Ha muerto en Valledupar Valentino Silva, joven bisexual de origen venezolano, quien días atrás había sido insultado por su orientación sexual y agredido con objetos contundentes en varias partes de su cuerpo dejándolo gravemente herido. Exigimos @FiscaliaCol esclarecer los hechos”, publicó la organización en Twitter.

(LaIguana.TV) 

HA MUERTO EN VALLEDUPAR VALENTINO SILVA, JOVEN BISEXUAL DE ORIGEN VENEZOLANO, QUIEN DÍAS ATRÁS HABÍA SIDO INSULTADO POR SU ORIENTACIÓN SEXUAL Y AGREDIDO CON OBJETOS CONTUNDENTES EN VARIAS PARTES DE SU CUERPO DEJÁNDOLO GRAVEMENTE HERIDO. EXIGIMOS @FISCALIACOL ESCLARECER LOS HECHOS PIC.TWITTER.COM/BVCESYVFCH

— CARIBE AFIRMATIVO (@CARIBEAFIRMATIV) AUGUST 15, 2020

Fuente: La Iguana TV, Diario El Diverso

#Colombia| Le amputan el brazo a joven gay en Colombia

La violencia contra un joven sincelejano, de 17 años, quien fue víctima de un brutal ataque por su orientación sexual, copa la atención de las redes sociales y genera una campaña contra la discriminación.

Un vecino de la misma edad le cortó parte de uno de sus brazos con un machete, luego de insultarlo por ser homosexual.

La campaña ‘Tendiente a Trascender Fronteras’ busca recaudar 30 millones de pesos utilizando el hashtag #LuisNoEstásSolo, con el fin de poder direccionar esta ayuda a la víctima, quien necesita con urgencia una prótesis.

Así mismo, y teniendo en cuenta que el joven vive en un barrio de difíciles condiciones económicas, se espera que con los recursos se le pueda brindar una atención integral en salud, con acceso a los mejores especialistas, al tiempo que se pretende suplir sus necesidades básicas y dotarlo con herramientas para su educación, como un computador.

“Apoyarlo no solamente le permitirá a él ganar la batalla contra las prejuicios y cumplir con sus metas, sino que será un mensaje contundente en contra de la discriminación. Sabemos que es un momento económicamente difícil para todos, pero con lo que puedas aportar sumará y será invaluable para él y su familia”, reza en el contenido de la campaña.

La campaña ya empezó a dar frutos, pues, a la fecha, ya hay un registro de aportes que supera los 5 millones. La meta es llegar a los 30 millones el 19 de septiembre, fecha en que cierra la campaña de donación virtual.

Es hora de parar la violencia, pero necesitamos el apoyo de todos

Las autoridades del departamento de Sucre rechazaron el acto de discriminación contra el menor de edad, al tiempo en que fue activada la ruta para su inmediata atención.

“La Gobernación de Sucre, desde la secretaría de La Mujer y Equidad de Género, promueve un gobierno incluyente, garante de derechos, respetando las sentencias de la Corte Suprema que ha establecido una doctrina clara en el sentido de que todas las personas, sin distinción, no pueden ser discriminadas por su orientación sexual e identidad de género”, dijo Verena Revollo, secretaria de la Mujer y Equidad de Género.

La funcionaria invitó a poner un grano de arena desde todos los escenarios de la sociedad para el logro efectivo de los derechos. “Es hora de parar la violencia, pero necesitamos el apoyo de todos”, puntualizó la funcionaria.

Por lo pronto, el menor y su familia reciben acompañamiento y asesoría de la fundación Sucre Diversa, la organización Colombia Diversa y la empresa Pink Consultores.

Fuente: El Tiempo, Diario El Diverso

#Colombia| Mujeres de la diversidad hablando de Empleo y Negocios

#Orgullo2020:
Conversatorio “Construyendo sociedad desde la diversidad”

Evento organizado por Pride Connection Colombia, con la participación de la Cámara de Comercio LGBT Ecuador, en el que se presentará el Ranking de Empresas incluyentes con la Comunidad LGBT.

Fecha: 24 de junio de 2020
Hora: 10:00 am a 11:30 am
Link de inscripción: https://forms.gle/MjEGxiWNHjhSLm9p6

En este evento conoceremos buenas prácticas y casos de éxito de empresas que le apostaron decididamente a la diversidad, el camino que recorrieron y los logros que obtuvieron.

 

#Colombia| “Dejemos de decir que no queremos hijos LGBT”

El 8 de abril de 2018 Emilio Patiño, en ese entonces de 15 años, alistó una comida especial para Iván y Lina, sus papás. Les arregló una mesa en la terraza del apartamento, les puso una botella de vino, dos copas y les dejó su computador con un video listo para reproducir. Al lado, puso una carta que le tomó horas escribir. Les dijo: “buen provecho” y se fue para su cuarto.

Sus papás vieron el vídeo titulado “carta de un chico trans a sus padres”. Después leyeron la carta. Allí, Emilio les decía que los amaba y que se sentía privilegiado de su hogar, pero que necesitaba contarles algo: “soy un hombre trans”. Finalmente, había puesto en palabras algo que tenía muy claro: su identidad de género.

Lina lloró profundamente, pero los dos tuvieron tiempo de admirar la madurez y la valentía de su hijo. Así que se pararon de la mesa, fueron a buscarlo y lo abrazaron mientras le decían cuánto lo querían.

 “¿Entonces no me van a echar de la casa?” , les preguntó Emilio llorando.
 ¡Cómo vamos a echarte si tú eres el hijo que amamos! Fue su respuesta.

“A LAS PERSONAS LGBTI LES RECOMIENDO QUE SE INFORMEN CON ARGUMENTOS DE CALIDAD PARA HABLAR CON SUS FAMILIAS Y DEBATIR CUANDO SEA NECESARIO”, EMILIO PATIÑO.

Lina e Iván le pidieron a Emilio que les diera tiempo para entender lo que estaba pasando. “Pero vamos para adelante”, concluyeron. Lina no sabe muy bien qué le pasó porque su reacción fue muy distinta a cuando Emilio, años atrás, les dijo que era bisexual.

Una noche entró a nuestro cuarto diciéndonos que tenía algo que contarnos. Lo primero que pensé fue que nos iba a decir que era lesbiana. Sentí que me moría”, recuerda Lina. Pero Emilio no les dijo que era lesbiana sino bisexual, “para suavizar el golpe”, dice. La respuesta de Lina fue la típica: “tienes 13 años, seguramente estás confundida, es una etapa que vas a superar. Tú eres heterosexual”.

“YO SIEMPRE FUI VISTO COMO ‘LA MASCULINA DEL CURSO’ O ‘EL MUCHACHITO’ DE UN COLEGIO FEMENINO”, EMILIO PATIÑO.

Emilio empezó a identificarse como una mujer lesbiana masculina cuando no sabía que existían las identidades de género trans. “Pero aun así no estaba conforme. No encajaba. Por ejemplo, para las fiestas de 15 años no me sentía a gusto con los vestidos ni con las pintas que se supone las mujeres deben llevar. Yo no quería maquillarme ni mucho menos usar tacones. Me estresaba mucho, era horrible”.

Así que empezó a indagar y a investigar. Fue así como encontró que además de la orientación sexual, también existe la identidad de género y que una posibilidad es ser un hombre trans. “Inmediatamente reconocí lo que sentía”, recuerda Emilio.

“Una verdadera espiritualidad implica respeto, humildad y aceptación del otro”, Lina Monsalve.

Desde que Emilio tenía cinco o seis años, Lina sospechaba que podía ser lesbiana. “Me acuerdo de un día, cuando vivíamos en una casa campestre, en el que lo vi jugando con un vecino a las espadas, volando patadas para acá y para allá. Ese día me pregunté: ¿será que es lesbiana? ¡Qué horror! Pensé”.

En ese momento, Lina no sabía que las identidades trans existían. “Yo pensaba que lo único que había era personas travestis que para mí eran hombres gais, peluqueros en su mayoría. Si a mí alguien me hubiera enseñado que las personas trans existen, me habría planteado esa posibilidad, pero la educación nos quedó debiendo mucho”.

Lina no tiene la menor duda de que en esa deuda educativa radica el hecho de que la mayoría de papás y mamás no quieran que sus hijos sean LGBT. “Toda la vida nos han enseñado que lo correcto es ser heterosexual y no ser trans. Nos han repetido por todos los medios que las personas LGBT son ‘distintas’, son lo ‘otro’, entendiendo estas palabras como algo malo. Las personas heterosexuales cisgénero son una parte de la realidad pero no la única. Mientras no entendamos esto, vamos a seguir jodidos”.

“NI SIQUIERA TENDRÍA POR QUÉ EXISTIR EL CONCEPTO LGBT: SOMOS SERES HUMANOS Y PUNTO”, LINA MONSALVE.

De hecho, aunque Lina e Iván, su esposo, tienen muy buena comunicación y son de las parejas que se cuentan todo, ella prefirió no expresarle la sospecha que tenía sobre la orientación sexual de Emilio. “Era una manera de negar que yo la estaba viendo masculina, algo que me aterraba. Entonces, me acostumbré a decir que yo tenía unas mellizas: Juanita, la reina del glamour y Sara, una hippie que solo usa jeans, camisetas y tenis”.

Pero en la vida real Lina tenía confrontaciones muy profundas porque ella, al igual que su mamá, es muy vanidosa. “Yo me preguntaba por qué Sara no se arreglaba, por qué no se pintaba las uñas y se resistía a ponerse las pintas que yo le armaba. Me acuerdo que se moría de la ira de que yo quisiera que se pusiera falda y yo no entendía por qué. Pero mi corazón de mamá me decía que había algo que yo no sabía”.

Si no se dejaba maquillar, Emilio no podía ir a la fiesta. “Y yo hasta me lo aguantaba con tal de no perderme la rumba. Cuando íbamos a comprar ropa mi mamá me decía que tenía que abrir mi mente y no solamente comprar jeans y camisetas. Eso era muy difícil para mí”, recuerda Emilio.

"Dejemos de decir que no queremos hijos LGBT"
Desde que empezó el tránsito y a ser percibido como hombre, el trato social hacia Emilio cambió. “Una vez, antes de empezarlo, me metí con unos niños a jugar fútbol. Ninguno me pasaba el balón. Ahora cuando juego soy uno más. También siento que uno como hombre puede ser más suelto”.

Después de la noche en la que Emilio les dijo a sus papás que era bisexual aunque se reconocía como lesbiana Lina tomó la decisión de llevarlo a una psicóloga para que le quitara “esas ideas locas” de la cabeza. Como era de esperarse, fracasó en su intento. “Con el tiempo supe que lo que Emilio necesitaba era una persona que lo fortaleciera para entender su identidad de género y que le diera las herramientas para hablar con nosotros”.

Esa etapa fue para Lina de negación total. Después pasó a la fase de prohibición: “no vas a jugar más fútbol porque estás aprendiendo a ser una marimachaPero lo único que logré con ese intento de que Emilio no fuera quien es, fueron más días de sufrimiento para él y más riesgos de que se hiciera daño”.

“LAS AMENAZAS SOLO SIRVEN PARA AMARGARLES LA VIDA A LOS HIJOS Y RETRASAR PROCESOS QUE TARDE O TEMPRANO SE VAN A DAR”, LINA MONSALVE.

Se convirtió en la mamá tirana que le impedía a su entonces hija que se viera con su novia. “Yo veía a esa niña y me quería morir hasta que un día, en noviembre de 2017, ella me mandó un mensaje hablándome bellezas de Sara, contándome que se había enamorado de su solidaridad y de su nobleza. Así que pensé: tocará aceptar –muy a regañadientes– esa relación para que esto no se me convierta en un problema familiar”.

Dijo: “esa niña puede venir a la casa”. “Pero si la novia venía y yo tenía que salir, le decía a la empleada del servicio doméstico que no les quitara el ojo de encima y les advertía que la visita solo podía ser en la sala. Me moría de pensar que se iban a dar besos y ¡lógico que se los iban a dar!”.

“LO ÚNICO QUE UNO LOGRA CON LA ESTRATEGIA DE ‘YO NO TE PAGO LA UNIVERSIDAD SI SIGUES SALIENDO CON TAL PERSONA’ ES PERDER A LOS HIJOS”, LINA MONSALVE.

Lina es una mujer católica y practicante. Así que al día siguiente de que Emilio les dijera que era un hombre trans se fue para la Iglesia. “Me tiré al piso y lloraba profundamente mientras le decía a Jesús: si esto viene de ti, muéstrame el camino. Pero si no, ponme todas las trabas para entender el mensaje”.

De repente, apareció en su vida la organización FAUDS (Familiares y amigos unidos por la diversidad sexual y de género). “Yo llamé a Elvira Arango, de FAUDS, por recomendación de otra persona, me presenté y su respuesta fue: estaba esperando tu llamada. Con paciencia y amor me escuchó llorar tres horas. FAUDS me dio la tranquilidad de saber que yo no era la única en el mundo que estaba pasando por esta situación”.

“YO A FAUDS LE DEBO MUCHO. POR ESTO SOY MAMÁ VOLUNTARIA, PARTICIPO EN LOS GRUPOS DE APOYO Y VOY A DAR MI TESTIMONIO EN DONDE SEA NECESARIO”, LINA MONSALVE.

También conoció a la sexóloga Carolina Londoño, a Mario Angulo, médico endocrinólogo de la Clínica de Género de Cali y a la psiquiatra Diana Botero, quienes la orientaron por el camino correcto: acompañar a su hijo en su tránsito de género. “Entonces dije: Jesús ya veo que esto viene de ti, así que para adelante”.

"Dejemos de decir que no queremos hijos LGBT"
Lina Monsalve e Iván Patiño llevan 20 años de casados. Los dos son católicos practicantes y no tienen la menor duda de que la diversidad sexual y de género es parte de la realidad. Foto Guillermo Ossa, El Tiempo.

Lina siente que en ese proceso de aceptación fue fundamental sentir cerca a su abuela Teresita, quien falleció diez días antes de que Emilio les dijera que es un hombre trans. “Yo creo que por ese amor y esa conexión que nos unía, ella me expresóes tú hijo y debes acompañarloPara mí fue algo sobrenatural pasar de la negación en la que yo vivía a manejar la identidad de género de mi hijo como lo hice”.

Cuando ella entendió que el proceso de Emilio venía de Jesús, el mensaje fue aún más contundente: “Ustedes fueron elegidos por mí para recibir a un niño trans y con su experiencia de vida apoyar a otras familias”.

Así ha sido. Por ejemplo, un médico leyó una entrevista que les hicieron para el periódico El Tiempo. Al sábado siguiente él y su esposa fueron al grupo de apoyo de FAUDS. Al final, él se paró y dijo: “quiero decirle a Emilio y a su familia que son mis superhéroes. Yo soy papá de una niña trans de 18 años y nos ha costado mucho aceptar esto, pero gracias a ustedes vamos a dar ese paso”. “Y nos abrazaba mientras lloraba”, recuerda Lina.

“UN DÍA UNA MAMÁ NOS DIJO QUE SU HIJO HABÍA INTENTADO SUICIDARSE, PERO QUE GRACIAS A NUESTRO TESTIMONIO HABÍA DECIDIDO ASUMIR SU PROCESO”, LINA MONSALVE.

Con su historia también han tocado el corazón de personas muy religiosas como la mamá de Lina. “Un día nos reunimos con ella y con Elvira y Claudia, de FAUDS, quienes le explicaron al derecho y al revés qué es una identidad de género trans. Su respuesta fue: ‘ustedes me pueden poner acá al mismísimo papa Francisco, pero yo voy a seguir rezando para que Sarita siga siendo una niña. Yo no voy a aceptar esto nunca‘”.

Claudia y Elvira le dijeron a Lina que no la presionara. “En algún momento lo entenderá. El amor y el conocimiento todo lo pueden”. Estando un fin de semana en Cartagena, la mamá de Lina empezó a llorar.

– ¿Qué te pasa? – le preguntó Lina.
– Que todo esto me da muy duro – le respondió su mamá.
– Mamá, tienes dos opciones: o te sigues ahogando en una pena o te unes al combo de la aceptación – le dijo ella.

Le explicó que su actitud no le ayudaba a ella ni a Emilio, quienes la necesitaban más cerca que nunca. Le preguntó qué dudas tenía y se las aclaró una a una. A partir de ese momento todo cambió: reconoció a Emilio como el nieto que siempre ha querido.

“YO TENGO UN HIJO CON VAGINA Y NO PASA NADA. ES UN HIJO FELIZ”, LINA MONSALVE.

Una vez Emilio se practicó los exámenes médicos necesarios, recibió el visto bueno de los especialistas para empezar su tránsito físico de femenino a masculino. El paso a seguir: solicitar por la Entidad Promotora de Salud (EPS) el medicamento que inhibe la producción de estrógenos. Sabía que era posible que su EPS rechazara la solicitud y que sería necesario interponer una tutela. Tal cual.

El nombre Emilio lo escogió porque Lina, su mamá, toda la vida dijo que si tenía otro hijo lo llamaría Emilio.

La abogada de la Personería de Medellín los asesoró y les dijo que se iba a jugar una carta nueva en Colombia: una tutela integral para que de ahora en adelante no fuera necesario interponer tutela para cada medicamento o procedimiento que el tránsito de Emilio requiriera, sino que la EPS de una vez lo cubriera todo.

A la semana siguiente, el juez llamó a Lina. “Lo primero que me dijo es que debía disculparse por llamar a mi hijo Sara porque sabía que él había elegido llamarse Emilio, pero que por motivos legales debía referirse a él como Sara. Nos citó para dictar la sentencia”. Falló a favor de la tutela integral, algo que no solamente benefició a Emilio sino a muchas otras personas trans. Estableció un precedente.

“LAS FAMILIAS SON DIVERSAS TAL CUAL COMO LOS DEDOS DE LA MANO SON DIFERENTES”, LINA MONSALVE.

Por su parte, desde que la rectora del colegio de Emilio se enteró de su identidad de género, le expresó su apoyo y demostró su interés en que esta experiencia les sirviera de aprendizaje, no solamente a un colegio femenino como el Marymout de Medellín, sino a todas las instituciones educativas posibles.

Lo primero que hizo fue reunir a las estudiantes de la promoción de Emilio, explicarles la situación y aclarar sus dudas. También construyeron un baño para hombres, al lado del de niñas y diseñaron un uniforme para él con pantalón, camisa y sudadera con corte masculino. (Ver: Él / Ella / Nosotros).

FAUDS capacitó a los profesores en diversidad sexual y de género y, como es una institución confesional, el sacerdote del colegio les explicó a las estudiantes que Dios es amor y que Emilio no estaba haciendo nada malo, más allá de vivir su identidad de género.

Emilio es muy consciente de que antes de hacer el tránsito vivió acoso callejero y le duele pensar que, ahora, por el hecho de ser hombre, algunas mujeres puedan verlo como un “potencial agresor”.

Entender y aceptar la identidad de género de su hermano mellizo fue un proceso más largo para Juanita. Le preocupaba mucho el qué dirán. En una de las discusiones que Lina tuvo con ella, le dijo: “los índices de suicidio en quienes no pueden vivir su identidad de género son alrededor del 39%. Qué prefieres: ¿darle la bienvenida a Emilio o enterrar el cuerpo de Sara? Yo ya elegí la primera opción y te invito a que tú también lo hagas”.

En agosto de 2018 Juanita aceptó ir a un grupo de apoyo de FAUDS. El tema era cómo la crisálida se convierte en mariposa. Llegaron tarde a la sesión, justo cuando estaban anunciando una rifa. Juanita se la ganó. Era una crisálida. La psicóloga le preguntó qué significaba ese regalo para ella y Juanita empezó a llorar, mientras decía que había perdido a su hermana.

Ahí Juanita empezó su catarsis. Ese día la mariposa salió de la crisálida y se quedó en una rama. Al mes, cuando la mariposa se fue, Juanita dijo: “estoy lista”. Y crearon con Emilio la cuenta de Instagram PatinoX2 donde comparten su historia y su cotidianidad como hermanos.

CUANDO A ISABELLA, DE 10 AÑOS, SOBRINA DE IVÁN, LE EXPLICARON EL TRÁNSITO DE EMILIO, LO ÚNICO QUE DIJO FUE: ¡CUÁNTO HABRÁ SUFRIDO MI PRIMO TODOS ESTOS AÑOS!

Lina sabe que en situaciones como el tránsito de Emilio, es cuando más deben salir a relucir esas frases que papás y mamás repiten con frecuencia: “yo por mis hijos doy la vida” o “lo que yo más quiero es que mis hijos sean felices”. “Es el momento de demostrar que esas frases son ciertas y no palabras al aire. ¿De qué sirve decir que quiero un hijo feliz si no puede vivir su identidad de género u orientación sexual?

A la marcha LGBT de 2019 de Medellín, la primera a la que Lina asistió, llevó un cartel que decía “abrazos de mamá gratis”. “Valió la pena solamente por el abrazo que me dio una niña que lloraba mientras me decía que llevaba 10 años sin recibir un abrazo de su mamá”.

Según Lina, papás y mamás deben aprender a poner por encima de su ego, la felicidad de sus hijos. “Es recordar a ese hijo que cuando nació nos hizo tan felices, devolvernos a ese primer llanto, a esa primera conexión, a esa primera sonrisa. Yo les pido que se vayan a ese momento tan especial, de tanto amor, y que piensen qué habría pasado si ese ser les hubiera dicho “soy gay” o “soy trans”. ¿Lo habrían tratado como hoy lo hacen?”.

Lina ya no dice que “enterró a Sara para darle paso a Emilio” porque ha entendido que su esencia sigue siendo la misma. No cambió. “Solamente tiene un ‘empaque’ diferente, pero es la misma persona. Sus valores no han cambiado. Hoy Sara está en mi corazón. Me hice un tatuaje en su nombre porque guardo el recuerdo de una persona que me dio felicidad durante 16 años, pero hoy vivo mí día a día con un hijo que es mi maestro de maestros. Me ha mostrado que la vida va más allá de lo que a mí me habían enseñado”.

“NO ES COHERENTE DECIRLES A LOS HIJOS ‘TE ACEPTO PERO SOLO EN ESTA CASA’ PORQUE EL MUNDO VA MÁS ALLÁ DE ESAS CUATRO PAREDES”, LINA MONSALVE.

El tránsito de Emilio también ha confrontado a Lina con la doble moral social. Por ejemplo, sus cuatro grandes amigas de la universidad, todas muy religiosas, se alejaron cuando ella les contó. Por una de ellas –quien dice recibir mensajes de la Virgen– Lina se volvió muy mariana. “Me dijeron que yo era una mamá alcahueta que estaba permitiendo que el demonio se apoderara de mí“.

Desde entonces, aunque siguen en familia asistiendo a misa los domingos, se han distanciado de la manera como mucha gente practica la religión. “Veo mucha incoherencia”, dice Lina.

Juanita quiere estudiar medicina y Emilio comunicación publicitaria.
 

El mejor puente entre religiones y diversidad sexual y de género, señala Lina, es la educación. “Es mostrarles a quienes se oponen a la diversidad sexual que esta no es una elección ni un trastorno sino una realidad científica, si quieren llamarla así. Mi invitación a estas personas es a seguir el ejemplo de Jesús, el ser más incluyente que ha existido. Si las personas religiosas pregonan que le siguen sus pasos, pues que lo hagan como debe ser”.

“CON EL CIERRE DE LAS IGLESIAS POR EL CORONAVIRUS ES AÚN MÁS CLARO QUE JESÚS NO ESTÁ EN UN LUGAR SINO EN EL CORAZÓN DE CADA QUIEN”LINA MONSALVE.

Emilio también es católico practicante. Hace poco se confirmó. “Pero no puedo negar que en esos años de dudas, miedo y ansiedad porque no sabía qué me pasaba, le echaba la culpa a Dios, le pregunta por qué me hacía eso. Hasta que entendí que lo que debía buscar era el para qué y no el por qué. Y yo estoy acá para ayudar a que más personas puedan entenderse”.

Hoy la familia Patiño Monsalve tiene más claro que nunca que parte de su misión en esta vida es aportar conocimiento sobre diversidad sexual y de género en donde les sea posible. “Vinimos a este mundo a ser felices”.

Fuente: Sentiido, Diario El Diverso

#Colombia| Para las personas LGBT, ¿cuándo termina el aislamiento y el distanciamiento social?

Una vez comenzaron las cuarentenas y los aislamientos en casi todos los países del mundo, he leído y escuchado a personas cercanas añorar aquellos días en los que podían estar con sus familias y sus amigos. Desean que todo esto acabe pronto para volver a abrazar, a besar y a tocar a otros.

Yo también pienso constantemente en esto porque la llegada del COVID-19 ha afectado uno de nuestros ámbitos más sensibles: la necesidad de contacto con los demás. Vivir en el encierro nos descompensa, nos hace perder buena parte de la tranquilidad y nos quita el sueño.

Pensar en no tener cerca a quien uno quiere -que por más meses que esta situación tome, será temporal- me hace recordar otras situaciones. Siento que la mayoría de personas LGBT hemos pasado buena parte de nuestras vidas en una especie de aislamiento obligatorio que nos ha impedido estar cerca de quienes queremos o deseamos.

Se me viene a la cabeza la secundaria, cuando la efervescencia adolescente me hacía ver guapos a muchos chicos, pero casi de inmediato, sabía que no podía acercarme a ellos, que no podía permitir que nadie se enterara de que veía a algunos con deseo, mucho menos insinuarles algo.

Siempre supe que no podía coquetearles, ni siquiera sonreírles tímidamente, porque el castigo homofóbico podía caerme implacable, mientras veía cómo chicos y chicas heterosexuales iban de la mano, se besaban y se mostraban cariñosamente frente a las demás personas.

LAS RELACIONES HETEROSEXUALES SIEMPRE HAN SIDO CELEBRADAS PÚBLICAMENTE”.

Recuerdo la necesidad de camuflar con nombres, señas, movimientos y palabras encriptadas mis sentimientos y deseos. Y lo hice porque nos han hecho saber por diferentes medios que “a muchas personas heterosexuales les incomodan las LGBT”, al menos aquellas que no ocultamos nuestra orientación sexual o identidad de género o a las que se “nos nota” que lo somos.

Muchas veces he tenido que aislarme de los demás, de lo “normal”, para besar a alguien, tomarlo de la mano o acariciarlo. Recuerdo, también, las miradas de extrañeza y molestia de otras personas cuando perciben en mí y en mis amigos “la pluma” que tanto incomoda.

Son las mismas miradas, aunque con menos odio, que ahora una persona puede sentir por toser en algún lugar público o mostrar señales de gripa o molestias respiratorias.

También pienso en el futuro. Así aparezca una vacuna, todo vuelva a la “normalidad” y el virus sea solamente un mal recuerdo, para muchas personas LGBT el aislamiento seguirá: continuaremos sentándonos a cierta distancia de nuestras parejas en restaurantes o cafés, caminando por la calle sin tomarnos de la mano y manteniendo a ese “amigo” o “amiga” a la “distancia social necesaria” para que nadie sepa que es nuestro novio o novia.

“SEGUIREMOS A UN METRO O MÁS DE DISTANCIA DE LAS PERSONAS QUE QUEREMOS PORQUE LA HOMOFOBIA, A DIFERENCIA DEL CORONAVIRUS, SEGUIRÁ”.

Después de que “todo esto pase” seguiremos esperando las noches del fin de semana para “violar el aislamiento social”, lejos de las miradas y las posibles agresiones físicas.

Mientras que para muchas personas el fin de la cuarentena significará volver a abrazar, a besar y a expresar su cariño públicamente, para muchas personas LGBT será regresar a ese otro aislamiento en el que hemos estado y en el que antes de pensar en  abrazos y besos, habrá que pensar en un lugar seguro para hacerlo.

De hecho, puede que el soñado reencuentro con nuestras parejas sea solo a través de una sonrisa y una mirada, mientras alrededor habrá quienes se entreguen a sus manifestaciones de cariño con la seguridad y la legitimidad que les da ser heterosexuales.

Vivir esta experiencia también puede recordarnos que existimos, que no estamos solas ni solos y que lo único que buscamos es ser como somos. En otras palabras, puede que todo esto nos permita de una vez hacerle frente a la pandemia de la homofobia, porque, después de todo, mi sueño, y el de muchas personas más es amar libremente.

Fuente: Sentiido, Diario El Diverso

#Colombia| Defensoría del Pueblo pide frenar la violencia contra la comunidad LGBTI

La Defensoría del Pueblo reiteró la necesidad de implementar acciones integrales de prevención y respeto de los derechos de la comunidad LGBTI, con el fin de transformar las estructuras de la violencia y generar una cultura que respete la diversidad. 

En el marco del Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, la entidad señaló que estas medidas son necesarias porque la vida de las mujeres lesbianas, hombres gay, personas bisexuales, transgénero y con expresiones de género diversas, siguen estando expuestas a múltiples formas de violencia por causa del prejuicio en Colombia.

“Esto sigue limitando su acceso a derechos fundamentales como la educación, salud, trabajo, libre expresión y a llevar una vida libre de violencias”, resaltó.

La Defensoría enumeró algunos casos recientes de discriminación en contra de la comunidad LGBTI. Por ejemplo, los registrados dentro de la medida del ‘pico y género’ en Bogotá, Valle de Cauca y Cartagena, “en donde se puso en evidencia la reproducción de estereotipos y de discriminación en razón al sexo, la identidad y la expresión de género”.

Mencionó que, de acuerdo con las alertas tempranas sobre personas transgénero, se evidenció que son constantes los casos de violencia basada en género en Magdalena y Bogotá.

“Se concluyó que el ejercicio de la prostitución como posibilidad de trabajo informal en estas poblaciones implica un alto riesgo para su seguridad y su salud, sin que puedan tener un mínimo vital y mucho menos vivienda. Esto permite que la violencia de género se agudice, sin que haya denuncias por temor a retaliaciones”, aseguró.

Indicó que también se identificó que en Santander, Quindío y Valle del Cauca sigue la discriminación en razón a la orientación sexual e identidad de género en el ámbito laboral, como despidos injustificados cuando se inician procesos de tránsito de género.

“Y siguen las barreras para tratamientos hormonales y reafirmación sexual, teniendo que acudir siempre a la tutela como mecanismo para recibir atención integral y la exposición a violencia institucional”, resaltó.

Es por eso que hoy sábado 17 de mayo, en el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, la Defensoría del Pueblo expresó la necesidad de continuar fortaleciendo acciones para promover, proteger y garantizar la dignidad y los derechos humanos de estas poblaciones.

Fuente: Kienyke, Diario El Diverso

#Colombia| Prejuicios y estereotipos, los problemas detrás del “pico y género”

El 8 de abril Claudia López, alcaldesa de Bogotá, emitió el Decreto 106 de 2020 cuyo objetivo es reducir las cifras de contagio por COVID-19. Este decreto establece el “pico y género” o la medida que señala que para comprar alimentos y hacer vueltas bancarias y de notaría, los días impares podrán salir exclusivamente las personas de “sexo masculino” y los días pares, las de “sexo femenino”. (Ver: Claudia López: sus promesas en género e igualdad).

El decreto señala que las personas trans podrán circular los días que se ajusten a su identidad de género. Las de género fluido, no binarias o que no se identifican ni como hombre ni como mujer, podrán escoger un único día, par o impar, para hacer estas vueltas. El decreto estipula que las autoridades no podrán poner en duda la identidad de género de cada quien. (Ver: No soy un hombre ni una mujer, ¿entonces qué soy?).

EL HECHO DE QUE EL DECRETO MENCIONE A LAS PERSONAS TRANS ES UN AVANCE. MUCHAS VECES ESTA POBLACIÓN ES IGNORADA POR AUTORIDADES Y FUNCIONARIOS.

Una vez el decreto se hizo público, las primeras personas que encendieron las alarmas fueron de sectores conservadores religiosos por el hecho de incluir a las personas trans: les incomoda que la Alcaldía reconozca estas identidades de género. (Ver: Los pasos de gigante de la avanzada conservadora).

Poco después organizaciones de personas trans expresaron su desacuerdo con el decreto argumentando que su seguridad estaría en mayor riesgo del que viven a diario, debido a la historia de abusos que han sufrido por parte de la Policía Nacional, hechos que suelen quedar en la impunidad.

El decreto también puso sobre la mesa una de las premisas del movimiento LGBTI en debates como el del matrimonio igualitario y la adopción por parte de parejas del mismo sexo: los derechos de la mayoría no pueden pasar por encima de los derechos de las minorías. En este caso, para contener el contagio de una mayoría, no se puede pasar por encima de los derechos de las personas trans, no binarias o que no se identifican como hombre ni como mujer.

La circular que pide respeto

Por este motivo, el 11 de abril de 2020 varias secretarías del distrito publicaron una circular solicitándole a la Policía Nacional que durante los procedimientos de control del “pico y género”, respeten las identidades de género de las personas trans, de género fluido o que no se identifican como hombre ni como mujer. (Ver: Existencia y resistencia no binaria: consejos para aliados).

LAS AUTORIDADES NO PUEDEN EXIGIR DOCUMENTOS PARA CORROBORAR LA IDENTIDAD DE LAS PERSONAS SINO PARTIR DE LA BUENA FE DE CADA QUIEN.

Sin embargo, las organizaciones trans no quedaron conformes con la circular e insistieron en que los abusos por parte de la Policía y de personal de seguridad de establecimientos comerciales es un tema de fondo que difícilmente cambiará con una circular.

Por el contrario, afirman, el decreto les otorga a la Policía y al personal de seguridad el poder de vigilar y de determinar a su juicio, si la identidad y la expresión de género de las personas trans y no binarias, coincide con lo que socialmente se espera que sea la apariencia de un hombre y de una mujer, descartando de paso a quienes no se identifican ni como lo uno ni como lo otro. (Ver: A mí sí se me nota).

La carta de las personas trans

Por esto, el 12 de abril organizaciones de personas trans le hicieron llegar una carta a la alcaldesa Claudia López en la que le explican que a pesar de entender que una pandemia exige la adopción de medidas para controlar la propagación del virus, la de “pico y género” expone a las personas transy que no se identifican como hombre ni como mujer a discriminaciones y abusos policiales.

En el documento señalan que el decreto es inconstitucional por usar un criterio sospechoso de discriminación al establecer una forma de segregación basada en el sexo. Sin embargo, quienes están a favor del “pico y género” han señalado que la medida no discrimina porque hombres y mujeres pueden salir por igual.

Siguiendo esta lógica, también se podría aplicar la medida de ‘pico y raza’ porque tanto personas negras como blancas podrían salir a abastecerse, solo que en días de la semana distintos. Pero esto sería violatorio de derechos humanos”, señala la carta de las organizaciones trans.

“USAR EL SEXO, AL IGUAL QUE LA RAZA O LA RELIGIÓN PARA SEGREGAR, TERMINA GENERANDO GRAVES VIOLACIONES DE DERECHOS”, ORGANIZACIONES TRANS.

La discriminación consiste, explican, en adoptar una medida partiendo de la base de que el género se reduce a “hombre – sexo masculino” y “mujer – sexo femenino”. Esta distinción supone un trato desigual para las personas que no se identifican ni como hombre ni como mujer y para las personas trans cuya apariencia no coincide con los estereotipos de género presentes en la sociedad. (Ver: El género existe y no es una ideología).

Para indagar sobre un potencial incumplimiento del “pico y género”, los agentes de policía y el personal de seguridad pueden parar y cuestionar a aquellas personas cuya apariencia física no corresponde con lo que ellos/as esperan de “las personas de sexo masculino” en días impares y de “las de sexo femenino” en días pares.

EL “PICO Y GÉNERO” DEJA EN MANOS DE LA MIRADA DE LA AUTORIDAD -ATRAVESADA POR SESGOS INCONSCIENTES- DECIDIR QUÉ PERSONAS SE AJUSTAN A LO QUE ELLOS/AS CONSIDERAN ES SER MUJER Y SER HOMBRE.

En la carta enviada a la alcaldesa, las organizaciones trans explican que desde antes de que se expidiera la medida, a las personas trans, no binarias o que no se identifican como hombre ni como mujer, ya las discriminaban en supermercados, bancos y notarías. El problema es que el Decreto 106 legítima estas acciones porque ahora policías y personal de seguridad pueden –con autorización de la Alcaldía– intentar “verificar” si quien ingresa al establecimiento es o no “hombre” o “mujer”.

¿Y “pico y cédula”?

Por tanto, las organizaciones trans solicitan remplazar la medida “pico y género” por “pico y cédula” acogida en ciudades como Medellín, Cali, Bucaramanga, Floridablanca, Cúcuta, Envigado, Bello, Manizales, Barrancabermeja, Barranquilla y Palmira, que permite limitar el número de personas en las calles sin crear riesgos adicionales para las personas trans y no binarias. Así, explican, la Alcaldía de Bogotá podría disponer que personas con números de identificación terminados en número par circulen en días pares y personas con números impares, en días impares.

Un argumento a favor del “pico y género” es que el control del cumplimiento de la medida puede hacerse con mayor distancia física porque, en teoría, no es necesario acercarse a la persona para verificar que su número de identificación sí le permite salir ese día.

Pero para las organizaciones trans lo que está en el centro del debate no es si dicha medida es efectiva o no sino si es estrictamente necesaria. De hecho, señalan, a la fecha 15 personas entre trans y no binarias han reportado violencia por parte de empleados y personal de seguridad de supermercados porque, a su parecer, están violando el “pico y género”.

Además, estas interacciones para tener que probar su identidad de género aumentan el riesgo de contagio. Así, el “pico y género” en el caso de las personas trans y no binarias, en vez de disminuir el contacto personal, lo aumenta, debido a que constantemente deben explicar su identidad de género para justificar que pueden circular ese día.

Quienes están a favor del “pico y género” y se oponen al “pico y cédula” aseguran que esta última medida expone a las personas trans y no binarias a que las autoridades puedan revisar sus documentos de identidad para verificar que su apariencia corresponda con el sexo que aparece en sus documentos, cambio que muchas personas trans no han hecho. También, afirman, este contacto directo para el control de cédulas una a una, aumentaría las posibilidades de contagio de COVID 19. (Ver: El detrás de cámaras del decreto del cambio de sexo en Colombia).

Sin embargo, según las organizaciones trans, en el “pico y cédula” no es necesario que la persona que verifica el cumplimiento de la restricción toque el documento de identidad de la persona, ni tenga un contacto cercano con ella, basta con que el documento de identificación se enseñe a cierta distancia. De hecho, explican, el tiempo que les toma explicarles a los policías o al personal de su seguridad su identidad o expresión de género supera el que toma controlar el número de identificación.

En Perú no funcionó

Estas organizaciones también señalan la importancia de tener en cuenta la experiencia de países como Perú que implementaron la medida “pico y género” sin éxito, a pesar que desde el principio su presidente Martín Vizcarra señaló que las autoridades debían respetar todas las identidades.

Días después de implementarse la medida en Perú, circuló en redes un vídeo donde se ve a unos policías violentando a mujeres trans, obligándolas a hacer sentadillas mientras repiten: “quiero ser un hombre”.

Por su parte, la periodista Gabriela Wiener explicó en El diario.es que el principal problema de la medida fue que cuando les tocaba a los hombres salir, los supermercados estaban tranquilos. En cambio, en los días que les correspondió a las mujeres, se vieron aglomeraciones y colas en las que ni siquiera se respetaba la distancia física recomendada.  

Es así, explica Wiener en su columna, porque las mujeres son las que se encargan mayoritariamente de conseguir los víveres para sus familias. “El 25% de las mujeres son las responsables únicas de los hogares peruanos”, señaló. Y el virus se contagia en aglomeraciones así sean de un solo género.

La abogada y activista Mónica Roa explicaba a France 24 que a pesar de que los gobiernos de todo el mundo están imponiendo medidas para frenar la propagación del COVID-19, la restricción de salidas por género solo se ha implementado en América Latina. “En países europeos ya se superó la idea de que el mundo se puede dividir en hombres y mujeres”, dijo Roa.

Para completar, una vez la medida “pico y género” se hizo pública empezaron los mensajes discriminatorios en redes sociales: “¡Es la verdad! Los trans son hombres disfrazados” o “Las mujeres tienen derecho a exigir que unos tipos con peluca y voz fingida no empiecen a invadir sus espacios”. (Ver: ¿Cómo responder a los insultos en redes contra las personas LGBTI?).

Personas trans y aliadas durante la marcha LGBTI de Bogotá de 2019.

Por las denuncias de discriminación que se han visto hacia personas trans y no binarias, la medida ha puesto sobre la mesa la baja formación en diversidad sexual y de género de empleados y personal de seguridad de supermercados: ha revelado la urgencia de que dueños y gerentes de estos establecimientos impartan formaciones al respecto. (Ver: Decálogo de las empresas incluyentes).

LA SEPARACIÓN POR GÉNERO TAMBIÉN DISMINUYE LA SEGURIDAD DE LAS MUJERES, ALGUNAS PERSONAS APROVECHAN LOS DÍAS EN QUE ELLAS PUEDEN SALIR PARA ROBARLAS O ATACARLAS.

La activista y líder trans Cristina Di Laurentti denunció este acoso callejero el 16 de abril en Bogotá.

Aunque las organizaciones trans coinciden en que el decreto no tiene la intención de discriminar, condenan que a pesar de que la alcaldesa y sus funcionarios conozcan el impacto de la medida y las 4.000 firmas que han pedido que se derogue, la Alcaldía no lo haga.

Por último, vale la pena tener en cuenta la resolución del 10 de abril “Pandemia y Derechos Humanos en las Américas” de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en la que les recomienda a los Estados adoptar campañas de prevención contra la homofobia, la transfobia y la discriminación dirigidas al personal a cargo de establecer medidas de atención y contención de la pandemia. (Ver: 8 puntos clave de la opinión consultiva de la Corte Interamericana sobre derechos LGBT).

Fuente: Sentiido, Diario El Diverso