#Peru| Entre la pandemia y la crisis política: así resistieron les LGTBIQ+ en Perú en 2020

El año empezó mostrando cómo más de dos décadas de neoliberalismo habían desinstalado la cobertura de salud para lxs peruanxs. El coronavirus ocasionó miles de muertes y aprovechamiento de clínicas privadas. Las cuarentenas dejaron a la deriva les más vulnerables, entre ellas las personas LGTBIQ+, para quiénes no hay políticas públicas.

No obstante, el activismo de la diversidad tuvo -junto con los feminismos y estudiantes- un protagonismo clave en las protestas contra el golpe de Estado parlamentario que costó la vida de dos peruanos y más de un centenar de heridxs. Defendimos una democracia que no nos protege: dos proyectos de ley llevan varios años en el Congreso sin que puedan debatirse ni en comisiones ni en el Pleno: el de matrimonio igualitario y el de identidad de género.

La comunidad LGBT+ de Perú tomó las calles en defensa de la democracia

Estudiantes, trabajadores, feminismos y una fuerte participación de la comunidad LGBT+ se movilizan para rechazar lo que consideran un golpe de Estado.

La pandemia

En marzo, el confinamiento sacó a flote el binarismo y las imposiciones de género al tomarse medidas que aplicaban una separación entre hombres y mujeres, sin considerar las diversas identidades de género. Cuando el problema se hizo patente, el expresidente Vizcarra y sus ministrxs tomaron una posición afirmativa manifestando que la diferenciación se haría por expresión de género y llamando a respetar a las personas trans. A pesar de ello, la medida fue desestimada pues aumentaba los casos de coronavirus y colocaba en las mujeres casi todas las tareas de cuidado.

Es posible que la activista lesbofeminista peruana Vero Ferrari tenga coronavirus. Ya está mejor de los síntomas, pero aún no sabe si cursó la enfermedad: las líneas de ayuda están saturadas y nadie la ha llamado aún. Crónica en primera persona desde Perú, un país desbordado en la pandemia.

Las partidas

En enero, la muerte se llevó al activista gay Giovanny Romero Infante, joven periodista y quien fuera director y presidente del Movimiento Homosexual de Lima, conocido por su continuo cuestionamiento a gobiernos que permitían la violencia contra las personas LGTBIQ+.

En mayo falleció el destacado artista y performer Juan Carlos Ferrando, quien venía batallando contra la diabetes por muchos años. Él fue uno de los iniciadores de la Marcha del Orgullo en Lima en los 80 y junto a su pareja, Alfredo Caballero, luchaban por conseguir el matrimonio igualitario.

La pandemia se llevó a destacados empresarios gays como Enrique Verdura, dueño de una de las discotecas más antiguas de Lima en funcionamiento, “La Jarrita”, que había servido de refugio para cientos de clientes gays y trans; y Fernando Espinoza, dueño de “La Casona”, una de las discotecas más populares del Centro Histórico de Lima. Se suma a esta triste lista el gestor cultural Luis Repetto Málaga, distinguido como “Personalidad Meritoria de la Cultura” en 2014, por su labor incansable en la protección y difusión del patrimonio cultural peruano. Las parejas de los tres tuvieron que atravesar su viudez sin derechos.

Avances legislativos

En abril, la Corte Interamericana de Derechos Humanos señaló que “Perú es responsable por torturas y violación sexual a una persona LGBTI por parte de agentes policiales” por la violación de los derechos de Azul Rojas Marín, a quien en 2008 unos policías detuvieron ilegalmente, torturaron y violaron en una comisaría de Trujillo. El caso se archivó en varios procesos viciados por la homofobia de los magistrados, por lo que Rojas Marín acudió a instancias internacionales. Entre las medidas de reparación se encuentran de dinero a Azul y su madre por los daños materiales e inmateriales vividos, reabrir la investigación y sancionar a los agresores, y realizar un acto público de reconocimiento de responsabilidad internacional.

En julio, el Consejo Ejecutivo del Poder Judicial aprobó la adhesión al pacto internacional “100 Reglas de Brasilia sobre Acceso a la Justicia de Personas en Condición de Vulnerabilidad”, pero retirando a la población LGTBIQ+ de sus beneficios. Frente a ello, la presidenta de la Comisión Permanente de Acceso a la Justicia de Personas en Condición de Vulnerabilidad y Justicia, Janet Tello, pidió la reconsideración de la medida. Debido al escándalo, el pacto fue suscrito con todas las poblaciones que se debían proteger y se pudo seguir avanzando con el Protocolo de Acceso a la Justicia para personas LGTBIQ+, de pronta refrendación.

Ese mismo mes, el Tercer Juzgado Transitorio de la Corte Superior de Lima reconoció los derechos del obstetra Eidan Kaletb, una persona intersexual, que inició una demanda de amparo en 2017, para que se corrija el error cometido al momento de inscribirlo como de sexo femenino en su Cédula de Nacido Vivo.

En agosto, a través de un Decreto Supremo, se aprobaron las normas complementarias para la aplicación del Decreto de Urgencia N° 063-2020, que dispone el apoyo solidario de los funcionarios y servidores públicos del Poder Ejecutivo. Es para la entrega económica a favor de los deudos del personal de salud fallecidos a consecuencia del Covid-19, en el que están incluidas los convivientes del mismo sexo. Esto se convirtió en un reconocimiento de facto de las parejas de lesbianas y gays peruanas.

En setiembre, el Consejo Regional de Arequipa aprobó por unanimidad la Ordenanza Regional de Igualdad y No Discriminación tras una larga espera de 12 años. La norma busca promover el respeto y la igualdad de condiciones de todas las personas sin distinción de raza, idioma, religión, orientación sexual, identidad de género, ideología o condición económica en una de las ciudades más conservadoras del país.

La homofobia estatal

En noviembre, a puertas cerradas y en sesión reservada, cuatro magistrados del Tribunal Constitucional (Ernesto Blume, José Sardón, Augusto Ferrero y Manuel Miranda) decidieron negar el derecho al reconocimiento del matrimonio igualitario en el caso Oscar Ugarteche, a pesar de la Opinión Consultiva de la CorteIDH que exige a todos los países miembros regular sus legislaciones para proteger y garantizar los derechos de las personas LGTBI.

El Tribunal Constitucional peruano decidió rechazar este 3 de noviembre la demanda interpuesta por el activista Oscar Ugarteche.

En diciembre, el Congreso suscribió, luego de cinco años, la Convención Interamericana sobre la protección de derechos de las Personas Mayores, que permite proteger los derechos y garantizar vidas dignas para lxs adultxs mayores. La bancada fujimorista buscaba seguir bloqueando la firma de este pacto porque también protege a la población adulta mayor LGTBIQ+.

Crímenes de odio

El 9 de febrero fue asesinada Angie Mimbela del Águila (28) cuando se encontraba trabajando en la madrugada en su barrio de Villa El Salvador (Lima). Hasta la actualidad se desconoce quién la degolló, a pesar de existir videos de seguridad que grabaron los hechos.

El 11 de julio fue asesinada la dirigenta trans Cristal Romero Mattos (52) en la ciudad de Trujillo. Ella fue encontrada acuchillada en su peluquería. Tampoco se ha encontrado a quienes la mataron.

Soledad Rojas Paúcar (48), también conocida como Shisha, fue asesinada el 12 de noviembre en su minimarket “Rojas” .

El 31 de agosto fue asesinada Brenda Venegas Ayquipa (52). Ella fue encontrada ahorcada en su peluquería ubicada en el distrito de San Juan de Lurigancho (Lima). Se sospecha que el crimen fue cometido por quien era su pareja eventual, que se encuentra no habido.

El 4 de setiembre fue asesinada en su habitación Gabriela Cruz Pimentel (46) del distrito de San Miguel (Lima). Las investigaciones no han mostrado ningún avance para encontrar al culpable.

Cómo viven las mujeres trans en el Penal de Lurigancho, el más grande y peligroso de Perú.

El 12 de noviembre, Soledad Rojas Páucar (48), también conocida como Shisha, fue asesinada en su minimarket ubicado la ciudad de Huancayo. Se desconoce quiénes la mataron.

Pendientes

Se termina el año y el Registro Nacional de Identidad y Estado Civil (Reniec) sigue negando el reconocimiento del hijo de Darling Delfín y Jenny Trujillo, pendiente desde 2016. En la misma situación se encuentran los dos hijos del animador de televisión Ricardo Morán, a quien Reniec aún se niega a registrar con los apellidos de su padre, por lo que se encuentran en un limbo legal.

En diciembre, el regidor Manuel Siccha presentó la propuesta de Ordenanza de Cupo Laboral Trans en la Municipalidad de Lima, para que un 1% de trabajadores de la administración sean personas trans, aunque la municipalidad ya asumió su responsabilidad social sobre el tema, contratando a más de una docena de mujeres trans para diversas labores.

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso.

#Peru| Premio Zuleymi para defensores de derechos de personas trans en Perú

Este 17 de diciembre, diversas organizaciones trans y feministas reconocerán la labor de Juan Carlos Izaguirre, Rocío Solís Vargas y Bertha Lovera Romance por promover el reconocimiento de la identidad de género y la inclusión de personas trans en Perú.

La Casa Trans Zuleymi, Red Trans Perú, Red Latinoamericana y del Caribe de Personas Trans, Synergia y Trans Organización Feminista por los Derechos Humanos de las Personas Trans se unieron para lanzar la primera edición del Premio Zuleymi 2020, cuyo nombre conmemora a aquellas mujeres transgénero que luchan en un país donde son víctimas de discriminación y violencia por ser quienes son.

Rocío Solís Vargas

La socióloga Rocío Solís será reconocida por promover emprendimientos para personas trans con la finalidad de promover su inclusión laboral. Es así que, desde la organización juvenil YMCA, ha promovido espacios seguros para esta población.

“Desde enero de 2018 y, con apoyo de la cooperación internacional, tales espacios de formación de capacidades han facilitado que mujeres y hombres trans desarrollen confianza en sí mismos para impulsar sus sueños y proyectos de vida”, se lee en el comunicado elaborado por las organizaciones.

Juan Carlos Izaguirre

El actual presidente de GLOBE, una asociación de empleados y aliados LGTBI+ del Grupo del Banco Mundial, será galardonado por su acompañamiento al trabajo auto gestionado y a visibilizar la agenda de la población trans en Perú.

El economista Juan Carlos Izaguirre es miembro del grupo de trabajo que busca fortalecer el desempeño del Banco Mundial en temas vinculados a orientación sexual e identidad de género.

Bertha Lovera Romance

Junto a otros actores sociales, Lovera Romance creó un espacio de reflexión sobre la situación de indocumentación de las personas transgénero, lo que permitió plantear propuestas de atención de la documentación de esta población en el Plan nacional Perú libre de indocumentación 2017 – 2021.

Fuente: La Republica, Diario El Diverso.

#Peru| Madres lesbianas se unen en Perú para ser reconocidas como madres de sus hijos

Hace 15 años esto mismo sucedía en España. Era triste a la vez que indignante. Injusto.

Y lo más triste es que sigue sucediendo en la mayoría de los países del mundo. Que tú, una mujer lesbiana, decides tener un hijo con tu pareja, otra mujer.

La emoción y los nervios del tratamiento, la alegría de un positivo en el test de embarazo, la más sobrecogedora de felicidad de coger a tu recién nacido en brazos y verle la carita por primera vez. El agotamiento de las noches donde no duerme o donde simplemente no entiendes por qué llora. La exaltación de ver cómo crece, como aprende cosas, y las lágrimas que se te asoman por los ojos cuando te dice por primera vez mamá o mami.

Todas esas cosas se sienten exactamente igual cuando eres la mamá que gesta a tu hijo o la que no. Todas esas cosas se sienten exactamente igual si en el libro de familia figuras como mamá legal o ni apareces. Un papel no cambia las cosas, pero a la vez, lo cambia todo.

En España hace más de 15 años, y en Perú, no existe el matrimonio igualitario ni la filiación de hijos. Si tú y tu pareja tenéis un hijo solo la que lo ha parido figurará como madre soltera de ese niño. Tú, su otra y legítima madre, no eres nadie ante la ley.

Si la madre gestante fallece, no tienes derechos sobre ese niño, si tu hijo está hospitalizado no tienes derecho a entrar. No eres nadie, aunque para tú hijo lo eres todo.

La Asociación de Familias Homoparentales Perú nació hace menos de dos años y ya tiene 170 miembros. Madres y padres que luchan por la igualdad, puesto que, por ejemplo, una pareja heterosexual puede inscribir a su hijo sin estar casados, y sin que haya pruebas, por ejemplo, de que el que figurará como padre lo sea realmente.

Para acercarte a esta realidad te contamos de tres familias de madres lesbianas y su lucha.

Jenny Trujillo y Darling Delfín

Esta pareja lleva 4 años luchando para ser reconocida como madres de su hijo Dakari. Nació en México y ahí si que se le reconoce como hijo de dos mamás. Pero el Estado peruano sigue con su negativa de no reconocerlas. Están emocionalmente agotadas pero no detendrán su lucha. Por su familia y por todas las demás.

Morayma Rejas Bonilla y Karenina Álvarez Johnson

Karenina Álvarez y Morayma Rejas
Karenina Álvarez y Morayma Rejas

Ellas cuentan, entre risas, que se conocieron en una cárcel, visitando a una amiga en común. En ese momento, hace 10 años atrás, Karenina tenía otra novia, con quien tuvo a su hija Zoe. Como no fue la madre gestante, al separarse, solo puede ver a su hija los fines de semana.

En 2016 se casó simbólicamente con Morayma. Juntas son madres de Diego, de 3 años. “Yo no considero que tenemos que esperar que haya una ley de matrimonio igualitario porque nuestras familias existen. […] Necesitamos una ley de comaternidad o copaternidad que nos ayude a poder tener algún poder sobre nuestros hijos. ¿Por qué Dieguito no puede recibir herencia de su otra mamá? ¿Por qué tiene que recibir herencia de una sola rama? ¿Por qué no puede llevar su apellido? Cuando en realidad su apellido es parte de su identidad”, dice Morayma, la mamá no gestante.

Vannia Gozzer Sánchez y Fiorella Henriquez Cruz

Vannia Gozzer Sánchez y Fiorella Henriquez Cruz

Esta pareja lleva ya 13 años de amor. Llevan 8 años planeando una familia, y por fin, después de tratamientos de reproducción asistida fallidos, después de muchas conversaciones entre ellas sobre cómo serían las cosas, qué pasaría si se separaban, cómo harían si una de ellas tenía que irse a trabajar fuera del país, después de todos los acuerdos el 20 de agosto nació Gianluca en Panamá.

“El primer obstáculo que va a tener Gianluca es que entrará como turista. Él merecería entrar con la nacionalidad peruana, pero él no va a poder entrar como peruano. Él tendrá que ingresar con su pasaporte turista panameño y va a tener que entrar y salir constantemente del Perú hasta que se logre alguna de las opciones, que es que pueda ser primero residente—que es el camino más “fácil” pero que también puede ser súper largo—, o logre la nacionalidad que podría durar años de años”, lamenta Gozzer.

Fuente: Madres Lesbianas, Diario El Diverso.

#Perú| MADRES LESBIANAS SE UNEN EN PERÚ PARA SER RECONOCIDAS COMO MADRES DE SUS HIJOS

Hace 15 años esto mismo sucedía en España. Era triste a la vez que indignante. Injusto.

Y lo más triste es que sigue sucediendo en la mayoría de los países del mundo. Que tú, una mujer lesbiana, decides tener un hijo con tu pareja, otra mujer.

La emoción y los nervios del tratamiento, la alegría de un positivo en el test de embarazo, la más sobrecogedora de felicidad de coger a tu recién nacido en brazos y verle la carita por primera vez. El agotamiento de las noches donde no duerme o donde simplemente no entiendes por qué llora. La exaltación de ver cómo crece, como aprende cosas, y las lágrimas que se te asoman por los ojos cuando te dice por primera vez mamá o mami.

Todas esas cosas se sienten exactamente igual cuando eres la mamá que gesta a tu hijo o la que no. Todas esas cosas se sienten exactamente igual si en el libro de familia figuras como mamá legal o ni apareces. Un papel no cambia las cosas, pero a la vez, lo cambia todo.

En España hace más de 15 años, y en Perú, no existe el matrimonio igualitario ni la filiación de hijos. Si tú y tu pareja tenéis un hijo solo la que lo ha parido figurará como madre soltera de ese niño. Tú, su otra y legítima madre, no eres nadie ante la ley.

Si la madre gestante fallece, no tienes derechos sobre ese niño, si tu hijo está hospitalizado no tienes derecho a entrar. No eres nadie, aunque para tú hijo lo eres todo.

La Asociación de Familias Homoparentales Perú nació hace menos de dos años y ya tiene 17 miembros. Madres y padres que luchan por la igualdad, puesto que, por ejemplo, una pareja heterosexual puede inscribir a su hijo sin estar casados, y sin que haya pruebas, por ejemplo, de que el que figurará como padre lo sea realmente.

Para acercarte a esta realidad te contamos de tres familias de madres lesbianas y su lucha.

Jenny Trujillo y Darling Delfín

Dakari y sus dos mamás

Esta pareja lleva 4 años luchando para ser reconocida como madres de su hijo Dakari. Nació en México y ahí si que se le reconoce como hijo de dos mamás. Pero el Estado peruano sigue con su negativa de no reconocerlas. Están emocionalmente agotadas pero no detendrán su lucha. Por su familia y por todas las demás.

Morayma Rejas Bonilla y Karenina Álvarez Johnson

Karenina Álvarez y Morayma Rejas
Karenina Álvarez y Morayma Rejas

Ellas cuentan, entre risas, que se conocieron en una cárcel, visitando a una amiga en común. En ese momento, hace 10 años atrás, Karenina tenía otra novia, con quien tuvo a su hija Zoe. Como no fue la madre gestante, al separarse, solo puede ver a su hija los fines de semana.

En 2016 se casó simbólicamente con Morayma. Juntas son madres de Diego, de 3 años. “Yo no considero que tenemos que esperar que haya una ley de matrimonio igualitario porque nuestras familias existen. […] Necesitamos una ley de comaternidad o copaternidad que nos ayude a poder tener algún poder sobre nuestros hijos. ¿Por qué Dieguito no puede recibir herencia de su otra mamá? ¿Por qué tiene que recibir herencia de una sola rama? ¿Por qué no puede llevar su apellido? Cuando en realidad su apellido es parte de su identidad”, dice Morayma, la mamá no gestante.

Vannia Gozzer Sánchez y Fiorella Henriquez Cruz

Vannia Gozzer Sánchez y Fiorella Henriquez Cruz

Esta pareja lleva ya 13 años de amor. Llevan 8 años planeando una familia, y por fin, después de tratamientos de reproducción asistida fallidos, después de muchas conversaciones entre ellas sobre cómo serían las cosas, qué pasaría si se separaban, cómo harían si una de ellas tenía que irse a trabajar fuera del país, después de todos los acuerdos el 20 de agosto nació Gianluca en Panamá.

“El primer obstáculo que va a tener Gianluca es que entrará como turista. Él merecería entrar con la nacionalidad peruana, pero él no va a poder entrar como peruano. Él tendrá que ingresar con su pasaporte turista panameño y va a tener que entrar y salir constantemente del Perú hasta que se logre alguna de las opciones, que es que pueda ser primero residente—que es el camino más “fácil” pero que también puede ser súper largo—, o logre la nacionalidad que podría durar años de años”, lamenta Gozzer.

Fuente: Madres Lesbianas, Diario El Diverso.

#Perú| retrocede en derechos LGBT por homofobia

#Homofobia | #PJ desechó Regla N°4 de la adhesión al pacto internacional de Brasilia sobre Acceso a la Justicia de Personas en Condición de Vulnerabilidad. “En condiciones normales la orientación solo puede ser de carácter heterosexual”, argumentó juez Arévalo”

Fuente: Mano Alzada, Diario El Diverso

#Perú| Almudena, de 7 años y su impactante discurso sobre el Orgullo LGBT

Almudena García B. tiene 7 años, una sonrisa gigante y una claridad envidiable sobre el Orgullo LGBT, tanto que nos sorprende.

“El día del Orgullo se festeja para visibilizar a aquellas personas que han tenido etapas difíciles en sus vidas, que se han sentido mal, discriminados por la sociedad o no queridos por su familia” … así comienza esta pequeña, oriunda de Perú, a contarnos sobre el 28 de junio en un vídeo de Instagram que ya lleva 80 mil  visualizaciones.

Emociona escuchar como a sus 7 años tiene todo tan claro, y muchos adultos que nos rodean intentan envenenar con sus discursos de odio.

Para ella, este día es para decir “cómo son, quererse a sí mismos y decirlo de una manera más amplia y clara”. Y nosotros nos preguntamos: ¿hay una forma más clara para explicarlo?, definitivamente no.

Esta pequeña, en su Instagram @Almu_te_cuenta nos explica en solo 2:20 minutos la importancia de celebrar y visibilizar el amor y las diferencias que existen mediante un cuento que habla de niños trans.

Pero no solo eso, también pide a todos los integrantes de las familias que les enseñen a sus pequeños que existe la diversidad y que no está mal, porque “diferente significa especial”.

Y como si fuera poco su claridad envidiable sobre el Orgullo LGBT, termina pidiendo “que más personas lleven esta bandera (arcoíris) en el pecho y que cada vez haya más aliados”.

Fuente: Oveja Rosa, Diario El Diverso

#Perú| «Tienes que estar Orgulloso de ser quién eres para que alguien también esté orgulloso de conocerte»

Se va haciendo de noche cuando toco el timbre en un departamento ubicado en la urbanización de Chacarilla, una zona tranquila de Lima, Perú. Andreé y Diego son quienes me reciben y me invitan a entrar a su casa.

Empezamos a charlar y me cuentan que ya van a cumplir cinco años de casados. Sin embargo, en el caso de ellos, no fue igual que para cualquier otro matrimonio. Perú, el país que los vio nacer, no acepta su unión, motivo que los llevó a subirse a un avión para viajar 8 horas y poder casarse en Nueva York, donde sí se acepta la familia que ellos querían formar.

¿Qué es para ustedes una familia?

D: Una familia es compañerismo, es amor, es tener a alguien que va a estar contigo en las buenas y en las malas.

A: Es donde me siento cómodo, donde puedo ser yo mismo sin pensar en nada más, o sea, ser realmente 100% genuino y saber que va a ser bien recibido.Andee y Diego en su casa

Andee y Diego en su casa

¿Y si tuvieran que elegir solo una palabra?

D: Una sola es difícil, pero yo te diría: amor. Si no hay amor, no hay familia. Es bien difícil porque realmente la familia es la que tú escoges, no necesariamente es con la que hayas venido al mundo. Entonces, para escoger a alguien tiene que haber ese amor incondicional.

A: Yo diría: complicidad. Lo que dice Diego es cierto, si no hay amor, no va a funcionar, pero… complicidad porque es la persona que te entiende simplemente mirándote, que te quiere ida y vuelta.

D: Literal, era la otra palabra que estaba pensando.

¿Cómo se formó y cómo es su familia?

D: Bueno, somos nosotros dos, pero yo creo que abarcamos mucho más. Tenemos la suerte de que tanto del lado de Andreé como de mi lado, toda nuestra familia es súper unida y siempre está ahí. Nos vemos, por lo menos del lado de mi mamá, mi hermano y su pareja, dos veces a la semana. Su mamá está acá varios meses al año viviendo con nosotros. Entonces es una familia grandota que se quiere un montón, además.

A: ¿Y cómo se formó?… Yo creo que no fue realmente muy difícil hacer que funcione, pero tampoco es que fue súper fácil. Cuando Diego y yo nos conocimos y decidimos estar juntos, lo primero más importante para nosotros fue ver si funcionábamos en nuestras mutuas familias. Y al darnos cuenta que fue tan fácil, en realidad fue creciendo poco a poco y, como dice Diego, funciona. Somos no solo nosotros dos sino que somos bastantes detrás que hacen una gran familia feliz.

¿Qué debería cambiar en Lima o Perú para que todos consideraran a su familia como tal?

D: La educación, sobre todo. Es un país súper machista. Sorprende que cuando uno quiere hacer un avance en la educación para poder promover políticas de igualdad de género, etc., haya todavía grupos grandes que se oponen a esto. Que, por políticas religiosas, o lo que fuera, quieren imponer su punto de vista y no se dan cuenta que están haciendo mucho daño. No solamente para aceptar a familias como la nuestra, sino en diferentes aspectos, como para permitir que las mujeres tengan igualdad de oportunidades, que las personas trans puedan vivir su identidad como quieran… en fin, diferentes cosas que parten de la educación.

A: A la educación le sumaría la cultura. Me doy cuenta que la gente más culta, con más mundo, que ha salido más, que ha viajado más, es mucho más receptiva, no se sorprende con lo que ve. No sé si es porque al tener más cultura tu mentalidad está más homogeneizada, no se, eres mucho más receptivo. Entonces, al tener eso me parece que uno va a poder entender que todos somos iguales. Simplemente no por pensar distinto soy realmente distinto a ti. Somos distintos en un montón de cosas, pero estamos en un país que tiene un tema cultural muy arraigado, muy machista, muy religioso también, que hace que muchas veces las cabezas se cierren.

Lima es la ciudad en donde, durante el 2016, nace el “Con mis hijos no te metas”, un movimiento social que buscaba hacerle frente al intento de implementar el enfoque de género en la educación y otros ámbitos de la administración pública. Según este movimiento, el objetivo final era el de “homosexualizar” a la población peruana, rompiendo así el núcleo de todas las familias.

Es dentro de esta sociedad que Andreé y Diego forman y viven su familia, una familia homosexual en la que remarcan que lo importante es el amor y la complicidad. Ese amor y complicidad que, lamentablemente, aún le faltan conocer a una gran cantidad de personas en el Perú.

Ahora sí el tiempo de la entrevista se nos va terminando, pero aún creen que es importante agregar algo más:

D: Yo creo que es importante también visibilizar las familias como la nuestra. Que, únicamente por la educación en general, no esperemos que vaya a cambiar rápidamente la sociedad; sino que hay que mostrar y normalizar el hecho de que existen este tipo de familias y es un poco lo que hemos estado haciendo… luchando para que se nos reconozcan todos esos derechos. Entonces, cuando la gente empiece a familiarizarse y a ver que en su entorno normal hay familias como la nuestra, también van a empezar a abrir su cabeza y a aceptarnos.

A: También creo que sentirse orgulloso de quien eres. Vivimos realmente una vida 100% normal. Él trabaja, yo trabajo, trabajamos también juntos. Recibimos clientes de todo tipo y de todo estrato social o rango, y a veces te dicen: “¿cómo está tu esposa?”. Y cuando le dices con una sonrisa y tan seguro de ti mismo: “no tengo esposa, tengo esposo”, la única respuesta puede ser: “oye, que mostro, que bien”, y seguir como si nada. Tienes que estar orgulloso de quien eres para que alguien también este orgulloso de conocer a alguien así.

Fuente: El ClosetLGBT, Diario El Diverso

#Perú| Ser madres lesbianas en Perú: “Pedimos los derechos que tiene el vecino, que tiene todo el mundo”

Es verano en Lima, Perú, hace calor y estamos en el patio de un edificio del barrio de Miraflores, cuando entran Morayma y Karenina con sus hijos.

Entre juegos y risas, Morayma nos cuenta que Zoe siempre se ríe y dice que su novio tendrá cuatro suegras. Karenina, por su lado, ayuda a Diego con unos juguetes que tiene.

Mientras los niños juegan, charlamos sobre la familia con sus dos mamás. Ambas opinan igual, el amor es importante en una familia, mientras que el respeto y la empatía son lo que le siguen.

“Amor… los valores”, remarca Karenina, mientras que Morayma hace énfasis en que “los valores son definitivamente algo muy fuerte. Es algo que te enseña alguien que te quiere mucho, alguien que quiere que tú seas una excelente persona”.

¿Qué es una familia para ustedes?

K: Donde hay amor hay familia, es algo que nosotras siempre decimos. El amor es la base, el respeto es tu núcleo, esa es la manera como tu quieres dejar lo mejor de ti y transmitir lo mejor de ti, y lo que no fue mejor en ti también, y que sabes que esta ahí.

M: Familia es ese todo que te hace luchar por una mejor vida para tus hijos, para tu esposa, como en nuestro caso. Siempre pongo mi ejemplo, vengo de una familia de mamá-papá y somos 8 hijos.

Lo que siempre he visto en mi casa, en mi hogar, en mi familia, ha sido el respeto hacia cada uno de los que conformábamos esa familia; el amor entre mis padres que ha sido muy bonito para todos nosotros y que lo aplicamos ahora ¿no? Siempre vas aplicando lo que has tenido en tu familia.

¿Cómo empezó su familia?Zoe y Diego

Zoe y Diego

M: Nuestra familia empezó en el año 2014, cuando nos hicimos novias, ya veníamos saliendo un poco antes, pero en el 2014 decidimos casarnos, un matrimonio simbólico porque decidimos casarnos para darle formalidad a nuestra unión que ya estaba. Una formalidad entre comillas porque nuestro matrimonio es simbólico, tampoco nos podemos casar legalmente acá. Pero ya pensábamos no en Diego como Diego, sino en un bebé, aparte de Zoe, obviamente.

K: Zoe es hija nuestra pero antes de esto yo estaba con la mamá biológica de ella. Tuve un primer matrimonio con la otra mamita y, lógicamente, las cosas no funcionaron. Después nosotras decidimos estar juntas y tener a Dieguito.

Ella desde que conoció a Zoe también fue la luz de sus ojos – “mi hijita”, dice Morayma mientras se sonríe-.

Pero yo creo que no es que hayamos decidido ser familia, es que ya lo éramos porque yo ya estaba con Zoe; y más bien decidimos hacerla crecer con Dieguito.

Mientras hablan, Zoe y Diego siguen divirtiéndose juntos. Ella lo cuida y juega con él. Sus mamás, aunque pendientes de ellos dos, no olvidan hacer hincapié en lo difícil que es ser una familia homoparental en un país como Perú, donde las leyes no las amparan.La familia

Familia es amor

¿Qué debería cambiar en Lima o en Perú para que todos puedan entender que ustedes son una familia?

K: Primero que nada yo creo que la visibilidad básica, si no salimos más familias a decir que acá estamos, que existimos, no se van a dar los cambios. Las personas temen a lo que no conocen, a lo que no ven cerca, es una forma a veces trillada, pero es cierto. Y en cuanto a la sociedad, bueno, simplemente respetar, respetar y tratar de ser un poco mas inclusivos, tratar de informarse sobre todo porque juzgan mucho sin conocer.

M: En el Perú somos bastantes familias homoparentales y, sin embargo, las que se quieren exponer, o visibilizar, son muy pocas. Entonces sí, necesitamos que cada vez más gente se sume a ésta… no quiero decirle lucha porque no debería ser una lucha, pero sí es una lucha de nuestros derechos, de hacerse visibles para que nos reconozcan los derechos que nos corresponden y que no se da. Seguimos sin tener matrimonio civil, unión civil, seguimos sin ningún derecho que nos ampare, nosotras estamos casadas y cuando a mí me preguntan mi estado civil yo tengo que decir que soy soltera porque legalmente soy soltera. No creo que sea justo. Y lo mismo pasa en todo nuestro día a día. Hace poco nos preguntaba alguien: ¿alguna vez te han discriminado?, y nosotras vivimos discriminadas siempre. No solamente como familia, sino como individuos.

La gente no se pone en nuestros zapatos cuando hablamos de nuestra familia, la gente no se pone a pensar lo que nosotras vivimos día a día con ellos, cuando queremos salir del país que tenemos que llevar papeles y papeles y papeles, permisos… y nos exponemos a que delante de ellos nos digan que nosotros no somos una familia, o que a Kare le digan: “oye, tu no eres la mamá”, porque la mamá biológica no está.

Son cosas que la gente no sabe, pero esa es nuestra realidad. Y nosotras no vamos a dejar de ser quienes somos o dejar de tener nuestra familia porque al resto no le gusta.

K: Pero no solamente es el hecho de hacer valer tu amor, por decirlo así, es que es todo lo que conlleva: el derecho a heredar, el derecho a que si estás pasando por una terrible situación donde alguna de las dos personas está en los últimos momentos de su vida, está en Unidad de Cuidados Intensivos o está en alguna situación de salud complicada, la otra persona ni siquiera tiene derecho a ingresar, porque no está casado o porque simplemente no tienen una relación sanguínea.

Nuestros hijos… Zoe no lleva mi apellido y Diego lleva el apellido de Morayma como segundo nombre.

Aparte de que nos matan, todos los días. De repente acá en Lima no lo vemos o no lo cuentan, pero en provincia matan todo el tiempo a los chicos gais. Hasta casos de padres que matan a sus hijos: “te prefiero muerto antes que gay”.

Es terrible, más allá del tema del matrimonio, es todo, es todo.

M: A nosotras no nos gusta hablar mucho de política, pero sí hay cosas que tienen que cambiar, bastante, en nuestro país para que nosotras podamos vivir tranquilas y seguras.

Esta palabra que yo te digo que para mi es lo más importante en la vida que es ‘empatía’, el Estado no lo tiene, el Estado no es empático con sus ciudadanos, no es empático conmigo. Mi Estado… el país donde yo he nacido, yo no existo para él.

Mientras que yo sea como ellos quieren que sea, existo, me reconocen mis derechos; pero sino no y no puede ser.

Nosotras nos pasamos la vida diciéndole a nuestros hijos: “tú tienes que ser feliz como tú te sientas feliz y tienes que ser siempre quien eres”, obviamente sin hacerle daño a nadie, que es lo principal y eso creo que es entre heterosexuales, gais o lo que fuera que sea tu orientación. Pero eso no se da con nosotras, entonces la visibilidad, la empatía son cosas que tienen que cambiar; las leyes lo primero, en nuestro país, en donde se nos reconozca.

K: No pedimos nada, no pedimos privilegios, es pedir los derechos que tiene el vecino, que tiene todo el mundo.

Mientras hablamos de cosas tan simples como el amor, empatía y respeto o los derechos, esas cosas simples que la gran mayoría de las personas tienen, siempre y cuando sean heterosexuales… los niños se acercan a la cámara y sus mamás les preguntan qué es una familia para ellos… Zoe, con un poco de vergüenza, nos deja saber que “es un grupo de personas muy grande que se aman y que se respetan como son”, Diego aporta que “una familia es amor” y Karenina, olvidándose un poco de la entrevista, los mira a los tres, los abraza y les dice: “para mí, una familia son ustedes, lo más importante de mi vida”.

Fuente: Oveja Rosa, Diario El Diverso

#Perú| Trans masculinos temen agresiones en estado de emergencia y alzan la voz [VIDEOS]

En el segundo día de iniciada la nueva medida de restricción que divide el tránsito en base al sexo, se han registrado más de cinco denuncias de abuso policial contra la comunidad trans en varias ciudades de Lima.

Efectivos policiales han hecho caso omiso a lo dicho por el presidente Martín Vizcarra, quien aseguró que Las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional que hacen el control durante el aislamiento social obligatorio no abusarían de su poder y no realizarían ninguna “medida de carácter homofóbico en absoluto”. De esta manera aseguraba que las personas trans estarían protegidas durante su Gobierno.

Pero es otra la realidad. En diversos distritos de Lima se han registrado intervenciones innecesarias hacia personas trans, que han decidido salir en el día en el que pueden salir las mujeres, ya que ellas son y se sienten mujeres.

El mandatario también indicó que no se pediría el documento de identidad (DNI) durante las intervenciones. Aún así los uniformados han continuado haciéndolo e incluso les piden un pase de tránsito sabiendo que este no es necesario cuando se sale para hacer las compras de alimentos o medicamentos.

Por si esto fuera poco, se burlan de su identidad, basándose en lo que indica su DNI, ignorando que muchas de ellas aún no han logrado cambiarse de nombre por lo difícil que resulta hacerlo en nuestro país y el largo proceso que deben seguir.

LA VOZ DE LOS HOMBRES TRANS

Santiago Balvín Gutiérrez, feminista y trans masculino pide que se respete y se le dé el lugar que le corresponde a la comunidad trans que por mucho tiempo ha sido ignorada por el Estado peruano.

“Para mí esta es una deuda histórica para con la comunidad trans, el trato digno por parte de funcionarios/as públicos. Se necesita un protocolo para que estos sucesos de maltrato no sucedan. Un protocolo, que no te exponga a violencia, que no sea invasivo y que en todo momento haga respetar el derecho a la identidad”, sostiene Santiago, quien conoce sus derechos. Sabe que no basta un protocolo que los proteja, también hace falta verdaderas sanciones para quienes hostiguen a las personas transgénero .

“El Ministerio del Interior en su manual de derechos humanos tiene prohibida la discriminación por orientación sexual e identidad de género, pero esto en la realidad no se cumple. La clara evidencia es que Vizcarra, decreta algo que no se está cumpliendo en la práctica. No solo deben haber protocolos sino sanciones a quienes maltraten y violenten a personas trans”, refiere.

El joven activista siente que la justicia está fuera de su alcance y de muchas personas que como él buscan día a día labrarse un futuro donde su identidad sea respetada, donde más allá de cómo los ven, los traten como lo merecen, como lo merece cualquier persona. Con respeto.

El temor en los trans masculinos existe y es una realidad. Ya no saben si saldrán el día en el que se sientan más cómodos pues temen recibir insultos, acoso y otros improperios y no solo de las FF.AA. y policía, sino también deben lidiar con la agresividad de los hombres que creen tener más derechos que ellos.Policía Nacional del Perú@PoliciaPeru · 

La @PoliciaPeru condena firmemente cualquier tipo de discriminación, por lo que lamenta el incidente ocurrido con dos integrantes de la comunidad LGTBI durante un control policial en el marco de la medida de aislamiento social obligatorio. (1/5)

Ver imagen en Twitter

Rouse Aguilar Flores@RouseAguilarFl1

Acaban de detenerme por qué segun este suboficial es por lo que indica el DNI

Video insertado

572Información y privacidad de Twitter Ads564 personas están hablando de esto

Fuente: Perú 21, Diario El Diverso

#Perú|#8M Por qué la lucha feminista también tiene que ser LGBT+

Todos los 8 de marzo se celebra el paro feminista que nos recuerda la historia de la lucha de las mujeres por el reconocimiento de sus existencias y sus derechos.

A pesar de que es una fecha en que muchas marcas y empresas aprovechan para hacerse un baño de popularidad ante un mal entendido “día de la mujer” ofreciendo flores, regalos, ofertas y descuentos, la fecha es conmemorativa de una lucha contra la discriminación histórica que sufrimos aquellas personas que nos identificamos como mujeres o somos percibidas como tales.

Sin embargo, en esta historia de reivindicación de derechos, muchas figuras han sido invisibilizadas porque sus formas, conductas o cuerpos no se alinean con la idea hegemónica de “ser mujer”.

Pensemos en la lucha feminista: ¿qué tipo de demandas son las más populares?, ¿qué tipo de cuerpos se vuelven representativos de esta lucha?, ¿qué feministas salen en los medios?, ¿qué forma de lucha se celebra y qué forma de lucha se tilda de agresiva y poco estratégica?

La interseccionalidad en la lucha feminista

Cuando pensamos en “mujer” (o cuando los medios piensan en mujer) se nos activan estereotipos hegemónicos, borrando aquellas formas de feminidad o cuerpos feminizados violentados por el sistema jerárquico que impone el género.

Sí, el patriarcado es un sistema que es importante definir, identificar y deconstruir. Pero a veces, incluso desde el feminismo, nos olvidamos que no es el único sistema que opera sobre las personas.

El racismo, el clasismo, la homofobia y la transfobia transforman las experiencias de las distintas formas de feminidad. Así, la experiencia de una mujer cisgénero de clase media es diferente a la experiencia de una mujer transgénero afrolatina ante la violencia machista.

La historia nos ha enseñado que el acceso a recursos nos ubica en diferentes puntos de partida en la sociedad. Este tipo de análisis que amplía la visión del feminismo a uno más inclusivo y acorde a la realidad se llama interseccionalidadNo podemos articular una lucha que busque erradicar la opresión por el género sin reconocer que es parte de un sistema más grande de jerarquización y discriminación.

La raza, la clase y la sexualidad son aspectos de la identidad de las personas que modifican su experiencia con el género. Y las personas LGBTIQ+ son aquellas que por excelencia desafían las normativas del patriarcado.

Las personas intersexuales, las queer, las personas transgénero y aquellas que tienen conductas y afectos que salen de la heternormatividad, forman un conjunto de cuerpos que se revelan ante el mandado del orden sexista que se nos impone al momento de nacer.

La idea de transitar en el género implica el cuestionamiento del presupuesto rígido de que la identidad de género es un atributo fijo y estable en el tiempo. Algo que el conservadurismo y el determinismo biológico no se cansan de decir (“uno nace mujer u hombre, no hay tercer sexo”), pero que todo el tiempo se prueba, por nuestra propia existencia, como un error. Existimos, y eso basta para demostrar que la rigidez de la sexualidad es falsa.

Por ello, es lógico que la lucha feminista esté intrínsecamente relacionada con la lucha LGBTI, ya que la transfobia y la homofobia son formas de violencia de género.

¿Cómo hacer una lucha feminista inclusiva?

El feminismo es un movimiento que busca cambiar el paradigma patriarcal de la sociedad, con muchas estrategias y formas. Homogenizar el feminismo es imponerle las mismas reglas que intenta romper.

Hablar de solo dos sexos o género, hablar solo desde la heterosexualidad o el cisgenerismo, o invisibilizar las experiencias de racismo o de determinadas poblaciones para “evitar el separatismo” es una forma de borrar la diversidad intrínseca del movimiento feminista.

Reconocer las diferencias no implica separatismo: todas las personas afectadas por la violencia machista tienen una historia que contar y una experiencia determinada por el lugar que ocupan en el mundo. Asegurarnos de que en nuestros espacios de lucha incluyamos a todas las feminidades y cuerpos que son violentados a causa del sexismo es una forma de promover la diversidad y que las voces menos privilegiadas tengan un espacio para ser escuchadas.

La lucha feminista es una lucha por la liberación de todas las formas de opresión por el género, en las diferentes formas en que esta se pueda presentar. Ninguna agenda es más importante que la otra, sin embargo, existen voces en el feminismo que capitalizan la lucha centrada en solo un tipo de mujer, y solo un tipo de cuerpo y opresión.

Como feministas, tenemos la obligación de revisar y reconocer si caemos en discursos racistas, homofóbicos, transfóbicos y clasistas que están normalizados en la sociedad. Reconocerlos es parte del camino hacia una sociedad más igualitaria, ignorarlos es caer en las mismas prácticas opresivas que decimos combatir.

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso