#Europa| ¡Histórico! Alemania prohibe «terapias» de conversión LGBTQ

La causa no descansa durante la pandemia. Después de varios meses de estar en la lista de pendientes, el parlamento alemán ha aprobado una ley que hace ilegales los Esfuerzos por Corregir la Orientación Sexual e Identidad de Género (ECOSIG), que también son mal llamadas “terapias de conversión”, en menores de edad.

Quienes infrinjan esta ley enfrentarán hasta un año de cárcel o una multa de 30,000 euros. Además, los padres o tutores legales que lleven a menores de edad a someterse a este maltrato también serán sujetos de castigo bajo esta nueva ley. Algunos miembros de la oposición han criticado la ley, pero argumentando que debería de protegerse no nada más a los menores de edad, sino hasta los 27 años.https://tpc.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

El ministro de salud Jens Spahn dijo que esta ley es una “señal importante de la sociedad para todos aquellos que están inseguros de su homosexualidad: está bien ser quien eres.”

Los ECOSIG, tristemente muy difundidos en todo el mundo, no han mostrado tener efectividad, sino ser un espacio de abuso psicológico, físico, y su único resultado ha sido incrementar niveles de ansiedad, depresión, y de intentos de suicidio.

“La homosexualidad no es una enfermedad, así que decirles ‘terapias’ es engañoso. Estas autonombradas ‘terapias’ dañan a la gente, en lugar de mejorarla”, añadió Spahn.

Alemania es apenas el quinto país en aprobar una ley para prohibir este tipo de prácticas. Sólo en Suiza, y en regiones de Australia, Canadá, y Estados Unidos se ha buscado proteger a los menores de edad LGBTQ de estas prácticas por medio de leyes.

Fuente: Oveja Rosa, Diario El Diverso

#Europa| Nueva ley alemana: Prohibido intentar «convertir» a tus hijos gays y lesbianas en heterosexuales

Empezamos la semana con una gran noticia. En tiempos de pandemia, preocupación, dolor, confinamiento e incertidumbre, nos encanta dar noticias esperanzadoras.

Como ya sabéis aún hay gente que piensa que la orientación sexual es algo que se puede cambiar. Aún en 2020 escuchamos cosas aberrantes como que la homosexualidad es producto de algún trauma, de no haber tenido una imagen paterna o materna fuerte en la infancia, y en los más altos límites de la lesbofobia e ignorancia escuchamos, por ejemplo, que las mujeres «se hacen lesbianas« porque son feas, porque los hombres las ignoran o porque está de moda.

Esto, sumado a ese movimiento impulsado por la extrema derecha de «con mis hijos no te metas», «yo educo a mis hijos», el pin parental, etcétera, como excusa para que no reciban en sus centros educativos información sobre educación y diversidad sexual, es realmente descorazonador. 

No solo por esos niños y niñas LGTB que crecen en familias homófobas y tránsfobas, también porque los niños que son educados de una manera tan intolerante, seguramente se convertirán en adultos intolerantes que harán más difícil la vida de personas con orientación sexual e identidad de género diferentes.

Hace unos meses os contamos que Gales dio un gran paso, prohibió a los padres y madres que pudieran impedir que sus hijos recibieran educación sobre diversidad sexual, sexualidad en general e identidad de género.

Hoy os contamos de otra gran paso que da, esta vez, Alemania: prohíbe a los padres llevar a sus hijos a terapias de conversión.

Las mal llamadas «terapias de conversión» son una verdadera tortura psicológica (y a veces física) que reciben los jóvenes LGTB con el fin de «convertirlos» en heterosexuales o cisgénero.

Alemania será la quinta nación en prohibir la terapia de conversión, uniéndose a MaltaEcuadorBrasil y Taiwán, señala OutRight. Canadá está considerando una prohibición a nivel nacional, y en los Estados Unidos, 20 estados han prohibido el uso de la práctica en menores, al igual que más de 70 ciudades y condados.

La muy recomendable película Boy Erase habla sobre estas terapias y está basada en un hecho real. «But Im a cheerleder» es otra película que habla del tema aunque no desde el drama, sino que desde el humor negro.

Fuente: Oveja Rosa, Diario El Diverso

#Europa| La cantante británica Adele está irreconocible con su nueva figura

Después de cinco meses sin publicar ninguna imagen en su cuenta de Instagram, la cantante británica Adele reapareció el martes con motivo de su 32 cumpleaños.

Y horas después sigue siendo de lo más comentado en las redes sociales, pues la fotografía muestra a una Adele radiante y con una figura más esbelta que nunca.

La artista culmina así un cambio de look que ha ido desarrollando a lo largo de los últimos años, coincidiendo con su separación de Simon Konecki, su pareja durante siete años y padre de su hijo Angelo.

Vestida con un ajustado y corto vestido negro con volumen en las mangas, Adele muestra sus piernas en una imagen tomada en un jardín dentro de un círculo dorado de flores.

Gracias por todo el amor en mi cumpleaños. Espero que estén todos sanos y salvos durante estos tiempos locos”, ha dicho Adele en su mensaje de Instagram.

Y ha añadido: “Me gustaría agradecer a los trabajadores en primera línea y esenciales que están manteniéndonos a salvo mientras arriesgan sus vidas. Son de verdad nuestros ángeles”.

Mientras tanto, el mundo sigue esperando el cuarto disco de Adele para dar continuidad a su triunfal carrera tras 19 (2008), 21 (2011) y 25 (2015).

Fuente: El Universo, Diario El Diverso

#Europa| Ex-Papa Benedicto XVI compara al Matrimonio Homosexual con el anticristo

El papa emérito Benedicto XVI, conocido por sus posiciones tradicionalistas, afirma que sus detractores quieren “hacerlo callar” y compara al matrimonio homosexual con el “anticristo”, en una biografía autorizada publicada el lunes en Alemania.

Fuente: Ecuavisa, Diario El Diverso

#Comunidad| Parejas LGBT y heterosexuales, con igualdad de derechos de residencia en Europa

El cónyuge homosexual de un ciudadano europeo tiene los mismos derechos que un heterosexual cuando pide un permiso de residencia en la Unión Europea (UE), independientemente de su nacionalidad y de si el Estado donde solicita la residencia reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo.

“Aunque los Estados miembros tienen libertad para autorizar o no el matrimonio homosexual, no pueden obstaculizar la libertad de residencia de un ciudadano de la Unión denegando a su cónyuge del mismo sexo” el derecho de residencia, indicó en un comunicado el Tribunal de Justicia de la UE (TJUE).

La opinión del alto tribunal fue celebrada por las asociaciones en defensa de los derechos de los homosexuales, como la Asociación Internacional de Gays, Lesbianas, Bisexuales, Tras e Intersexuales (ILGA) como una “decisión histórica” para los derechos de las parejas del mismo sexo.

Para Evelyne Paradis, de la ILGA, “la igualdad, la equidad y el pragmatismo fueron el centro del veredicto” del tribunal con sede en Luxemburgo, que confirma que todas las familias “deben ser reconocidas por igual a ojos de la ley sobre la libre circulación”.

Dieciséis países de la UE reconocen el matrimonio homosexual y algunos otros instauraron una unión civil, si bien la mayoría de países del este no autorizan ninguna de estas posibilidades.

Con el fallo, el TJUE responde de hecho a la duda planteada por el Tribunal Constitucional rumano, que debe pronunciarse sobre el caso de Robert Clabourn Hamilton, un ciudadano estadounidense que contrajo matrimonio con el rumano Relu Adrian Coman en Bruselas en 2010.

¿Quién puede ser ‘cónyuge’?

La clave del fallo está en la noción de ‘cónyuge’. Rumanía informó en 2012 a la pareja que Hamilton sólo podría obtener un derecho de residencia de tres meses, y no permanente, porque Rumania no reconoce los matrimonios entre personas del mismo sexo y, por tanto, no puede ser considerado como el “cónyuge” de Coman.

Sin embargo, para los magistrados del alto tribunal europea, el concepto de cónyuge es “neutro desde el punto de vista del género, por lo que puede incluir al cónyuge del mismo sexo”, según la directiva europea sobre el ejercicio de la libertad de circulación.

El Tribunal Constitucional de Rumanía, país donde se despenalizó la homosexualidad a principios de los años 2000, deberá ahora zanjar el caso. “Estamos determinados a ir hasta el final”, dijo Relu Adrian Coman.

“Podemos ahora mirar a los ojos de todo agente público en Rumania y en toda la UE con la certeza de que nuestra relación es tan especial y pertinente en lo que respecta a la libertad de circulación dentro de la UE”, agregó el marido del estadounidense Robert Clabourn Hamilton.

La decisión de la justicia europea no obliga a los países que no permiten las bodas entre personas del mismo sexo a hacerlo, sino que establecen simplemente la obligación para un país de reconocer un matrimonio concluido en otro Estado miembro, incluso si es entre homosexuales.

Esto “no afecta a la institución del matrimonio en ese primer Estado miembro”, según el alto tribunal. En cambio, no reconocerlo en este marco puede ser considerado como una traba a la libertad del cónyuge de “circular libremente” en la UE.

La Comisión Europea celebró las “útiles aclaraciones” de los magistrados del TJUE “para evitar la discriminación” de las parejas homosexuales, aunque precisó que la política sobre familias, como regular las bodas entre personas del mismo sexo, compete a los diferentes países.

A instancias de asociaciones próximas a la poderosa Iglesia ortodoxa, Rumanía se prepara así para organizar una referéndum que impida las bodas homosexuales, definiendo claramente el matrimonio como la “unión entre un hombre y una mujer” y no “entre esposos” como ocurre actualmente.

 

El cónyuge de un europeo homosexual puede residir en toda la Unión Europea

Independientemente de si el país en el que residen reconoce este tipo de uniones, según el Tribunal de Justicia de la UE

El cónyuge de un ciudadano europeo tiene derecho a residir en el mismo país de la Unión Europea (UE) que su pareja, independientemente de si el país reconoce el matrimonio homosexual, ha informado hoy el abogado general del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE).

Una persona con una nacionalidad de fuera de la Unión, según Melchior Wathelet, “puede también residir permanentemente en el territorio del Estado miembro en que su cónyuge se ha establecido en su condición de ciudadano” de la UE, indicó el alto tribunal en un comunicado.

El abogado general, cuya opinión suelen seguir los magistrados del TJUE en su fallo posterior, se pronuncia así sobre una cuestión planteada por el Tribunal Constitucional de Rumanía.

Una decisión que se produce antes de resolver una demanda interpuesta por un matrimonio de hombres rumano-estadounidense. Ambos, que se casaron en Bruselas en 2010 y llevaron ante la justicia de este país del este de Europa la denegación de las autoridades rumanas de conceder el derecho de residencia al ciudadano estadounidense, solicitado en 2012. La razón era que no reconocen los matrimonios homosexuales en Rumanía.

En sus conclusiones, Wathelet estima que la cuestión central no es la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, “sino la libre circulación de los ciudadanos de la Unión”, que estipula el derecho del cónyuge de un europeo a vivir allí donde su pareja se haya instalado.

El abogado general considera además que la condición de “cónyuge” debe tener una interpretación “autónoma y uniforme” en todo el bloque y que el concepto, en virtud de la legislación sobre la libre circulación, debe considerarse “neutro desde el punto de vista del género” y del lugar del enlace.

La cuestión de cónyuge también estaría vinculada a la “vida familiar”, que contaría con protección de la Carta de Derechos Fundamentales de la UE, estima Wathelet, para quien, vista la evolución de las sociedades, debe dejar de aplicarse la jurisprudencia del TJUE sobre la idea de matrimonio como “una unión entre personas de distinto sexo”.

Dieciséis países de la UE reconocen el matrimonio homosexual y algunos otros instauraron una unión civil, si bien la mayoría de países del Este no autorizan ninguna de estas posibilidades. En Rumanía, la homosexualidad se despenalizó a principios de los años 2000.