#Uruguay| Más de 120 personas trans accedieron a pensión reparatoria en Uruguay

La Ley Integral para Personas Trans, aprobada en octubre de 2018, habilita un régimen reparatorio para las personas trans nacidas antes del 31 de diciembre de 1975 que hayan sido víctimas de violencia institucional y/o privadas de libertad debido a su identidad de género. Las solicitudes para acceder a esta prestación son recibidas y analizadas por la Comisión Especial Reparatoria, que se conformó en junio de 2019 con representantes de organismos públicos y de la sociedad civil.

Desde su creación hasta diciembre de 2020, la comisión aprobó 123 de las 198 solicitudes recibidas, según información del Ministerio de Desarrollo Social (Mides) a la que accedió la diaria. Del total de aprobadas, la mayoría (64) corresponde a personas que viven en Montevideo. Por otro lado, sólo cuatro fueron rechazadas y las otras 71 están en proceso de estudio.

El artículo 10 de la ley establece que podrán recibir la reparación quienes documenten que sufrieron “daño moral o físico” y que fueron “impedidas del ejercicio pleno de los derechos de la libre circulación, acceso al trabajo y estudio, debido a prácticas discriminatorias cometidas por parte de agentes del Estado”. En cambio, no podrán hacerlo las personas que sean titulares de una jubilación, pensión, retiro o subsidio transitorio por incapacidad parcial -salvo que prefieran la prestación reparatoria- o quienes perciban ingresos de cualquier naturaleza superiores a 15 bases de prestaciones y contribuciones (BPC) mensuales (que a febrero de este año superarían los 73.000 pesos). La prestación reparatoria para las personas trans equivale a tres BPC mensuales, un monto que con los valores vigentes equivale a 14.610 pesos. Es vitalicia y retroactiva.

Las solicitudes se reciben en un sobre cerrado en la oficina 707 de la sede central del Mides, en las Oficinas Territoriales de la cartera o a través del correo leytrans@mides.gub.uy. En principio, no es obligatorio reunir documentos o testigos: sólo es necesario presentar una fotocopia de la cédula y un informe detallado sobre el o los episodios de violencia institucional.

Recabar pruebas

A partir de ese material, la Comisión Reparatoria recaba pruebas para comprobar el relato. En general, el primer paso es un pedido de acceso a los fichajes del Ministerio del Interior (MI). Un obstáculo que puede presentarse allí es que la persona no haya quedado registrada y, por lo tanto, no se puede contar con la prueba documental. En ese caso, se pasa a la segunda vía subsidiaria, que es la testimonial. “Esta prueba es importantísima porque podemos contar con testigos que puedan dar veracidad de lo que esta persona cuenta, que hayan visto toda la situación y que hayan sido acompañadas, porque a veces se nos ha dado que son compañeras que han estado juntas en ese momento”, explicó a la diaria la directora de la División de Derechos Humanos del Mides, Rosa Méndez, que preside la comisión. La tercera es la “vía residual”, que consiste en una declaración jurada con el relato de la situación vivida.

Méndez dijo que en el último año, debido a la pandemia, la mayoría de los procesos pasaron a ser en formato virtual y muchas de las entrevistas “se vieron retrasadas”, pero destacó que el trabajo de la comisión no se vio interrumpido “ni en los peores meses”.

Para la jerarca, cumplir con la prestación reparatoria es “importantísimo”, primero porque así lo dice la ley y es el deber del Estado darle cumplimiento, pero sobre todo porque se trata de “garantizar derechos a estas personas que han sufrido y que siguen siendo una población vulnerada”. “Más allá de esta reparación, que es histórica y puntual, es una población que necesita ser mucho más respetada, mucho más visibilizada y menos discriminada”, aseguró Méndez. “Porque acá hay un tema puntual de discriminación y de odio que se sigue viviendo en el día a día y que se ve en las redes sociales y en otros contextos […] Dentro del colectivo de la diversidad sexual, es la población más vulnerada”.

Saldar una deuda histórica

“Por lo que me comentan las compañeras que ya están cobrando la reparatoria, están no felices pero sí contentas, porque te están retribuyendo por algo por lo que pasaste tanto dolor y tantas injusticias y eso no hace feliz a una persona, pero reconforta”, aseguró a la diaria Karina Pankievich, presidenta de la Asociación Trans del Uruguay (ATRU), una de las organizaciones civiles que está representada en la Comisión Reparatoria. La activista dijo que muchas mujeres trans que accedieron a la reparación estaban en situación de calle o vivían en refugios “y hoy por hoy pueden tener para pagarse una pensión o construir un espacio donde vivir por sus propios medios”. “Les ha cambiado la vida”, reflexionó.

Pankievich considera que incluir el régimen reparatorio en la ley era, en definitiva, asegurarse de que las personas trans, que se enfrentan a múltiples obstáculos a la hora de encontrar trabajo, puedan vivir “más dignamente” su vejez. “Porque una mujer trans a los 50 o 60 años no puede ejercer el trabajo sexual”, especificó la activista. Según el primer censo de personas trans, realizado por el Mides en 2016, 67% de esta población ejerció el trabajo sexual en algún momento de su vida. “Quisiéramos como sociedad civil manifestar también el deseo de que en el futuro el trabajo sexual no sea una opción o la única opción” para las personas trans, dijo Pankievich, “por eso dentro del proyecto de ley se puso la reparatoria para mujeres mayores de 40 y pico de años”.

La titular de ATRU dice que tiene “potestad” para hablar de la violencia institucional basada en la identidad de género porque la vivió en carne propia. “Las violencias fueron de todo tipo: golpes, maltratos, violaciones, extorsiones, un montón de cosas. Fue una época muy difícil que queremos olvidar pero lamentablemente hay momentos que te hacen volver atrás en el tiempo y recordar, por eso es tan importante que todas las compañeras que sufrieron ese tipo de violaciones puedan hacer esta reparación”, aseguró Pankievich. “Si no, lo que nos pasó va a quedar -como tantas cosas en la vida- impune”.

La activista trans habla en nombre de una generación de mujeres que fueron violentadas, vulneradas, discriminadas y estigmatizadas por el Estado pero también por sus propias familias. El censo ya mostraba que 25% de las personas trans había abandonado el hogar familiar a los 18 años, producto de conflictos que se desencadenaron a partir del cambio de identidad de género.

“Muchas de nosotras fuimos excluidas de nuestros hogares cuando teníamos 11, 12 o 13 años”, lamentó, “y hoy por hoy ver que capaz que aceptan a sus hijas e hijos, mujeres trans y varones trans, y les dan ese apoyo que nosotras no tuvimos, es el futuro que vamos a tener en el mañana, porque pueden estudiar y no tienen que salir fuera del grupo del hogar a ejercer el trabajo sexual como nosotras”. Las más jóvenes tienen hoy, además, una ley integral que las ampara.

Hacia una implementación total de la ley

La directora de Derechos Humanos del Mides aseguró que, a más de dos años de la aprobación de la ley trans, la implementación no llegó todavía al 100% pero se está “en la búsqueda del cumplimiento”. En ese sentido, hay un trabajo “muy activo” del Consejo Nacional de Diversidad Sexual, que preside justamente su cartera con otras entidades del Estado y organizaciones de la sociedad civil.

Una de las situaciones que más preocupa a los colectivos trans tiene que ver con los cupos laborales. Un informe elaborado el año pasado por la Oficina Nacional de Servicio Civil (ONSC) reveló que durante el primer año íntegro de vigencia de la ley, sólo ingresaron a organismos del Estado siete personas trans. Esto representa apenas 0,03% de los cupos generados en toda la administración, lejos del 1% que estipula la normativa.

Méndez dijo que el cupo laboral trans se cumplió en el programa Uruguay Trabaja del Mides pero que está a medio camino a nivel de los ministerios y la administración central, “porque aún no está reglamentada la propia ley sobre los cupos laborales dentro de la ONSC”. Recordó a la vez que en 2019 no hubo llamados de la administración central porque fue un año electoral y que 2020 fue “un año atípico para todas y todos”. De todas formas, adelantó que mantuvo conversaciones con la ONSC sobre el tema y que el Consejo Nacional de Diversidad Sexual planea citar a sus representantes para hacer un seguimiento.

Por otra parte, Méndez dijo que se trabaja en un proyecto con el Instituto Nacional de Empleo y Formación Profesional para la inclusión laboral y educativa, mediante becas de estudio.

Acceso a la salud

La atención a la salud de las personas trans es otro terreno en el que hay que “trabajar muchísimo”, dijo la funcionaria, “no solamente por el lado de lo que prevén los artículos en cuanto a la hormonización y la reasignación de sexo”, sino para derribar las barreras a las que se enfrentan en el acceso a los servicios. “Ahí tenemos un gran trabajo para hacer de capacitación y sensibilización a profesionales y es parte de lo que todavía no se está cumpliendo”, señaló.

Lo que sí hizo el Mides fue un convenio con el Centro de Referencia Amigable de la Facultad de Psicología de la Universidad de la República para derivar a personas trans que busquen atención, orientación y asesoramiento en salud mental.

“Empezamos a trabajar en 2019 [en la implementación de la ley], hubo un cambio de gobierno, después llegó la pandemia y pensamos que era más prioritario darles una ayuda económica a las compañeras trans y trabajar en la reparatoria para poder darles una mano”, explicó Pankievich. “Las políticas sociales se van a seguir haciendo porque queremos que todos los artículos que están en la ley se cumplan, no solamente la reparatoria: educación, salud, trabajo”, agregó. “Las ganas están, la lucha continúa”.

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso

#Uruguay| entre los seis países del mundo que más protegen a las minorías sexuales

La organización internacional F&M Global Barometers, que proporciona una medida global de los derechos humanos LGBTI en 197 países, publicó esta semana los datos de su último trabajo sobre la protección de los Estados a las minorías sexuales realizado en 2017.

Uruguay es el único país de América Latina en tener protección en su sistema judicial y político a las minorías sexuales, y está dentro de los primeros seis del mundo en esa materia.

Nuestro país está ubicado en el eje 100% de la protección junto a Dinamarca, Finlandia, Islandia, Luxemburgo y Malta. El otro país de las Américas que está entre los países protectores es Canadá, en el eje 93%.F&M Global Barometers@fmgbgr

Denmark, Finland, Iceland, Luxembourg, Malta and Uruguay were the most protecting countries in the world for sexual minorities in 2017 #GBGR. Denmark also takes first place for protecting transgender rights #GBTR. Keep up the good work @DenmarkinUSA! http://fandmglobalbarometers.org 

Ver imagen en Twitter
Ver imagen en Twitter

Los países de la región, por ejemplo, como Chile y Argentina, se ubican en el eje “B”, en donde están los estados “tolerantes” con las minorías. Ahí también están países como Alemania, Israel, Estados Unidos y Grecia.

Brasil, Ecuador, México y México, entre otros, están en el eje “D”: intolerantes. Los países que persiguen a las minorías sexuales en su mayoría son del continente africano, pero también hay estados como el peruano, el paraguayo, Jamaica, Japón.

Qué categorías toma el informe para elaborarse:  

La organización define a la “protección de jure” y pone dentro de esas categorías a los países que no tienen pena de muerte por orientación sexual, que no tienen cadena perpetua para esos sectores de la sociedad, sin prisión, sin criminalización de la orientación sexual.

Además, la legislación sobre delitos de odio en estos países incluye a la orientación sexual, las minorías sexuales no tienen restricciones ni se prohíbe el servicio militar, se permite las uniones civiles para las minorías y se permite el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Estos países también tienen reconocimiento legal de las identidades de género, no exigen alteración fisiológica para el reconocimiento de la identidad de género, así como tampoco un diagnostico psiquiátrico para el reconocimiento de la identidad.

También enfatizan en que estos países protectores permiten que las organizaciones LGBT se registren legalmente, que puedan reunirse de manera “pacífica y segura”, que los eventos de orgullo LGBT estén permitidos por el Estado y que las fuerzas de seguridad brinden protección a los participantes de las marchas del orgullo.

En cuanto a los derechos socioeconómicos, el informe detalle que los países protectores son aquellos que tienen leyes de vivienda para estas minorías y que las leyes contra la discriminación laboral incluyen a la identidad de género.

En estos países protectores “no se conocen actos de asesinato contra minorías de género, no se conocen actos de violencia contra las minorías de género, los delitos basados en la identidad de género se denuncian a la Policía, las personas no son discriminadas en el acceso al tratamiento médico por su identidad de género”. 

Fuente: Montevideo Portal, Diario El Diverso

#Uruguay el país más LGBT-amistoso de América Latina

Uruguay está en el puesto 18 del mundo en el ranking LGBT+ Danger Index que evalúa los destinos más amigables y más peligrosos para la colectividad de lesbianas, gays bisexuales y transgénero, LGBT.

Suecia ha sido nombrado como el país más amigable para la población LGBTQ según un nuevo ranking que analiza los derechos y seguridades ofrecidos para miembros del colectivo en 150 países.

El LGBT+Danger Index fue creado en base al análisis de ocho factores: legalización de matrimonio de personas del mismo sexo, protección de derechos en el ámbito laboral, protección contra la discriminación, reconocimiento de la adopción, castigo a crímenes de odio, el índice Gallup sobre si se trata de un buen sitio para vivir y dos aspectos por la negativa, como las leyes de moralidad y la ilegalidad de relaciones entre personas del mismo sexo.

Uruguay es el país latinoamericano mejor ubicado, con un puntaje de 237 (B+ si fuera un carnet de notas), con el único punto negativo en protección a los trabajadores, que no aparece especificado.

Luego de Uruguay, a nivel regional está Colombia. Uruguay se ubica en el puesto 18 en el mundo, por arriba de otros países del primer mundo como Estados Unidos y Alemania.

Entre los países más peligrosos para este colectivo están, en este orden: Nigeria, Qatar, Yemen, Arabia Saudita, Tanzania, Irán, Sudán, Barbados, Malasia, Malawi. Son naciones (sumadas a muchas otras que les siguen en el ranking) sin ninguna protección a la comunidad gay pero además con leyes de moralidad estrictas y prohibición legal de tener sexo con personas del mismo sexo.Uruguay es el pais amistoso de america latina

El país de las Américas peor ubicado es Jamaica, donde existe una fuerte homofobia. En Sudamérica el peor catalogado es Paraguay.

 

#Uruguay|Por primera vez una niña trans de 7 años consigue la cédula de identidad con su nuevo nombre

Por primera vez en Uruguay, desde que se aprobase el pasado año la Ley Integral para Personas Trans, una niña trans ha obtenido su identificación oficial con su identidad de género correcta.

Sofía, de siete años y con el apoyo incondicional de sus padres, se ha convertido en la persona más joven del país sudamericano en realizar este trámite legal.

Sabemos que hay muchas más Sofías en el mundo y muchas por venir, que necesitan de esto”, comentó su padre, Pablo, en unas declaraciones al diario El País, de Uruguay.

“Yo no entiendo nada de leyes, pero creo que las leyes se hicieron para respetarlas, sin perjudicar a nadie. No estamos perjudicando a nadie con esto, al contrario. Estamos ayudando”.

Los padres de Sofía, quienes supieron era una niña trans desde los cuatro años, explicaron que están educándose sobre la mejor forma de apoyar a su hija.

Además, criticaron a quienes propagan miedo y desinformación sobre la niñez trans, como los grupos conservadores que alarman sobre la “ideología de género”, un concepto inventado por la ultraderecha para oponerse a los derechos LGTB y de las mujeres.

Estamos aprendiendo con ella y lo que estamos aprendiendo queremos compartirlo, porque hay personas que en su ignorancia se quedan con lo primero que oyen”, señaló el papá de Sofía.

La nueva Ley Integal para Personas Trans contempla su derecho a la educación, salud, vivienda y empleo, además de reparaciones históricas para las sobrevivientes a los crímenes de odio de la dictadura de 1973 a 1989.

Asimismo, establece que las personas menores de edad tienen derecho a estas prestaciones sociales, tratamientos hormonales y cirugías de rectificación sexual, con el consentimiento de los padres.

Uruguay, considerado uno de los mejores países del continente para la comunidad LGTB, tiene una Ley de Identidad de Género desde 2009, pero antes se limitaba solo al cambio de nombre en la identificación oficial después de un complicado proceso judicial.

Fuente: Oveja Rosa, Diario El Diverso

#Uruguay| Golpearon a una trans en Salto: “Ahora sí vas a cobrar la pensión”

Una mujer trans fue víctima de una golpiza por parte de tres vecinos en el barrio Don Atilio, de la ciudad de Salto. Mientras la golpeaban, le gritaban: “ahora sí vas a cobrar la pensión”, refiriéndose a la reparación que otorga la recién aprobada Ley Integral Trans en Uruguay.

Según informa El País, la víctima es de Montevideo y se trasladó a Salto en busca de trabajo, ya que es auxiliar de enfermería. En la tarde de ayer fue atacada por tres hombres frente a su casa, en la que vive junto a su pareja.

Según el matutino, la víctima ya había recibido algunas amenazas de vecinos, por lo que había denunciado ante las autoridades la situación en la que vivía. Ayer fue insultada por un vecino, y luego de que ella se defeniera, fue golpeada por este y otros dos que se sumaron. Según dijo, le gritaron “ahora sí vas a cobrar la pensión”, en referencia a uno de los artículos de la Ley Integral para personas Trans, que establece una reparación para la población trans que fue víctima de represión en la dictadura.

La víctima fue trasladada al Hospital de Salto para recibir atención médica, donde se comprobó que sufrió desprendimiento de su prótesis mamaria izquierda y desgarro muscular. Ya se presentó una denuncia penal por el caso y la pareja de la víctima fue trasladada circunstancialmente de su casa y es custodiada por personal policial, ya que también había amenazas de prender fuego su domicilio.

El director de Integración Social del Ministerio de Desarrollo, Federico Graña, dijo en entrevista con Radio Uruguay que el ataque en Salto a una persona trans es un crimen de odio. Graña acusó a representantes de la oposición de generar un clima de odio durante la votación de la ley trans al dar información errónea sobre las pensiones para esas personas.

“Se puede no compartir la ley pero no se puede fomentar el odio”, dijo Graña. “Todas las personas que compartieron que todas las personas trans iban a cobrar la prestación son responsables de esto, porque se informó ene veces que eso no es así. (…) Generaron este clima. Quien dijo en el Senado que (la ley) era un privilegio también es responsable”.

#Uruguay |Varios vecinos atacaron a golpes a una mujer trans en Salto

Una mujer trans debió ser hospitalizada luego de ser golpeada por varios vecinos en el departamento de Salto. Los atacantes propinaron golpes a la víctima al grito de “ahora vas a cobrar la pensión”.

El ataque fue denunciado por el Colectivo Trans del Uruguay. Su dirigente Collette Richard dijo a Montevideo Portal que la mujer trans fue atacada por vecinos del barrio Atilio, donde reside desde que se mudó a Salto proveniente de Montevideo.

Richard dijo que la víctima debió ser intervenida debido a que los golpes afectaron sus implantes mamarios, provocándole importantes hematomas. Producto de las lesiones, la mujer deberá someterse a un cirujano plástico de forma urgente.

La dirigente manifestó su preocupación por la referencia a la “pensión” que hicieron los atacantes y consideró que “las últimas leyes aprobadas también hicieron que un sector de la población se manifieste en contra a través de la violencia”.

Richard dijo además que la víctima radicó una denuncia penal por la agresión, pero a partir del hecho “no puede volver al lugar en el que vive” por temor a nuevos hechos de violencia por parte de sus vecinos. Sin embargo, señaló, la imposibilidad de rescindir el contrato de alquiler complica su situación.

La víctima se desempeña como auxiliar de enfermería y se había radicado en Salto debido a los problemas para conseguir trabajo en Montevideo, indicó la dirigente.

Según Collette Richard, el temor de la víctima indica los problemas que enfrenta el colectivo trans, incluso después de denunciar una agresión. En ese sentido, reclamó un mejor amparo por parte del Estado y señaló que “muchas veces tienen que ser las organizaciones, que no tienen recursos económicos, que tienen que actuar en temas en los que tendría que hacerlo el Estado”.

Fuente: Montevideo Portal, Diario El Diverso

uruguay- diario el diverso- motenvideo portal.jpg

 

#Uruguay| Se debate ley para población trans en medio de oleadas de movimientos antiderechos

MONTEVIDEO (Sputnik) — El Senado de Uruguay debate un proyecto de Ley Integral para Personas Trans, que establece medidas de protección y reparación para este sector vulnerable de la población, en un contexto latinoamericano en el que avanzan los movimientos antiderechos, destacaron fuentes cercanas a la creación del texto en diálogo con Sputnik.

“Si se aprueba la Ley Trans, Uruguay dará un ejemplo, porque estamos rodeados de oleadas de movimientos antiderechos; en este momento nuestro país es como el último bastión al que no han podido llegar y al que no van a llegar porque el deseo es algo que no se puede callar, y más allá de que vengamos tarde estamos siendo el foco de América Latina en cuanto a expansión de derechos”, dijo a esta agencia la activista trans Marcela Pini.

Esta ley tiene como objetivo asegurar que las personas transexuales vivan una vida libre de estigmatización, y para ello establece mecanismos, medidas y políticas integrales de prevención, atención, protección, promoción y reparación.

La actualización del censo realizado por el Ministerio de Desarrollo Social (Mides) en 2016, presentado en 2017, mostró que este colectivo suma unas 933 personas en este país sudamericano.

Entre otras cosas, el proyecto de ley habilita el pago una pensión para personas trans que fueron perseguidas en la última dictadura (1973-1985) y garantiza la práctica de tratamientos de hormonas e intervenciones quirúrgicas seguras en el sistema de salud pública, así como el cambio de nombre y el acceso a la salud, la educación, la cultura y al trabajo.

El texto fue aprobado en una comisión de la cámara alta el 10 de octubre con el apoyo del gobernante Frente Amplio (izquierda) y con cuestionamientos de la oposición.

El punto más polémico del proyecto es la habilitación a que menores de edad que no se identifiquen con su sexo biológico comiencen procesos de hormonización o se cambien de nombre sin la anuencia de sus padres o tutores.

El texto en debate este 16 de octubre sí exige la autorización de los responsables legales de los menores para una eventual intervención quirúrgica.

Cuando la vida dura 35 años

Las personas transexuales tienen en Uruguay una expectativa de vida promedio de 35 años.

Un cuarto de los menores trans son expulsados de su casa, el 75% abandonaron sus estudios debido al acoso de docentes y compañeros, y solo 23% cuentan con un trabajo formal, lo que condena a muchos a la prostitución, indica el censo.

Pini, psicóloga e integrante de Unión Trans, el colectivo encargado de la creación del proyecto, explicó que la principal causa de que la expectativa de vida de las personas trans sea tan baja está relacionada con la dificultad de acceso a derechos básicos.

La activista sostuvo que con la promoción de los derechos de salud de las personas transexuales se logrará aumentar su expectativa de vida.

Además, señaló, la ley busca dar un seguimiento de sus trayectorias educativas para que puedan acceder a un trabajo digno y no tener el trabajo sexual como único recurso.

Pini subrayó que esto “hace a la calidad de vida de las personas, y la calidad de vida y el promedio de vida están estrechamente relacionados”.

En riesgo

Según el censo, solo 16% de las 853 personas transexuales uruguayas pasan los 50 años.

Daniel Márquez, médico referente de la Administración de los Servicios de Salud del Estado para la atención a personas trans y especialista en medicina familiar y comunitaria en el Hospital Saint Bois de Montevideo, indicó que una causa de muerte en la población trans está relacionada con la inyección de productos tóxicos a los que acceden en el mercado clandestino para su hormonización.

“Este problema existe, ¿queremos que estén dentro del sistema de salud o que vayan al mercado clandestino? Abrir la puerta al mercado clandestino es la muerte”, alertó el médico, en diálogo con Sputnik.

Márquez señaló que la autoeliminación ocupa entre el primer y el segundo lugar en las causas de muerte en personas trans, relacionada con no poder expresar su identidad de género producto del odio y la discriminación.

En cuanto a la polémica sobre las eventuales operaciones a menores, el experto señaló que en el Hospital Saint Bois “nunca se indicó una cirugía en un menor de 20 años”.

Márquez también señaló que, en la mayoría de los casos, los menores trans son expulsados de sus hogares, lo que los empuja a vivir en situación de calle y a prostituirse, quedando en riesgo de ser excluidos del sistema educativo, de caer en el consumo problemático de sustancias e incluso de ser víctimas de la trata de personas.

“Creo que esta ley va a ser de avanzada y creo que vamos a ser noticia de portada por avanzar en derechos (…) Uruguay está siendo punta de lanza en este tema y va a impactar en la calidad de vida de las personas trans”, opinó Márquez.

El experto comentó que, si bien Argentina cuenta con una ley de identidad de género, en la práctica todavía no ha tenido resultados contundentes, y señaló que el resto de los países de América Latina aún no han tenido avances legislativos respecto al tema.

En caso de ser aprobado el proyecto este 16 de octubre por el Senado, luego tendrá que ser debatido en la Cámara de Diputados.