#EE.UU| Trump permite más discriminación LGBTQ+ antes de irse

Como uno de sus últimos actos, el gobierno de Donald Trump ha permitido que el Departamento de Salud de Estados Unidos discrimine a personas LGBTQ+ de los programas federales.

Apenas unas semanas antes de concluir, la administración de Trump ha eliminado políticas establecidas por el expresidente Barack Obama que prohibían la exclusión con base en orientación sexual e identidad de género para acceder a programas de salud.

Las nuevas medidas se justifican con base en un argumento de “libertad religiosa”.

Además, Trump también eliminó reglas para que ya no sea obligatorio que los funcionarios federales de salud reconozcan los matrimonios entre personas del mismo sexo como “válidos”.

Estas medidas de “libertad religiosa” afectarán a personas que se benefician de programas federales sobre vih, infecciones de transmisión sexual, combate a las adicciones, adopción y personas sin hogar, entre otros.

“En sus últimas horas, la administración de Trump y Pence ha publicado su último ataque a la comunidad LGBTQ con regulación federal que permitirá la discriminación a lo largo de los programas del Departamento de Salud”, denunció Alphonso David, presidente de Human Rights Campaing.

Aunque Trump posó un par de veces con la bandera del arcoíris e intentó promoverse como un republicano “gay friendly” por ser de Nueva York, la realidad es que su administración, que acaba este 20 de enero, implementó políticas discriminatorias.

En junio pasado, con el argumento de la “libertad religiosa”, su gobierno autorizó a los médicos de Estados Unidos que discriminen a las personas trans y a las mujeres que buscan la interrupción legal del embarazo.

El año pasado, su gobierno también manifestó su apoyo para que las agencias de adopción puedan negarle este derecho a las parejas del mismo sexo.

Otra de sus acciones fue combatir en la Suprema Corte que la comunidad LGBTQ+ estuviese protegida contra la discrminación laboral bajo el Acta de los Derechos Civiles.

Asimismo, prohibió que las personas trans sirvieran en el Ejército.

Su plataforma política de reelección se pronunciaba en contra del matrimonio igualitario y a favor de las “terapias de conversión” que consisten en torturar a personas homosexuales, bisexuales y trans.

Por esta razón, su gobierno será recordado como uno de los más peligrosos para la comunidad LGBTQ+ y uno de los más grandes aliados de grupos fundamentalistas antiderechos.

Fuente: El ClosetLGBTI, Diario El Diverso.

#Chile| Activistas exigen Justicia por el lesbicidio de Nicole Saavedra y terminan enjuiciadas

La Justicia chilena procesará a cinco mujeres que en junio de 2019 tomaron la Fiscalía de Quillota para exigir celeridad y respuestas en la investigación por el asesinato de la joven lesbiana Nicole Saavedra. Lo hicieron como medida de presión, a tres años de un crimen que hasta ese momento seguía impune y con nulos avances. María Bahamondes, prima de Nicole, es una de las imputadas por esta toma. El jueves 14 de enero estaba prevista la primera audiencia del juicio que las tiene como acusadas.

Pero el mismo 14 de enero, poco antes del inicio, la audiencia para juzgar a las cinco mujeres que habían tomado la Fiscalía de Quillota se suspendió.
La justicia propuso retomar el 23 de febrero con la finalidad de revisar una salida alternativa entre fiscalía y la defensa.

Cuatro años sin Nicole: un poco más cerca de conseguir Justicia por la joven lesbiana

A cuatro años del crimen de Nicole Saavedra, por primera vez la familia de la joven lesbiana chilena llega a esta fecha con la sensación de que la Justicia está un poco más cerca.

Leer más

A juicio oral

Desde el principio, María Bahamondes se encargó de las diligencias legales y de hablar con la prensa y con las autoridades para visibilizar el caso. Hoy es criminalizada por exigir justicia, y junto a las activistas lesbofeministas Jael Bosquez, Caterina Muñoz, Emperatriz Godoy y Karen Vergara, tendrá que enfrentar un juicio oral por los delitos de daños calificados y desórdenes públicos. Las acusadas arriesgan una pena de más de tres años de cárcel y una multa de 11 UTM mensuales.

“Las compañeras están nerviosas y muy ansiosas. Pero yo estoy tranquila porque sé que no hicimos nada malo y porque lo peor ya lo viví cuando mataron a Nicole”, dice Bahamondes a Presentes. Pero también está indignada: “Si no hubiéramos protestado de esa forma, el caso seguiría igual y sin avances. Nos persiguen injustamente y eso es lo que más rabia me da”.

El día de la toma, una multitud de mujeres marchó por las calles de Quillota para conmemorar los tres años del crimen de Nicole. La joven tenía 24 años, era lesbiana y fue asesinada. Su cuerpo golpeado, con signos de tortura y sin vida fue hallado el 25 de junio de 2016 en las inmediaciones del embalse Los Aromos, a dos horas de Santiago.

La marcha estaba autorizada pero terminó con represión policial. En medio de la manifestación, las cinco mujeres decidieron entrar al edificio de la Fiscalía local. Afuera, otro grupo apoyaba con gritos, consignas y pancartas en alusión a este caso que ya tuvo cuatro fiscales y algunas respuestas tardías. Cuatro meses después de la toma, la Fiscalía de Valparaíso identificó a Víctor Pulgar como el principal sospechoso, un chofer de bus que ya estaba pagando una condena por violar a dos menores de edad.

Piden absolución para las cinco 

La injusta persecución y criminalización de Bahamondes, Bosquez, Muñoz, Godoy y Vergara movilizó a las feministas del país. Y derivó en una carta abierta firmada por 129 organizaciones feministas y lesbofeministas y por más de 400 activistas locales, para exigir al gobierno chileno tres cosas puntuales: el sobreseimiento de la causa que se abrió en contra de las cinco; enfocar el ejercicio del poder judicial en investigar los casos de lesbofemicidios como el de Nicole Saavedra y también el de María Pía, ocurrido en 2008 y en circunstancias similares; y garantizar justicia, verdad, reparación y no repetición.

Durante los últimos días agitan el terreno desde las redes sociales y también desde las calles, en medio de las restricciones por la pandemia. 

Bahamondes exige al Ministerio Público y a los Tribunales que “dediquen tiempo y recursos a resolver crímenes contra mujeres y niñas y no a perseguir a quienes luchan contra la impunidad”. También pide celeridad en la condena de Pulgar, que hoy está recluido en la cárcel de Valparaíso, donde cumple dos condenas de 10 y 8 años, por violación y abuso sexual contra dos menores de edad. Pero todavía no se determina su condena por el crimen de Nicole, aunque ya haya pasado un año de quedar imputado por los delitos de violación con homicidio, secuestro y robo. 

La primera audiencia: online

Por la emergencia sanitaria, la audiencia de preparación del 14 de enero estaba prevista online. Pero sobre la fecha fue pospuesta para el 23 de febrero a las 10 de la mañana. Bahamondes no sabe cuánto tiempo podría extenderse. “Pueden ser semanas, meses. No sabemos lo que pueda pasar, pero igual estamos muy confiadas en que no hicimos nada malo”, dice. Serán representadas por Silvana del Valle, abogada de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres y representante de la familia Saavedra Bahamondes ante la Justicia, y también por otras dos abogadas del estudio jurídico AML Defensa de Mujeres. 

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso

#Peru| Da Morgue: el artista peruano que decidió vestir al VIH

Entre el melodrama y el pop, Daniel Tolentino creó una colección de moda como forma de exorcizar su experiencia y visibilizar que hay muchas formas de transitar con el virus. En siete episodios, “Me Muero” se inspira en divas bellas e inestables, como la vida. El periodista Esteban Marchand fue a buscar qué hay detrás de este talentoso y atribulado millennial, y escribió este perfil.
Fotos: Esteban M. Marchand y Vicente Mosto

Un artista melancólico e intenso. De un romanticismo obsesionado por la salud mental y esos asuntos. Pero de una generación con ironía, que idolatra a lxs referentes de la cultura pop y cuyo hábitat natural es internet. Daniel Tolentino “Da Morgue” acaba de cumplir los 27 años: la edad bisagra.

Su barba negra contrasta con la ropa que diseña, y esconde un rostro tímido dispuesto a contar una realidad preocupante: las personas jóvenes no se están protegiendo en sus relaciones sexuales y el número de chicxs seropositivxs va en aumento. Para poder visibilizar, romper prejuicios y hablar de su propia experiencia creó “Me muero”, un melodrama de siete episodios que presenta su colección de moda. Microhistorias publicadas en sus redes sociales que recrean pedazos de vida de un joven gay enfrentado a su propia mortalidad.

Crédito: Vicente Mosto

-Uno de mis amigos tuvo sexo sin protección y me dijo que sentía los ganglios inflamados y que eso podía ser un síntoma de tener VIH- empieza a relatar a Presentes.

Eran las tres la mañana de un viernes de junio de 2015 y Daniel estaba dibujando. La inspiración a esa hora y los amaneceres con un lápiz en la mano eran habituales. Se tocó sus ganglios y los sintió hinchados. “Oh shit”, dijo en voz alta aunque estuviera solo.

Ese mismo día fue al Instituto Peruano de Paternidad Responsable (Inppares) para hacerse una prueba de sangre. El dispositivo con el que le hicieron la prueba rápida falló y dejó que la sangre se coagulara. Fue el sábado y se hizo el mismo testeo. El lunes tenía que recoger sus resultados pero el sistema del centro estaba inhabilitado y no lo podían atender.

-Era como si el mundo me estuviera diciendo: esto va a suceder, prepárate.

Crédito: Esteban Marchand

“No conocía a nadie que viviera con VIH”

El martes le dijeron lo que más temía en ese momento: Daniel tenía VIH. Era una persona que vivía con el virus de la inmunodeficiencia humana.

-En ese momento le pregunté a la señorita: ¿Cuánto cree que me cobren hasta la torre de Interbank?

Ese edifico icónico de la ciudad siempre le había parecido una oda a la inestabilidad. De lejos da la impresión que estuviera a punto de caerse sobre la vía expresa Paseo de la República.

Daniel pensaba que no iba a sobrevivir. Era depresivo y tenía ataques de pánico de vez en cuando. ¿Cómo iba a poder vivir con todo eso más un virus que hasta ese momento él asociaba con la muerte?

-No tenía información. No conocía a nadie que viviera con VIH y no sabía que iba a estar bien. Pero ese día tomé la decisión de estar bien. Me dije: o te matas hoy o decides quedarte y tener la mejor vida que puedas obtener, y elegí lo segundo.

Sus amigos más cercanos dejaron todo lo que estaban haciendo en ese momento para acompañarlo y estar con él en uno de los episodios más difíciles de su vida.

Crédito: Esteban Marchand

¿Te prostituyes? ¿Te inyectas? ¿Te drogas? ¿Tienes orgías?

El 17 de junio fue a una clínica para hacerse el examen de sangre que le confirmara el diagnóstico. Al día siguiente lo derivaron al hospital del Estado de esa clínica. Un ambiente sombrío lo recibió. Lo hicieron esperar junto a gente que estaba muriendo de sida. Le hicieron una serie de preguntas que no esperaba: ¿te prostituyes? ¿te inyectas? ¿te drogas? ¿tienes orgías?

Daniel pensaba que había vuelto a los años noventa. La enfermera le dijo que seguramente había contraído el virus porque no había vivido con sus padres. Además, le aseguró que si quería tener hijos debía de encontrar una pareja mujer y no un hombre.

-En ese momento solo pensaba: seguro ahorita va a salir Alanis Morissette tocando alguna canción.

Durante semanas se despertó con una voz en su cabeza que le decía: reactivo, reactivo. Sentía que tenía una nube negra encima. La desinformación en el hospital era alta. Le decían que no podía compartir pasta de dientes con sus familiares, que tenía que tener todos sus objetos personales bajo llave.

-Incluso los doctores del hospital del Estado me dijeron que ni si quiera podía hacer un ‘beso negro’ y eso fue lo que realmente me deprimió. Ese lugar se volvió un infierno, era como un loop. Me dije a mí mismo que no podía seguir en un ambiente tan tóxico porque mi salud emocional también influía en mi salud física.

Crédito: Vicente Mosto

“El virus me cambió de una forma buena”

Daniel se alejó del hospital y llegó a la Asociación Civil Impacta Salud y Educación. Ahí aprendió que existía la indetectabilidad: cuando la carga viral es tan baja que no presenta niveles medibles de VIH en el líquido preseminal. Supo que subir sus defensas era su trabajo y de nadie más.

Daniel compara al virus con una metralleta desensamblada. El tratamiento que lleva ayuda a que este fusil no esté armado. También sabe que si deja el tratamiento esta metralleta empezará a armarse y a disparar desde adentro. Supo que podía tener hijos si así lo quisiera en un futuro. Supo que hay un tratamiento post-exposición al virus para aquellos que no son seropositivos. También se enteró de la existencia de parejas serodiscordantes: aquellas formadas por personas que viven con VIH y sin VIH.

-Ahí empiezo a decir: ok, esto no está tan mal. Poco a poco la nube negra se fue achicando. Fue un tema de tiempo.

En algún momento se dejó de afeitar por miedo a cortarse. El estigma vivía con él. Si sangraba por alguna razón empezaba a desinfectar todo como un demente. Hoy si conoce a alguien no teme decirle que vive con VIH. No hacerlo solo alimentaría los prejuicios que ya existen.

-Uso mi empatía para sobrevivir. Voy decidiendo a quién le digo y a quién no.

Una vez se lo dijo a un chico con el que quería compartir momentos íntimos, más allá del sexo. Un chico que le gustaba. Pero esa persona se alejó. Daniel no se entristeció, no dependía de él. La otra persona aún no estaba preparada. No hubo drama. Nadie lloró.

Un año y medio después del diagnóstico, se lo contó a toda su familia durante el desayuno tras la Nochebuena. Hubo lágrimas, sí. Pero también hubo tranquilidad: Daniel estaba bien y tenía una vida completamente normal.

-El virus me cambió de una forma buena. Ese día me di cuenta que yo quería vivir, que no estaba destinado a ser ese ser sombrío, estaba destinado a ser más que eso.

Crédito: Vicente Mosto

Vestir el drama

Para seguir viviendo, Daniel tenía que trazarse metas. ¿Qué quería hacer? ¿Para qué quería quedarse en este mundo? Sus respuestas fueron más grandes que sus ganas de autodestruirse. Ese fue el germen de su colección “Me muero”, donde narra cómo un se refugia en los iconos gays para poder soportar lo que está pasando.

Dorothy Gale, Marilyn Monroe, Audrey Hepburn, Bette Davis, Winona Ryder, Liza Minnelli y ‎Natalie Portman‎ son las mujeres inestables que acompañan a Daniel en este viaje.

-Ese es el concepto de la muestra, transformar algo que parece horrible en algo hermoso, algo que la gente quiera ver y quiera ponerse.

Para Daniel la ropa es como una armadura, brinda protección. Cada quien decide que se pone. Quería que la gente que se identificara con su historia pudiera vestirse y tener visibilidad a través de la moda. El hígado crucificado representa el doble trabajo que hace su órgano en la actualidad: debe tomar pastillas para la depresión y debe continuar con su terapia antirretroviral .

Crédito: Vicente Mosto

Si falta educación, falta todo

Daniel se dio cuenta en todo este viaje que los gays aprendemos mucho de la cultura pop y del porno. No hay educación sexual impartida en las escuelas que sea orientada para personas LGBTIQ.

– Muchos chicos gays creen que todo es como el porno y no puede haber una mentira más grande. Jóvenes que no saben que los actores porno tienen un tratamiento de profilaxis pre-exposición para prevenir infecciones.

También hace público que es una persona que vive con VIH porque cuando sus amigxs se enteraron que eran seropositivos no pasaron por una experiencia tan traumática. No se sentían tan desolados ni asustados como él lo estuvo. Sabían que había alguien allá afuera que les había demostrado que todo iba a estar bien.

-Nos hemos encontrado con dolor, con rupturas de corazón, porque es lo que requiere el viaje. Son cosas que pasan y ahora ya no puedes hacer nada. Pero si puedes tomarlo de una forma positiva, por irónico que parezca.

Todo ese malestar y miedo – y otros demonios- los pudo transformar transformó en dibujos, en historia, en ropa.

– Espero que algún chico o chica que recién acaba de descubrir que vive con el VIH sepa que puede tener un final feliz. Que no se quede llorando solo en su habitación escuchando alguna canción de Shakira. Y si lo hace, que sea un rato. Y con la Shakira de los noventa.

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso.

#Mundo| Baby Yoda se convierte en ícono LGBTQ+ por estas razones

Grogu, estrella de The Mandalorian, se volvió un inesperado héroe de la diversidad porque enloqueció al Frente Nacional por la Familia solo por aparecer en una rosca de reyes.

“Se trata de un ataque a los valores familiares, es un ataque directo a la religión, porque están haciendo de lado a la sagrada familia”, expresó Eduardo Hernández, presidente del Frente Nacional por la Familia sobre la rosca en la que sale Baby Yoda.

Panaderías en todo México popularizaron las roscas con la figura de Grogu, pero fueron los grupos conservadores los que cimentaron a Baby Yoda como un símbolo de la diversidad.

“¿Baby Yoda? El nuevo representante del lobby LGBT, comunista, destructor de la familia tradicional y valores cristianos”, escribió el usuario Luis Cuevas en Twitter.

El revuelo fue tal, que usuarios de Estados Unidos se mostraron impactados del poder del personaje de Star Wars.

“Baby Yoda es ahora aparentemente un ícono LGBT en círculos de redes sociales latinoamericanas”, comentó el usuario Zachary Drake.

“La G de LGBT es por Grogu”, afirmó otro usuario.

El Frente Nacional por la Familia es una organización mexicana que está en contra de los derechos LGBTQ+ y los derechos reproductivos de las mujeres.

Ahora también está en contra de que la gente se divierta mientras parte su rosca de reyes.

Queda demostrado que la fuerza no está con ellos.

Fuente: El ClosetLGBTI, Diario El Diverso.

#Ecuador| El movimiento LGTBI pide a los candidatos respeto a sus derechos en Ecuador

Representantes del colectivo LGTBI en Ecuador lanzaron este lunes la campaña “Acuerdo por la Igualdad, el voto LGTBI” para pedir a los candidatos presidenciales y aspirantes a las elecciones de febrero a la Asamblea Nacional (Parlamento) políticas que respeten sus derechos.

En una rueda de prensa, los candidatos Walter Gómez, de Centro Democrático y Compromiso Social de la Alianza UNES, y Pedro Pablo Morán, de Ecuatoriano Unido, “se comprometieron con los derechos LGBT”, indica un comunicado a la Asociación Silueta X, entidad rectora del colectivo en el país.

Gómez manifestó en la comparecencia que “todos y todas deberíamos gozar de los mismos derechos y lógicamente de las mismas obligaciones. Los LGBT no son un grupo aislado, son seres humanos como cualquiera de nosotros y merecen total respeto y consideración”.

“Lo que nos interesa es que la clase política adquiera consciencia con respecto a los derechos de nuestras poblaciones”, destacó la coordinadora de la campaña, Diane Rodríguez.

El movimiento pidió al resto de aspirantes a mandatarios y a integrar la Asamblea tras las elecciones del próximo mes que se sumen a la firma del Acuerdo.

“Nosotros esperamos que el resto de candidatos a asambleístas, Vicepresidente y Presidente firmen”, añade el comunicado.

Rodríguez se pronunció acerca de la campaña “Voto Familia”, campaña de la sociedad civil que recomienda a los ciudadanos votar a favor de candidatos que se comprometan a defender la vida desde “la concepción” hasta la muerte natural, el matrimonio, la educación sin ideología de género y el combate de las adicciones.

“En un estado democrático como Ecuador, las propuestas que inviten a la protección de derechos de los distintos sectores es importante. Sin embargo, al conocer que dicha campaña intenta posicionarse como una contracara nuestra, la rechazamos”, advirtió la presidenta de la Federación Ecuatoriana de Organizaciones LGBTI, que aglutina a más de 40 asociaciones en todo el país.

Aunque dijo desconocer “el contenido de la campaña Voto Familia”, confió en que “no sea con la intención de privar a nuestras poblaciones de nuestros derechos”.

Algunos de los objetivos del Acuerdo por la Igualdad son “denunciar públicamente los discursos de odio”, manifestó, al aludir a casos de actores políticos denunciados ante el Tribunal Contencioso Electoral (TCE) por comentarios discriminatorios.

Tal es el caso del candidato a la Asamblea Universi Mejía, que tiene una audiencia prevista para el próximo 2 de febrero, según informó el Tribunal electoral.

Otras de las medidas propuestas son la conformación de una clasificación de discursos inclusivos LGTBI, otro del plan de gobierno que incluya al colectivo, acciones a favor de sus derechos en la campaña o de la inclusión de candidatos homosexuales, lesbianas, transexuales, bisexuales y de orientación diversa en las estructuras de los partidos políticos.

Fuente: Clarín, Diario El Diverso.

#Paraguay| Jóvenes no binaries en Paraguay resisten desde el arte a un país conservador

En la últimas semanas del 2020, el diario HOY publicó un artículo sobre Giovana Soria, cuyo video se había vuelto viral días atrás. En él, la reconocida tik toker salía del clóset no binarie con su familia y amigues. “¿Cómo es que algo que no lastima a nadie hace sentir tan mal?”, se preguntaba, “Me afecta demasiado cuando alguien me ofende y no entiende que ya pasé por esto en otros espacios. No da que le estén preguntando si quiero o no ser trans, hombre o mujer. Tengo que lidiar con la sociedad y además tengo que lidiar con ustedes”.  

Pero horas después, el portal -que forma parte de uno de los multimedios más grandes del país, propiedad del ex presidente y antiderechos Horacio Cartes- bajó la nota del periodista premiado Aizar Arar, y Paraguay se quedó sin la posibilidad de conocer la historia de Gio. 

Paraguay 2020: LGBT resistieron con autogestión la violencia estatal y discriminación

El año de la pandemia se caracterizó por una profundización en las crisis sociales y económicas que ya existían en la población LGBT.

Leer más

Para algunes hay violencias físicas, para otres, un borramiento de su existencia. Ambas aparecen en el cotidiano de las personas no binarias, que fueron suprimidas de los libros, la historia y el lenguaje. Hay un ejercicio consciente por parte de los dispositivos de disciplinamiento social.

Lo opuesto a la naturaleza no es la cultura, lo opuesto a lo individual no es lo colectivo, lo opuesto al hombre no es la mujer. Así lo expresó Chancleta Tatá que es artista visual paraguaye no-binarie y está radicade en Buenos Aires.

“El pensamiento binario nos lleva a estancar espacios de construcción colectiva, nos boicotea constantemente el encontrar intereses comunes que nos unan, que faciliten la coordinación de acciones. Ser no binarie para mí también tiene que ver con ser un puente entre las cosas, necesitamos unirnos. También tiene que ver con un posicionamiento político de no querer contribuir más con el régimen hetero cis patriarcal especista, de renunciar a privilegios que tuve como chica cis, porque pienso que se basan en la opresión de otros seres y me niego a seguir siendo parte de eso”, opina.

Primero el sonido, después el significado. 

En palabras de Élian, asumir su identidad fue “un parto largo”. Cuando tenía 20 años comenzó a interesarse en el debate del lenguaje inclusivo. Internet siempre fue un escape, así descubrió que existían otras personas que se nombraban distinto. Ella ya se sentía no binaria antes de saber que existía un término que lo definiera. “Uso cualquier pronombre. Aunque para otres entiendo que es una urgencia y un derecho usar el que le corresponde, para mí, todavía, es una suerte de juego”, reflexiona.

Después de una búsqueda de un año y medio, leyó experiencias de otras personas trans que buscaban un nombre y descubrió que es todo un ritual. Algunes se pasean entre las tumbas en los cementerios, otres buscan en el diccionario y eligen al azar. El primer nombre que eligió fue Orlando, por la obra de Virginia Woolf. Pero sentía que no encajaba. “Me empecé a desesperar, hasta que un día me topé con este y fue demasiado perfecto. Fue emocionante, sentí mucha euforia. Elegir tu nombre es como bautizarte”, dice.

“El nombre es para los otros”, escribió en su poemario Tajo/Refugio, de la editorial Aike Biene antes de nombrarse Élian. “Ese libro lo escribió alguien que está buscando su identidad. Habla mucho del tiempo. Es como que estuviera estancada en una conjugación permanente. Como si te hubieran escondido algo trascendental. El tajo es una herida que no cierra, una herida que tarda en anochecer. Una herida profunda como para acurrucarse, abrigarse en ella  como un refugio. Una herida que al cicatrizar es un hogar. Creo que hay una reconciliación con mi cuerpo y conmigo misma”, refiere. 

Ternura no-binarie 

James tiene 26 años y recuerda claramente cómo se sintió al ver un episodio de Sailor Moon en el que los personajes de Haruko y Michiru se miraban a los ojos sentades en la ventana. En la traducción de la serie ellas eran narradas como primas, pero en el transcurso del programa, actuaban los roles de una pareja. “Es evidente que, a través de la indumentaria, en mi cabeza se instaló que había diferentes clases de mujeres y que todes referían a Haruko como varón. Entonces, yo pensaba que podría parecerme más a las amigas de mi mamá que tenían el cabello corto y que eran más masculinas”. 

Desde noviembre viene trabajando en su proyecto Ternura no binarie, un foto-diario en la que plantea un espacio identitario propio. “La no-binariedad es un término paraguas. Yo siento que estoy oscilando hacia lo genderqueer, algo que quiere ser agénero. Pero plantear eso en una sociedad binaria es imposible. Intento hacer pedagogía en mis micro-ecosistemas sociales con las personas con las que me interesa tener un vínculo”, expresa. 

Elle cree que la gente está seteada para no sentir ternura. A James le gustaría que cuando alguien tuviera que nombrarle piense en momentos tiernos que tuvo en su vida. Muchas veces se pregunta: ¿será que puedo establecer eso en mi cotidiano o es carísimo? ¿cómo es la ternura en un momento en el que tocarnos no es una opción? “Las personas más dulces que conozco son no binares y trans, pasaron por lo más denso que te puedas imaginar. De todo eso podrido que existe en este plano real emergen estas identidades que están llenas de algo brillante y hermoso”, cuenta. 

Artistas y activistas cuentan cómo es ser no binarie en América Latina

Las personas no binarias existen. Son aquellas que no necesariamente se identifican con los géneros masculino o femenino. Pueden ser ambos, ninguno, destruir ese binario o construir algo nuevo.

Leer más

“La cultura hetero es vigilante y castigadora”

El peso de la discriminación social, laboral, sanitaria y legal a la que están expuestes les no-binaries recae sobre los dispositivos de disciplinamiento de las instituciones una y otra vez. Desde acoso callejero hasta la necesidad de encontrarse en un permanente ocultamiento de la identidad para acceder a un trabajo o para que les atienda un médique. 

“Para el sistema, directamente no existimos. O sos hombre o mujer o no te atienden, no te contratan. Y eso que sé que tengo ‘pasabilidad’, o sea, que entiendo que es un privilegio disfrazarme de mujer y que me crean. Sé que mi cuerpo es lo suficientemente hegemónico para jugar el juego, para generar deseo si necesito hacerlo. Porque gran parte de mi valor para la sociedad al ser mujer es cuánto deseo genero. Cuánto. Cuánto excito. Cuánto me quieren coger”, dice Chancleta.

Cuando busca trabajo, a menudo lee en los clasificados ofertas de trabajo de empresas privadas que buscan secretaria. Requisito: “sexo” femenino. Teñirse el pelo, cambiar la foto del currículum, escribir una F. Algo parecido le ocurre a Élian que siente que tiene que sobrevivir dentro del clóset para seguir trabajando.

La importancia del lenguaje inclusivo 

Geo S. piensa que siempre va a haber problemas con respecto a la percepción de les demás. Pero no por eso hay que desistir en los esfuerzos por corregir el discurso en la interacción. “Hay gente que parece que tiene vergüenza de usar el lenguaje inclusivo. Yo creo que esa gente no les pertenece esa disconformidad. Es un proceso constructivo, incluso con les amigues, que se hable de esto, que se interrumpa, que se corrija. Dejar de pasar de largo porque esto en el día a día es lo que nos imposibilita simplemente ser”.

La reconfiguración del lenguaje es un aspecto en el que todes están de acuerdo. James explica que no se trata de una mirada privilegiada, blanca y anglosajona. “Yo lo que propongo es coexistir con las personas cis que tienen consentimiento hacia la alienación. Yo no estoy acá para molestar a nadie pero si tengo que soportar el peso de la existencia que sea como quiero; por lo menos eso. En este 1,63 que soy tengo que mandar por lo menos ahí”, enfatiza. 

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso.

#Mundo| Busy Philipps nos cuenta que su hija de 12 años es lesbiana

Seguro que si eres de mi generación y te digo Busy Philipps te acuerdas de la famosa serie adolescente Dawson Crece, una serie juvenil que fue todo un hito hace unos años.

Busy Philipps también es conocida por la serie Jóvenes y Rebeldes, y es la estrella de la famosa comedia ¿Dónde están las rubias?

La actriz, que tiene 41 años, es madre de dos niñas, y recientemente comentó en un podscast que lleva, Busy Philipps is Doing Her Best que su hija mayor, Birdie, que tiene 12 años, es lesbiana.

Según nos cuenta la actriz, su hija salió del armario con solo diez años. A esa edad ya tenía claro que le gustaban las chicas y no los chicos.

«Birdie nos lo dijo a los 10 años e inmediatamente, quiero decir, obviamente, yo sabía que Birdie lo sabía», dijo Philipps sobre la salida del armario de Birdie, dejando en claro que ella y su esposo, Marc Silverstein, no cuestionaron el anuncio de su hija.

La actriz contó también que Birdie, sabiendo que su madre tiene un podcast y es una figura pública, le dijo que no le importaba que hablara abiertamente de su lesbianismo, y cómo prefiere que se refieran a ella en un pronombre neutro.

Nos alegra que Birdie y su madre quieran hablar abiertamente de la orientación sexual de la niña, visibilizando así que los niños también la tienen. Incluso en esta revista, un medio de comunicación para familias LGTB, hemos encontrado rechazo de parte de algunos lectores cuando publicamos noticias de niños de 10 o 12 años que hablan abiertamente de su sexualidad.

¿Y qué es lo que rechazan? Que, según ellos, a esa edad no se puede saber. Y no es así. Estos argumentos no son más que LGTBfobia, porque si un niño de 9 años dice que está enamorado de su amiga Inés, nadie cuestiona que ese niño sea demasiado pequeño para sentir que es heterosexual.

Pero si el mismo niño declara estar enamorado de su amigo Juan, pues entonces para muchas personas parece que no sabe lo que dice. Y no, no podemos tirarnos piedras sobre nuestro propio tejado.

Fuente: Oveja Rosa, Diario El Diverso.

#Mundo| Todo lo que necesitas saber de la novela «Yo, Pol Rubio»Todo lo que necesitas saber de la novela «Yo, Pol Rubio»

El final de la serie de “Merlí” nos dejó con ganas de más aventuras y de saber qué pasa con algunos de los personajes, sobre todo con Pol Rubio, el guapito líder del grupo y alumno predilecto de Merlí que interpreta el actor catalán Carlos Cuevas, a quien también vimos hace poco en la mini serie “Alguien tiene que morir” en la que da vida a un personaje gay muy closetero durante la dictadura franquista.

Ahora sabemos qué pasó con él gracias a la novela “Yo, Pol Rubio” (Cross Books, 2019), de Héctor Lozano, el guionista de la serie original y luego del spin off, “Merlí. Sapere Aude”. Al acabar las clases en la preparatoria, llega el verano en el que todos se dispersan y sólo Pol mantiene contacto con Tania, Marc y Bruno. Al final de la serie se alcanza a saber que Pol deja a Tania por Bruno y ella se hace novia de Marc. Y allí es donde arranca esta novela.

Entonces los cuatro van juntos al teatro a ver una obra en la que actúa la Calduch, la excéntrica madre de Merlí. Y allí, en pleno teatro, a punto de levantarse el telón, Bruno le propone matrimonio a Pol… pero ¿él aceptará? Más bien se tomará su tiempo para pensarlo, como buen aprendiz de filósofo, y luego le dará su respuesta a Bruno. Mientras tanto, sucederán otras cosas.

Entre las cosas que le sucederán, entrará a la Facultad de Filosofía donde se encontrará con una profesora un poco “rarita” por filósofa y dipsómana, allí mismo se enamorará de un compañero de clases y tendrá algunos encuentros sensuales con otra. Tiene un trabajo modesto en un estacionamiento pero ya busca un colegio donde pueda dar clases de filosofía. Sobre todo, se reconocerá y asumirá como bisexual y tendrá algunas nuevas experiencias dándose a sí mismo placer sexual y su primer trío con otros dos chicos. Y para su propia sorpresa, saldrá del clóset con su padre.

Fuente: El ClosetLGBT, Diario El Diverso.

#Ecuador| TCE archiva causa en contra del Candidato y Evangélico Almeida por Violencia Política

El juez electoral Arturo Cabrera archivó la denuncia por supuesta violencia política y/o de género en contra del candidato presidencial por el movimiento Ecuatoriano Unido, Gerson Almeida. Los denunciantes, Diane Rodríguez y Emilio Cruz, no aclararon ni completaron dentro del plazo de dos días establecido por el juez ciertos datos dentro de la denuncia, por lo que esta fue archivada.

El aspirante presidencial fue acusado de emitir frases presuntamente discriminatorias en contra de la comunidad LGBTI en el marco de una entrevista a un medio de comunicación digital. En una rueda de prensa, hoy 5 de enero de 2021, el también pastor evangélico precisó que sus expresiones fueron descontextualizadas. “Se nos acusa de homóficos y que discriminamos a cualquier grupo social del Ecuador. En mi convicción como candidato y pastor no discrimino a nadie. Acogemos a las personas de las diferentes tendencias. Tenemos nuestra manera de pensar y esta es inclusivo. Los dichos han sido descontextualizados”.

Almeida concluye que la denuncia ahora archivada no responde a un proceso de activismo, sino que tiene un fondo político de la denunciante, quien “ha manifestado su apoyo al binomio de (Andrés) Arauz. Entendemos que esto es una cuestión política”. 

Fuente: Diario Expreso, Diario El Diverso.

#Mundo| Activismo disca: del estigma social de la discapacidad a la identidad política

Al calor de las luchas LGTBI+, las múltiples identidades disca o de diversidad funcional proponen nuevos diálogos e interseccionalidades de sesgo personal y político. Cuatro activistas de América Latina cuentan sus devenires para abrazar y defender su deseo.

Vos hiciste mal, muy mal.

Eso le dijo la directora de una escuela de La Plata a Ayito Cabrera al verle. Ayito tiene 32 años, había completado las materias del profesorado en Letras y su curriculum, a juzgar por la institución, era impecable. Por eso le llamaron, para cubrir un puesto vacante como docente. Pero las cosas cambiaron cuando se presentó. Se enojó la secretaria; también la directora y la representante legal del colegio. Cerraron la puerta del despacho y le dijeron que presentarse “sin aclarar lo que le pasaba” era un acto irresponsable, que tenían un ascensor pero que no andaba, que no iban a remodelar la escuela por ese “asuntito”. Ayito intentaba mantener seriedad. No les iba a dar el gusto de llorar ante ellas.

“¿Cuál había sido mi pecado taaaan terrible? No decirles que ando por la vida en silla de ruedas”, explica Ayito, que además se reivindica como persona trans no binarie, comunicadorx en redes, columnista radial y escritor. “Para ellas fue demasiado. Pero para mí, también. Lloré mientras esperaba el colectivo y finalmente me acerqué a la clínica jurídica de discapacidad que funciona en la Facultad de Derecho acá en La Plata, donde vivo. Así empecé a leer leyes y a darme cuenta de que nosotrxs, lxs discas, tenemos muchos derechos. Y hemos decidido hacerlos valer”, agrega. Así es como durante la pandemia, aprovechó el potencial de las redes sociales y comenzaron las juntadas con otrxs para ir dándole forma y contenido a La Barra Disca, una nueva organización militante en construcción, con integrantes de aquí y de otros países de América Latina.

Ayito

Cuando se le pregunta de qué modo prefiere ser nombradx en el contexto de esta entrevista, dice: “Yo me identifico como persona con discapacidad”. Y aclara: “Existen otros términos, como ‘diversidad funcional’ pero a mí es un traje que no me entraA otrxs compañerxs, sí. Otrxs se reivindican como rengxs, lisiadxs y más. Transformamos cada palabra violenta en una razón de orgullo. Nuestras identidades políticas se tienen que respetar como tales y ser puestas en agenda”.

El 3 de diciembre es el Día Internacional de las Personas con Discapacidad o Diversidad Funcional. En su página oficial, la Organización Mundial de la Salud reconoce que “casi todos nosotros experimentaremos una discapacidad temporal o permanente en algún momento de nuestras vidas” aunque pocos países ponen en práctica su enorme acervo de protocolos, leyes y recomendaciones. En 2008, por ejemplo, Argentina adoptó la Convención de los Derechos de las Personas con Discapacidad mediante la aprobación de la Ley 26.378. A este avance se le suman otros en materia legislativa. Sin embargo, su plena puesta en práctica de aún es materia pendiente.

Reunión de la Barra Disca

“El capacitismo nos metió en la cabeza que debemos vivir aisladxs”

“La identidad de todas las personas es múltiple y cambiante, atravesadas por cuestiones de clase, raza, género. También es política la identidad disca. Es muy difícil entender esto porque la discapacidad, históricamente, ha sido pensada como problema individual. Eso te obliga a permanecer entre las cuatro paredes de tu casa y en términos sociales, solo está bien si salís para ir al médico. Por lo demás, sos una carga”, explica la periodista Florencia Santillán, de 28 años, que vive en Carlos Paz y es autora del libro Maldita lisiada, coescrito con Santiago Solans.

“El capacitismo, es decir, la lógica que establece qué cuerpos son válidos y cuáles no, nos metió en la cabeza que debemos vivir aisladxs o confinadxs en nuestro hogar, reducidxs siempre a niñxs al cuidado de sus xadres. Debemos ser buena gente, sumisxs, amables aún cuando nos digan cosas como ‘pobrecita’ o ‘menos mal que por lo menos sos inteligente’. Nuestra respuesta es que toda corporalidad es política, que el binarismo entre lo que se considera bueno o malo oculta una diversidad de la que todxs somos parte. Porque la aspiración del ‘cuerpo perfecto’ es, en verdad, una de las tantas formas en las que el poder ejerce su lógica patriarcal para vos y para mí. La verdad es que todxs somos lo que es nuestro deseo. Y nuestro deseo es poderoso y político. Cero infantil, cero pobrecito”, agrega.

Florencia Santillán

Los rengos de Perón

Algunos rastros de organización política se pueden buscar en el libro Los rengos de Perón, de Alejandro Alonso y Héctor Ramón Cuenya. Publicado en 2015 por Colihue, narra la militancia de jóvenes en los años 70 dentro del Frente de Lisiados Peronistas. De allí para acá, los rastros son difusos. Sin embargo, en 2019, hizo su primera aparición en la Marcha del Orgullo LGTBI+ la columna de Orgullo Disca. Laura Alcaide, una de las integrantes de este colectivo, cuenta: “Orgullo, que claro es un homenaje a la lucha de Carlos Jáuregui y otrxs activistas, surgió en un viaje hacia un encuentro de mujeres con discapacidad visual que hicimos con otra compañera. Ahí empezamos a plantearnos la necesidad de dejar de seccionalizarnos entre discapacidades o entre mujeres y disidencias, por ejemplo. De hecho, hemos tenido discriminación dentro de los espacios feministas porque para nuestras múltiples corporalidades, participar de una asamblea o estar en la calle, es un desafío distinto y esto no siempre es entendido. Así que creamos una columna disca, inclusiva y accesible, donde confluimos diversas discapacidades y personas aliadas, y participamos de la Marcha del Orgullo por primera vez. Fue hermoso”.

Eduardo Bolaños Mayorga, de 31 años, vive en San José de Costa Rica donde, explica, hay leyes progresistas pero no procesos sociales que acompañen esos cambios. “En lo personal no tengo problema en asumirme como manco. Es mi modo de decir que no me interesa ser visibilizado solo de ese modo pero tampoco me interesa ser normal y sí creo en la necesidad de visibilizar otros cuerpos y otras formas. No se trata solo de una formalidad sino de una disputa ideológica: una cosa es garantizar la inclusión desde el parámetro de ‘normalidad’ y otra desde la aceptación de la diversidad, donde no existe superioridad alguna. Es ahí hacia donde queremos ir”.

El feminismo como puerta de entrada

Para Luna Irarzábal, estudiante universitaria y empleada pública, residente en Montevideo, su ingreso al feminismo fue esencial. “Empecé a pensar mi identidad política luego de pensar mi identidad como torta feminista. Lo  cuento así para que se entienda aunque el proceso fue y es dinámico: nadie tiene nunca una sola identidad y esa identidad no siempre es la misma”, dice esta militante de la organización Ovejas Negras. Se reconoce como mujer y explica que si habitar el espacio público, por sus carencias arquitectónicas y por su violencia hacia cualquier disidencia, es un desafío para cualquiera, en su caso el desafío es aún mayor.

“Si tenés una discapacidad evidente, eso es lo que se impone cuando te ven. Entonces sos una angelita y te tienen que cuidar y llevar a la iglesia. Pero si sos torta, trans, lo que quieras, te transformás en pecaminosa y si andás en sillas de ruedas, problema tuyo. ¡Cuando proclamás tu deseo, tu identidad, tu sexualidad como persona disca, la gente entra cortocircuito!”, agrega. Y se ríe. Porque sin humor dark, asegura, todo sería más difícil.

Ayito Cabrera se entusiasma con las posibilidades de expansión activista que se empiezan a abrir al calor de las luchas LGTBI+. Y es que, en ese marco, las múltiples identidades disca proponen nuevos diálogos e interseccionalidades de sesgo personal y político. Así se amplían las posibilidades de tener autonomía económica que permita a cada quien vivir, estudiar, trabajar o amar sin depender de tercerxs; participar activamente en la creación y respeto de las leyes o tomar las redes sociales como lugar de construcción disidente más allá de las fronteras (“muchxs dicen que solo se milita en las calles pero nosotrxs sabemos que también hay otras maneras”, dice). Ayito sintetiza: “Ahora queremos construir La Patria Grande Lisiada”.

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso.