#Argentina| Banderazos en todo el país pidieron al Congreso una ley de inclusión laboral trans

el
Frente al Congreso de la Nación y en diversos puntos de Argentina hubo banderazos para pedir la sanción urgente de una Ley nacional de Cupo e Inserción Laboral travesti trans. Por qué las organizaciones consideran que con el decreto de cupo no alcanza.

Por María Eugenia Ludueña

Fotos: Ariel Gutraich (CABA) y Campaña por el Cupo y la Inclusión Laboral Travesti Trans

Cientos de banderas trans y del arcoíris flamearon el sábado a la tarde en las plazas de 18 localidades de Argentina con el mismo reclamo: pedir al Congreso de la Nación el tratamiento sin demoras y la sanción urgente de una ley nacional de inclusión laboral y cupo para personas trans y travestis. El proyecto ya cuenta con dictamen de tres comisiones de la Cámara de Diputades: Mujeres y Diversidad, de Legislación del Trabajo y de Presupuesto y Hacienda.

 Aunque se trata de un reclamo histórico del colectivo travesti trans de la Argentina, el Proyecto de Ley de Promoción del Acceso al Empleo Formal para Personas Travestis, Transexuales y Transgénero “Diana Sacayán – Lohana Berkins” (su nombre oficial) aún no se llegó a tratar en las sesiones ordinarias del año pasado. Pero hoy está en condiciones de llegar al recinto porque el presidente Alberto Fernández lo incluyó junto a otros proyectos de ley en el temario a tratar por el Congreso en sesiones extraordinarias programadas hasta el 28 de febrero

Este Banderazo Federal y Plurinacional fue convocado por la campaña que viene impulsando la sanción de lo que eran diferentes proyectos (en 2020 se presentaron 14 iniciativas en el Congreso) unificados ahora en la Ley de Promoción del Acceso al Empleo Formal para Personas Travestis, Transexuales y Transgénero “Diana Sacayán – Lohana Berkins”. La conforman el Frente Orgullo y Lucha (que agrupa a diversas organizaciones de la diversidad sexual), la Liga LGBTIQ+ de las provincias y la Convocatoria Federal Trans y Travesti Argentina, junto a otras organizaciones de todo el país. 

“Necesitamos que el Congreso ponga en agenda la inclusión laboral trans. Es muy importante que se convierta en ley. El trabajo es el eje de la vida de las personas, un derecho que históricamente nos fue negado por nuestra identidad de género a las personas travestis y trans”, expresó Marcela Tobaldi, de La Rosa Naranja, organización que integra el Frente Orgullo y Lucha. “ Estamos pidiendo que se trate en el recinto este proyecto que es urgente”. 

A diferencia del decreto presidencial de Alberto Fernández que destina un 1 por ciento de la planta del empleo del sector público a personas trans (y cuyo registro de postulantes abrió hace unos días), el proyecto de ley es mucho más amplio. Contempla la implementación de políticas públicas para la capacitación e inclusión de manera más integral, el apoyo a proyectos productivos de la economía popular gestionados por travestis trans, e incentivos para el sector privado. 

“Nadia (Echazú), Diana (Sacayán) y Lohana Berkins tuvieron que pelear solas contra un sistema patriarcal”, recordó Claudia Vásquez Haro, presidenta de OTRANS y de la Convocatoria Federal Travesti Trans Argentina. Resaltó la “madurez política del colectivo travesti trans, que construyó esta unidad”. La activista también valoró los modos de organización social y política que se necesitaron para llegar a esta instancia. Y afirmó: “La sanción de esta ley es una vital para nuestro colectivo”.

Por las presentes y por el futuro de las infancias trans

Mientras participaba de los preparativos para dar inicio al banderazo, Alma Fernández, activista travesti, recordaba el legado de Lohana Berkins y Diana Sacayán (sus nombres resonaron toda la tarde en cada rincón de la Plaza de los Dos Congresos). “Estamos acá para pedir fuerte por la inclusión laboral trans, en una semana en que también tuvimos que salir a reclamar por el femicidio de Úrsula. Inclusión Laboral Trans, Furia travesti!”, se hacía oír la activista.

Marisol Brandan, una trans de 36 años, fue de las primeras en llegar a la Plaza de los Dos Congresos, con un barbijo y una remera con la misma consigna: “Infancias Libres”. Así se llama la organización civil que preside Gabriela Mansilla (madre de la primera niña trans de Argentina que consiguió su dni con la identidad autopercibida) y de la que Marisol forma parte. “Mi genitalidad no define mi género” decía la espalda de su remera y la de sus compañeros de organización, xadres de familias de niñes trans. https://twitter.com/PresentesLGBT/status/1363234555491192833

“A mis 36 soy una sobreviviente. Pero estoy y estamos acá para pedir garantizar el presente de las personas trans y travestis y el futuro de las infancias. Queremos que elles puedan gozar al cien por ciento los resultados de esta lucha histórica que nos fue negada”, dijo Marisol a Presentes.

Sin demoras, inclusión travesti trans ahora

“Acá está la resistencia trans”. “Lo dijo Lohana lo dijo Sacayán, al calabozo no volvemos nunca más” se cantaba fuerte en la Plaza de los Dos Congresos. Allí cientos de personas de coaliciones trans travestis, de la diversidad, políticas y culturales, protagonizaron una intervención breve y puntual. Durante unos minutos cortaron la avenida Entre Ríos para desplegar sobre la calle los paños de una inmensa bandera con los colores del arco iris, y la rodearon con un abrazo al grito de “Sin demoras, ley de cupo travesti trans ahora”.

Antes y después, lxs oradorxs se fueron pasando la palabra. “Para poder elegir tenemos que tener opciones, algo que nunca pudimos por el sistema prostituyente que condena a la mayoría de nosotras. Necesitamos políticas públicas. Es hora de que el Congreso dé otra señal”, expresó Florencia Guimaraes, directora de políticas tlgbi La Matanza. Y sumó el otro tema que se reclama desde hace años: la reparación histórica para las mayores de 40 años. “ Necesitamos la reparación para las compañeras mayores que fueron detenidas, encarceladas y criminalizadas por ser travas y salir a la calle a comprar pan. Necesitamos más políticas, que diputadas y quienes tienen el poder nos devuelvan un poco de lo que nos ha sido arrebatado”, dijo la activista matancera en el acto. 

La escuchaba atenta una diputada que se acercó a la Plaza, Mónica Macha (Frente de Todes), presidenta de la Comisión de Mujeres y Diversidad de la Cámara baja. El proyecto final de esta ley se trabajó en el marco de la comisión que preside, en sucesivos encuentros por Zoom que permitieron la participación de organizaciones de todo el país. Y ella viene presentando hace años otros proyectos similares, que no llegaron a aprobarse pero fueron muy importantes para articular las demandas de las organizaciones a nivel político.

Macha conoce el tema y sabe que hablar de inclusión laboral implica considerar otro punto complejo: “Muchas de las travestis y trans mayores necesitan pensar en una pensión más que en el ingreso a un trabajo, especialmente aquellas que hoy tienen 50 o 60 años”, dijo la diputada recientemente.

En el acto, expresó: “Necesitamos la ley de inclusión laboral para darle estabilidad al decreto de cupo, y para más políticas. Necesitamos la ley porque es un logro político muy importante para el colectivo que viene peleando hace años por el trabajo para las personas trans y travestis, un legado de Diana y Lohana”.

Say Sacayán, hermano de Diana y activista de M.A.L., recordó el modo en que su hermana trabajó cada paso de la ley de cupo laboral trans que la provincia de Buenos Aires sancionó como ley en 2015 (y se reglamentó en 2019). La actriz y dramaturga Daniela Ruiz fue junto con Ivana Gutiérrez, Directora diversidad sexual Municipio de Morón y activista de Conurbanes por la Diversidad, una de las conductoras del encuentro. 

La pandemia agravó la violencia estructural

Las organizaciones están impulsando fuertemente y por todos los medios posibles la necesidad de que lxs legisladorxs comprendan la urgencia que requiere tratar la inclusión laboral de colectivos vulnerados históricamente por violencia estructural y falta de acceso a derechos como el trabajo pero también la salud, la educación y la vivienda. Esto ya a ha sido reconocido por diversos fallos de la Justicia en los últimos años (la sentencia por el travesticidio de Diana Sacayán, dictámenes de fiscalía en acusaciones a travestis y trans). Y en la pandemia por Covid-19, todas estas vulneraciones quedaron expuestos de manera brutal no sólo en Argentina sino en todos los países de América Latina. 

Por eso las organizaciones de la campaña por el Cupo y la Inclusión Laboral Travesti Trans insisten en que la sanción de esta ley se vuelve aún más acuciante en este contexto. 

Lxs convocantes ya hicieron un pedido formal al presidente de Diputades, Sergio Massa, y también a los presidentes de los principales bloques: Máximo Kirchner (Frente de Todos), Mario Negri (UCR) y Cristian Ritondo (PRO) pidiendo el pronto tratamiento de este proyecto de ley. 

Por qué con el decreto no alcanza

Las organizaciones que se manifestaron frente al Congreso coinciden: “El decreto no alcanza. Lo celebramos, pero necesitamos una ley de inclusión laboral integral “ –dijo Manu Mirelles, secretarix académicx de la Mocha Celis, el primer bachillerato trans del mundo, que funciona en la Ciudad de Buenos Aires–. “Es urgente y se tiene que concretar el reclamo histórico. Tenemos que dar el paso para que la ley funde políticas públicas”. 

“Necesitamos que se apruebe una ley por tres puntos centrales ”, explicó Ese Montenegro, activista trans masculino, formador docente en ESI, ilustrador y asesor de la Comisión de Mujeres y Diversidad de Diputadxs. “Uno es que los antecedentes penales no pueden funcionar como barrera acceso al trabajo. Porque si bien ahora personas trans pueden trabajar, históricamente han sido expulsadas y confinadas a sobrevivir en los límites de la legalidad. Otro punto es la necesidad de que existan líneas de créditos para personas microemprendedoras y otro fundamental es que el Estado genere incentivos fiscales para el sector privado que contrate a persona trans”. 

Además de este Banderazo en la Ciudad de Buenos Aires, hubo más intervenciones con el mismo objetivo. Hubo “banderas humanas” con los colores del arco iris en la Plaza Central 25 de Mayo de Resistencia (Chaco), en la Plaza del Papá en Rawson (Chubut), en el Parque Las Tejas (Córdoba Capital), en la Plaza 25 de Mayo (Corrientes, Capital) y en la Plaza Independencia de Paso de los Libres. También en  Plaza San Martín de Victoria (Entre Ríos) y en las plazas homónimas de la capital de la provincia de Formosa, en General Pico y Santa Rosa (La Pampa), en Allen (Río Negro), en San Miguel de Tucumán; en la Plaza 25 de Mayo de La Rioja Capital, en Mar del Plata, en la explanada de la Legislatura en Mendoza, en Plaza 9 de Julio en Posadas (Misiones), en el Monumento a San Martín de Neuquén Capital, frente al Monumento al Gral Güemes en Salta Capital, en la plaza Pringles de San Luis Capital. 

“El reconocimiento de nuestra identidad no se acaba en nuestro nombre o nuestro DNI, queremos elegir nuestros proyectos de vida y gozar de una ciudadanía plena. Necesitamos una sociedad que deje de excluirnos y marginarnos, necesitamos una sociedad donde podamos estudiar, tener proyectos y profesionalizarnos, y para eso necesitamos trabajo. Es hora de que el reconocimiento del Estado tenga en cuenta el valor de nuestra calidad de vida” expresó Thiago Galvan, secretario de Identidades Travestis, Trans, No Binarias e Intersex de la Liga LGBTIQ+ de las provincias.

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. feminiateo dice:

    Con el movimiento por la Ley de cupo trevesti-trns, podemos comprobar como siguen siendo muy importantes las asociaciones que luchan por nuestros derechos. Pero podemos dar un paso más. Estaría muy bien que nos juntásemos en torno a algo más, además de las ya clásicas asociaciones pro-derechos. Así podríamos luchar contra las agresiones y crímenes por LGTBfobia que siempre nos amenazan. Las personas que no respondemos a lo que el heteropatriarcado esperaría de nosotras tenemos que estar más organizadas, al menos tanto como la gente conservadora, que se reúne un rato todos los fines de semana en sus templos. En torno a una nueva religión atea/agnóstica, no dogmática, feminista, antirracista, ecologista y aliada de los movimientos LGTBIQ, lo conseguiríamos, y seguramente se formarían muchas comunidades. En infinito5.home.blog escribo sobre ella.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s