#Mundo|6 AÑOS DE AMOR A DISTANCIA HASTA QUE NOS CASAMOS Y FORMAMOS UNA FAMILIA

el

Lucía y yo nos conocimos por internet. En ese momento yo estaba entrando en la universidad y ella estaba empezando su vida laboral después de acabar sus estudios.

No sé si sabéis lo que es tener una relación a distancia pero a veces es maravilloso y otras veces una pesadilla frustrante.

Yo soy latinoamericana y Lucía española. Ella leyó un escrito en un blog que tenía en ese tiempo y me escribió. Empezamos a hablar por email y a mi me encantaba recibir sus correos. Nos intercambiamos fotos y ya terminé de enamorarme de esa chica que escribía tan bien y que resultó ser una belleza.

Hablábamos todos los días, ella era la primera que se enteraba de lo que me pasaba y viceversa. Preferíamos quedarnos chateando un viernes por la noche que salir de fiesta, pero con las diferencias horarias no lo teníamos muy fácil.

A nuestras amigas les parecía un poco preocupante porque decían que no tenía sentido mantener esa relación, que seguramente nunca podríamos vernos y que estábamos perdiendo oportunidades de tener algo real en nuestras ciudades.

Recibimos mucha presión y eso nos llevó a primero abrir la relación, lo que terminó fatal, y después a terminarla porque las discusiones que tuvimos por abrir la relación fueron letales.

Estuvimos cinco meses separadas. En ese tiempo ella salió con otra chica y yo tuve aventuras con varias. Pero no dejaba de pensar en Lucía, una noche le escribí, pero sin esperanzas, porque sabía que estaba con otra persona, y me respondió al segundo que tampoco podía dejar de pensar en mí. Así que hicimos oídos sordos a las presiones y volvíamos.

Queríamos vernos en persona pero su sueldo llegaba para sus gastos y yo aún no acababa mi carrera, mis papás me mantenían y no me pagarían un viaje a Europa, solo teníamos que seguir esperando.

Cuando llevábamos cuatro años y medio ya habíamos reunido dinero para que yo fuera a verla, así que compramos el pasaje y con muchísimos nervios y muchísimas ganas tomé el avión.

Ella estaba esperándome en el aeropuerto y nada fue como yo creía, nada más vernos nos dio mucha vergüenza y nos saludamos como dos amigas con un beso en la mejilla. Pero al llegar a su casa ya tomamos confianza y nos besamos e hicimos el amor. Eso fue perfecto, ya conocíamos por cámara cada parte de nuestros cuerpos y habíamos hablado mil veces de lo que haríamos y lo que nos gustaba, así que fue muy especial.

Estuvimos dos semanas juntas. Me mostró la ciudad, pasamos mucho tiempo en la cama y nos dimos cuenta de que no queríamos separarnos. Pero yo aún no podía quedarme.

Volví a arreglar mis asuntos y acabar mi tesis. Lucía consiguió que me hicieran un contrato de trabajo para poder volver a España, eso nos costó varios meses pero al final salió bien.

Faltaban unos días para nuestro sexto aniversario de pareja cuando por fin llegué a España con mi maleta y mis ganas de hacer vida con mi chica.

¿Cómo sería eso? ¿Quizás solo funcionábamos online y no presencial?

Nos casamos casi al llegar yo, básicamente porque necesitaba los papeles para quedarme. No sabíamos si saldría bien pero con decirles que llevo dos años y medio viviendo aquí, que estamos en proceso de tratamientos de fertilidad para tener un bebé ya lo digo todo.

Nos enamoramos de manera virtual y seguimos amándonos en persona, y no vemos la hora de recibir al nuevo miembro de esta historia, que empezó con un simple correo electrónico.

Fuentes: Oveja Rosa , Diario El Diverso .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s