#Mundo|CÓMO MI HIJA DE 5 AÑOS EXPLICANDO LA VISIBILIDAD LÉSBICA AVERGÜENZA A LOS LESBÓFOBOS

el

Carmen es una niña que no se diferencia mucho de otras pequeñas de su edad. Le gusta disfrazarse, sus personajes favoritos son Elsa de Frozen y Wonder Woman, le gusta ver películas de Disney, el pan con chocolate, ir al parque con sus amiguitas del cole y de vez en cuando hacer una pijamada con sus primos.

Es una niña feliz, profundamente cariñosa e imaginativa. Tiene un gato al que adora y se muere de ganas de tener un perro y un hermanito, el que por tratamientos de fertilidad que no han salido bien no ha podido llegar. ¿Sabéis cuál es la única diferencia que tiene Carmen con otras niñas, por ejemplo, las de su clase? Que mi niña tiene dos mamás, que no tiene papá, que tiene donante.

Desde que era muy pequeña mi ex esposa y yo la educamos en diversidad familiar, en aprender a respetar y valorar las diferencias. Carmen desde muy pequeñita tenía todo muy claro, con dos años ya hablaba fluidamente e incluso nos explicaba cosas a nosotras.

La pareja que formaba con mi ex se rompió hace dos años, pero seguimos siendo una familia que ama y apoya a Carmen, aunque cada una en su casa y con custodia compartida.

La familia de mi ex esposa es bastante conservadora, ella tiene unos tíos que cruzan la línea del conservadurismo al punto de ser bastante lesbófobos en ocasiones. Aunque quieren mucho a Carmen sé que miran a nuestra familia como si le faltara algo, como si no estuviera completa, como si tuviéramos un problema.

Sucedió hace poco en la comunión de un primo de Carmen. Uno de estos tíos de mi hija estaba comentando que a su edificio habían llegado dos mujeres que vivían juntas y que eran pareja, que ni lo disimulaban ni nada, que ya la gente no oculta esas cosas. 

Carmen, que estaba jugando y parecía que estaba a lo suyo, alzó la voz: Claro, es que eso es la visibilidad lésbica, que no tienes que esconderte para ser feliz y que puedes amar a quién quieres. 

Mientras yo me derretía de amor el resto de la familia se quedó perpleja, sin capacidad de decir nada más que un «ole tú, chiquilla, tus ovarios».

Me parece esperanzador que podamos criar una nueva generación, una que no tiene miedo, que tiene claro qué cosas están en el terreno del odio y que cosas en el del amor.

Fuentes: Oveja Rosa , Diario El Diverso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s