#Mundo| Ordenan pastel homofóbico en pastelería de una pareja de lesbianas

Ordenan pastel homofóbico en pastelería de una pareja de lesbianas.

April Anderson y su esposa Michelle abrieron la pastelería de sus sueños en el año 2013 con una misión clara: ofrecer un producto de calidad en un ambiente positivo, creativo, respetuoso y amigable con sus empleados y su comunidad.

Hasta hace unas semanas jamás se habían enfrentado a una conducta homofóbica con alguno de sus clientes. Incluso meses atrás -como cada junio- se habían dedicado a hornear docenas de pasteles coloridos para celebrar el mes del orgullo. Pero una orden recibida a través de su sitio web, le dejó la piel erizada.

Cuando entró a revisar el pedido en primera instancia, no notó nada raro, el nombre de la orden llevaba “PRIDE” en letras mayúsculas, lo cual solo le hizo pensar que se trataba de algún pastel con temática LGBTQ. No fue hasta que abrió los detalles de esta, que se llevó una gran sorpresa.

“Estoy ordenando este pastel para celebrar el orgullo de el verdadero matrimonio Cristiano”, se leía en el pedido. “Me gustaría que escribiera en el pastel ‘Los actos homosexuales son gravemente malvados (Catecismo 2357).”

Anderson no podía creer lo que estaba leyendo, y su primera reacción fue tomar el teléfono y marcarle a su esposa. “¿Puedes creer que recibimos esta orden?”, le preguntó asombrada.

Después de colgar la llamada, le marcó a uno de sus amigos, quien se ofreció a ayudarle para encontrar más información sobre el -indeseable- cliente.

Se trataba de un sujeto llamado David Gordon, y según su biografía de Twitter se describía cómo: editor en una iglesia militante, abogado, autor, hombre de familia, (ah, y olvidando poner “homofóbico”).

«No me importaba hacer el pastel, pero también sentí que su propósito al ordenar el pastel era que quería engañarnos y decir que estábamos siendo discriminatorios con él (al no hacerlo).Eso es exactamente lo que él quería», dijo en una entrevista para un medio local. «Sé que ha habido casos en los que LGBTQ han demandado a panaderías por no hacer pasteles de boda y todos los tribunales dicen que si brindas un servicio, no puedes discriminar. Nosotros hacemos pasteles. No puedo discriminar y decir que no haré el pastel, pero sí puedo optar por no escribir comentarios homofóbicos en él «.

Adicional a eso, Anderson explicó que cuenta con una política en donde no se permite escribir mensajes en pasteles ordenados a través de su sitio web, aún cuando solo se trate uno como por ejemplo “Feliz cumpleaños 90, abuela.”

El 24 de julio, día en que Gordon estaba programado para recoger el pastel, llamó para confirmar el pedido. Quedando sorprendido con la respuesta de Anderson pues seguramente él esperaba que le negaran el servicio.

Majid, el amigo que ayudó a identificar al cliente, decidió  no quedarse con los brazos cruzados y organizó un evento en Facebook llamado “Mini Pride Rally” a la entrada de la pastelería para asegurarse de que el cliente homofóbico fuera recibido por docenas de personas utilizando ropa colorida y mostrando su apoyo a la comunidad.

Alrededor de 40 personas llegaron al lugar en la fecha y hora pero como era de esperarse, el cliente jamás llegó a recoger su pedido. Cinco días después Anderson recibió una llamada por parte del cliente, preguntando qué día podría ir a recoger su pastel a lo que ella le dejó saber que por políticas no se podía reclamar después de 48 horas, tampoco pudiéndose ofrecer un reembolso.

Hace algunos días, el cliente homofóbico hizo aparición en redes sociales, dejando un tweet queriendo evidenciar que había sido discriminado.

«Good Cakes and Bakes me está discriminando por pedir un pastel citando virtualmente el Catecismo de la Iglesia Católica sec. 2357. No más discriminación anticatólica. Nos vemos en la corte», escribió.

Como diría la chaviza “En fin, la hipocresía…”

A esto, Anderson expresó que en ningún momento se había discriminado al cliente, argumentando que todos tienen derecho a sus propias creencias.

Esto solo nos deja una lección: Las personas pueden llegar a ser muy malvadas pero al final del día siempre se llevan su merecido. En este caso (aunque no sea mucho) el hombre no se salió con la suya y además no se le devolvió su dinero.

Y recuerden amiguitos, siempre hay que apoyar a negocios manejados por miembros de la comunidad LGBTQ.

Fuente: El ClosetLGBTI, Diario El Diverso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s