#Brasil| Niño trans de 8 años celebra su nueva identificación. Dejó de ser María y ahora se llama Eduardo

A pesar del gobierno conservador que hay en su país, este pequeño brasileño ha logrado avanzar en su transición de género gracias al apoyo de sus padres.

La diversidad sexual ha sido un tema constante en Brasil. Debido a que siendo un país de un origen cristiano más conservador, cada avance que se ha dado a favor de las personas LGTBI, ha costado años de luchas.

Sin embargo, a pesar de todas las dificultades, este gigante de Sudamérica fue el primer país en despenalizar los actos homosexuales entre adultos. Y desde el 2010 se permiten las adopciones homoparentales, además de que desde el 2013 se legalizaron los matrimonios entre personas del mismo género.

Pero hay un grupo de la diversidad sexual en Brasil que todavía sufre un grado mayor de discriminación por parte de las instituciones y el Estado. Ya que las personas transgénero todavía no tienen una Ley de Identidad de Género que les ampare, sino que solamente hay un proceso judicial que permite cambiarse de género tras haberse realizado una cirugía de reasignación de sexo.

A pesar de que hay jueces que han hecho lo posible para proteger y ayudar a las personas transgénero en sus derechos, la ausencia de una legislación específica pesa. Lo que obliga a que Estados tengan sus propias normas para al menos garantizar el nombre social de las personas trans, como fue el caso de un pequeño de 8 años en Sao Paulo.

Se trata del caso de Eduardo Lopes Freitas, o antes conocido como Maria Eduarda Freitas. Un niño transgénero que gracias al apoyo de sus padres, hoy celebra que pudo cambiar su identificación. Si no uno viera ahora su carnet, saldría que su género es masculino y su nombre es Eduardo.

Nombre que por cierto eligió porque era el que se parecía más al anterior. El que le puso su madre, Regina Helena Lopes, una funcionaria pública del Estado. Él recuerda que nunca le gustó su nombre, y en especial cuando lo llamaban en el médico para una inyección o medicación. «No me gustaba el nombre con el que me llamaba el médico», afirma.

Pasaron los años, y Eduardo empezó a usar gafas y el cabello cada vez más corto. Era una de sus exigencias. No le gustaba que le llamaran «Maria Eduarda» cuando ingresaba a una consulta, sino que era feliz con que le llamaran «Dudu». Y en general, siempre se comportó y se quiso ver como un niño.

«Quería que interpretara a Minnie, él quería ser un superhéroe, pero aceptó a Mickey. Cuando tenía cuatro años, aceptó a Frozen, pero todo en azul. A los cinco, ya quería una fiesta de Ben 10 (…) Comenzó a cortarse el cabello, no quería vestirse más, incluso lloró. A partir de entonces, mi esposo y yo entendimos, y decidimos dejarlo como él quería»

– explicó su mamá, Regina, sobre su hijo que a los tres años ya rechazaba los temas femeninos, según consigna el medio Universa.

En su escuela tuvo la suerte de que siempre lo han tratado bien. Allá no es «María Eduarda», sino que «Dudu». Y junto con que también el colegio le deja usar el baño para personas con discapacidades. Sin olvidar que sus maestros siempre han estado a la altura y no tenían prejuicios hacia él. 

De grande Eduardo quiere ser futbolista o tatuador. Le gusta mucho el internet y jugar en el patio de su casa. Pero lo que más le gustaba y quería, era que le llamaran por su nombre. Él es Dudu o Eduardo, pero no María. Así fue como con su mamá fueron al registro civil tras la escuela para realizar ese cambio de identidad.

Su ansiedad se notaba a distancia, era un día muy importante para él. Y todo salió bien. Después su mamá lo comunicó por Facebook, poniendo la fotografía de Eduardo: «La cara feliz de alguien a quien se le respetaron sus derechos, hoy Eduardo Dudu Lopes Freitas puede hacer su nuevo vida con su nombre social, ahora es oficialmente Eduardo». 

Dudu ahora está más feliz y seguro, y quiere seguir avanzando en su transición. Se quiere aplicar hormonas para prevenir el crecimiento de los senos, pero sus padres se negaron. «Eduardo es consciente de que sus senos crecerán, que va a menstruar», dijo su mamá. Sin embargo, ya se demostró que nada va a detener a este niño para que se sienta completamente cómodo como Dudu.

Fuente: UPSOOL, Diario El Diverso

#España| Abre en Madrid la primera oficina de empleo para personas trans

  • La oficina se llama Ámbar y es un proyecto impulsado por la fundación 26 de Diciembre

La Fundación 26 de diciembre nació en 2010 con un grupo de amigos que quería dignificar y dotar de recursos a los mayores LGTB+. Su primer proyecto fue crear una residencia para ancianos con orientaciones sexuales e identidades no normativas. Diez años después, presentan Ámbar, un proyecto de inserción sociolaboral dirigido al colectivo trans de la Comunidad de Madrid.PUBLICIDADProyecto-Ambar-Fundacion26DMiembros del proyecto ÁmbarPROYECTO ÁMBAR

La oficina Ámbar pondrá en contacto a personas que buscan empleo con empresas afines a la fundación 26 de diciembre, para asegurar a las personas trans entornos laborales libres de discriminación. Este servicio de ayuda a la búsqueda de empleo será gratuito, ya que la fundación está subvencionada por el Gobierno de la Comunidad de Madrid. 

Los objetivos fundamentales de este proyecto son dos: el primero, la formación para personas trans en diferentes ámbitos profesionales. Por ejemplo, tienen cursos de estética, peluquería y moda, en colaboración con centros de la capital. El segundo objetivo es la búsqueda de empleo, acompañando a quien lo necesite durante el proceso de integración en el mundo laboral. PUBLICIDAD

Las personas trans siempre han sufrido discriminación laboral, algo que las relega a la economía sumergida, es decir, a realizar trabajos sin contrato, y por lo tanto sin derechos como Seguridad Social, vacaciones o jubilación. Además, la dificultad para acceder a un trabajo legal invisibiliza al colectivo. Vamos, que la mayoría de la gente se cree que las personas trans no trabajan porque no quieren o porque no tienen estudios, fomentando prejuicios y violencias hacia este colectivo. 

Es importante sensibilizar a la sociedad sobre la realidad de las personas trans, y el proyecto Ámbar ha nacido precisamente para esto. En su página web tienes toda la información, tanto si eres una persona trans que busca empleo como si eres una empresa que querría colaborar con el proyecto. 

Fuente: Yass, Diario El Diverso

#Perú| Transmasculino presenta denuncia contra Discoteca “Vale Todo Down Town” por transfóbica

Transfobia. Un joven trans formalizó su denuncia debido a que personal de seguridad de la discoteca Valetodo DownTown no respetó su identidad.

Un nuevo caso de transfobia en el Perú. Luego que un joven transgénero fue víctima de discriminación en la discoteca ValeTodo DownTown en Miraflores, finalmente, ha presentado su denuncia formal ante la municipalidad del distrito.

Amparado en la ordenanza N°437 del municipio que “promueve el respeto a la igualdad y prohíbe toda forma de discriminación en el distrito”, Emil Fabianne acudió para que este caso no quede impune, y así se tomen las medidas necesarias del caso.

“Yo no voy a permitir que esto se siga dando, y mucho menos en una discoteca que supuestamente protege a las personas LGBTI+”, dijo en un video publicado en su cuenta personal.

“Estoy aquí para que esto [discriminación transfóbica] pueda parar de una vez. Yo no he recibido ningún tipo de disculpa pública por lo que se me ha agredido. También ha salido un video con argumentos totalmente falsos en los que se me vuelve a revictimizar”, añadió.

Transfobia en discoteca ValeTodo DownTown

Como se recuerda, el sábado pasado, Emil denunció a través de sus redes sociales haber sido víctima de discriminación por parte de los agentes de seguridad de la discoteca miraflorina. Luego que uno de ellos pidiera a los asistentes que realizaran una cola para mujeres y hombres, decidió ubicarse en la segunda fila porque él se identifica así.

A pesar que le explicó que es un hombre trans, en reiteradas ocasiones el guardia continuaba afirmando que era mujer y llamándolo por el nombre que aparece en su DNI, con el cual no se siente identificado.

“Me pide el DNI, se lo doy y empieza con el discurso de que ‘tú eres mujer’ y me empieza a llamar con el nombre que sale en mi DNI. Le explico, le explicamos, aún así no quiere entender. Sigue diciendo lo mismo reiteradas veces y gritándolo. Todas las personas estaban oyendo todo esto. Estaban oyendo un nombre que no es mi nombre”, narró en un video difundido en sus redes sociales.

El hombre al que denunció le dijo que debe esperar en la otra cola porque era mujer. Emil, nombre con el que se identifica la víctima de transfobia, acudió a esa fila, donde el sujeto se acercó para hostigarlo.

“Después de todo esto, que es una vulneración a mi identidad, una falta total de respeto, ingreso, Kat también ingresa. Hay solo cola de chicas, hago la cola de chicas porque no tengo ningún problema con que me revise una mujer y el hombre continúa hostigándonos. Se aproxima a nosotras a decirnos ‘¿ves? estás en la cola de mujeres porque eres mujer’”, contó indignado.

ValeTodo DownTown responde

Luego de dos días de haber ocurrido el hecho, la discoteca ValeTodo DownTown lanzó un comunicado en el que recalcan el “rechazo de actos en los que una persona se ve afectada al no poder reconocerse tal y como se perciben en situaciones como ir a votar, ir al banco, sacar documentos, viajar, etc”.

Asimismo, comunicaron que iban a despedir a los que vulneraron la identidad de género del muchacho, y que además, capacitarán a sus colaboradores para que no vuelvan a cometer actos discriminatorios.

Transfobia en televisión peruana: reportaje de ‘Al sexto día’ violenta y se burla de la comunidad LGTBI

El pasado sábado 18 de enero, el programa ‘Al sexto día’, que conduce la periodista Mónica Cabrejos, emitió un reportaje con un fuerte mensaje transfóbico que violenta y refuerza los estereotipos contra las personas transgénero y la comunidad LGTBI.

En el informe, que a diferencia de los otros que se emitieron ese mismo día, ya no se encuentra en el canal de Youtube del programa, el reportero reta a tres mujeres trans ir a la playa en bikini. En la siguiente nota, te contamos por qué este tipo de reportajes vulnera y expone a la comunidad trans a situaciones acoso y violencia.

”Podrían vivir en el mismo barrio donde usted vive”, inicia diciendo el reportero de ‘Al sexto día’. Segundos después, aparecen tres mujeres transgénero caminando por una plaza, mientras son seguidas por una cámara que se enfoca casi totalmente en sus cuerpos.

”¡Apariencias engañosas! Travestis se lucen en bikinis en las playas de Costa Verde” es el titulo del reportaje, que utiliza una terminología incorrecta entre ‘travesti’ y ‘transgénero’ y que tiene como objetivo registrar la reacción de otros veraneantes a ‘’cualquier detalle que las pueda delatar’’, como dice el reportero.

”El fondo del supuesto experimento social del reportaje era ver si la gente podía reconocer la identidad de género de las compañeras; situación que patologiza y estigmatiza la vivencia de las personas trans en el Perú, con cifras alarmantes en relación a violencia y muchas seguidas de crímenes”, afirma Miluska Luzquiños, activista trans y feminista.

Como indica Luzquiños, el reportaje tenía como consigna ver cuantos hombres podían ser engañados y cuántos reconocían que las mujeres eran transgénero, acción que frivoliza la situación de vulnerabilidad que atraviesa esta comunidad por tener una identidad distinta a la que les fue otorgada biológicamente.

Fuente: La República, Diario el Diverso

#México|CEDEM niega el acceso a estudiante trans en Monterrey.

Día con día las personas de la comunidad trans, no binaria y de género no conforme enfrentamos situaciones de discriminación debido a nuestra expresión e identidad.Lamentablemente es bien sabido que las personas de nuestra comunidad que se muestran abiertxs con respecto a su identidad de género en el lugar de estudio tienen más probabilidades de sufrir acoso y violencia tanto por parte de las instituciones educativas como de compañerxs, trayendo como consecuencia más común el abandono de los estudios, lo que disminuye aún más las posibilidades de sobrevivir para dichas personas.Tal es el caso de nuestra hermana Miriam, quien después de haber notificado la rectificación de su papelería de identificación (Junio 2019) a la academia de música donde realizaba sus estudios, se volvió centro de los ataques de docentes e incluso de la directiva. Dichos ataques incluyen desde cuestionamientos hacia su expresión y genitalia, prohibirle el acceso al baño de mujeres e incluso la obstrucción de su derecho a la educación al duplicar su colegiatura (de $18,000 a $35,000 MXN) sin previo aviso ni justificación.El pasado viernes 31 de Enero realizamos el acompañamiento para interponer una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Nuevo León, quienes extenderán a su vez la denuncia ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación contra el CEDEM Academia de Música Yamaha; estas acciones se suman a los oficios entregados al Gobierno de Monterrey, al Gobierno del Estado de Nuevo León, ante la Procuraduría Federal del Consumidor con acompañamiento de Movimiento por la Igualdad en Nuevo León y un amparo por parte de la asociación El Clóset LGBT, A.C..

Esperamos que, con la cooperación de todas las colectivas LGBT+ y autoridades pertinentes, Miriam pueda reanudar sus estudios y se siente un precedente que comprometa a esta academia a trabajar apegadxs a la legalidad y garantizando los derechos humanos.

Si eres parte de la comunidad trans o no binaria y eres o has sido discriminade por tu identidad, expresión de género u orientación sexual, recuerda que no estás solx y acércate a nosotres 💛💜🖤✨

Fuente: Elvein.t, Diario El Diverso

#Ecuador| La foto 18 años después de la familia de un chico trans emociona en las redes

¿Quién no lo ha hecho? ¿Encontrar una foto del pasado y repetirla con las mismas personas en el mismo lugar? Yo misma, redactora de este artículo tengo una con mi hermana cuando ella tenía 4 años y la repetimos más de diez años después.

Hay una foto que está triunfando en internet, conmoviendo a miles de personas, y es la de una madre que se tomó una foto con sus hijos en una playa. 18 años después regresó con ellos y tomó la misma foto en la misma posición.

Con mucho amor y mucha naturalidad vemos en una simple foto la transición de este chico. Y es tan solo una foto, pero en ella hay amor, hay aceptación, apoyo, hay un precioso mensaje de unión familiar y felicidad.

Fuente: Oveja Rosa, Diario El Diverso

#España| Nace la primera oficina de empleo para personas trans

Tuvo que viajar miles de kilómetros para escuchar su nombre. Solo cruzadas las puertas de Europa, Alexia fue, por primera vez, Alexia. Y al oírlo en boca de otros, comenzó a sentir un poderoso aleteo en las entrañas. Como si emergiera por fin la persona que siempre fue, desprendiéndose de toda la apariencia adoptada previamente para sobrevivir. En Madrid, tan lejos de Camerún, donde la transexualidad está tipificada como un delito penado con la cárcel, Alexia estrenaba la mayoría de edad y una nueva identidad: aquella que se le agarró muy dentro siendo un niño y nunca pudo reivindicar.

Romper con la más esencial de las convenciones sociales en África tiene un precio: “Mi familia me ha repudiado, son musulmanes y la religión prohíbe lo que yo he hecho. Pero es imposible luchar contra los sentimientos. Puedes enterrarlos mucho tiempo, pero siempre terminan aflorando de algún modo”, declara. Un año después de su partida, Alexia trabaja para una peluquería en el corazón de Malasaña, a tiempo parcial, pero de forma indefinida. Consiguió el empleo gracias a Ambar, el primer programa de inserción laboral dedicado a las personas trans, impulsado por la Fundación 26 de diciembre con financiación de la Comunidad de Madrid. El salón está forrado de espejos y luminosos. Un hilo de música electrónica parece marcar el ritmo en la zona de lavado. “¿Quiere un café o una infusión?”, pregunta Alexia a una clienta que espera a ser atendida.

El programa Ambar consiguió a Alexia Usen una entrevista en la peluquería de la calle Pez para la que ahora trabaja
El programa Ambar consiguió a Alexia Usen una entrevista en la peluquería de la calle Pez para la que ahora trabaja MIGUEL EZQUIAGA

Pedro Bogo, director de Ambar, pone en contacto a los demandantes de empleo con una serie de empresas afines al proyecto, que aseguran entornos laborales libres de discriminación. También proporcionan formación gratuita. Entre las firmas participantes está Pantene, que comercializa productos para el cuidado del cabello; Corta Cabeza, una cadena con seis peluquerías en la capital; Workshop Experience, una escuela de fotografía, y El Corte Inglés. En seis meses, la iniciativa ha empujado el itinerario profesional de 50 usuarios. Y se han firmado una treintena de contratos de diversa duración. Distintos recursos sociales de la región ya han comenzado a derivarles casos. “Calculamos que, en la Comunidad de Madrid, ocho de cada diez personas transgénero está en paro. Es una cifra brutal, que las condena a la marginación”, anota Bogo.

Este desempleo tan arraigado tiene un doble efecto, añade el pedagogo. Por un lado, aboca a las personas transexuales a la economía sumergida. Por otro, las invisibiliza, porque quedan expulsadas de la vida pública. Consecuencias que Bella Adriniegas, de 23 años, ha conocido de cerca. Inició la transformación hacia la feminidad en su Colombia natal y tuvo que pedir asilo en nuestro país hace un trienio. Aquel cambio de aspecto la apartó del mercado laboral: “Puedes suavizar la voz en la entrevista, ir arreglada y bien vestida, pero el problema llega a la hora de entregar los papeles necesarios. Puede desconcertar mucho que figuren unos datos masculinos. Y te acaban apartando del proceso de selección”.

“Cuando estás en pleno proceso de aceptación, es muy complicado proyectar una imagen de seguridad en ti misma. Te sientes insegura y vulnerable, dos emociones que es aconsejable no mostrar a la hora de buscar un trabajo”, cuenta Bella. Mediante Ambar, halló su primer empleo aquí. Fue como asesora de imagen durante la campaña de Navidad. Tuvo que vender cosmética y manejar una caja. Se sintió desenvuelta y descubrió que le agrada atender al público. Hasta que no consiga la nacionalidad, Bella no podrá cambiar el nombre de su Número de Identidad de Extranjero (NIE). Pero por una vez, esto no importó en la empresa que la acogía.

Algunas personas trans utilizan la vestimenta, el comportamiento y la gestualidad para vivir según su género sentido. Otras, además, toman hormonas o incluso pueden someterse a una cirugía que transforme su cuerpo. En la región no existe un recuento oficial, pero las cifras del Programa Madrileño de Información y Atención LGTBI pueden servir de orientación: por allí pasaron el año pasado 3.000 trans. Además, una de cada cinco peticiones recogidas por dicha oficina tiene que ver con dudas sobre la asistencia sanitaria a este colectivo. La ley de identidad y género aprobada en la Asamblea de Madrid en 2016 reconoce que se trata de ciudadanos socialmente vulnerables. Pero solo ahora comienzan a implementarse planes que garanticen su derecho al empleo, como el desarrollado por la Fundación 26 de diciembre.

“Vamos ganando en reconocimiento social”, asegura Susana Fernández, de 53 años. Ella vivió una época que vinculaba a conciencia transexualidad y hampa. Trabajó dos décadas en el sector financiero, donde por miedo al despido nunca pudo confesar que se sentía una mujer de los pies a la cabeza. La prejubilación y una enfermedad hicieron que se atreviera a revelar aquel secreto. Vació el armario entero y lo llenó de nuevo con vestidos y blusas. “Ambar me ha dado la posibilidad de reciclarme laboralmente, formándome en ámbitos desconocidos para mí. Quiero aprovechar este nuevo comienzo para quererme más y mejor”, declara. Su nueva traza ha despertado, por sorpresa, comprensión entre los suyos. Y ahora espera que los vendavales políticos no borren esa tolerancia del mapa de Madrid.

Fuente: El Pais, Diario El Diverso

#Reino Unido| Es james no jemma: Starbucks llama a un hombre trans por su nombre en un conmovedor anuncio

La nueva campaña de la cadena del café Starbucks aumenta la visibilidad LGBTQ y proporciona fondos para Mermaids, un grupo que apoya a los jóvenes trans y con diversidad de género en el Reino Unido.

El video de un minuto, parte de la campaña #whatsyourname de la cadena de café Starbucks, muestra a un joven transgénero que navega por una variedad de circunstancias en las que su médico, un repartidor e incluso su padre se refieren a él por el nombre que era llamado antes de su transición.
El anuncio termina con el hombre visitando Starbucks, y el barista llama a su verdadero nombre, James. También está escrito en su taza de café.
“En Starbucks, escribir su nombre en una taza y llamarlo es un símbolo de nuestra cálida bienvenida. Es un pequeño gesto, pero simboliza lo que creemos: reconocimiento y aceptación, sea quien sea o quiera ser. Damos la bienvenida a todos “, señaló Starbucks U.K. en la descripción de YouTube.
Además de aumentar la visibilidad LGBTQ, la campaña apoya a “las sirenas” o The Mermaids, una organización que apoya a los jóvenes transgénero y con diversidad de género en el Reino Unido, que proporciona una línea de vida para esta comunidad. Una porción de las compras de Starbucks de galletas con forma de aleta de sirena beneficiará al grupo por hasta al menos £ 100,000.

“Los fondos recaudados a través de #whatsyourname nos permitirán realizar un cambio significativo en nuestra línea de ayuda que apoya a las personas jóvenes trans y sus familias que necesitan desesperadamente acceso a la información y la tranquilidad”, dijo Susie Green, CEO de Mermaids.
El anuncio, ganador del Premio a la Diversidad en Publicidad del Canal 4, que garantiza £ 1 millón de tiempo aire comercial, se emitió por primera vez el domingo en el Reino Unido. También ha provocado considerables elogios en las redes sociales de las personas trans y sus aliados.

Fuente: OrgulloLGBTI.co, Diario El Diverso

#Corea Del Sur| expulsa del ejército a mujer trans

Byun Hui-soo, una mujer trans de 22 años, con grado de sargento en el Ejército de Corea del Sur, denunció haber sido dada de baja por realizarse una cirugía de reasignación de sexo.

gaytimes.co.uk

De acuerdo con las leyes de dicho país asiático, a la miembros de Comunidad Trans no se les permite ser parte del ejército, aunque en la realidad hay una laguna legal sobre los soldados que están en funciones y se someten a una cirugía de reasignación de sexo.

Te puede interesar: NikkieTutorials hace pública su identidad como mujer trans

Byun no había planeado someterse a una cirugía cuando ingresó en el ejército, pero en conferencia de prensa afirmó que fueron médicos militares surcoreanos quienes le recomendaron la reasignación de sexo para “controlar su depresión”. 

Foto: twitter.com

Ella dijo que no esperaba ser expulsada, inclusive confirmó que sus oficiales superiores la habían visitado en el hospital para discutir sobre las funciones que realizaría en el cuartel cuando se recuperara.

Te puede interesar: Comunidad trans clama justicia por transfeminicidios

Un portavoz de la defensa de Corea del Sur explicó a la agencia de noticias AFP que la pérdida de los genitales masculinos contaba como una “discapacidad física o mental”, es por eso Byun fue expulsada.

Foto: Twitter.com

En una conferencia de prensa, Byun dijo:

“Fue una decisión extremadamente difícil dejar que todos mis compañeros conocieran mi identidad, pero una vez que lo hice, me sentí mucho mejor (…) además de mi identidad de género, quiero mostrarles a todos que también puedo ser una de los grandes soldados que protegen este país”.

Te puede interesar: Charlize Theron y su vida como Mamá Trans

También agregó que demandará al estado surcoreano para seguir en el ejército:

“Continuaré luchando hasta el día en que pueda permanecer para servir en el ejército. Desafiaré la decisión hasta el final, ante el Tribunal Supremo”, expresó con lágrimas en los ojos.

Foto: bbc.co.uk

Lim Tae-hoon, el líder del Centro de Derechos Humanos Militares, condenó el despido de Byun y afirmó:

“Me siento sumamente asqueado por la mentalidad de los militares, pues determinan que la falta de un genital masculino es una discapacidad física”

Te puede interesar: Colima incluye a mujeres trans en víctimas de feminicidio

En Corea del Sur todo hombre tiene la obligación realizar el servicio militar, sin embargo se considera a todos los hombres pertenecientes a la comunidad LGBT+ que tienen un “trastorno de personalidad” y pueden ser expulsados. 

Foto: upi.com

En un informe publicado el año pasado, que se encargó de documentar los niveles de violencia física y psicológica que enfrentan los militares gays y bisexuales surcoreanos. Un soldado, sólo identificado como “U”, contó el infierno que sufre la comunidad:

“En mi escuadrón, había muchos soldados que se consideraban ‘femeninos’ y por lo regular les daban los rangos más bajos o sin importancia, muchas veces eran citados, por los de mayor rango, en lugares como en cuartos de lavado o en las regaderas (…) Una vez allí, eran sometidos a abuso sexual. En algunas ocasiones, los oficiales los citaban moteles cercanos (…) inclusive los amenazaban si intentaban denunciarlos, los amenezaban con golpearlos hasta dejarlos en el hospital.”

Fuente: Seis Franja, Diario El Diverso

#Argentina| Buenos Aires tendrá Día de niñxs y adolescentes trans

En la ciudad de Buenos Aires, Capital de Argentina, se instituyó el 29 de octubre de cada año como “Día de la Promoción de los Derechos de las Infancias y Adolescencias Trans”.

Mediante un comunicado, la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires explicó que la ley determina que el Poder Ejecutivo de la capital debe realizar cada año actividades y campañas de difusión y visibilización que promuevan la plena integración y el pleno goce de los derechos de las infancias y adolescencias trans.

Te puede interesar: Actriz trans protagonista de “Salvados por la Campana”

“Las campañas de concientización deben involucrar, entre otras actividades, capacitaciones a personas que se desempeñan en los ámbitos de la educación, la salud, el deporte, el arte y otras áreas destinadas a infancia y adolescencia”, dicta la ley.

Además señala que esta fecha debe ser inscrita en el calendario escolar oficial y el Gobierno deberá publicar de un informe anual sobre las políticas estatales destinadas a la promoción de los derechos de esta población.

Estos postulados quedan asentados en la ley de la Ciudad N° 6276, la cual fue aprobada el pasado 5 de diciembre de 2019 con 49 votos a favor, cero en contra y dos abstenciones.

Te puede interesar: Charlize Theron y su vida como Mamá Trans

Fuente: Seis Franjas, Diario El Diverso

#Colombia| “Creía que un día amanecería y tendría pene”

Quien no conozca a Valentino Ramos Domínguez y al cruzarse con él en la calle sienta una atracción súbita por su cuerpo tonificado o sus ojos color avellana, quizá jamás piense, ni siquiera por un segundo, que hace 30 años ese muchacho de 1.67 metros ganó un concurso de disfraces vistiendo un traje blanco de pastorcita, con colas largas en el cabello y mejillas ruborizadas, distantes de su actual apariencia.

Quien no conozca a Valentino nunca imaginará que sus padres lo llamaban María Isabel, la dueña del cuerpo en el que este abogado de 34 años pagó arriendo hasta el instante mismo en el que decidió mostrarse tal cual como se sentía, como siempre se sintió y como le contó a COLOR CARIBE.

Valentino, criado en su natal Puerto Colombia (Atlántico), se levantaba por las mañanas, veía su cuerpo, lo contemplaba y le decía a su mamá que era un varón, que anhelaba ser varón. “Creía que el pene me iba a crecer en cualquier momento, que un día amanecería y tendría mi pene”.

Ramos, de sexo femenino asignado al nacer, asegura que su identidad de género siempre se enrutó al masculino, lo que claramente le trajo consecuencias no deseadas.

“Al año siguiente de expresar que soñaba con ser un varón, como a los 6 años, comenzaron las terapias con los sicólogos”, recordó Valentino, quien pasó por las manos de cuatro profesionales a lo largo de su niñez y adolescencia. “La primera sicóloga creo que comprendía mi caso, por lo menos con los juguetes me daba libertad, obviamente no cogía los chocoritos ni las muñecas”.

El entendimiento de esa primera sicóloga no cayó bien en los padres de Valentino, señores de provincia que no estaban preparados para afrontar la situación de quien para ellos era la segunda de tres mujeres. “Me cambiaron de sicólogo una y otra vez, hasta que a los 14 años decidí no ir a ninguna otra terapia”.

Valentino no tenía protección en su hogar, porque no sabían cómo protegerlo, y en su comunidad se fue convirtiendo en blanco de discriminación. “En el colegio me decían arepera o candor. En noveno, una niña me tenía harto y en uno de sus matoneos la ataqué, le aruñé la cara, su familia peleó con la mía y terminé expulsado del Cisneros de Puerto Colombia”.

El sistema falló. A Valentino lo llamaban arepera -que incluso para referirse a lesbianas está mal-, porque ni siquiera comprendían que su condición no pasaba por la homosexualidad, sino por identidad género, para colmo de males, la dirección del colegio lo expulsó, no defendió su integridad y por si fuera poco, sus padres le prohibieron contacto alguno con otros contemporáneos.

Ramos perdió por todos lados, lo que ocurre con frecuencia con las personas trans, pues su expresión de género tiende a ser más notoria con respecto a otras personas LGBT.

Valentino tuvo paz cuando cursó undécimo grado, cuando le mostró a la sociedad lo que querían ver, en ese instante en el que ‘encajó’ en sus cánones, cuando inició un noviazgo con un chico. “Él era gay y nos gustamos. De cierta forma, sin ser planeado, esta relación nos ayudó a llevar las cosas de una mejor manera en nuestros entornos familiares”.

Pero Valentino no consiguió novio para darle gusto a la sociedad, para nada, simplemente sintió atracción afectiva y física, lo que no implica condicionantes de sexo, identidad o género. Es más, mientras cursó la carrera de derecho en la Universidad del Atlántico, se enamoró por primera vez de una mujer.

Ramos se graduó en 2008 y en 2009 ya residía en Bogotá, donde halló la libertad de expresión que ansiaba y su crecimiento profesional. Aunque nunca sufrió discriminación, el tema de papeles y documentos siempre resultó un problema, pues es Valentino, pero sus credenciales dicen María Isabel, otro eterno tormento de las personas trans.

“Irme a Bogotá me ayudó incluso en el vínculo con mis padres, con los que llevo una relación estable. De hecho, me llaman hijo, algo que es muy lindo: no olvidaré cuando un día en la tienda en la que trabajábamos, mi madre me dijo ‘bueno, debo llamarte hijo y acostumbrarme’, la abracé y besé”, comentó Valentino, quien comenzó su transición en 2013.

Ramos, el mismo que tomó una cuchara caliente “para quemar las piedrecitas de las tetillas y evitar que crecieran senos grandes”, es un destacado abogado con especialización en derecho internacional aplicable a conflictos armados, además es auditor en salud y experto en implementación de políticas públicas LGBT, con incidencias en decretos de ley en favor de esta población.

“Dentro de mi activismo aparece la asesoría jurídica gratuita a hombres trans”, añadió Valentino, que a pesar de su gran formación debe afrontar las limitaciones laborales de un mercado que no asume el compromiso de generar empleos a personas trans.

Un claro ejemplo de persistencia, determinación y amor propio, ese es Valentino, quien luchó con toallas sanitarias extragrandes para que los rasgos biológicos no empañaran su identidad de género, que se aferró a su sentir de la manera que pudo según la circunstancia. “Una de las cosas por las que me gustaba disfrazarme de niño era que podía ser personajes masculinos como el Power Ranger Rojo”, evocó.

“Mi vida pasó varios momentos: primero por la conciencia del cuerpo que tengo y sus realidades, de lo que yo no quería de ese cuerpo; la represión de mis padres para amoldarme a la feminidad obligada; construir mi yo en la soledad de Bogotá, quitarme los miedos y estigmas; vino la aceptación de la violencia externa; apareció la etapa transformista, marcada con el corte de cabello; y finalmente el inicio de mi transición”, finalizó Valentino.

Fuente: Diario El Diverso, Color Caribe