#Argentina| Quién es Diana Zurco, la primera trans al frente de un noticiero de TV Pública

Siempre jugó con las voces y creó personajes. Pero el camino hasta llegar a su vocación de locutora fue largo. Diana Zurco tiene 39 años y hace cuatro se convirtió en la primera mujer trans egresada del ISER con esa identidad de género. Desde 2015 fue una de las voces de Radio Ciudad y ahora conducirá la edición central del noticiero de la TV Pública junto al periodista deportivo Ariel Senosian y se transformará de este modo en la primera conductora trans de la Argentina en un espacio de tanta visibilidad.

Diana creció en Hurlingham, provincia de Buenos Aires, y fue desde el jardín a un colegio de curas, el Cardenal Stepinac. Fue ahí, cuando estaba en cuarto año, que uno de los religiosos le dijo que tenía que hablar con sus padres y decirles lo que le estaba pasando. “Claro que se notaba. Era obvio”, dice ahora. Entonces, tenía 16 o 17 años, el pelo corto, uniforme y nombre de varón. Pero ya sabía que se iba a llamar Diana, como la protagonista de la serie V Invasión Extraterrestre de la que era fanática y a la que jugaba ser desde que era chica. Sus compañeros, salvo su único amigo que era el (otro) chico gay de la clase, le hacían bullying. Ella sobrevivía. “Desde que tengo uso de razón supe que yo no era un varón más. Pero por una cuestión de inmadurez, de una mente en construcción, de lo inculcado, lo vivís con temor y con culpa. Y lo reprimís. Con dolor, porque estás reprimiendo lo que sos. El miedo al rechazo y al maltrato que sufrimos las identidades trans, incluso de los propios padres, es un cóctel devastador para cualquiera”.

-¿Cómo fue el proceso con tu familia?

-Mi familia me respetó y me contuvo. Mis padres, mi mamá y mi padrastro a quien considero mi papá, son los dos del campo y sin estudios. Y aun así lo aceptaron. No me echaron de mi casa y eso para nuestro colectivo ya es un montón. Yo mentí primero y les dije que no sabía si me gustaban los chicos o las chicas, que no sabía lo que me pasaba. Yo sabía, pero no quería ir tan de golpe. Mi viejo, que era mucho mayor que mi mamá, me dijo que ellos me iban a acompañar y que podíamos ver un psicólogo… La típica de los padres cuando les decís que estás confundida, pero pudieron entender. Después, con el tiempo empecé a dejarme el pelo largo y a vestirme como mujer y ahí les costó más. Sobre todo a mi papá, para él fue aceptar mi identidad femenina. Le costaba llamarme Diana. A los 18 años tuve como una gran crisis igual, porque aun cuando en tu familia esté todo bien, después tenés que salir a enfrentar el mundo. No te vas a quedar siempre encerrada.

-¿Fue más difícil enfrentar al mundo que a tu familia?

-Sí, perdí un año de la escuela en esa crisis sin saber qué hacer. Estuve deprimida, no quería salir ni hacer nada. Iba a terapia cada tanto, pero estuve mal. Igual, creo que esa depresión me sirvió para terminar de decir: “Yo no soy un varón gay. Yo soy Diana. Yo voy a vivir como Diana”. Pero no porque la identidad sea una elección. No. No se elige la identidad, pero se elige reprimirla o no reprimirla. Y una vez que yo elegí que no la iba a reprimir, vino toda esa crisis de ¿y de qué voy a trabajar? ¿qué voy a hacer? ¿me voy a tener que prostituir? Porque incluso cuando no te echan de tu casa, se te pasa por la cabeza que no tenés otra opción. Porque ¿cuáles son las posibilidades para una chica trans? Ahí empecé a ir a boliches gays a hacerme amigas trans para ver qué se ponían, porque también empieza todo el tema del cuerpo y las hormonas. En ese momento no existía la Ley de Identidad de Género. Todo te empuja hacia meterte en un mundo más marginal porque el otro es muy hostil para nosotras. Yo nunca me tuve que prostituir y pude hacer otra cosa. Pero no es lo más habitual en mi comunidad.

-¿Cómo fue el camino a la locución?

-Largo. Porque me faltaban muchos pasos que dar en el medio. Primero tuve que buscar de qué vivir, me anoté en un curso de peluquería y empecé a trabajar. Y me fue muy bien. Yo ya ahí me di cuenta de que la comunicación era lo mío, sea con las clientas, con el equipo. Ojo que también ahí había discriminación: una chica trans podía lavar el pelo pero no ir a la caja, ponele, ni ser administrativa. Me llegaron a decir: “Vos, puto, no soñés”. Y yo pasé a la recepción, después a la caja y llegué a ser la jefa de personal con 100 personas a mi cargo… ¿Sabés lo importante que es sentir que tenés un lugar de pertenencia o dónde podés crecer y proyectar? Fue un tiempo lindo pero que llegó a su fin porque trabajaba muchas horas y me pagaban poco, me explotaban y me cansé. Justo me separé y me pasó de todo. Me volví a deprimir y estuve muy mal. Otra vez la pregunta era qué podía hacer. Hice un curso de manicuría, empecé a atender en domicilios. Pero yo no quería eso. Y lo de la locución siempre había estado. Así que averigüé, me puse a terminar el secundario, conseguí los apuntes del ISER, me presenté y entré.

-Además de la vocación, ¿hay una carga simbólica en ser locutora?

-Absolutamente. Primero, yo creo que si no fuera por la voz natural que tengo, el ISER no me habría tomado. Yo tengo una vocación y algo concreto que es mi color de voz, femenino. Pero además la salud de la voz, porque tenés que hacer exámenes de todo tipo como audiometrías y cuerdas vocales. Eso en lo más técnico, pero también sin duda hay toda una carga simbólica en esto, porque habla de tener voz en esta sociedad. Por primera vez siento que tengo voz. Voy a decir algo interesante que dijo Franco Torchia cuando fui a su programa, justo antes de entrar a La Once Diez: él dijo algo así como ‘qué interesante sería darle trabajo a Diana. No porque sea trans pero sí porque es trans’. Y me pareció muy piola eso. Porque lamentablemente es así: hoy soy la primera locutora trans y ojalá algún día eso ya no sea noticia. Por eso, desde mi lugar, desde mi vida, desde mis actos, quiero ser una más en su lugar batallando en este proceso por la naturalización de nuestras identidades en la sociedad. Que dejemos de ser personas raras.

-¿Sentís que tenés que activar porque tu situación es excepcional para el colectivo trans?

-Soy consciente de que soy una “privilegiada” y lo llevo con responsabilidad. No tengo una militancia política partidaria, pero yo me siento comprometida con mi colectivo. Mi lucha cotidiana es contra el pensamiento antitrans. Siempre. Y más ahora como comunicadora. Es un trabajo de hormiga en el que estoy embarcada desde mi tarea: llevar un mensaje, fundamentado, claro y concreto. Porque hay mucha desinformación y prejuicios que hay que ir destrabando. Y este lugar que tengo ayuda. ¿Sabés la cantidad de gente que sigue creyendo que el género y lo genital son lo mismo? ¿Sabés que el manual de psiquiatría sigue considerando a la transexualidad una enfermedad o una aberración? ¿Sabés para cuánta gente el hecho de que la locutora sea trans les hace mirarnos distinto? Yo intento cambiar eso. Nosotrxs no podemos ni sentarnos en un colectivo o en un restaurante sin que nos miren, nos señalen o se nos rían. A mí en el tren cuando me voy a mi casa muchas veces me dicen cosas. Por eso, cada vez que me llaman para una nota hablo de que nos están matando. Y hablo de los derechos. Que hoy son muchos más que cuando yo tenía 18 años. Yo hoy gracias a la Ley de Identidad de Género tengo derechos que no tenía. Y eso es gracias al activismo y a muchxs que dieron la vida por esta lucha. Pero todavía en la Argentina, como en el mundo, depende de dónde nazcas es cómo va a ser tu vida: una chica trans acá no es lo mismo que en Tucumán o Salta, donde en 2017 están discutiendo si dar catequesis en escuelas públicas. Y esto es político: fijate cómo desde el Estado te pueden dar las herramientas para que tu vida sea mejor o mucho peor. Cómo lo que hace el Estado te atraviesa.

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso

#Guatemala| Transfemicidio en Guatemala: a Wicha la raparon y mutilaron

Luisa Sandoval Lemus era una chica trans de 24 años, vivía en la aldea Entre Ríos, en el departamento de Izabal en el municipio de Puerto Barrios a 287 kilómetros de la ciudad de Guatemala. Había desaparecido el jueves 27 de febrero. Vecinos la encontraron muerta el 2 de marzo. Su cuerpo tenía señales de tortura y mutilación de genitales, según contó a Presentes Brandy, promotora de salud que la visitaba periódicamente para ofrecerle servicios médicos y orientación en educación integral en sexualidad (EIS).

«Wicha era una persona humilde y tranquila. Era de escasos recursos y no tenía otra opción que trabajar en un bar cerca de la localidad», dijo Brandy a Presentes.

«Desde PDH estamos al tanto y le daremos seguimiento a la investigación en estas semanas «, dijo a Presentes Henry España, defensor de la diversidad sexual de la Oficina del Procurador de Derechos Humanos.

Por su parte, la organización Otrans Reinas de la Noches se pronunció en sus redes sociales por el crimen de odio:

 “Las Reinas de la Noche repudian el vil asesinato de Luisa «Love» Sandoval Lemus. Nuestra «Wicha», integrante de la Colectiva Trans de Izabal, desapareció el jueves 27 de febrero de 2020 y fue hallada cinco días después, el pasado martes 02 de marzo, en condiciones deplorables y con señales de salvajismo sobre su cuerpo.”

“Enviamos nuestras condolencias a sus amigas, conocidos y familiares y exigimos a las autoridades, justicia pronta para Wicha y todas las mujeres trans asesinadas.» #NosDuele #DescansaEnPaz

Fuente: Agencia Presente, Diario El Diverso

#México| Mujer trans y mexicana gana concurso de belleza internacional

Valentina Fluchaire es Miss International Queen World Equality 2020

Las mujeres trans son mujeres, eso nos queda claro y pueden participar y estar en todos los ámbitos de la vida diaria. Prueba de ello es Valentina Fluchaire, originaria de Colima, quien tiene un sueño y una meta: poner en alto el nombre de la mujer trans mexicana en el mundo.

Y vaya que lo ha logrado, ya que hace unos momentos logró coronarse como Miss International Queen 2020, el certamen más importante para mujeres transgénero a nivel internacional.

Fluchaire derrotó a Miss Tailandia y a Miss Brasil en el concurso que se llevó a cabo el 7 de marzo en su país de creación Pattaya, Tailandia. Nuestra representante mexicana que mide 1.80 cm y domina el inglés a la perfección también ganó la categoría de “Vestido de Gala” con tan solo 25 años de edad.

En palabras del Director Nacional de Miss Trans Nacional México, Polo Hernández, “Hoy se consolida uno de los grandes sueños de la Organización Miss Trans Nacional y todo sacrificio ha valido la pena y los exhortamos a apoyar y unirnos más como comunidad para lograr más triunfos y demostrar que somos un país de grandes retos y que buscamos soluciones a toda situación que debemos enfrentar y a donde llegamos como mexicanos hacemos que las oportunidades se presenten”.

Valentina Fluchaire ganó el concurso Miss Trans Nacional México en 2019, lo que la calificó para ir al concurso MIQ a nivel internacional.

Fuente: El ClosetLGBTI, Diario El Diverso

#España| Una menor trans denuncia una agresión transfóbica por parte de unos jóvenes en el centro

Una menor transexual ha denunciado públicamente un ataque transfóbico ocurrido en la madrugada del pasado viernes en la calle Alhaken II del centro de Córdoba, cuando un grupo de jóvenes presuntamente le insultó y le agredió a puñetazos y patadas, causándole una contractura cervical, entre otros daños.

Brianna tiene 17 años y asegura haber vivido el pasado viernes por la noche “una de esas historias que leía por las redes”. “Mientras me pegaban, pensaba: esto me está pasando a mí”, explica la joven a este periódico. Lo hace adjuntando el parte de lesiones, firmado por un facultativo del centro Carlos Castilla del Pino, adonde acudió al día siguiente, animada por su tía.

El facultativo que la atendió le diagnosticó una “contractura de la musculatura retrocervical y cefalea holocraneal” y determinó que la causa presumible de las lesiones es una “agresión física”. Un episodio violento que Brianna todavía no ha reportado a la Policía Nacional. Piensa hacerlo este martes, asesorada por la presidenta de la Asociación Todes Transformando, Carmen Ceballos.

Su relato de los hechos es el siguiente: El pasado viernes, tras salir de un pub en la citada calle alrededor de las 4:30, se sentó con unas amigas en la puerta de un edificio. En ese momento aparecieron dos chicos que empezaron a insultarla y a reírse de ella. Brianna afirma con frialdad que los insultos se han convertido en parte de su día a día. “Empezaron a reírse. Siempre me hacen lo mismo”, explica.

Brianna, la joven trans que dice haber sido agredida | ALEX GALLEGOS

Según la menor, los jóvenes le dijeron cosas como “maricón”, “tú no tienes coño” o “tú meas por la polla”. En un momento dado, afirma, se decidió a pedirles que la dejaran y recibió los primeros golpes. En ese momento llamó a la policía y los jóvenes parecieron cesar en su actitud, por lo que avisó a los agentes de que todo había terminado.

Sin embargo, fue solo un espejismo ya que, según el relato de Brianna, a los pocos minutos los agresores volvieron a aparecer y le volvieron a golpear. “Yo no los vi venir, me atacaron por la espalda y me pegaron una patada en la cabeza”, señala la joven, que de la agresión solo recuerda que empezó a “sangrar por la nariz y la boca”.

En su comunicado en redes, Brianna afirmaba: “No podía defenderme, no podía gritar, me llenaron todo el cuerpo de patadas y puñetazos mientras me decían de todo lo que a ellos les parecía bien”. Y, aunque la de este viernes no ha sido la primera agresión que ha sufrido, sí que ha sido la que más secuelas psicológicas le ha provocado. “Yo ya había sufrido otro ataque transfóbico en diciembre pero en este pensé que me iban a matar”, dice al respecto.

Así, en completo shock tras lo ocurrido, Brianna apunta a que solo pensó en escapar, que pensó en ir a urgencias, pero decidió irse a su casa. Sencillamente porque estaba sola y pensó que iba a sentirse mejor allí. Sobre qué pasó con sus amigas, Brianna aclara que éstas prefirieron no interferir “por miedo a represalias”.

Fue solo al día siguiente cuando, al contarle lo ocurrido a su tía, ésta la llevó a urgencias a que la examinaran. Con el parte de lesiones y, tras contactar con Todes Transformando, Brianna se siente decidida a denunciar. Sobre todo porque, según aclara, ha podido identificar a los agresores por Instagram.

Lo hará este martes, dice la joven, que en su desahogo en redes, afirmaba: “Soy demasiado joven para salir con terror a la calle por temor a que me maten por ser libre, pero a pesar del miedo también tengo rabia, coraje, tengo sed de justicia y no quiero que esto le suceda a ninguna mujer más”.

Fuente: Cordopolis, Diario El Diverso

Mujer trans dispara arma en estado etílico en guayaquil

Circula en redes un video en la que una persona aparentemente trans de nacionalidad colombiana y en estado etílico, dispara un arma de fuego al aire en Guayaquil.

Se trataría de la instagramer trans conocida como “Brandon Donatella”. En redes piden arrestar a esta persona puesto que no cuenta con permiso de portar armas.

Hace un par de semanas dos sujetos de nacionalidad venezolana, usaron sus armas, sin detonarlas, amenazando a guayaquileños. Uno de ellos fue arrestado y deportado a su país de origen, Venezuela.

#México|Asesinan a mujer trans en su domicilio en la Lealtad II

Una mujer trans fue encontrada sin vida y con huellas de violencia en su domicilio ubicado en la colonia Lealtad II. La mujer se llamaba Patsy Andrea Delgado, y era integrante de una agrupación que protege los derechos de ese colectivo, llamada Pro Trans Chihuahua.

La asociación Pro Trans se pronunció en sus redes sociales sobre el asesinato, aseguraron que Chihuahua está de luto por el crimen en contra de Patsy, y criticaron a medios de comunicación locales que publicaron notas discriminatorias en contra la víctima, donde la mencionan como un “hombre vestido de mujer”.

La asociación aseguró que interpondrán denuncias ante la Comisión Nacional para Prevenir la Discriminación, CONAPRED, y ante Derechos Humanos, por las noticias publicadas.

El Comité de la Diversidad Sexual de Chihuahua, otra organización local que lucha por los derechos de la comunidad LGBT+, expresaron su pésame a familiares y amigos de Patsy, y exigieron a las autoridades que actúen para evitar que esta clase de crímenes de odio sigan ocurriendo en nuestra ciudad.

El Comité aseguró que el estado de Chihuahua sigue siendo el 5to lugar en crímenes de odio a nivel nacional, sin que las autoridades intervengan para detenerlo.

Otro grupo que también se pronunció fue el Centro Humanístico de Estudios Relacionados con la Orientación Sexual A. C. (Cheros AC) quienes replicaron la nota de otro medio de comunicación que también escribió que Patsy era un hombre vestido de mujer.

Exigieron justicia para las mujeres asesinadas y exigieron a la Fiscalía General del Estado que se esclarezca el asesinato de Patsy cuánto antes.

Fuente: Real Noticias, Diario El Diario

#Argentina| Nació «La Coty», primera cooperativa trans de Santa Fe

La primera cooperativa trans de Santa Fe es Textiles La Coty y está conformada por María Muñoz, Morena Vallejos, Verónica Velocci, Sol Narbonne, Mateo Banegas y Victoria Stéfano. Hacen serigrafía en tela y se encuentran en una etapa formativa con el objetivo de diversificar sus producciones. La iniciativa surgió en reuniones de la Mesa Trans Santa Fe el año pasado, donde comenzaron a gestionar los equipos que necesitaban para trabajar. Las disparadas del dólar generaron demoras y angustias, pero finalmente los equipos llegaron y está todo listo para arrancar.

En relación a la conformación del equipo, Victoria Stéfano, una de las integrantes de La Coty e integrante de Periódicas señaló: «La idea es primero formarnos nosotres y luego ampliar las bases productivas, para poder sumar más compañeros y compañeras».  Sobre el trabajo que llevan adelante, detalló: «Inicialmente la producción va a ser de todo lo que sea serigrafía en tela. La idea es comenzar con eso y después ir viendo formas de financiarnos no solo para ampliar la base productiva sino también para diversificarla. Producir más en el ámbito de lo textil, pero también ir más allá y pensar en otros espacios productivos.Creo que desde este piso inicial las posibilidades son infinitas. Aunque entendemos que es responsabilidad del Estado la creación de empleo ya que posee los recursos y las herramientas».

«De momento nos encontramos en una etapa formativa. Estamos aprendiendo la técnica. Pero en breve esperamos poder empezar a producir. La idea, más allá de los encargues que nos puedan hacer, es trabajar al mismo tiempo una línea de productos con una impronta propia, con consignas nuestras, y también estamos encarando ese proceso creativo. Aún no tenemos cuentas en las redes sociales, pero por lo pronto para conocer más del proyecto o por cuestiones comerciales pueden contactarse al (342) 154768989», agregó Victoria.

Sobre lo que significa este emprendimiento en Santa Fe, analizó: «Para nosotres ser la primer cooperativa trans en la ciudad no implica mucho más que mostrar las posibilidades a las que se nos restringe el acceso. El trabajo cooperativo, y la economía popular surgen como alternativas al fracaso de un sistema. Un sistema que expulsa, que niega y que margina. En nuestro caso, por ser personas trans, pero por ser personas trans empobrecidas y de barrios populares. Entendemos que está situación estructural es reversible, pero con las herramientas que tiene el Estado. Y que sí, va a llevar muchísimo tiempo, y seguramente no abrace a todos, todas y todes. Pero acá está la organización popular, una vez más, mostrándole a los Estados en qué sentido se debe avanzar para comenzar a reparar los horrores que por omisión o por acción directa ha perpetrado y continúa perpetrando hacia nuestra población».

La Coty, contra la violencia policial

Al ser consultada por qué eligieron darle ese nombre a la cooperativa, Victoria señaló: «El nombre es por Fernanda «Coty» Olmos, una mujer trans de barrio Alfonso asesinada en septiembre de 2015. La Coty es un poco la síntesis de todas nuestras banderas: una vecina de barrio, trans, con un fuerte compromiso territorial e inundada. Entre las travestis era famosa por enfrentarse a la policía durante la vigencia de los códigos contravencionales, y entre sus vecinos era muy querida por las redes solidarias que había tejido durante la inundación. En pocas palabras, una Trava corazón. Y elegimos su nombre por eso. Porque entendemos que reivindicar la memoria de nuestras compañeras, víctimas de travesticidios, como la Coty, es seguir exigiéndole al Estado justicia, por ella y por todas».

Consultada en torno al camino que emprendieron para la conformación de la cooperativa, Victoria recordó: «Como Poderosa -por su militancia en la agrupación villera que lleva ese nombre- ya hace un tiempo que nos habíamos puesto el objetivo de la incorporación de personas trans a nuestros espacios cooperativos ya constituidos. De hecho, se incorporó al estatuto orgánico de nuestras cooperativas que se priorice el ingreso de personas trans a los espacios productivos; fue un consenso orgánico sin discusión. Entendimos que frente a la desidia estatal poner a disposición esas herramientas es paliar la situación de emergencia en la cual se encuentra la población al mismo tiempo que exigimos a los gobiernos provinciales, municipales y al nacional cumplir con sus obligaciones en cuanto a la deuda histórica que tiene para con la comunidad trava-trans. Este espacio en particular surge como idea durante una reunión de la Mesa Trans de Santa Fe, en el medio de las discusiones por el proyecto de cupo laboral provincial que aún no había sido aprobado en ese momento. Comenté esta línea que nosotres a nivel nacional veníamos laburando, y algunes compas se re prendieron. Y así nació La Coty».

«Sostenemos que la ley provincial, así como la ordenanza municipal, sin reglamentación acorde y pensada con y para nosotres, no es más que letra muerta. Mientras en otras provincias y localidades diputades, senadores y senadoras, concejales y concejalas han incorporado a sus equipos de asesoría a personas trans, Santa Fe sigue manteniendo su récord de políticas cis pensadas para personas trans. Y ahí radica el problema fundamentalmente. En el Concejo de Rosario hay personas trans asesorando concejalas y concejales. ¿Y acá? ¿Quién será el primero o la primera que dé el paso? ¿Hasta cuándo nos vamos a seguir conformando con corregir los desastres que hacen como lo hicieron con el cupo trans municipal?», se preguntó Stéfano.

Y lamentó: «Actualmente, y afortunadamente, la reglamentación de esa ordenanza está en revisión. Mientras la gestión de Cambiemos salió a publicitarse con la aprobación del cupo trans en la ciudad, nos entregaba una ordenanza con un cupo de cinco practicancias, sin obra social, sin aportes jubilatorios, sin vacaciones, sin un solo derecho laboral. Una ordenanza de precarización de un colectivo históricamente marginado. Y todavía se atrevían a hacer publicidad con eso y sacarse fotos con las travas a pura sonrisa. Hoy la situación es otra, está sometida a revisión la forma en la que se aplicó la ordenanza que no fue nada transparente, para definir cómo laburarla de acá en más. Y no esperamos menos que contratos, acordes a los convenios colectivos de trabajo, que es en término lo que dice la letra de esa legislación municipal. La flexibilización y la precarización no son opciones».

«En tanto en la provincia aún no hay demasiada información de qué piensan hacer con la ley aprobada el 31 de octubre pasado. Siguen muy concentrados en la aprobación de su paquete de leyes de necesidad pública. Mientras tanto, nosotres seguimos acá, atravesadas por la necesidad pública, de vivienda, de acceso a la educación, de acceso a la salud, de acceso al trabajo; organizándonos para hacer, lo que ellos no están haciendo. ¿Será que otra vez tendremos que salir a marcarle los plazos a los gobiernos municipal y provincial, como se lo hicimos a la legislatura durante dos años consecutivos? A mí no me cabe duda de que sin respuestas urgentes y acordes, nos van a encontrar en la calle, tomando las medidas que sean necesarias, las veces que sean necesarias», concluyó.

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso

#Puerto Rico| El asesinato de una trans que conmocionó a Puerto Rico y que Bad Bunny denunció en un show

El asesinato de una mujer transgénero en Puerto Rico por supuestamente utilizar un baño femenino ha conmocionado a la opinión pública y levantado críticas por la discriminación contra esa comunidad. El cadáver de Neulisa Luciano Ruiz fue hallado en el municipio de Toa Baja, cerca a la capital, con varios impactos de bala. El secretario del Departamento de Seguridad Pública, Pedro Janer, confirmó que hay cuatro personas presuntamente implicadas en el homicidio de la mujer transgénero, conocida también como Alexa. Se trata de un caso que, según la gobernadora Wanda Vázquez, se tratará como un crimen de odio. De acuerdo con una de las versiones del hecho, que se mantiene bajo investigación, un grupo de jóvenes decidió matarla tras difundirse por redes sociales que intentó utilizar un baño femenino. El Comité Amplio para la Búsqueda de Equidad (CABE) señaló que “las redes sociales fueron un instrumento para el odio”, tras apuntar que es hora “de que el país se ponga de pie y sea un instrumento para la equidad, la vida y la paz de las personas ‘trans'”. Mientras que el activista del a comunidad LGBT, Pedro Julio Serrano, sostuvo que los discursos de odio de fundamentalistas que abundan en la isla motivaron el asesinato. Según medios locales, la víctima tenía 28 años y pernoctaba en bancos de paradas de autobuses en municipios del oriente de la isla.  El reggaetonero Bad Bunny muestra su respaldo al Caso Alexa Bad Bunny mostró su rechazo por el asesinato en Puerto Rico de Neulisa “Alexa” Luciano Ruiz, con un mensaje reivindicativo durante su actuación en el programa “The Tonight Show With Jimmy Fallon” Durante la presentación de la canción “Ignorantes”, que forma parte de su nuevo disco, “YHLQMDLG”, el cantante puertorriqueño vistió una falda y una camiseta blanca con un mensaje reivindicativo: “Mataron a Alexa, no a un hombre con falda”. La reivindicación del artista ha tenido una enorme repercusión en Twitter, donde se han multiplicado los mensajes de apoyo a Bad Bunny por su acción y de repudia por el asesinato de Alexa. Además, el asesinato tuvo lugar justo el día después de que su imagen se hiciera viral en redes sociales tras la denuncia de un hombre al ver entrar a Alexa en el baño de mujeres de un McDonald’s del municipio de Toa Baja.

Fuente: Vistazo, Diario El Diverso

#EE.UU| Muere la actriz y activista ‘trans’ Camila María Concepción

La latina Camila María Concepción, actriz, activista transgénero y guionista de las series ‘Gentefied’ y ‘Daybreak’, murió ayer al suicidarse con 28 años, ha informado su representante.

“Estamos desconsolados por la pérdida de Camila Concepción. Fue contratada como asistente de nuestros guionistas pero rápidamente se abrió paso en nuestros corazones como hermana, escritora y amiga”, dijo el equipo de ‘Gentefied’ en un comunicado.

Concepción, natural de California y graduada en la Universidad de Yale, trabajaba en el equipo de guionistas de ‘Gentefied’, la serie de televisión bilingüe (en español e inglés) estrenada recientemente para contar la vida de una familia mexicoamericana y su lucha por salir adelante en los barrios latinos de Los Ángeles.

Además, Concepción era activista y defensora de la representación de los colectivos LGTB y latino en los medios de comunicación.

Derechos de los ‘trans’

La escritora habló sobre los derechos de las personas transgénero en la Cumbre de Estados Unidos de la Mujer (United States of Women Summit) junto a la artista Micah Bazant, la poeta Audrey Kuo y la comentarista política Sally Kohn.

También participó en la iniciativa 5050by2020, creada para potenciar la diversidad y la inclusión en el cine, la televisión y el arte.

La serie en la que trabajaba, ‘Gentefied’, llegó la semana pasada al catálogo de Netflix tras un estreno en el este de Los Ángeles, el corazón chicano de la ciudad californiana.

Esta serie producida por America Ferrera narra las aventuras y desventuras de una familia latina que tiene un modesto restaurante en Boyle Heights, un emblemático barrio que está considerado como el centro de la cultura y el activismo chicanos en Los Ángeles.

Netflix, la compañía para la que trabajaba Concepción emitió también un comunicado.

“Estamos profundamente entristecidos por el trágico fallecimiento de Camila Concepción. Ella hizo contribuciones audaces y críticas a nuestra industria, más recientemente a través de su increíble escritura en ‘Gentefied’. Su legado seguirá vivo. Nuestros pensamientos están con su familia y amigos en este momento de pérdida”, ha expresado la plataforma de ‘streaming’.

Fuente: El Periódico, Diario El Diverso

#Chile| La conmovedora historia trans de “pepe grillo”, por Sergio Cortés

Mi vecino era un travesti, de maquillaje barato, y ropa repetida. Olía a perfume y axila. Raquítico como una escoba, de pelo largo y mal cuidado. El personaje de la cuadra, a quien todos molestaban, pero nadie se atrevía a enfrentar, simplemente porque él o ella, tenía mucha más calle. Si alguien se burlaba, sacaba voz de hombre, y todos se asustaban, pero luego transformaba en voz de nena y te lanzaba un beso.

Yo le tenía miedo, para mí era como ver un quiltro con arestín. Cuando me mandaban a comprar pan, yo cruzaba a la vereda contraria a la que él (o ella) estaba. Una vez, salí del negocio y estaba afuera, me pidió cien pesos y yo salí arrancando, de hecho, se me quebraron los huevos en el piso al soltar la bolsa. Cada vez que me portaba mal, mi padre me amenazaba que llegaría el travesti de la vuelta y me raptaría. Yo soñaba con eso, despertaba llorando. Mi madre retó a mi taita, le dijo literalmente: No quiero que asustes más al niño con ese fleto.

Pero fui creciendo y el miedo se transformó en una simple omisión. Siempre lo veía en la calle, con la misma ropa, oliendo a perfume y axila. Siempre saludaba, me decía el Pepe Grillo, pero no le daba bola.

Una vez, me metí en un lío con los cabros de otra villa, todo por la rucia de allá, me iban a sacar la cresta. Me pillaron llegando a la población, eran cuatro, me tiraron al suelo y uno sacó una cuchilla, el otro me corrió el polerón y quedé a guata descubierta. Pero en ese instante, apareció el travesti, tres de ellos salieron arrancando, salvo el de la cuchilla, los dos de manera casi tácita tomaron un duelo, el travesti le pegó dos rajazos en la cara y otro en la mano. Me sorprendí, y me quedé ahí, callado. Me quede sólo con él y me dijo: “Te apuesto que es por la rucia de la otra población, ten cuidado, a esa le gusta meter a los niños en tetes”. Le dije gracias, y me pidió cien pesos, tenía cincuenta, se los pasé. Prendió un cigarro y se fue.

Desde ese día, ya lo saludaba, al menos le movía la cabeza, pero si yo iba con alguien, siempre lo negaba. Perfectamente me podría haber dicho algo, pero fue respetuoso, se hacía el loco, al parecer entendía perfectamente lo que él representaba para los demás, pero no le importaba, creo.

Mi madre falleció de un derrame cerebral, de un día para otro. Estábamos en el velorio, y a eso de las 12 de la noche apareció el travesti, fue con unas rosas que había sacado de por ahí. Nadie dijo nada, salvo yo, que le dije gracias, me esbozó una sonrisa y se fue. En el funeral, mientras estábamos en el desgarrador entierro, vi que desde unos metro más allá estaba aquel tipo fumándose un cigarro, y a lo lejos me preguntó ¿Estás bien? Yo le hice un gesto de “sí”.

Ya tenía 15, y aun no daba mi primer beso, y la única que me daba chances era la rucia con la que me había metido alguna vez en problemas, no sabía cómo hacerlo. Yo creo que el travesti me miró por mucho tiempo que ya me conocía de memoria. Recuerdo que se me acercó y me dijo: “Parece que aún no te haces respetar mi Pepe Grillo”. Me tomó de la cintura, y me asusté: “Así la agarras y le das un beso”, yo le dije que se podía sentir abusada, o algo así, me dijo que no fuera leso, que ella hace rato me daba chances, era yo el pajarón.

Crucé la villa, entre todos esos flaites, me acerqué a la rucia, la tomé de la cintura y le chanté el beso. La solté, puso cara de contenta, y salí arrancando. Venían como diez, y el travesti los espero a la entrada de mi población… ahí nadie fue capaz de entrar. Me gritaban que me defendía detrás de la falda de un “caballo”. Me preguntó cómo me fue y le dije que bien, se puso a reír y me dijo que ya estaba grande.

Mi papá veía el partido de la U con el Colo, mientras yo, sacaba carne de la parrila y las guardaba en una servilleta, salía escondido y se las pasaba a esta “loca”

Crecí.

Me transformé en un cabro de 18, estudiaba en Santiago, y cuando volvía a Chillán, ahí estaba. Cara dura me decía que el “Pepe Grillo” estaba guapo, yo me reía no más. Y todas las vueltas era lo mismo. En los veranos salía con short a tomarme una chela en la puerta, y le tiraba una lata. Estaba bueno para toser, le dije que dejara el cigarro, pero él ni ahí.

Cuando había platos únicos, él se ofrecía a ayudar para cocinar, pero todos lo negaban. Yo le dije a mis tías que lo dejaran, pero pusieron el grito en el cielo, que estaba cochino, quizás con que cosa.

Era marzo, y me preguntó que porque no me iba a Santiago, le dije que no había lucas, mi taita estaba hasta el pico con deudas, yo estaba obligado a trabajar. Me dijo que eso no era posible, así que me pasó mil doscientos pesos en monedas de diez y cincuenta. No sé en qué espacio vivía, pero se notaba que no entendía mucho, yo me puse a reír, no sé, su gesto me puso contento. Caché que era como un perro golpeado, de la calle, ignorante del universo, pero siempre fiel con la gente de la villa.

Armamos un negocio con mi taita, un almacén, y nos faltaba alguien que hiciera aseo, yo le dije que le diera la pega… pero mi viejo se negó, tajantemente. Traté de hacerle ver que era buena persona, que le dieran una oportunidad. Mi papá a regañadientes aceptó. Le presté la ducha y le compré ropa nueva. Se cortó el pelo y parecía otro. Pero su gesticulación era la misma de siempre, con esa voz alharaca contando mentiras divertidas.

Mi papá se acostumbró, igual los tiempos habían cambiado, de ser un bicho raro pasó a ser persona.

Desde ahí todos le daban pega en la población, alguno que otro favor pagado, y este se gastaba la plata en cigarros, pero se veía contento.

Pude volver a la universidad, estaba ya en el último año.

Regresé a Chillán, con una noticia, iba a ser papá. Mi taita me felicitó y esta “loca” también, me dijo que me iba a tener un regalo para mi guagua, que lo esperara.

Al otro día, desperté a ayudar a mi viejo al almacén, y este loco no había llegado a trabajar. Según mi papá, quizás se había quedado borracho, por ahí. Pero lo conocía, era extraño que saliera de la villa.

Las horas pasaban y no aparecía. Hasta que se acercó carabineros, preguntándonos si conocíamos a un tal Cristian Lumier, mi papá dijo que no… pero yo sí, era su nombre. Pregunté qué pasaba…

… Lo encontraron tirado, lleno de cicatrices, apuñalado en todos lados, con una botella que le atravesó el ano, con la nariz partida en dos, sin dientes… y con un paquete de pañales a su lado… Aún me duele el corazón.

Se fue parte de mi, me lo arrebataron. Se fue mi infancia, se fue la mitad de mi vida con ella. Sentí y siento un vacío, y que nunca pensé que ella estaba a cargo de llenar.

No dije nada, mi padre tampoco. Estaba mudo, hipnotizado, pregunté donde había pasado, pensé que quizás fueron los de al frente, pero no… desconocidos, a quienes nunca encontraron, y que no sé si hayan ubicado con tanto ímpetu, después de todo ella solo era un vagabundo, disfrazado, una loca que de alguna forma tenía que morir, daba lo mismo si en el río o en la calle.

No hice nada, aún estaba sin decir nada.

La gente de la villa juntó dinero, sumada a la que una vecina consiguió en la municipalidad, con eso pudimos darle un entierro digno. Llegaron muchos travestis, uno que otro personaje de la ciudad. Quise llorar, pero nadie lo hacía, porque simplemente a nadie le importaba tanto, sentí vergüenza de hacerlo. Me aguanté la pena, me tragué la saliva y me fui a casa. No podía dejar de dormir. Me dolía la cabeza, la pena me tenía un tanto agripado.

Me senté afuera, muy tarde y vi entrar a un perro, se veía mal tratado y no se quería acercar. Lo llamé, pero no se decidía. Entré a la casa y saqué un pedazo de carne, lo dejé a mi lado y empezó a comer, le acaricié la cabeza… y mi pena se desató, y mis lágrimas empezaron a salir desde mi corazón, para desembocar en el lomo de aquel perro.

Perdóname. Mi perrito guacho, mi loca, mi angelito guardián. Mi personaje principal. Mi musa preferida. Te tenías que morir de cáncer al pulmón, no así, humillado, como cachorrito envenenado. Cada vez que sueño contigo, ya no eres esa pesadilla que me despertaba a gritos, sino que esa bella princesa que corre por la luna y que sigo por el universo y que repito mil veces que te quiero. Mi amiga fiel, la contadora de cuentos, mi bella hermana, aquella que dejó su sombra en la entrada de esta villa y que me espera para decirme mi Pepe Grillo.

……………………………………………………….

“Pepe Grillo”

Autor: El Borrador

Instagram @elborradoroficial