Después de tantos años de invisibilidad, por fin las lesbianas vivimos la vida que nos merecemos

el

Hace tres días fui a una entrevista de trabajo en una agencia de comunicación. Estuvimos hablando de mi familia. Algo que hace unos años me hubiera parecido impensable.  Hablamos de mi esposa y de nuestra hija.

Todo con mucha naturalidad.

Esta mañana me llamaron para darme el trabajo.

Eso me hizo pensar que hace algunos años muchas mujeres lesbianas metían en el armario su sexualidad y sus amores solo por miedo a perder sus trabajos, a ser tratadas como “enfermas”, desviadas, promiscuas, yo qué sé.

Estos días hemos visto a tres grandes mujeres famosas salir del armario por todo lo alto, una de las folclóricas más grande de nuestra historia, María del Monte, y a una cantante y a una actriz de fama internacional: Vanesa Martín e Inma Cuesta, quien así como yo tiene novia e hija.

Desde el mes pasado mi chica y yo nos estamos preparando para embarazarnos de nuestro segundo hijo. En Rainbow Fertility Barcelona. El primer centro de reproducción exclusivo para mujeres lesbianas, bisexuales, y personas trans y no binarias con capacidades reproductivas. Algo que hace unos años no hubiera sido posible. ¿Os imagináis? ¿Un centro de fertilidad solo para nosotras?

En el cole de nuestra hija no somos la única familia con dos mamás. Y eso me encanta. Todo el mundo sabe que Cloe tiene mamá y mami. Nadie se espanta, nadie mira raro.

Siento que por fin estamos experimentando lo que soñaba en mi adolescencia, cuando las famosas no salían del armario, cuando creí que jamás podría casarme, cuando pensé que solo podía ser madre de la mano de un marido.

Y no, fui madre y sin embarazarme. Mi chica gestó a nuestra niña, que viene de un óvulo que salió de mi cuerpo. El método ROPA. ¡Qué preciosidad! Mi hija sabe que ha estado en la tripita de su mamá y su mami.

Me siento feliz. Creo que estamos viviendo por fin nuestro momento, es el mundo que quiero para mis hijos, que quiero para todas nosotras. Porque no ha sido fácil, porque ha costado tanto, que solo nos queda agradecer, disfrutar y defender.

Fuente: Revista Oveja Rosa, Diario El Diverso

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s