«No sé si encontraré a una chica para tener una relación seria, pero en el futuro sí quiero ser madre». Razones para preservar.

el

Empiezo las vacaciones de verano con mis deberes planificados: Tareas del trabajo cerradas, el perro se quedará en un hotel de perros, las plantas las dejaré en casa de una amiga, y mis óvulos planificados para congelarlos en IVI.

Quizás pueda parecer raro, pero me voy de viaje con la mayor tranquilidad que he experimentado en los últimos años.

Mi historia no es diferente a la de muchas otras mujeres lesbianas. A fines de año cumplo 37, y hace seis meses terminé una relación que pensé que era la definitiva. Había planes de boda, planes de hijos, planes de tantas cosas que me costó mucho aceptar que todo se acababa.

No sé si volveré a encontrar a una chica con la que pueda plantearme una relación seria o incluso una boda. Lo que sí sé es que en el futuro sí me gustaría ser madre.

¿Sola o en pareja? Idealmente en pareja, pero no lo sé, no lo tengo claro. Ahora sé que necesito estar sola, y que el tiempo emocional que requiero para recuperarme es contrario al tiempo que tienen mis óvulos para seguir siendo fértiles. ¿Y si a los 40 años me siento preparada ser madre? Según la calculadora de fertilidad de IVI a esa edad tendré un 47% de posibilidades de quedarme embarazada. Ahora, con 36, esa posibilidad es de un 57%.

Gracias a la tecnología he podido detener el reloj de mi fertilidad . Da igual cuándo decida ser madre, mis óvulos en ese momento tendrán los mismos 36 años que tengo ahora, y yo tendré más posibilidades de conseguir un embarazo que en cualquier otro momento del futuro.

No soy una mujer heterosexual, ya sé que para ser madre necesito la reproducción asistida, porque no me quedaré embarazada de manera “natural”.  Siento que mi decisión me da paz y me ahorra dinero en el futuro. Tengo amigas de 40 y 42 años que han tenido que afrontar varios intentos de diversos tratamientos para ser mamás. La de 40 lo consiguió en el tercero. La de 42 tuvo que recurrir, después de cinco tratamientos, a la ovodonación, o sea, embarazarse con óvulos de una donante.

¿Cómo se preserva la fertilidad en IVI?

  • En la primera visita te hacen un estudio ginecológico completo.
  • En la segunda visita revisas con el especialista los resultados del estudio y ya se define cuándo y cómo se comienza el procedimiento.
  • En el siguiente ciclo menstrual comienzas a pincharte hormonas en la tripa. Es muy fácil y una enfermera te enseña a hacerlo.
  • Te pinchas durante 10 o 12 días. IVI, a través de ecografías, revisa el crecimiento de los óvulos y la cantidad.
  • La punción se realiza bajo sedación. Tarda unos 15 o 20 minutos.
  • Los óvulos se congelan en nitrógeno líquido a menos 196 grados.

Y ya está. Me voy de vacaciones tranquila, feliz. Tengo la tranquilidad de que voy a congelarlos ahora y los utilizaré en momento ideal. 

¿Quieres más información sobre la preservación de la fertilidad? 

Fuente: Mirales, Diario El Diverso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s