CÓMO DOS MUJERES CASADAS CON HOMBRES TERMINAMOS ENAMORADAS Y FORMANDO UNA FAMILIA

Es curioso pero mi historia y la de Laura se parecen mucho. Tanto ella como yo nos casamos con nuestro primer novio y más o menos a la misma edad. Laura tenía 25 cuando se casó y yo 24.

Ella es de Argentina y yo de Colombia, y cuando nos conocimos las dos vivíamos en España con nuestros maridos.

Yo me casé sin estar enamorada, pero creyendo que eso que yo sentía era el amor. Laura se casó porque se había quedado embarazada. Nuestras vidas eran bastante limitadas en cuanto a educación sexual y diversidad. En mi caso la palabra lesbiana la escuché ya mayorcita, pero no me sentí identificada con ella porque yo no sentía que esa admiración que algunas mujeres me provocaban eran enamoramientos. ¿Cómo iba a ser posible eso?

Mi marido y yo no pudimos tener hijos, tengo algunos problemas de salud y tuve 3 abortos y fueron tan dolorosos que no quise intentar más.

En clases de baile Laura y yo nos conocimos. Como dos latinoamericanas en Españas encontramos cosas en común y nos hicimos amigas. A las dos nos encantaba España y la libertad en todos los sentidos. En España ella descubrió su lesbianismo y ya había tenido varias aventuras con mujeres a espaldas de su marido.

Con Laura sentí esa «admiración» que yo solía sentir por mujeres hermosas, pero ella, su espontaneidad y descaro me ayudaron a ponerle nombre a esa admiración: amor.

Al mes de conocernos nos besamos por primera vez, un día después de salir de copas con varias compañeras de baile. Ya desde ese momento no podía dejar de pensar en ella, mañana, tarde y noche. Imaginaba conversaciones con ella y hasta tenía fantasías sexuales.

Yo no quería un romance lésbico, yo con Laura lo quería todo, no podía ni soportar compartir la cama con mi marido, era una sensación de haber despertado y haber liberado una parte de mi que llevaba muchos años deseando salir.

Cuando Laura y yo empezamos en serio hablamos con nuestros esposos. Ninguno lo tomó bien pero cuatro años después podemos decir que estamos en paz con eso. Mi ex regresó a nuestro país y se ha casado otra vez, y el ex de Laura es amigo nuestro, el padre de su hijo mayor y nos llevamos muy bien.

Nosotras nos casaremos en mayo de 2022 y estamos iniciando un tratamiento de fertilidad para tener un hijo juntas. Para mi todo esto sigue siendo como un sueño bonito del que no me quiero despertar.

Fuente: Madres Lesbianas, Diario El Diverso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s