#Mexico| El penoso caso de SmartFit y su trato a personas trans

Una mujer trans fue discriminada en uno de los gimnasios de SmartFit. Entre comunicado y comunicado, esto es lo que sabemos hasta ahora.

En su cuenta de Facebook, una chica trans reportó haber sido discriminada en uno de los gimnasios de la cadena SmartFit. Ella lanzó una petición de inclusión a la cadena, el gimnasio le contestó, el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED) los desmintió… y bueno, entre dimes y diretes, esto es lo que sabemos hasta el momento.

¿Qué fue lo que ocurrió?

Paulina Mondragón es una mujer trans, residente de Ciudad de México y usuaria de la cadena SmartFit desde hace más de un año. El lunes, Paulina reportó en su cuenta de Facebook que el gimnasio le prohibió utilizar los baños y vestidores de mujeres.

De acuerdo con la entrevista que dio al medio Animal Político, Paulina Mondragón dijo que avisó al gimnasio que iniciaría su transición. Acordó con la cadena que una vez que los cambios físicos comenzaran a notarse, le permitirían entrar al vestidor de mujeres. Paulina inició su proceso de transición desde hace tres meses y los cambios físicos son notorios desde hace dos.

«En los últimos dos meses he recibido comentarios discriminatorios y ofensivos por parte de los usuarios del vestidor de hombres, así como miradas lascivas hacia mi persona. Por lo que el pasado sábado hablé con el staff de la sucursal para que ya me permitieran entrar al vestidor de mujeres».

Sin embargo, la gerente del lugar no respetó el acuerdo establecido. Además, le dijo que mientras no presentara una identificación oficial que ‘probara’ su identidad, tendría que seguir usando los vestidores para hombres.

«Yo le dije que ninguna política de SmartFit establece eso como requisito, y ella contestó que no era ‘su culpa’».

¿Qué contestó el gimnasio?

La gerente indicó que era responsabilidad del líder regional de la zona sur, quien no le daba la autorización. Pero lo peor fue cuando, ante la inconformidad de Paulina, la gerente habló con su superior y él le dio la ‘opción’ de usar el baño de discapacitados. De esta forma, ella no se sentiría incómoda y tampoco incomodaría a las mujeres. Esto molestó aún más a Paulina, quien decidió avisar a CONAPRED.

«Ser trans no es ninguna discapacidad y no tienen por qué darme la solución de utilizar el baño de las personas con discapacidad».

Ante las críticas que empezaron hacia la sucursal por su falta de reconocimiento a los derechos trans, SmartFit publicó un comunicado en sus redes sociales. En este comunicado, indicaba que sus valores se basaban en entregar a todos sus usuarios un ambiente cómodo, seguro y libre de discriminación.

Este es el comunicado que emitió SmartFit tras discriminar a usuaria trans. / Foto: Twitter

SmarFit dijo también que reiteraba su compromiso con las personas trans. Además, mencionó que cuentan con personal capacitado y certificado por CONAPRED para responder a las necesidades específicas de cada persona. Pero al parecer, CONAPRED no pensó lo mismo.

¿Qué dijo CONAPRED?

En otro comunicado, CONAPRED les contestó que no avala sus prácticas de igualdad de inclusióny negó haber certificado a la empresa.

«Si bien la empresa se ha certificado bajo la Norma en Igualdad Laboral y No Discriminación, esta no avala sus prácticas».

CONAPRED además aclaró que no se hace cargo de la capacitación del personal de SmartFit o de cualquier otra de las empresas del catálogo de la Norma. Y recordó que la discriminación se combate tomando medidas constantes y sustantivas de inclusión.

Por el momento, SmartFit ya no ha comunicado nada. Quedamos en espera de ver qué decisión toman respecto al caso de Paulina Mondragón. Y también qué postura tomará la empresa en cuanto al respeto de los derechos trans.

¿Tú qué opinas al respecto?

Fuente: Soy Homosensual, Diario El Diverso

#Honduras| Preocupa la situación de personas LGBT+

Lo que viven las personas LGBT+ en Honduras se ha vuelto cada vez más alarmante, y la ola de violencia no ha parado de crecer.

Desde 2009 hasta este año, se ha reportado que al menos 325 personas LGBT+ han sido asesinadas en Honduras. Pero aunque incluso ya la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Honduras (OACNUDH) ha condenado la violencia hacia personas LGBT+, los crímenes de odio siguen en aumento.

Además de la OACNUDH, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) manifestó su preocupación al respecto. Lsugirió lo siguiente al respecto:

«Urge a las autoridades investigar, juzgar y sancionar a los responsables de estos actos de violencia. y tomar en cuenta la posibilidad de que hayan sido motivados por prejuicios basados en la orientación sexual, expresión/identidad de género o características sexuales».

En 2018, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) también expresó su preocupación sobre la situación de las personas LGBT+ en Honduras y todo el Triángulo del Norte de Centroamérica. Se le conoce así a la región integrada por El Salvador, Honduras y Guatemala. Los tres países son considerados de alto riesgo para las personas LGBT+.

Crímenes de odio en 2019

En lo que va del año, se han reportado por lo menos 21 asesinatos de personas LGBT+ en Honduras. La mayoría de estos crímenes son realizados en las calles, pero otros lo han sido en la vivienda de las víctimas e incluso en los lugares de trabajo. Las muestras de violencia características de estos crímenes son estrangulamiento, encostalamiento, degollamiento, apuñalamiento y hasta calcinación.

Los tipos de violencia más frecuentes en Honduras

Pero los asesinatos no son el único ejemplo de violencia que vive la comunidad LGBT+ en Honduras. Entre las violaciones más frecuentes a los derechos humanos, el Comisionado Nacional de los Derechos Humanos en Honduras (CONADEH) reporta:

  • violación del derecho a la vida.
  • discriminación en el seno familiar, el campo laboral, el sector salud, la educación, los servicios públicos, la política, la educación y otras esferas sociales
  • violaciones sexuales
  • detenciones ilegales
  • hostigamiento
  • robo
  • amenazas de muerte.

Ante esta situación, el sistema de las Naciones Unidas ha externado su apoyo a Honduras para crear medidas de protección a la comunidad LGBT+. Sin embargo, la postura de dicho gobierno sigue siendo violenta y represora con esta población. Prueba de ello es que el matrimonio igualitario ha estado prohibido en el país desde 2005.

Esperamos que pronto la administración en Honduras haga caso a las sugerencias de todos los organismos internacionales y garanticen los derechos humanos.

¿Tú qué opinas al respecto?

Fuente: Soy Homosensual, Diario El Diverso

#Mundo| “La mandolina del capitán Corelli”. Louis de Bernières.

Me sobran los motivos.

Esta obra es lo contrario de mucho ruido y pocas nueces. ¡Poca o ninguna publicidad ha tenido esta historia -o a mí no me ha llegado en absoluto- dentro del colectivo gay que debería tenerla de referencia!

Nunca, nunca, lo repito, he oído mencionar “La mandolina del capitán Corelli” en boca de un famoso escritor del colectivo, como tema de un taller literario LGTB, en las listas de referentes para la lectura de aquellos que buscan modelos, precedentes, figuras de nuestra misma orientación sexual que sean valoradas positivamente. Y me parece una gran injusticia y una ocasión perdida.

No quiero pensar mal, pero quizá este inexplicable hecho se deba a que el autor, que crítica sin ambages el nazismo y sus actos durante la Segunda Guerra Mundial, tampoco se abstiene de criticar los desmanes del Comunismo durante la misma contienda y posteriormente a ella. ¡Eso es algo imperdonable para muchos! Pero más allá de las ideologías políticas el libro deja un poso magnífico que no debería perderse.

Lancemos algunas ideas que fundamenten mi afirmación:

– El personaje que da título a la obra (el capitán, no la mandolina, por importante que ésta sea en las páginas) no aparece hasta bastante avanzado el libro.

– El auténtico héroe de esta historia no es el médico, ni su bella hija, ni el capitán italiano, ni la música, ni la isla griega, con ser todos ellos muy relevantes y tener su protagonismo -justificado y hermoso. El auténtico héroe es Carlo Piero Guercio, un soldado homosexual.

– Aunque no he contado el número de páginas tengo la impresión de que el primer tercio, quizá la cuarta parte inicial de la obra, está protagonizada por los hechos que rodean a Carlo Piero Guercio dentro de las maniobras iniciales de la guerra. En todo ese recorrido de la novela -para mí, sin duda alguna, el más intenso y el más valiente- aquellos capítulos que protagoniza Carlo Piero no llevan su nombre, sino el título genérico de: “L’OMOSESSUALE”, en italiano, la lengua del propio personaje. Hay seis capítulos con este título, diferenciados por el número entre paréntesis. Después el personaje se diluye entre las historias de los otros, sin dejar de estar presente, hasta ganar una luminosidad especial en un acto más de heroísmo y amor.

– Carlo Piero Guercio se sabe homosexual, es decir diferente, es decir alguien a quien muchos despreciarían o incluso matarían por su propia condición, por su orientación sexual. Su aparición en la novela es a través de una carta de “confesión” escrita para ser leída tras su muerte “cuando ni el desdén ni el desprestigio puedan seguirme los pasos ni empañar mi honra”.

– Esa condición personal caracteriza al personaje más que su gran tamaño o cualquier otro rasgo. Pero esa condición no empaña ni empequeñece su grandeza interior, su capacidad para amar, para sacrificarse por otros, para intentar evitar el dolor a los demás, para hacer lo que es correcto según el código ético que parece que el general de los seres humanos llevamos metido dentro desde el nacimiento -o quizá antes- y que convertiría el mundo en algo mejor, un lugar mucho mejor.

Por todo ello el libro contiene un valioso ejemplo de persona homosexual buena, de buen corazón, de buenos actos. Y por ello mismo me extraña tanto que, habiéndose publicado el libro en 1994, hace un cuarto de siglo, no tenga la repercusión que otros donde los referentes LGTB son más cuestionables o criticables.

Más allá de todo este tema concreto, que creo que da a la obra sus momentos más álgidos e inolvidables, la mayor parte de los hechos se desenvuelven en el marco de la Segunda Guerra Mundial, en la isla griega de Cefalonia donde sus habitantes rechazan la invasión italiana pero no pueden hacer frente a las fuerzas alemanas que terminan por conquistarlos. Pelagia, Mandras y el capitán Corelli conforman un trío fundamental así como el doctor Iannis, el padre de Pelagia, aunque hay otros personajes de relevancia como Drosoula -madre de Mandras- o la niña Lemoni (una niña pequeña amante de las aventuras y los animales, valiente, y algo sucia por meterse por todas partes, que rompe desde luego los esquemas tradicionales de los roles en los juegos y las personalidades del niño y la niña) o el forzudo Velisarios, el sacerdote, el padre Arsenios.

Uno de los grandes aciertos del autor es saber mostrar la complejidad de la vida humana, con sus momentos cómicos, tristes, dramáticos, alegres, emotivos… a veces unidos sin interrupción, tal y como se presentan en nuestra existencia. Eso da a casi todo una verosimilitud que hace crecer la obra enormemente, de igual manera que la multiplicidad de personajes y la evolución tan dispares o inesperada en algunos de ellos. Podremos “ver” como una cabra se come unas hojas sublimes sobre la historia de Cefalonia sin poder evitar la risa y podremos asistir a los actos más atroces y crueles de la guerra. Podremos contemplar cómo esa misma guerra transforma radicalmente al padre Arsenios o a Mandras mientras deja casi inalterables a otros personajes de evolución menos notable, aunque el horror de la confrontación bélica termine por cambiarlo todo y a todos

Desde el punto de vista más técnico el autor hace uso de las cartas, de la narración en tercera persona, del retrato psicológico usando la primera persona… y demuestra así tener un ágil dominio de los recursos y los estilos literarios. Todo se integra perfectamente en la novela y, a veces, uno llega a pensar que Bernières estaba allí, viviéndolo todo, y nos lo cuenta como un espectador de primera mano. Una sensación que tuve en ocasiones con “La fiesta del Chivo” de Vargas Llosa.

He de decir, por ser honesto, que las últimas cien páginas son, para mí, la parte resuelta con menos soltura; la parte en la que me parece ver con más claridad el “hilo” literario que mueve a los personajes, siendo de este final lo más acertado el análisis o crítica del comportamiento de los comunistas que se comportaron como burgueses mientras los criticaban abiertamente… hasta que, asentados del todo en la buena vida, olvidaron su ideología de izquierda y su espíritu de revancha.

En esta línea el autor hace una descripción muy reveladora de las actitudes de los movimientos comunistas que, durante la contienda, supuestamente, luchaban contra el invasor nazi, aunque en realidad sólo actuaban para sí mismos con un oportunismo desalmado y egoísta a pesar de perjudicar con ello a su propio pueblo.

Creo, como ya dije inicialmente, que esta representación nada positiva de las izquierdas comunistas, es la que ha pasado factura al libro ya que ha sido condenado al olvido por los grupos que lideran el movimiento LGTB que se identifica, en gran medida, con ese comunismo a pesar de que los ha perseguido en la antigua URSS o en Cuba (antes y ahora) o en otros lugares donde esa ideología se alzó con el poder.

Sin embargo, y al margen de toda ideología y del posicionamiento de cada uno, la novela debería ser reivindicada como un libro muy bien escrito y en el que se nos muestra a un gran ser humano con independencia de su orientación sexual, que es clara desde el primer momento para el lector que llega a enamorarse de este grandote que ama y hace el bien allá por donde pasa.

Fuente: UniversoGay, Diario El Diverso