ELLA FRANCESA Y YO ESPAÑOLA. NUESTRA HISTORIA DE AMOR Y MATERNIDAD

Alice y yo nos conocimos en Amsterdam, en un bar de chicas. Ambas estábamos de turismo. Ella vivía en Francia y yo en España.

Y aunque pensamos que era algo de una sola noche, se convirtió rápidamente en algo de toda nuestra vida. Estuvimos unos cinco meses teniendo una relación a distancia, hasta que yo, sin saber francés, me mudé a Lyon. Ahí pasamos nuestros primeros cuatro años juntas. Y aunque nos encantaba la ciudad, nos parecía que España era mucho más abierta para formar una familia. Por ejemplo, hasta ese momento las lesbianas ni siquiera podíamos embarazarnos ahí, mientras que en nuestro país podíamos hacerlo por la seguridad social y por clínicas privadas.

Alice se enamoró rápidamente de España, de la comida, el clima y la gente. Nos inscribimos en la lista de la seguridad social para buscar un embarazo, pero no podíamos hacer el tratamiento que más ilusión nos hacía: el método ROPA. Alice quería embarazarse con mi óvulo.

Comenzamos a averiguar. Teníamos amigas francesas que habían venido a España para ser mamás. Teníamos muy buenas recomendaciones de VIDA Fertility Institute, porque el equipo está formado por especialistas en reproducción asistida de varios países, lo mejor de distintas áreas. Eso, y el nacimiento de un par de niños que conocemos, nos daba confianza.

En Vida nos trataron con cariño y profesionalidad. Gracia a ellos descubrimos que mis ovarios eran de muy mala calidad, el estudio de nuestra fertilidad nos ahorró mucho dinero con intentos infructuosos y nos hizo cambiar los planes. Me embarazaría yo con el óvulo de Alice.

Mi chica resultó ser una diosa de fertilidad. Después de la estimulación ovárica conseguimos 13 óvulos y 8 embriones de buena calidad. ¡Excelentes números!

En Vida, que tiene clínicas en Madrid y Alicante, conseguimos ser mamás al primer intento. Yo me embaracé de Mara y en poco tiempo, antes de que nazca nuestra pequeña, Alice irá a por nuestro segundo bebé, queremos que tengan muy poca diferencia. 

¿Por qué recomendamos Vida? Por el trato. No éramos un número más. Éramos Alice y Carmen, conocían nuestra historia, nuestra fertilidad y nuestras posibilidades. El tratamiento es completamente personalizado. El acompañamiento es en todos los sentidos. A nivel técnico y emocional.

Ser mamás en España es una gozada. Cuando viajas y conoces mujeres lesbianas de otros países te das cuenta que nuestro país no es solo pionero en reproducción asistida, también lo es en derechos para nuestras familias y nuestra felicidad.

Fuente: Mirales, Diario El Diverso.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s