Dejaron a sus esposos, la religión mormona, se casaron y juntaron sus familias

el

Sally y Lena Osborne son una pareja lésbica con una historia muy especial. Ambas eran parte activa de la Iglesia Mormona. Estaban casadas con hombres desde hace 14 años. Una de ella tenía 3 hijos y la otra 4, cada un en sus matrimonios heterosexuales.

Pero se conocieron, se gustaron, y fue inevitable que se enamoraran. Ese sentimiento las hacía poder con todo, pero el miedo era muy grande, miedo a renunciar a su religión, miedo a romper sus matrimonio, a empezar desde cero.

En la esta historia ganó el amor y la determinación.

Sally y Lena Osborne rompieron con todo y se casaron. Una boda bella y memorable en la que Sally llegó con sus chicos en patinete. ¡Memorable!

Sally y Lena son protagonistas de una serie documental llamado Mormon No More que se ha estrenado recientemente en Hulu.

«Para cualquier mormón o cristiano: esto no se trata de ti. Es mucho más grande que cualquiera de nosotros. Se trata de SISTEMAS y organizaciones que NO dan cabida a todos. Y mucho menos que todos (género, raza, sexualidad) sean IGUALES. Y esta desigualdad fundamental DAÑA a las personas.

¡La gente está sufriendo y debemos compartir nuestras historias! ¡Nuestras historias de trauma, dolor, confusión, fuerza, coraje, amor, verdad, autenticidad y triunfo! Nos necesitamos el uno al otro.

Muchas gracias a todos por su apoyo. ¡Sentimos tu amor y estamos siendo sostenidos por ti!», dijo Sal en sus redes sociales.

Fuente: Madres Lesbianas, Diario El Diverso.

Anuncio publicitario

Un comentario Agrega el tuyo

  1. feminiateo dice:

    ¡Qué bonita historia! Estoy deseando ver el documental acá. Está claro que tenemos que construir sistemas en los que quepamos todxs y en los que, por supuesto, seamos iguales. Y hay que hacerlo ya porque se empieza a acabar la bonanza económica.
    Quienes no vivimos del modo en el que el sistema patriarcal esperaría, tenemos que ser más fuertes, y para ello tenemos que dejar atrás el individualismo exacerbado que ha marcado los últimos años. Debemos organizarnos mejor, al menos de un modo tan eficaz como aquel de la gente que se encuentra todos los fines de semana en sus diferentes templos. En torno a una nueva religión no dogmática, atea/agnóstica (o por lo menos no teísta), feminista, antirracista, ecologista y aliada de LGBTIQ+ lo estaríamos, y podríamos conseguir que se estableciesen comunidades de mujeres, hombres y personas de géneros no binarios en muchos lugares, autogestionadas y con fuertes relaciones de cuidados entre sus integrantes. En el blog infinito5.home.blog escribo sobre ella

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s