Adopción de embriones: Todo lo que tienes que saber

el

Cuando finalmente me decidí a ser mamá, no pensé que mis óvulos no estarían por la labor de apoyar mi decisión. Primero me hice tres inseminaciones en una clínica de reproducción asistida, después intenté dos fecundaciones in vitro, y nada.

Quedé rota en muchos aspectos, por un lado el económico y por otro el emocional. Pensé que eso de ser mamá no me iba a pasar. Me abrí a la adopción pero me desmoralizó la espera de años.

La frustración también afectó mi relación de pareja, así que a los 42 años me encontré soltera y decidida a hacer un último intento. Una amiga me recomendó Rainbow Fertility Barcelona, un proyecto reproductivo de Institut Marquès especializado en conseguir embarazos en mujeres lesbianas y personas trans y no binarias.

Ellos me ayudaron a ver algo que me costaba aceptar, que mis óvulos no eran aptos para conseguir un bebé.

Me dieron dos opciones, ovodonación y embriodonación. En ambos casos eres madre con óvulos de otra persona. En el primero, buscan una donante similar a ti y fecundan sus óvulos. Después te transfieren ese embrión y el resto los congelan.

En el segundo caso, se trata de adoptar uno o más embriones sobrantes de tratamientos de otras parejas o madres solteras.

¿Por qué elegí la adopción de embriones?

Una vez hecho el duelo genético, que es aceptar que el bebé no tendrá tu material genético, daba igual uno u otro tratamiento.

A diferencia de mujeres heterosexuales con pareja, que quizás no pueden usar sus óvulos pero sí el semen de su pareja, las lesbianas y madres solteras usamos el semen de un donante, por lo que, para nosotras, la ovodonación no es una opción tan interesante como la adopción de un embrión. Además, la embriodonación permite dar una bonita salida a tantos embriones congelados.

Desde el punto de vista económico también hay que tener en cuenta que adoptar un embrión es mucho más barato que la ovodonación.

La tasa de implantación y embarazo es más del 50 por ciento por transferencia. Esto es así porque los embriones disponibles en este programa de adopción proceden de óvulos de mujeres jóvenes y sanas y han sido estudiados para comprobar que son viables y sanos. Han dado embarazos saludables a padres que ya no quieren tener más hijos.

¿Cómo se realiza? Afortunadamente sin pinchazos. Días antes de la transferencia embrionaria, preparas tu útero con una medicación muy suave. El día elegido, y a través de una cánula, insertan el embrión en tu útero y ya está. Solo queda esperar un par de semanas para ver el positivo que yo logré ver.

Fuente: Mirales, Diario El Diverso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s