Dos películas lésbicas taiwanesas que revolucionaron el país hace una decada.

el

Taiwan, un país no especialmente gayfriendly hace una década. Dos películas, Spider Lilies en 2007, y Drifting Flowers en 2008, se atrevieron a tratar en profundidad una historia de amor lésbico.

En ambas se cumple un cliché que ocurre mucho en el cine asiático, donde una de las protagonistas ha de hacer un rol más femenino y la otra más masculino. Sin embargo, ambas películas cuentan historias de amor emocionantes. No en vano el cine asiático es el mejor en captar la estética y la musicalidad de lo que quiere transmitir. Drifting Flowers es la más densa.

En ella tres historias entrelazan el pasado y presente de sus protagonistas, y relatan dos hermosas historias de amor entre mujeres artistas. Su juventud y la huella que deja en la vejez. Se atreve también a afrontar el tema de la disforia de género y la realidad no binaria

Spider Lilies es más salvaje, y narra el amor entre dos mujeres en torno a un misterioso tatuaje. Su banda sonora es espectacular -ganó el Golden Horse de aquel año-.

Ambas están bajo la firma de la directora Chou Zero, una abanderada de la visibilidad lésbica de su país, y fueron estrenadas en el Festival de Berlín de los años sucesivos, llevándose Spider Lilies el premio Teddy del festival. 

Ambas películas revolucionaron el mundo lésbico taiwanes, aunque nunca llegaron a la gran pantalla allí. Fueron de mano en mano, de amiga en amiga, convirtiéndose en un referente subterráneo que acabó estando en boca de todas.

Fuente: Revista Oveja Rosa, Diario El Diverso.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s