#Chile| Chile volvió a las calles a exigir derechos para la diversidad en la XXI Marcha del Orgullo LGBT+

Chile salió a las calles después de casi dos años de restricciones de movilidad debido a la pandemia. En la XXI Marcha del Orgullo, celebrada este sábado 13 de noviembre, las consignas que más se repitieron fueron igualdad social, legal, basta de violencia, derechos filiativos para las familias homoparentales y lesbomaternales, aborto libre y una ley integral trans que garantice trabajo y salud para esta comunidad. 

Los manifestantes se congregaron en la Plaza Italia, rebautizada como Plaza Dignidad desde el estallido social de octubre de 2019. Caminaron por la principal alameda de la capital con pancartas, banderas multicolores y música, en un Chile que atraviesa un proceso de cambios profundos, discute las bases para escribir una nueva Constitución y está a pocos días de elegir nuevo Presidente y nuevos representantes del Parlamento.

La actividad es históricamente organizada por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh). Durante cinco horas, por las calles de Santiago desfilaron miles de personas con columnas de migrantes LGBTQ+, trabajadorxs sexuales, familias diversas, organizaciones religiosas que están en favor de los derechos de la diversidad, representantes de la comunidad indígena y autoridades políticas como la presidenta de la Convención Constitucional, Elisa Loncón. 

También se conformaron varios bloques disidentes del activismo LGBTQ+, como el Bloque Contrahegemónico y la Resistencia Marika, que no se identifican con el Movilh y que buscan reivindicar el sentido de la marcha hacia uno donde la protesta sea más visible que los festejos.

Fuente: Agencia Presentes, Diario Bicentenario

Un comentario Agrega el tuyo

  1. feminiateo dice:

    Unas bellas im´´ágenes donde se muestra gente unida y mandando mensajes fuertes a la sociedad tradicional. En ella hay movimientos políticos que pretenden que retrocedamos. Y no lo vamos a hacer, hay que seguir hacia adelante. Las personas que no respondemos a lo que el heteropatriarcado esperaría de nosotras tenemos que estar más organizadas, al menos tanto como la gente que se reúne un rato todos los fines de semana en sus templos. En torno a una nueva religión atea/agnóstica, no dogmática, feminista, antirracista, ecologista y aliada de los movimientos LGTBIQ, lo conseguiríamos, y seguramente se formarían muchas comunidades.
    En infinito5.home.blog escribo sobre esto pero el texto completo está en https://lektu.com/l/anon-imato/infinito/18758

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s