#Mexico| Érika Buenfil llama a la inclusión y defiende a su hijo Nicolás por vestirse de mujer

Si hay una mujer que saltó a la fama de nueva cuenta gracias a su hijo esa es Érika Buenfil, justo cuando parecía que la actriz ya no estaba “en tendencia”, su pequeño Nicolás la invitó a crearse una cuenta de TikTok… Y el resto es historia. Lamentablemente, ahora recibieron duras críticas.

Hace unas semanas en su cuenta oficial se le pudo ver a ambos bailando una popular canción caribeña de “El general” llamada “Rica y apretadita”. Lo que causó molestia en sus fans fue el hecho de que Nic -como le llama de cariño la actriz- apareció con un vestido de mujer.

Los comentarios burlones, sarcásticos e incluso quejándose del tipo de crianza que Érika Buenfil le da a su hijo no se hicieron esperar. Al respecto de esta grabación que se viralizó en TikTok la rubia mujer decidió hablar y acallar los comentarios de los que ambos fueron víctimas.

https://www.instagram.com/p/CKB9H46jAPf/embed/

Por un video ponen en duda la sexualidad del hijo de Érika Buenfil

Lo más lamentable de esta situación fue el hecho de que algunos sometieron a duda la preferencia sexual de Nicolás Buenfil; su madre, como es usual, lo defendió al respecto de estas especulaciones e incluso aseguró que son una familia incluyente que acepta y respeta a todos por igualPUBLICIDAD

“Sí alguien sabe lo que tengo de hijo (soy yo), y aparte no tendría problemas de ningún tipo, de cualquier tipo de situación ¡eh!, tampoco, pero se disfrazó porque esa era la intención, o sea, de hecho, tengo muchos compañeros actores que también se disfrazan y el TikTok es para eso, para disfrazarse, para jugar, para reírse, y mi hijo lo estaba haciendo… ¿y qué?, o sea, yo estaba muerta de risa”, dijo la actriz para el programa “HOY”.

La actriz decidió no enfrascarse demasiado en esas cuestiones, por lo que prefirió relatar que ella tiene muchos amigos y  conocidos diversos a los que “lleva siempre en su corazón”; asegura que Nicolás piensa igual que ella, por lo que no tienen problemas en ser sinceros.

“Mi hijo es tan incluyente en todos los aspectos que no nos cuesta ningún trabajo, y a mi tampoco me cuesta ningún trabajo por mi carrera, por mi vida, por mi forma de pensar, yo soy super abierta, y no tengo ningún problema, y tengo amigas y conocidas y conocidos con todo tipo de preferencias, como dices tú, y de muchas formas de ser, y todos siempre están en mi corazón”, concluyó.

Fuente: Radio Formula, Diario El Diverso

#Europa| Atacan a legislador británico con comentarios homofóbicos por publicar foto con su novio

Atacan a legislador británico con comentarios homofóbicos por publicar foto con su novio

Después de que Luke Pollard, político laborista e integrante del Parlamento en representación de Plymouth Sutton y Devonport, subiera una fotografía en sus redes sociales con su novio Sydney por el Día de San Valentín, cientos de personas, incluyendo organizaciones antiderechos, lo agredieron con insultos homofóbicos. Anteriormente ya había sufrido muestras de odio debido a su orientación sexual.

El diputado laborista y cooperativo Luke Pollard recibió un despreciable abuso homofóbico el día de San Valentín simplemente por compartir una fotografía de sí mismo con su novio, Sydney.

«El Día de San Valentín de este año sería diferente para mi novio y para mí. No fue solo una confusión en la floristería con las flores, o lidiar con el amor en el encierro: los trolls homofóbicos nos apilaron por hacer lo que las parejas de todo el país estaban haciendo. haciendo y enviando un pequeño tweet celebrando nuestra relación» dijo Luke a Pinknews.

Luke cuenta a PinkNews cómo fue todo el proceso después de que publicaron la foto en redes sociales y su reacción ante el odio:

«Feliz día de San Valentín para mi querido novio» es un mensaje sencillo. No debería ser controvertido. No en 2021, pero aún parece que no todo el mundo ha recibido el mensaje de amor es amor. Y, ciertamente, algunas personas confundieron un día sobre el amor con el odio. Los ataques fueron constantes y rápidos.

Mi novio es hermoso y amable, y lo que tenemos juntos es muy especial. Me ha apoyado mientras me he enfrentado a los rápidos de la vida pública, ayudando en las elecciones, ofreciendo sabios consejos, siempre ahí con un abrazo y una copa de vino, una broma y una sonrisa. Él es mi roca, y no me importa que la gente sepa que lo amo.

Soy el primer diputado de Plymouth; el primero en llevar públicamente mi sexualidad, no como una fuente de vergüenza por ocultar, sino como un sello de orgullo.

Los trolls decidieron atacarme porque estoy orgulloso de ser quien soy. Me atacaron porque estoy en el ojo público y porque Sydney y yo no parecemos una familia nuclear tradicional. Eso es bueno. La familia lo es todo para mí, y cada familia se ve diferente a la siguiente: todo lo que necesitas son personas que se amen sin importar qué, que compartan lazos comunes y que enfrenten sus luchas juntas.

Es una mentira conveniente que nos decimos a nosotros mismos que en el siglo XXI la homofobia ha sido derrotada. No es así. Todo es demasiado real.

Cuando mi oficina en Plymouth fue vandalizada el año pasado con graffiti homofóbico, Sydney estuvo ahí para mí. El viejo insulto de que los hombres homosexuales abusan de niños es común, uno que mi equipo y yo eliminamos del frente de mi oficina no una sino dos veces. Y los pocos años entre Sydney y yo ofrecieron a los trolls y enemigos una primera línea de ataque ayer. La herencia china de Sydney agregó otra.

Es fácil arrojar odio al odio. Es una reacción natural, pero prefiero calmar las aguas. Ofrecí una taza de té y una conversación a la persona que destrozó mi oficina. Quería hablar con ellos para saber por qué estaban tan enojados y tan llenos de odio que los insultos y el vandalismo eran la única opción para ellos. Todavía está abierta mi invitación.

Pero para los que incitaron al odio por mi tweet del Día de San Valentín, el amor y el afecto que Sydney y yo tenemos es una amenaza para ellos.

Nuestro amor es bueno y espero que dure muchos años más. Debes estar en un lugar oscuro si lanzar ataques homofóbicos y racistas es tu pasatiempo. Las redes sociales son demasiado lentas para actuar contra el abuso, pero me alienta la cantidad de personas que vieron esos tweets y se tomaron el tiempo para denunciarlos. Ahora le toca a Twitter actuar.

Ser diputado es un trabajo ridículo. Las horas están por todos lados y las presiones son intensas. Tener a alguien que te acompañe en ese viaje es importante.

Cuando era pequeño, no teníamos políticos como los que tenemos hoy. Los modelos a seguir LGBT + en la sociedad no estaban tan presentes como lo están hoy. Los periódicos solían escupir odio desde sus portadas. Se habían redactado leyes para marginar y atacar a personas como yo. El progreso no es inevitable. Sucede cuando la gente lo convierte en una prioridad, cuando decidimos que ya es suficiente y que las cosas deberían ser diferentes. Ese cambio político tomó generaciones, y las batallas de esos pioneros hacen que el abuso en un tweet parezca bastante insignificante.

Se presta mucha atención a los que odian, así es como prosperan. Pero dediquemos tiempo a mirar los mensajes de esperanza, de amor y de apoyo. Aquellas personas que compartieron sus historias personales de sus parejas. La extraña y maravillosa variedad de relaciones que hacen que Gran Bretaña sea tan diversa. Espero que en medio del comercialismo del Día de San Valentín, los ramos de flores (correctamente entregados o no), el enfoque en mi tweet que expresa mi amor por mi novio pueda ser un pequeño y simple recordatorio de esa verdad eterna: el amor es amor. Y todos estamos mejor por eso.

Espero que aquellos que tuitearon odio algún día tengan tanto amor como yo siento hoy con mi pareja. Es un lugar más feliz de lo que me temo que muchos de los trolls se encuentran, y por eso tienen mi simpatía. No he perdido un ojo de sueño pensando en su odio. Yo animaría a otros a no hacerlo tampoco cuando sean atacados, porque esto les sucede a las parejas LGBT + todos los días del año.

La homofobia y el racismo van en aumento y tenemos que oponernos a ellos. La mejor manera de hacerlo es no rehuir la luz, ser ruidosos y estar orgullosos de quiénes somos y de quiénes amamos, porque el amor siempre triunfa sobre el odio.

Luke Pollard es miembro laborista y cooperativo del parlamento de Plymouth Sutton y Devonport. Se desempeña en el gabinete en la sombra de Keir Starmer como secretario de medio ambiente en la sombra.

Fuente: El ClosetLGBTI, Diario El Diverso

#Mexico| Cómo contar historias LGBT+ en el deporte sin prejuicios: una guía en 13 pasos

En los medios de comunicación deportivos la representación y voces de personas y atletas LGBT+ siguen sin aparecer y difícilmente vemos cruces entre los derechos humanos y la industria del deporte. Ésta, por su poder de amplificación, podría abonar en conversaciones y la construcción de sociedades más equitativas y justas. 

Sin embargo, cuando sí ocupan un espacio suelen ser desde “la caricaturización, el estigma, el escándalo”, señala Ana Cruz Manjarrez, comunicóloga e integrante del equipo de Versus, una  organización mexicana que busca fomentar contenidos inclusivos y profesionales en los medios deportivos. Desde Versus, están activando distintas estrategias y una de ellas es la “Guía básica para una comunicación inclusiva y libre de prejuicios”, dirigida a periodistas y que consta de 13 puntos para mejorar las narrativas de las personas LGBTI+ en los deportes.

“Un ejemplo de ello fue la nota sobre la pareja de la mamá de Neymar. Incluso con los copys que usan en redes sociales y los comentarios que venían a partir de esas notas nos dejaba ver claramente que los titulares y la construcción de la nota deviene en violencia contra la comunidad. Además, notamos que desde el periodismo deportivo no existe el interés por informarse sobre estos temas y abrir espacio para contar otras historias”, explica Ana. 

También se observa que las notas deportivas carecen de conocimiento sobre conceptos básicos de diversidad sexual, perspectiva de género y fuentes que ayuden a entender estas realidades. 

La guía surge a raíz de un análisis de medios que Somos Versus comenzó el año pasado en donde una de sus variables es observar la presencia y representación de la diversidad sexual en al menos 9 medios deportivos de México. También es parte de una colaboración con la iniciativa británica Football vs homophobia(Futbol contra la homofobia) de la organización Fare Network. 

Para la construcción de la guía la equipa de Versus leyó otros manuales y contó con la observación de la investigadora Siobhan Guerrero y el activista Enrique Torre Molina. Además, tuvieron encuentros con futbolistas de la liga profesional de futbol femenil de México que ayudó a tener mayor claridad de la urgencia que hay por una mejor representación en los medios de comunicación y el papel fundamental de éstos para combatir la lesbofobia. 

Violencia LGBTfóbica en entornos digitales 

Versus, cofundada por la periodista deportiva Marion Reimers, busca poner sobre la mesa debates en torno a la discriminación por género, raza y clase para mejorar los contenidos en el periodismo depotivo, repensar cuáles son los discuros que se reproducen y cambiar la narrativa. 

En 2017 lanzaron una campaña llamada “Más allá de 140 caracteres” con la intención de visibilizar las distintas violencias que ejercen contra las periodistas deportivas en los entornos digitales. A cuatro años de su fundación, Somos Versus se ha involucrado con otros proyectos y hoy buscan “emparejar la cancha”, promover el deporte femenil, poner la mirada y contar otras historias con perspectiva de género y derechos humanos. 

“Queremos reunir diferentes perspectivas que comiencen a vincular nuestro trabajo con el movimiento feminista tocando otros temas que no incluyan solo al deporte profesional ni al deporte amateur sino a las mujeres que somos autónomas y hacemos uso de nuestro cuerpo con diferentes objetivos que no es precisamente la competencia. Sino vincularnos a ese movimiento con nuestros objetivos a través de otras temáticas”, comenta Ana Cruz Manjarrez.

“Una nota no alcanza, no es representativo”

En América Latina no hay estudios sobre la LGBTfobia en los deportes, sin embargo, algunos documentos realizados en Europa dan cuenta que aún hay exclusión y discriminación hacia personas de la diversidad sexual en estos entornos. 

De acuerdo a un estudio elaborado en 2019 por la Universidad de Colonia (Alemania), el 90% de las personas encuestadas consideran que la homofobia y particularmente la transfobia es un problema actual en los entornos deportivos, además, el 82% presenciaron lenguaje homofóbico y tránsfóbico, de éste el 46% fueron mujeres trans quienes informaron ser víctimas de discriminación directa. 

Conocer esa información puede darnos pistas de que esas problemáticas pueden estar aún más acentuadas y normalizadas en nuestra región. En ese sentido el periodismo deportivo tiene una oportunidad para abonar a la construcción de sociedades más equitativas y libres de discrminación, no eliminando las diferencias sino integrándolas en sus narrativas. 

“Queremos demostrar que el problema es estructural y no se trata de ‘no te gustó esta nota pero mira, una vez publiqué una nota sobre Kenti Robles (futbolista profesional mexicana que juega en el Real Madrid), no lo hago tan mal’, porque muchas veces ese es el pretexto que ponen. Con los datos en la mano queremos demostrar que una nota no alcanza, no es representativo”, señala Andrea Martínez. 

Más allá de las buenas prácticas

Andrea y Ana consideran que las buenas prácticas en el periodismo deportivo pueden ayudar a que las instituciones o autoridades deportivas volteen a ver las necesidades que estas poblaciones y atletas tienen para incluirles y mejorar sus condiciones laborales.

“Si lo que está en la agenda de los medios deportivos no incluye cosas que implica a la comunidad quizá a las autoridades se les haga mucho más fácil ignorar y por lo tanto creer que no necesitan hacer algo al respecto”, explica Andrea Martínez.

Al mismo tiempo el verse reflejado con los medios de comunicación puede generar un sentido de comunidad entre las y los deportistas LGBT+. Ana Manjarrez comenta que hacer periodismo con un enfoque en derechos humanos puede ser “una oportunidad para conversar, hacer comunidad y que suene más fuerte”.

En ese sentido, el deporte femenil y las atletas abiertamente diversas han sido voces potentes que han puesto estos temas más allá de sus entornos deportivos, a diferencia de los atletas gay, que en activo no suelen “salir del clóset”.

Martínez explica que esto es porque “el espacio del deporte femenil ha sido de por sí un espacio de lucha desde hace mucho tiempo. Las mujeres hemos y han tenido que luchar para poder acceder al deporte y creo que en ese espíritu está la lucha de vivir de manera libre tu verdad, de poderte expresar sin miedo a represalias. Y es que en el deporte femenil se ha desarrollado, no diría camaradería, sino más el respeto a la individualidad a diferencia, creo, que en el futbol varonil en donde se celebran más cosas como mantener la masculinidad hegemónica”. 

¿Cómo puede el periodismo combatir la transfobia?

En los años recientes se ha usado al deporte como argumento en discursos de odio que intentan colocar a las identidades trans y sobre todo a las mujeres trans, como “peligrosas” o que gozan de una supuesta “ventaja injusta”. Al respecto, Somos Versus cree que desde el periodismo se puede combatir la transfobia. 

“Parte de las buenas prácticas es poder representar a las personas trans como personas, que viven, que practican deporte, que hacen lo mismo que todas las personas cis y que tienen el derecho de hacerlo y que deberían tener acceso a todos estos espacios y actividades. Y creo que también se vale buscar estas explicaciones médicas pero no solo esa sino incluir una perspectiva de derechos humanos. No te quedes en este discurso de la supuesta ‘ventaja injusta’. Incluso no se habla de las personas intersexuales y muchas veces lo que se publica son las decisiones oficiales que han hecho las autoridades y ya. El caso de Caster Semenya (dos veces campeona olímpica en 800 metros) es muy visible porque ella ha alzado la voz pero ¿cuántos casos habrá así en otros deportes y espacios? Ahí también los medios se han quedado muy cortos y sí han fallado”, advierte Andrea Martínez. 

Por su parte, Ana Manjarrez considera que lo que hace falta son respuestas. “Quizá quieres entender por qué sí pueden competir con mujeres, porque sí son mujeres, etc. Pero si no tienes la información explicada en tu idioma y en la forma en la que puedas consumirlo no tienes argumentos para defenderlo. Y entonces, lo que más vemos son las narrativas de estos grupos en donde lo hacen ver injusto porque ‘testosterona’. Por eso es importante que las redacciones en México se abran a contar estos y otros temas y ni siquiera es que se pongan de un lado y de otro, si buscas esa neutralidad se puede lograr balanceando las fuentes, que es otro de los puntos de la Guía, siempre tener opinión de la comunidad a la que estás impactando”. 

 “Urge cambiar las redacciones”

Para Somos Versus es “fundamental la formación y profesionalización” de las y los periodistas deportivos y que se abran espacios en las redacciones a periodistas y personas LGBT+. 

“Se necesita desde ya que en los programas de estudios de periodismo se incluya la perspectiva de género, que salgan con esta necesidad mucho más trabajada; y para quienes ya son periodistas en activo lo mismo, que estén dispuestas y dispuestos a aprender, a formarse, a deconstruirse y que lo apliquen. Se necesitaría mucho trabajo, talleres y quizá no tenga efectos tan rápido pero ahora mismo no veo una solución más fácil”, señala Andrea Martínez. 

En México el camino de la capacitación o profesionalización de las y los periodistas puede experimentar diferentes brechas que apuntan no sólo a lo inaccesible que se vuelve fuera de las ciudades centralizadas sino a que los directores y editores de medios no buscan acercar otros conocimientos a sus trabajadoras y trabajadores para mejorar el ejercicio periodístico.  

“Hay muy pocas oportunidades y muy pocos espacios para capacitarte en cosas que no sean redacción, ortografía y construcción de una nota. Y no van a surgir de la nada, hace falta que existan estas capacitaciones que ayuden a escapar de la hegemonía. No hay un medio deportivo en donde no haya escuchado una broma misógina, homofóbica y son cosas de todos los días y que son celebradas”, agrega Ana Manjarrez. 

***

Como parte de la apuesta por mejorar las narrativas Versus junto a Casa Tomada impartirán el taller “Periodismo deportivo con perspectiva de género” vía online durante todos los miércoles de marzo. Las inscripciones están abiertas

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso