#Colombia| Un colombiano es el primer pastor cristiano gay de Latinoamérica en la “Iglesia de la inclusión”

La Iglesia Colombiana Metodista de Bogotá es ‘la casa’ del primer pastor cristiano y abiertamente homosexual que ‘predica’ la palabra de Dios y realiza labores sociales para reivindicar a las poblaciones con condiciones sexuales diversas en Colombia. Esta es la historia de Jhon Botia Miranda, quien tiene por bandera que todas las personas se gobiernan a sí mismas y por eso, todos los domingos sin falta, abre las puertas de su congregación para hablar sobre respeto y tolerancia.

En diálogo con el diario El Tiempo, Botia Miranda asegura que actualmente el cristianismo se ha convertido en una lista en la que “les dicen a las personas: ‘no tomes, no fumes, no tires (tener sexo), no te vistas’”. El pastor dice que lucha por hacer valer la libertad que Jesús dio.

Su ‘pastorado’ ha sido blanco de controversias, polémicas y comentarios tanto positivos, como negativos. Botia Miranda nació en Villavicencio y actualmente tiene 31 años, dice que jamás pensó en convertirse en pastor y que siempre se imaginó viviendo de la construcción de casas y con la recolección de agua en beneficio de los más necesitados, quería ser misionero. Sin embargo, la vida se encargó de mostrarle que su plan era con las misiones pero desde el púlpito.

El pastor dice que comenzó su ‘vida cristiana’ a los 13 años y se incorporó a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, más conocida como iglesia de los mormones. Allí, según Botia, esperaba encontrar un “hogar espiritual” que lo acercara a Dios y le permitiera “vivir su fe”. Cuando estaba próximo a cumplir 20 años, Jhon se mudó a Bogotá y se generó una paradoja en su vida: la iglesia a la que asistía era muy conservadora y él tenía una “lucha interna complicada”. Cuenta que comenzó a cuestionarse si él era el único homosexual que creía en Dios y para darle solución a su incógnita decidió crear un grupo de cristianos que hablaran sobre sus vidas. En esos espacios conoció a su actual pareja que lo invitó a la Iglesia Metodista que actualmente ‘pastorea’

Jhon Botia Miranda, primer pastor gay de la Iglesia Colombiana Metodista de Bogotá. Foto: redsomos.org

Botia ya tenía 26 años en el 2015 y ahí decidió alejarse de la iglesia mormona y comenzar a congregarse en la Metodista. Jhon asegura que ‘quedó en shock’ cuando se dio cuenta de que el templo al que comenzó a asistir era muy diferente a cómo se imaginaba, creía que habrían mujeres con faldas largas y hombres con biblia debajo del brazo a todas horas. Sin embargo, cuando fue por primera vez de traje y corbata, se dio cuenta que “el que desentonaba” era él.

Botia Miranda mencionó que quedó impactado con el servicio social que la iglesia ejercía y ejerce actualmente. Por lo que dos años después de su ingreso a esa iglesia “se ordenó”, recibió la eucaristía o como se conoce en las iglesias cristianas: Cena del Señor. Dice que espero mucho tiempo en recibir la hostia y el vino porque al ser homosexual se sentía pecador, sin embargo, al recibir la cena entendió que “Dios lo amaba”.

Tiempo después de congregarse en la Iglesia Metodista, el pastor de ese entonces lo llevó a unas capacitaciones, tiempo después su ‘mentor’ renunció y el nombre de Jhon Botia comenzó a sonar para ocupar la vacante. El día llegó, el 18 de enero del 2018, Botia Mirada se convirtió en el primer pastor gay dentro de la Iglesia Metodista en Colombia y Latinoamérica.

Jhon Botia / Facebook

Jhon cuenta que a pesar de que hay otras iglesias con pastores homosexuales, aún “hay muchos otros pastores y sacerdotes que no salen del closet”. La vida de este pastor homosexual no sigue el estereotipo establecido en la mayoría de iglesias actualmente. Según Botia, él “no come biblia todo el tiempo”, sale a rumbear, de vez en cuando bebe cervezas y hace actividades como cualquier persona.

“No me he casado con la institucionalidad y lo bonito de la Iglesia Metodista es que pensamos y dejamos pensar. Dios nos llama en diferentes contextos”, dice el pastor. Actualmente, Botia estudia teología y vive de su carrera de mercadeo y publicidad.

Al ser nombrado como pastor, por su condición sexual, buena parte de la comunidad ‘enfureció’. Cuenta que la Conferencia Episcopal dijo que su nombramiento no era válido y en otras congregaciones cristianas denominaron a la Iglesia Metodista como la ‘iglesia de los maricas’. Incluso, los feligreses de la iglesia que Botia precide hacían comentarios relacionados a su condición sexual: ‘¿Este man qué? ¿Será que nos mariquea a los niños?, es un pervertido’. Sin embargo, Jhon dice que hizo oídos sordos y continuó con su labor social y ‘ministerial’. “Les cambió el chip. Los vecinos no vienen al culto, pero me respetan mucho. Se creó una relación basada en el respeto”, dice.

Su principal lucha es tener contentos a todos, dice que muchos aún no entienden su teología y solo juzgan. “Nuestro mensaje es el amor y el de un Dios que no es el que nos venden, sino uno amoroso, que es padre, madre, tío, tía, amigo, amiga, y está siempre abierto para reconfortar. No tenemos miedo de perder o que nos humillen y persigan, creemos es en la justicia social”, cuenta.

La Iglesia Colombiana Metodista ha sido criticada en múltiples ocasiones por su apoyo constante a la comunidad LGBTI. Sin embargo, desde 1996, realizan una importante labor con actores vulnerados como desplazados, desmovilizados y reinsertados. Jhon pastorea la sede ubicada en la localidad de Chapinero, una zona reconocida por ser epicentro de la movida gay en Bogotá, en la carrera 1a # 65-14. Sus fieles no superan las 30 personas y según Botia, 18 son de la comunidad LGBTI, población indígena, afro, entre otros.

“No creemos en iglesias para homosexuales o para heterosexuales, creemos que hay iglesias para personas. Somos una comunidad de creyentes, no nos distinguimos por raza, género ni nivel socioeconómico. Nos reunimos los creyentes como una manera de fe”, menciona el pastor.

Según Jhon, la Iglesia Metodista tiene una postura diferente a las iglesias cristianas ‘de antaño’. En esta congregación hablan de Dios con un cometido: no discriminar por raza, sexualidad, ni etnia. “¡Yo adoro a ese tipo”, dice el pastor haciendo referencia a Jesús. Botia terminó su diálogo con El Tiempo con un controversial mensaje: “Quiero decirle a todas las personas de la población LGBT que Dios les ama y que cuando lo conozcan o la conozcan van a sentir una liberación y amor profundo. No se den látigo, no se atormenten, no vayan a terapias de conversión. Acéptense”.

Fuente: OrgulloLGBTI.co, Diario El Diverso.

#Colombia| En la cama nos contagiamos de todo

El contacto sexual es el acercamiento más grande que se da entre dos personas, mucho más que saludar, abrazar, compartir utensilios o respirar el mismo aire. Nos venden el amor como la resolución del sexo y nos venden el sexo como resuelto en el amor. 
Me parece que cuando hablamos de VIH/SIDA es necesario primero ir más allá de meras estadísticas y porcentajes, es imprescindible echar un vistazo a los sentimientos que nos mueven, analizar el fenómeno de los celos, la infidelidad y fidelidad, la conformación de la pareja, los vínculos afectivos y todo lo que ello implica con mayor profundidad. 
En nuestra sociedad, la gente está más dispuesta a mantener relaciones sexuales que a hablar del tema, y esta falta de comunicación, en buena medida, es la causante de que los contagios proliferen. Como educador de la sexualidad mi objetivo es proporcionarte la información, las herramientas para prevenir las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS), para mí la salud siempre será una prioridad y motivo de preocupación tanto para homosexuales como para heterosexuales. Tu salud no es un juego. 
No son la homosexualidad o la bisexualidad las “culpables” de transmitir el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) de un sexo a otro, sino el no saber utilizar medidas preventivas y no saber aplicarlas eficazmente. 
Las relaciones sexuales absolutamente seguras no existen, pero si tomas las precauciones adecuadas, estarás a salvo. 

El riesgo de transmisión de enfermedades sexuales aumenta si una persona eyacula en la boca de otra; sin embargo, debido a la existencia del líquido preseminal, ese peculiar fluido que sale por la uretra durante la excitación, el sexo oral no está exento de peligros a menos que se use un condón, ¡ahora puedes armar un delicioso coctel de frutas con toda la variedad de sabores que nos ofrece el mercado!  
En el caso de las relaciones sexuales más seguras de lo que se trata es de evitar el intercambio de fluidos corporales, como semen, líquido preeyaculatorio, sangre, entre una persona y otra. La utilización del condón y del sexo más seguro es la única forma de protegerse protegiendo a los demás. 
El condón es lo mejor que tenemos hasta el momento si es bien usado. Por cierto, el VIH no vuela, sino que navega en el semen y una gota, por diminuta que sea, no puede atravesar el látex. 
El sexo existe, con o sin amor, independientemente de ello o conjugado con ello. El sexo con amor es una suerte, un privilegio, una fortuna, una ceremonia mágica. Creo que es necesario un cambio en la conducta sexual de las personas para impedir su contagio. Debes saber que cuando alguien tiene problemas de autoestima y una identidad confusa difícilmente tomará precauciones frente a los riesgos, por el contrario, si la persona tiene su autoestima en un buen nivel, podrá detectar los riesgos y evitarlos. 
En caso de haber mantenido una relación sexual sin protección es mejor hacerse la prueba del VIH, de acuerdo a recomendaciones médicas consideran que la prueba Elisa sólo es fiable de forma definitiva al cabo de tres meses, si el test resulta positivo, es indispensable realizar otra prueba para confirmarlo, la Western Blot. 
La negación es un mecanismo que se utiliza como defensa, la cual consiste en enfrentarse a los conflictos negando su existencia, su relación o relevancia. Se ha demostrado que los condones de látex constituyen una barrera mecánica altamente eficaz  contra los agentes causales de gran número de ITS. 
Recuerda que para practicar sexo anal es indispensable usar condón y suficiente lubricante base agua. El sexo humano es divino bien ejercido. Sean limpios por favor, usen condón, bésense mucho y sean honestos. Aún me cuesta entender que persista el mito de que el VIH “no es de todos”, sino solamente de los homosexuales, de personas con múltiples parejas sexuales, usuarios de drogas inyectables, etcétera; es decir, los mal llamados “grupos de alto riesgo”. 
Nunca olvides que una persona sexualmente sana es responsable de sus propios actos, expresa su sexualidad de manera congruente con sus propios valores, evita contraer o transmitir infecciones, entre otras el VIH. 

Debemos reconocer la existencia de relaciones sexuales riesgosas, ¡Ponte buzo, lo que está en juego es tu salud! Ejerce tu sexualidad con responsabilidad. En la cama nos contagiamos de todo, nos infectamos por lo cerca y lo íntimo y todavía seguimos resistiéndonos a tomar precauciones.
No es por necedad, sino por necesidad que te recuerdo que para contagiarte basta con un solo encuentro sexual con una persona infectada ¡Mucho cuidado! Es muy importante la utilización del condón en el marco de un discurso amoroso donde se comparta la responsabilidad del placer y se eliminen las posibilidades de riesgo. 
No hay recetas mágicas a seguir, cada persona puede hacer de su relación sexual una creación placentera. La lista es tan amplia como tu imaginación. Además de protegerte, usar condón te permitirá poner en práctica nuevos juegos eróticos y experimentar una gran variedad de sensaciones placenteras ¡Te lo aseguro! Poco a poco irás aprendiendo a desarrollar tu sensibilidad y disfrutarás más tus experiencias sexuales. 
Fíjate que el empaque contenga aire en su interior, si no es así, deséchalo y ocupa otro. Recuerda que debes usar un condón nuevo para cada relación sexual. Hoy en día la información y la educación son una excelente “vacuna” contra el VIH/SIDA. 
 No puedo evitar decirte una vez más que tomes el control de tu vida, que seas precavido ya que lo que está en juego es tu salud. Aprende a escuchar y exige ser escuchado, ya que es la única manera de llegar a un acuerdo satisfactorio.  

Fuente: OrgulloLGBTI.co, Diario El Diverso.

#Honduras| Un juicio histórico para Vicky Hernández, trans hondureña asesinada por fuerzas estatales

El 11 y 12 de noviembre de 2020 se llevará a cabo de forma virtual la audiencia fijada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) para emitir sentencia contra el Estado de Honduras por el crimen de la líder trans Vicky Hernández. Vicky fue asesinada el 28 de junio de 2009, día del golpe de Estado contra el entonces presidente Manuel  Zelaya, que estableció el gobierno de facto de Roberto Micheletti. La querella busca eliminar el decreto de amnistía de 2010 que protege a los perpetradores del golpe de Estado para identificar la cadena de mando que ordenó el asesinato de la activista trans hondureña.

Vicky Hernández, la primera víctima de ejecución extrajudicial del régimen de facto durante el golpe de Estado, tenía 26 años en el momento de su asesinato. Vicky terminó la primaria y abandonó los estudios para trabajar y mantener a su madre, su hermana y su sobrina. Era trabajadora sexual y reconocida activista de la organización de derechos humanos de mujeres trans Unidad Color Rosa de San Pedro Sula, Honduras.

La noche del crimen

Vicky salió a la calle la noche del 28 de junio a ejercer el trabajo sexual sin saber del toque de queda impuesto por el gobierno de facto.  Esa noche, Zelaya fue sacado de su casa a punta de fusil y enviado en un avión a Costa Rica.

La mañana del 29, Vicky fue encontrada muerta en una calle de la colonia Ruiz, en el noreste de San Pedro Sula. Agentes de la Dirección Nacional de Investigación Criminal hicieron el levantamiento del cadáver a las 7:30 de la mañana. La noche anterior, solo había fuerzas estatales de seguridad en las calles sampedranas. Eso hizo despertar la sospecha entre las organizaciones de la diversidad sexual y los defensores de los derechos humanos de que los culpables del asesinato tienen vínculos con el Estado hondureño.

El cadáver de la activista trans presentaba “una herida irregular en su ojo izquierdo” y otra igual “en la región frontal izquierda”. El forense concluyó que Vicky fue asesinada por arma de fuego”, según documento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) emitido en diciembre de 2018.

Audiencia en la Corte Interamericana de Derechos Humanos

La cadena de impunidad comenzó con el crimen y continuó con el manejo del cadáver de Vicky, que fue trasladado a las instalaciones de Medicina Forense en el norte de San Pedro Sula, donde las autoridades se negaron a practicarle la autopsia. “Organizaciones de derechos humanos denunciaron que las autoridades forenses se negaron a realizar el dictamen de autopsia con la excusa de suponer que la víctima vivía con VIH”, señala el documento de la CIDH.

“No quisieron emprender ninguna diligencia investigativa por considerar que la víctima era una persona ‘diferente’ y sin derechos, lo que constituye una discriminación en razón de sus preferencias sexuales”, agrega una petición presentada el 23 de diciembre de 2012 por organización Cattrachas y años después se unió a la defensa la organización Robert F. Kennedy Human Rights de Estados Unidos.

Tiempo después, las autoridades argumentaron que habían hecho la autopsia, pero no hay registros oficiales de que se la hayan practicado.

El velatorio de la líder transexual Vicky Hernández tuvo lugar en la sede del colectivo Unidad Color Rosa, Colectivo TTT de San Pedro Sula. La enterraron en La Puerta, un cementerio para la población general situado en el sur de la ciudad.

De la impunidad a la esperanza

Vicky Hernández ha dejado de ser otro número en la larga lista de muertes violentas de personas LGBTIQ+ en Honduras para convertirse en un signo de esperanza para los colectivos tradicionalmente despreciados en el país.

Desde el asesinato de la activista en 2009 hasta la fecha han muerto violentamente al menos 366 personas LGBT, incluyendo a 117 mujeres transexuales como Vicky. Pero el Código Penal hondureño aún no recoge en sus páginas la palabra “transfemicidio” para tipificar el asesinato de mujeres y hombres transexuales. Casi todos los casos, incluyendo el de Vicky, siguen impunes.

“Un asesino en Honduras tiene 96% de posibilidades de que el sistema no lo atrape. Es un gran negocio ser sicario en Honduras; 96% de posibilidad y a la comunidad, 98%”, agrega, ahondando en las causas de las altas cifras de impunidad en Honduras. Eso se debe a la deficiente investigación en Honduras”, explica a Presentes el abogado y catedrático universitario Ramón Enrique Barrios

La activista Indyra Mendoza, de la red Cattrachas

Según Barrios, los propios órganos de investigación consideran que los miembros de la comunidad LGBTI son asesinados porque se lo merecen. Incluso hay prejuicios religiosos de fondo, pues la sociedad cree que se lo merecen porque “no siguen los dictados tradicionales de Dios”.

La organización lésbica Cattrachas ha estado trabajando en sus más de 11 años de lucha para que el caso de Vicky no quede impune. Este es solo el comienzo de un esfuerzo por hacer que también paguen los responsables de los crímenes contra las otras 116 mujeres trans y 250 personas LGBTIQ+ asesinadas desde 2009.

“Con tanta impunidad, con tantas muertes, esto es como una justicia colectiva”, dice la coordinadora de Cattrachas, Indyra Mendoza. “Allí van a estar los nombres de otras trans. Hubo prejuicio, discriminación, violencia, odio, pero al final vamos a lograr esa justicia colectiva”.

“Fue una ejecución extrajudicial”

El equipo liderado por Cattrachas y Robert F. Kennedy Human Rights ha pedido que se derogue el decreto de amnistía de 2010 que ha permitido que sigan impunes todos los crímenes cometidos durante el golpe de Estado de 2009. De esa manera, la justicia podrá caer sobre los violadores de derechos humanos escudados detrás del golpe. “Fue una ejecución extrajudicial, pero hubo una cadena de mando alrededor de ellos”, afirma Indyra Mendoza.

Los otros resultados del grupo de litigantes encabezados por Indyra Mendoza son los reparos económicos y psicológicos que el Estado hondureño debe conceder a la familia de la activista transexual asesinada el día del golpe de Estado que depuso a Manuel Zelaya para imponer el gobierno de facto de Roberto Micheletti.

“Con el establecimiento del toque de queda, las autoridades de facto justificaron la militarización del territorio hondureño y la presencia de militares y policías en las calles”, señala Cattrachas.

“Demostrar que nuestros cuerpos valen”

Además, la organización con sede en Tegucigalpa registra durante los ocho meses que duró el gobierno de Micheletti 31 asesinatos de personas LGBTI, de las que 15 eran mujeres trans y 16 de gays. Esa cantidad supera el total documentado entre 2003 y 2008. Cattrachas identifica un patrón de asesinatos contra mujeres trans, lo cual afianza la teoría de que en su mayoría fueron ejecuciones extrajudiciales.

El caso de Vicky está rodeado de misterios y viciado por la impunidad. Al negarse a hacerle la autopsia porque según las autoridades vivían con VIH, “sufrió discriminación incluso después de su asesinato”, dice la directora de incidencia y litigio internacional del Robert F. Kennedy Human Rights, Angelita Baeyens.

Grey, la mujer trans cuya foto se hizo viral, buscó asilo para escapar de la violencia en Honduras

Un periodista asesinado, llamadas sospechosas y supuestos policías preguntando por su paradero impulsaron a Grey Anahí Ríos a huir de Comayagua después de que su ataque se hiciera viral.

Leer más

“Es muy significativo que llegue por primera vez a la Corte Interamericana un caso de violencia letal contra una mujer trans porque abre la puerta para visibilizar la situación de esta población y exponer todos los abusos cometidos en ese caso. No solo es la historia trágica de Vicky. Es la de cientos de mujeres trans en Honduras y la región que son víctimas de constante discriminación y violencia por parte de las autoridades y de muchos otros sectores de la población”, agrega Baeyens.

“Es como demostrar que nuestros cuerpos también valen, nuestras vidas valen, nuestras luchas valen. Eso para mí es importante”, afirma Indyra Mendoza.

La CIDH responsabilizó en mayo del 2019 a Honduras de la muerte de Vicky Hernández.

Según la Comisión, “tomando en cuenta tales contextos, el hecho de que las calles estaban bajo control total de la fuerza pública, así como la falta de esclarecimiento judicial de lo sucedido, existen suficientes elementos para concluir la responsabilidad directa del Estado por la muerte de Vicky Hernández”.

Para el organismo, el asesinato de Hernández “constituyó un supuesto de violencia por prejuicio hacia su identidad y expresión de género”.

Fue un transfemicidio

El equipo de las organizaciones Robert F. Kennedy de Human Rights y Cattrachas espera que en el asesinato de Vicky se reconozca el término legal “transfemicidio”, pero el camino ha estado sembrado de obstáculos.

Un primer paso para llegar a la meta fue establecer un patrón en los asesinatos de personas LGBTI y en especial de mujeres trans durante el golpe de Estado en Honduras como una manera de categorizar esos crímenes como ejecuciones extrajudiciales.

“Estos transfemicidios se llevaron a cabo a altas horas de la noche, durante toques de queda ilegales, cuando las calles estaban bajo la custodia absoluta de las fuerzas públicas militares y policiales. Además, la mayoría de víctimas se dedicaban al trabajo sexual y fueron ejecutadas con un disparo a la cabeza”, apunta Cattrachas.

Según el patrón identificado en los 15 asesinatos de mujeres trans cometidos durante el régimen de facto de Roberto Micheletti, Cattrachas creó la siguiente definición de la palabra ‘transfemicidio’: “Muerte violenta de mujeres trans, motivada por el prejuicio, el desprecio y la discriminación del género y la identidad asumida de las víctimas, siendo la materialización de una violencia sistemática por la exclusión social y estatal”.

A pesar de todo, el informe de fondo de la Comisión Interamericana reconoce que la ejecución extrajudicial de Vicky fue un transfemicidio. Esta es la primera vez que el término ‘’transfemicidio’’ es utilizado en el seno del sistema interamericano.

Huyó de Honduras por ser LGBT y lo pagó con un año de cárcel en EEUU: la historia de César Mejía

El activista César Ramón Mejía tuvo que huir de Honduras en 2018 debido a la violencia. En vez de empleo y libertad recibió un año de cárcel en EEUU y la prohibición de regresar.

Leer más

La muerte de Vicky es la primera ejecución extrajudicial transfemicida reconocida por el Sistema Interamericano. Para la Comisión, el caso puede catalogarse como un asesinato por prejuicio basado en la identidad de género y hay fuertes indicios de que el Estado hondureño está involucrado directamente en el crimen.

No obstante, hasta hoy el Estado sigue negando las violaciones de los derechos humanos ocurridas durante el golpe de Estado y la vinculación directa de agentes del orden público en el asesinato de Vicky.

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso.