Alcalde de Quito asiste a evento de la Cámara LGBT y Silueta X, sobre la Despenalización de la homosexualidad

El viernes 27 de noviembre de 2020, en la ciudad de Quito, el Centro Psico Trans a través de la Asociación Silueta X y la Cámara LGBT Ecuador, realizaron una Cena conmemorativa por los 23 años de la Despenalización de la Homosexualidad.

El evento se desarrolló en la sala de usos múltiples de la Cámara, en la Granda Centeno y contó con invitados especiales como, por ejemplo: Karla Rodríguez de Crisalys, El Maestro Damián Pérez, Rashell Erazo de la Asociación Alfil, Zackary Elías del Centro Psico Trans, German Castillo de la Mesa LGBTIQ+ de Quito, Tifanny Analuisa de la Plataforma Nacional Revolución Trans, entre otros.

El espacio fue habilitado con un mural fotográfico y hemerográfico de hechos durante la despenalización de la Homosexualidad en 1997.

Diane Rodríguez, del Centro Psico Trans y la CCLGBTEC, envió una invitación al Alcalde de Quito, Dr. Jorge Yunda, para que participara de dicho evento, la que fue bien recibida por el burgomaestre.

Cerca de las 18:05 llegó el Alcalde a la oficina del Centro Psico Trans y la Cámara LGBT, quien saludó a los asistentes y agradeció la invitación realizada por Diane Rodríguez. Durante el evento el Alcalde manifestó que realizarían una hoja de ruta para trabajar directamente con él, en temas de inclusión. Lamentó el retraso de acciones, incluso debido a la pandemia, así como también para otros sectores del Distrito Metropolitano de Quito.

Por su parte Emilio Cruz, manifestó al Alcalde que la Cámara LGBT de Comercio Ecuador, está dispuesta a trabajar con la Alcaldía en temas de reactivación económica destinados no solo al sector LGBTI, sino también, iniciar un dinamismo económico Post-COVID19.

En su visita, el burgomaestre, aseguró que su intención es que los grupos prioritarios que han sido históricamente discriminados, sean incluidos en todos los espacios posibles; haciendo énfasis en los centros educativos del municipio capitalino, para así disminuir la discriminación y exclusión de la que aún son objeto las personas sexo género diversas del DM de Quito.

Fuente: Boletín Silueta X y la Cámara LGBT de Ecuador

#Ecuador| Comunidad GLBTI gana una batalla amparados en la Opinión Consultiva 24-17 CIDH

Hace dos meses LA HORA realizó la publicación titulada: ‘En Los Ríos no se puede realizar cambio de género en la cédula’, allí se hacía referencia el malestar emitido por Isis y Gia, dos jóvenes miembros de la comunidad Glbti (Gays, Lesbianas, Bisexuales, Transgénero, Transexuales, Travestis e Intersex, Gays) quienes habían acudido hasta las instalaciones del Registro Civil de Quevedo, en la provincia de Los Ríos, con la emoción de hacer el cambio de género en su cédula, pero salieron   decepcionadas.


La ilusión de lograr el cambio no fue posible ya que se encontraron con la novedad que en la localidad no podían realizar el trámite, pues ese servicio solo lo brindan en agencias ubicadas en: Manta (Manabí), Cuenca (Azuay), Guayaquil (Guayas) y Quito (Pichincha).


Situación similar vivió Diego Armando Párraga Pinargotty  quien deseaba cambiar sus nombres a Tiffany Naomi, realizando por dos ocasiones la misma solicitud en la entidad, pero al no obtener una respuesta favorable, presentó una acción de Hábeas Data en contra de la Dirección General de Registro Civil, Identificación y Cedulación del Ecuador, agencia Quevedo. 

AFECTADA. Tiffany Naomi Párraga Pinargotty junto a su abogada Amosandra Nayaska Torres Parreño, dieron entrevista exclusiva a LA HORA

Proceso 


Según indica la resolución, fue declarado procedente la acción de Hábeas Data propuesta por Párraga en contra del Registro Civil, por considerar que se han vulnerado los derechos constitucionales al libre desarrollo de la personalidad, derecho a la identidad, el derecho a la autodeterminación informativa, que es parte del derecho a la protección de datos, lo que indudablemente conllevó a violentar también el derecho a su integridad psicológica, y también la dignidad del legitimado activo.


Por lo que el Tribunal de Los Ríos ordenó que también se rectifique el nombre de Diego Armando Párraga Pinargotty constante en el Registro Personal Único y en su cédula de identidad por el de Tiffany Naomi. Esta rectificación se realizará en un plazo de 30 días contados desde la resolución emitida, independientemente de la apelación. Además, se dispone la reparación integral a favor de la accionante, esto es, que el Registro Civil como reparación integral inmaterial pida disculpas públicas a Tiffany, las cuales deberán permanecer por tres meses; como garantía de no repetición, en la misma publicación se hará saber que ya no será necesario activar la justicia constitucional para que el Registro Civil realice estos trámites  administrativos. 

Reacciones 


La abogada patrocinadora de Tiffany, Mosandra Torres, manifestó que era necesario este proceso, ya que es una problemática que la comunidad transgénero de Quevedo y sus alrededores ha vivido desde el 2016. Manifestó que, luego de dos días de audiencia los tres jueces, de manera unánime, emitieron la sentencia de que en 30 días se adecue los espacios en el Registro Civil y brinde sus servicios a la población que quiera cambiar su género, para que puedan acudir a la agencia Quevedo y ya no viajen a Guayaquil, Quito o Manta. 


Por su parte, Tiffany dijo que ha sido una lucha muy fuerte lo importante: “es que ya ganamos. Me siento muy feliz”. Sobre este caso se solicitó una entrevista al Registro Civil pero hasta el cierre de la edición no se manifestaron. 

Fuente: La Hora, Diario El Diverso.

#Ecuador| Activistas: Diane Rodríguez, Emilio Cruz, German Castillo y más, reciben el Premio Hermandad

El pasado viernes 27 de Noviembre la Mesa LGBTIQ+ de Quito entregó un reconocimiento a Diane Rodríguez y Emilio Cruz, ambos del Centro Psico Trans y la Camara LGBT.

El premio fue elaborado por Damian Pérez quién, trata de expresar la solidaridad que tuvieron algunos representantes durante la pandemia del COVID19 en el distrito metropolitano de Quito. También recibieron el PREMIO HERMANDAD el activista German Castillo, quien es Director Nacional de la Federación ecuatoriana de organizaciones LGBTI.

Otros activistas como Karla Rodríguez, Sarah Flores, entre otros fueron galardonados ese mismo día.

La entrega del Premio se lo realizó en la ciudad de Quito y tuvo como maestro de ceremonias a Gonzalo Arnulfo, secretario de la Mesa GLBTIQ+ de Quito.

Fuente: Centro Psico Trans, Diario El Diverso.

#Argentina| Viviana Avendaño: lesbiana, feminista y piquetera

“Soy lesbiana, soy feminista… y soy piquetera”: así se definía Viviana Avendaño. Poco antes del Terrorismo de Estado también fue la presa política más joven de la provincia de Córdoba. Falleció el 10 de junio de 2000, a los 41 años, junto a su compañera Laura Lucero, en un sospechoso choque en el contexto de un conflicto social.

“Era petisa, morochita y ruluda. Por eso le habíamos puesto la Cordero”, le dijo Marcelo Iturbe a Alexis Oliva, el periodista que reconstruyó la vida de Avendaño. Y que a partir de testimonios y archivos, reconstruyó también una serie de luchas emblemáticas que hacen a la biografía de esta activista en “Todo lo que el poder odia” (editorial Recovecos): la historia de “la negra”, de “la Vivi” y de tanto apodos cariñosos.

Iturbe es otro ex preso político, que militó en el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT-RP) y de la Juventud Guevarista. Con esta organización Viviana fue detenida por primera vez en su vida. Tenía 16 años, todavía faltaba un año para el 24 de marzo de 1976 cuando ella y dos compañeros robaron primero un auto y después pintura roja. Necesitaban todo esto para conmemorar la muerte del Che. “Perdoname, pero necesitamos el auto. No hagas la denuncia por dos horas, que nosotros te lo vamos a devolver”, dijo Viviana. Y después, cuando la detuvieron, le advirtió a la policía: “Nosotros no somos ladrones comunes”. Así fue como se convirtió en la más joven de las presas políticas, relata el libro de Oliva. 

Detenida en el D2 (Departamento de Informaciones de la Policía de Córdoba), cuentan que desde las celdas de castigo cantaba: “Jugo de tomate frío, en la venas deberás tener”. “¿Dónde se ha visto que a una chichí de Villa El Libertador en vez del cuarteto le guste el rock?”, le gritaba Norma San Nicolás una hoy ex presa política y militante de la Juventud Peronista, cuyo testimonio forma parte del libro. “Siempre fue rockera, bien afro y a veces se ponía una vincha. Era la presa política más joven”. Viviana pasó por la Unidad Penitenciaria Nº1 y después a Villa Devoto, en Buenos Aires. 

Allí tuvo su primera relación lésbica. “Se enamoró mucho de una compañera con la que compartía la celda o el pabellón. Ellas, que eran militantes de la JG, informaron a su dirección en la cárcel que estaban enamoradas y estaban en pareja, y la dirección del PRT las dividió. Una fue a un pabellón y otra a otro. Y no se volvieron a ver durante varios años. Eso la llevó después a esa cuestión hermética, de nunca contar de sus relaciones”, compartió Klaudia Korol ex dirigente de la FJC y el PC y una de las creadoras del viraje revolucionario del partido y amiga de Viviana.  En aquellos años, la homosexualidad era vista como una de las situaciones que las volvía vulnerables, un amor que en manos del enemigo era herramienta para extorsión. Así que durante mucho tiempo optaron por el silencio. 

El libro de Alexis Oliva se siguió escribiendo incluso después de impreso. En una presentación, una señora con bastón de pronto pidió la palabra y contó que ella había estado detenida con Viviana en Devoto. “El lesbianismo, era terrible. Entre nosotras estaba prohibidísimo. Eran épocas en la izquierda, en Cuba y en todos lados, que (consideraban) estabas ‘enfermo’. Además, era un ‘error moral’, era pasible de sanción. Viviana discutía eso, no a calzón quitado, porque no había el espacio para discutir ciertas cosas”, dijo Liliana Teplitzky en ese encuentro. 

Mirala a esta lesbiana opinando así”

Después de haber pasado 5 años y 6 meses detenida, Viviana quedó en libertad el 6 de abril de 1981. Tuvo además una hermana desaparecida por el Terrorismo de Estado, Juana del Carmen Avendaño. 

Nunca más dejó la militancia, pero incluso en la “izquierda arcaica” no era nada fácil ser no-heterosexual. Así lo contó José Bollo, quien fue dirigente comunista y secretario general del PC de Córdoba entre 1995 y 2000: “En esos años 86 y 87, la condenaban de una manera baja y cobarde, porque no tenían huevos para decirle: “Negra, ¿qué opinás sobre determinado tema sexual?”. Era una cuestión de pasillo. “Mirala a esta lesbiana opinando así”.

Después de viajar a Moscú a formarse, volvió a Argentina y compartió su vida con Marilén Benítez. Fue otro gran amor en su vida. Sus adversarios políticos internos a su grupo de camaradas y amigas las llamaban “las tortilleras de la Fede”. Y si a su primera relación se la había quitado una decisión política, esta se interrumpió con la muerte de Marilén, en 1989. 

De las primeras en el PC que se asumió lesbiana”

En aquellos tiempos, a Viviana en algunos espacios “no la querían porque metía mucha discusión y rompía los esquemas de la tradición comunista. En realidad, no rompía nada: revolucionaba para cambiar”, dijo Bollo para el libro de Oliva. Isidoro Gilbert en su libro La Fede – Alistándose para la revolución lo explica así: “En la FJC a veces se hacía la vista gorda frente al conocimiento de muchachas gays, pero se buscó no promoverlas en la organización”.

Si bien la dictadura había pasado, el castigo a las identidades no-hetero seguían vigente. Y más aún pesó sobre Viviana cuando optó por visibilizar su identidad sexual lésbica. Entonces debió pagar el costo de ser marginada en el ámbito político-partidario. “Ella fue una de las primeras que dentro del PC se asumió como lesbiana. Esa fue otra transgresión hacia el interior de esa cultura todavía dogmática”, dice Claudia Korol en el libro. Y Viviana no solo lo enunciaba, también lo militaba. En 1990, Viviana asume públicamente su identidad sexual e inicia su militancia en el movimiento de lesbianas feministas, reconstruye Oliva. 

Las idas, las venidas, los acuerdos y sobretodo los desacuerdos y rechazos por parte del partido a su ser lesbiana, también los amores y desamores, llevaron a Viviana a San Marcos Sierra. En su biografía aparecen otras mujeres con las que se vinculó, como María Alejandra, Verónica, la mujer de la santería con la que se mudó mientras le prestaba su departamento a un amigo VIH+, hasta que llegó Laura Lucero. Varios meses antes de conocerla, en 1999, Viviana junto a un grupo de militantes habían armado el centro de educadores populares Juana Azurduy en Villa Carlos Paz. A partir de esta experiencia, recorrió el monte chaqueño alfabetizando. Después, en un Encuentro Latinoamericano de Cooperación, conoció a Laura.

Viviana y Laura Lucero

Viviana piquetera

Con el nuevo milenio, la vida de Viviana parecía demasiado tranquila, cuando llegó una nueva oportunidad de militancia: la defensa de los desocupados de Cruz del Eje. Empezó a habitar la carpa blanca del reclamo, hasta que un día y ante el rumor de corte de ruta, llegaron los medios de comunicación. No había nadie para hablar. Viviana había ido con Laura y preguntó cuáles eran los reclamos que querían exponer. A viva voz los compartió, y cerró con la potencia que le daban tantos años de militancia: “Nos mantenemos en estado de asamblea hasta nuevo aviso”.

Foto: Julio Albornoz

El 8 de junio la policía reprimió. Al día siguiente, mucha más gente volvió a la ruta. Como cabeza de hidra, las personas se multiplicaron. Hasta ahí se acercó para cubrir la noticia el periodista Alexis Oliva: “No la conocí, la vi en pleno corte de ruta el día antes de su muerte. Me impresionó la claridad al escucharla hablar, el rol de organización que estaba jugando”. No llegó a charlar con ella. Al otro día, el 10 de junio de 2000, un accidente automovilístico terminó con su vida y la de Laura.

Queda poco material filmado de sobre sus intervenciones, pero en un video se la puede ver un día antes del choque. “Estamos en asamblea. No vamos a pasar la vida acá, mirándonos la cara. Estado de asamblea es ir, ver lo que se está haciendo, volvernos a reunir cada vez que sea necesario”, brama una Viviana Avendaño en uso de la potencia y la palabra. La marea humana que la oye, bufa e intenta decir que no. Pero ella pide que esperen, retoma y cierra: “la única forma de obtener más es mantenernos en un estado de movilización. Y el estado de movilización no es estar parados acá”.

Foto: Carola Murúa

Su amiga Eugenia Ferrer, productora audiovisual, la recuerda así: “Éramos muy escandalosas. Siempre nos retaban en los grupos de educación popular de los que participábamos, porque nos reíamos a las carcajadas. Ella era así, cero cuidar las formas. Tenía un humor ácido que mí me encantaba. Te podía decir las peores cosas riéndose, ironizándote, era difícil que te enojaras”

“La Vivi fue la personas más alegre, más comprometida, más visceral y coherente con sus búsquedas que he conocido”, es lo que respondió Eugenia Ferrer cuando Agencia Presentes le preguntó por su amiga. 

“¡La mató la policía!¡Hijos de puta!”, escuchó gritar en el Hospital Regional Aurelio Crespo. “Ese grito fue el disparador de mi primera motivación para investigar esa muerte”, dice Oliva. Desde el epílogo de la biografía, el cronista cuenta que en las jornadas previas a su muerte, Viviana estaba siendo seguida y amenazada. Y que el poder político y la policía de Córdoba conocían su historia de militante revolucionaria y la habían “rotulado” de infiltrada. Esa palabra no lo identificaba a ella ni a como la veían.

De su velorio, José Bollo, graficó: ” Recuerdo la gestualidad, la humildad y el amor con que tomaron ese cajón las mujeres de Cruz del Eje. No se lo dejaron agarrar a nadie: ‘La llevamos nosotras’. Y lloraban y hablaban de ella como si hablaran de Agustín Tosco o Atilio López”. Viviana no era una infiltrada, era una líder carismática y llena de fuerza. 

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso.

#Argentina| Un mapa registra casos de violencia a lesbianas y bisexuales en Argentina

En 2016, Marcela Crelz fue asesinada a puñaladas tras una discusión que tuvo con su madre, quien no aceptaba que fuera lesbiana. Sucedió en Isidro Casanova, una localidad del partido de La Matanza en la provincia de Buenos Aires. Ese mismo año, Higui fue presa tras intentar defenderse de la agresión de un grupo de varones que intentaron violarla. En 2017, Marian Gómez fue detenida por la policía en una estación de tren de Buenos Aires cuando besaba a su esposa, Rocío Girat, con la excusa de estar fumando en un espacio prohibido. En 2018, a Sofía, una trabajadora de FM La Tribu, la persiguieron en repetidas ocasiones por el barrio de Almagro, CABA, donde la insultaron, la acosaron y la agredieron físicamente. Este año, a Yesica Freytes le pegaron con un fierro en la cabeza al grito de “lesbiana puta” en Villa Ballester, provincia de Buenos Aires.

“Después de varios años, el crimen de Marcela Crelz sigue irresuelto, no sabemos en qué quedó la causa ni si se juzgó a la madre”, manifiesta a Presentes Paula Espino (34 años), creadora del primer mapa que contabiliza las agresiones por lesboodio y lesbofobia en Argentina. “Los colectivos LGBT siempre estuvimos empujando para que se reconozcan los crímenes de odio con su nombre, como pasó con el travesticidio de Diana Sacayán, pero acá no estamos poniéndonos las pilas para que estos se reconozcan como crímenes de lesboodio”. 

Con estos casos en la cabeza, en noviembre de 2018 Paula, lesbiana, especialista en sistemas y estudiante de Trabajo Social (UMSA), hizo público un mapa que ya lleva registrados un total de 45 casos de violencia hacia lesbianas. De este total, la mitad pertenecen a denuncias por violencia institucional realizadas en los últimos cuatro años. “Esto dice bastante de lo que fue el gobierno macrista”, explica Paula. Por otro lado, solo en 2019 se registraron un total de 14 casos de violencia hacia lesbianas u otras identidades por ser leídas como lesbianas. Esto indica que, en promedio, al menos una vez por mes una persona es agredida en Argentina por el solo hecho de ser (o ser leída) lesbiana.   

Lo que motivó el trabajo de Paula fue la urgencia por visibilizar esta situación para poder reclamar al Estado una serie de políticas públicas que vayan en contra de esas violencias. “Y también”, agrega, “para sumar algún tipo de estadística que refleje cada cuánto o con qué frecuencia suceden estas violencias, algún numero claro, para que no se lo minimice en relación con las violencias que también sufren otras identidades LGBT”. 

“Hablo de violencia a lesbianas, pero también a bisexuales y otras identidades por ser leídas como lesbianas, porque entiendo que también pueden recibir violencia por lesbofobia o lesboodio. Este tipo de violencias también puede ser recibido por personas bisexuales o personas trans que sean leídas como lesbianas”, aclara Paula. “Lo importante es empezar a pensar en esto como un problema social. Para eso, el problema tiene que existir y tiene que visibilizarse”. 

Cuándo se habla de violencia hacia lesbianas

El mapeo de violencia contra lesbianas y otras identidades por ser leídas como lesbianas se suma al trabajo que agencia Presentes viene realizando para contabilizar los crímenes de odio contra personas LGBTIQ+ en toda Latinoamérica. Lo que aporta este mapa es que, además de los crímenes de odio, contabiliza todo tipo de violencias hacia lesbianas y otras identidades por ser leídas específicamente como lesbianas en el territorio argentino. 

“Quiero visibilizar todo tipo de discriminación. La violencia simbólica, la discriminación laboral, la violencia institucional, y me gustaría poder contabilizar casos de violencia ginecológica. Sabemos que hay un montón, pero en el mapeo aún no recibí ninguno”, comenta Paula. 

Este año, un informe del Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, en articulación con la Federación Argentina LGBT, reveló que, en 2018, 67 personas murieron en Argentina como consecuencia de crímenes de odio basados en la identidad sexual y falta de acceso a derechos básicos. “El tema con estos informes es que se hacen con fines estadísticos y no hay manera de acceder al caso por caso. Si yo quisiera verlo para sumar algún caso pertinente al mapeo, no puedo hacerlo”. 

En cuanto a la violencia hacia lesbianas, Paula reconoce que la mayor parte de las denuncias sucedieron en Capital Federal y el Gran Buenos Aires. “Pero creo que es porque acá corre más rápido la información y porque el mapa es más visible en esta zona, no porque en otras provincias no exista esta violencia. También recibí denuncias de Córdoba, Santa Fe y un solo caso en el sur, y muchas veces se trata de pibxs de Buenos Aires que se fueron de vacaciones a algún otro lado y vivieron algún tipo de discriminación en otras provincias”. 

Fuente: Agencia Presentes, Diario El Diverso.

#Mundo| DANNA PAOLA (ÉLITE) NOS CUENTA QUE PODRÍA SER BISEXUAL Y ESTAR SALIENDO CON UNA CHICA

No ella, sino cualquier mujer.

Nos explicamos. 

“Os voy a mostrar con quien estoy saliendo”, decía en este vídeo la estrella de Élite, Danna Paola, mientras mostraba, primero una mano a la que agarraba y a continuación a una chica, la dueña de esa mano.

Los usuarios por supuesto le preguntaban si era su chica. Y Danna a día de hoy no ha dado respuesta, pero ha explicado que ha usado ese vídeo para denunciar algo que no le gusta que le hagan: La actriz explica que si se da un paseo con un chico tiene que ser su novio. Pero si está con una chica, solo puede ser su amiga. Sembrando la duda con este vídeo ha querido dejar claro que existe la amistad entre hombres y mujeres, y que dos mujeres también pueden ser más que amigas, por lo que está harta de que creen rumores sobre ella en función de reglas desactualizadas.

Danna Paola es bastante LGTBfriendly en todas sus declaraciones, incluso ha lanzado un single bastante lésbico en el que explica que le da igual lo que la gente piense, que amor es amor.

 “Hoy les voy a presentar realmente con quién estoy saliendo ¿Por qué solamente a las mujeres nos relacionan con chicos?, ¿Por qué no con chicas también? O sea, hablemos un poco de la diversidad también. (…) No solo nos relacionen con chicos, seamos un poco más abiertos al amor y a relacionarnos con las personas (…) el mundo es muy machista y solo las mujeres tenemos “amigas” y no es así, ¡puede que la preferencia de una mujer sean las chicas!” 

La misma reclamación hizo la hija de Cayetano Rivera y Blanca Romero, enfadada de que siempre le preguntaran si tenía novio. ¿Y si tengo novia?, reclamaba la modelo y actriz.

danna elite

Nos encanta este arranque de inclusividad venga de quien venga, igualmente aplaudiremos a heterosexuales que a personas del colectivo LGTB cuando se trata de tolerancia y de visibilizar que existe más de una orientación sexual.

¿Será esta chica con la que Danna se estaba comiendo un helado en un vídeo su chica? Pues ya nos lo dirá ella, seguiremos siendo sus fans de todas todas.

Fuente: Mirales, Diario El Diverso

#Mundo| QUITAN LA CUSTODIA DE UNA NIÑA A LA MADRE, POR SER LESBIANA, Y SE LA DAN AL PADRE, MALTRADOR

Anayasi Parra es una mujer lesbiana, como tú o como yo. Es médica de profesión. Antes de salir del armario y reconocerse como lesbiana estuvo casada con un hombre, el que la dañó física y psicológicamente.

De esa unión nació una niña, una niña a la que su madre lleva cuatros años sin ver. ¿Y por qué? Por ser lesbiana. Y porque a la jueza que llevó el caso de la custodia ser lesbiana le parece mucho más grave que ser un maltratador.

Es la terrible historia de Anayasi, que vive en Sinaloa, un estado mexicano que se caracteriza por la violencia que se ejerce sobre las mujeres. Este es otro ejemplo más, violencia institucional y judicial.

A la jueza Marisela Huerta del I Juzgado de Familias de Guasave, le tocó hace seis años lidiar con un divorcio y la petición de custodia de ambos progenitores de la pequeña.

Él, el padre, tenía varias denuncias por violencia física ejercida hacia su esposa y su hija, además de allanamiento de morada, lo que equivale a «¿no me permites entrar a tu casa? Pues entro por la fuerza».

Ella, la madre, una médica con un buen trabajo y pareja femenina.

¿Pues qué decide la jueza? Que la niña debe estar con su padre porque la madre es un mal ejemplo, no vaya a ser que la niña se haga lesbiana también.

Empieza ahí una batalla judicial y una larga pesadilla para Anayasi, que lleva seis años luchando por su hija y cuatro años sin poder verla, abrazarla, besarla. 

La llama por teléfono todos los días, pero él no le permite hablar. A veces él decide dirigirle la palabra y le dice que es el precio que tiene que pagar por estar casada con una mujer, que es un mal ejemplo para la niña.

Todas las valoraciones psicológicas a las que Anayasi se ha sometido en el juzgado son positivas y concluyen que son aptas para que ella tenga la custodia de su hija. Pero la jueza se la sigue negando. 

Hace cuatro años la jueza lesbófoba la permitió visitas a su hija en la casa del padre, ella se negó argumentando que en esa casa había sido maltratada y golpeada, así que la jueza, en lugar de permitir que la niña fuera con su madre a otro lugar, las negó por completo.

Anayasi ha denunciado a la jueza por lesbofobia. «Lo único diferente que tengo a él es que yo estoy casada con una mujer», dijo a los medios.

Un nuevo juicio debía celebrarse estos días pero se ha aplazado a 2021 porque el padre no presentó evaluación psicológica.

Una historia triste, lamentable y muy injusta, que deja mucho dolor a su paso, sobre todo el de una niña que lleva cuatro años sin ver a su mamá.

Fuente: Madres Lesbianas, Diario El Diverso.

#Ecuador| El deporte ecuatoriano aún no gana el partido contra la homofobia

Gabriel Esmeraldas era cinturón negro de taekwondo, federado de su provincia de Manabí y hasta campeón nacional en tres ocasiones. Sin embargo, cuando tenía apenas 15 años, decidió dejar de asistir a sus entrenamientos. ¿La razón? No soportó más a su entrenador, quien constantemente lo hostigaba por ser gay.

“Asumo que él veía ciertos desdenes de mi parte, ser amanerado quizás en algún momento, rumores que habían entre mis compañeros, porque yo nunca les oculté lo que yo era, lo que yo soy, entonces sentía mucha carga, mucha presión sobre mí (…) Hubo un roce bastante fuerte y al día siguiente del entrenamiento, llegué a mi casa, no lo conversé con nadie, y dije ‘no voy a ir’”, recordó Gabriel, hoy con 29 años de edad, en entrevista con Diario Extra.

GABRIEL
Gabriel y sus medallas ganadas.CORTESÍA

El manabita habló sobre las agresiones verbales que le propinaba el técnico:

“Me decía que me iba poner falda. Me parecía un poco denigrante que me dijera ese tipo de cosas delante de mis compañeros, los padres de familia. Por ser un deporte de contacto, siento que notaba cierta debilidad en mí cuando entrenaba, cuando (en realidad) me sacaba la m… entrenando. Nos decía también que nos iba a dar un esmalte para pintarnos las uñas”.

Por este motivo, el joven nacido en Portoviejo cambió el taekwondo por el karate do. Su nueva entrenadora lo recibió con los brazos abiertos y, a pesar de que ya tenía una base de conocimientos, sí sintió un cambio importante.

GABRIEL
El entonces karateka, con el uniforme de la selección de Manabí.CORTESÍA

Sin embargo, la adaptación fue corta y dentro de poco tiempo empezaron los éxitos: un campeonato abierto de la academia Jan Rugel de Guayaquil y luego vicecampeón de los Juegos Regionales y Nacionales (2008, disputados en Macas).

“Ascendí a cinturón marrón, el que viene antes del cinturón negro. A mis entrenadores nunca les importó mi identidad sexual, ellos siempre supieron que yo soy gay, nunca me denigraron, me trataron igual, me reprendían de manera loable, como lo hacían con otros de mis compañeros, nunca tuve una represión fuerte de ellos. Mis compañeros nunca me hicieron a un lado, nunca me denigraron, de la puerta del coliseo hacia dentro, éramos deportistas”, recordó.RELACIONADAS

Luego de graduarse como bachiller, Gabriel se mudó a Guayaquil por sus estudios universitarios y dejó en suspenso su prometedora carrera en las artes marciales. Luego de recibir su título de comunicador social, regresó a Portoviejo por motivos de trabajo.

GABRIEL
Gabriel (quinto, de izquierda a derecha) en los Juegos Nacionales en Macas, 2008.CORTESÍA

El otrora karateka, que sueña con retomar el deporte que lo apasiona en algún momento, dice que hoy en día los entrenadores no se están fijando realmente en la condición sexual de los deportistas, sino en la competitividad.“Tu condición sexual, tu identidad de género, no tiene nada que ver con lo que tienes aquí en la cabeza, o la capacidad de raciocinio, de ayudar a los demás. Lo importante de todo es ser un muy buen ser humano, tener mucha humildad y ser agradecido contigo mismo y con la vida”.Gabriel Esmeraldas

HAY AVANCES, PERO TODAVÍA FALTA

Para José Miguel Campi, periodista especializado en temas de género, a pesar de que Ecuador parece avanzar en cuanto a leyes que protejan los derechos de la población LGBTI, no necesariamente estos procesos han cambiado los imaginarios colectivos de la ciudadanía.

Sin embargo, el también docente de la Universidad Casa Grande, cree queno estamos lejos de un deporte ecuatoriano más tolerante con personas de diversa orientación sexual, y lo que hace falta es que alguien empiece a dar los primeros pasos.

“Si me preguntabas en el año 1996 si estábamos lejos de la despenalización de la homosexualidad, te hubiera dicho sí, si me preguntabas en 2018 si estábamos lejos del matrimonio igualitario en Ecuador, te hubiera dicho que sí, (…) sin embargo, esas cosas se han ido suscitando”, afirma.

AGREDIDA POR SU VECINO

XIOMARA
Xiomara Bautista practicando su deporte favorito: el fútbol.CORTESÍA

Desde que tenía 10 años, la guayaquileña Xiomara Bautista, mujer transgénero, solía jugar indoor fútbol con sus amigos. Ella integró un equipo amateur de jugadores oriundos de Vinces o que residían en esta ciudad (como ella).

“Nos invitaban a campeonatos y jugábamos en Quevedo, Babahoyo”, comenta la guayaquileña de 38 años, y agrega que durante ese tiempo, nunca sufrió ningún tipo de discriminación por parte de algún compañero u espectador, más allá de la ‘chacotada’. Es más, había otros jugadores en el torneo con su misma identidad de género.

La aficionada, que jugaba de delantera, practicó el deporte de sus amores hasta los 25 años. Hoy vive en su natal Guayaquil donde, en agosto pasado, sufrió una agresión por parte de un vecino.

“Un tipo estaba acostumbrado a molestar a personas de mi género. Tenía una amiga a la que él golpeó, agredió, pero (ella) no quiso poner la denuncia, entonces él se acostumbró a que le podía alzar la mano, como era policía, y que podía hacer lo que le dé la gana”, contó.

Luego de agredir a su amiga, el vecino también lo hizo con Xiomara, por lo que ella sí puso una denuncia en la Fiscalía y logró conseguir una boleta de auxilio. Ella comenta que sería bueno que existiesen más equipos inclusivos, como en el que ella jugó semi-profesionalmente, sin embargo, esto “se nota a leguas que está lejos”, afirma.

EL PANORAMA INTERNACIONAL

FIFA Women's World Cup 2019
Megan Rapinoe (izq.), una de las figuras de la selección femenina de EE.UU.EFE

José Miguel Campi cree que el caso de Megan Rapinoe, capitana de la selección femenina de Estados Unidos, es una referencia importante para la diversidad en el deporte

“Si yo veo que la capitana del mejor equipo femenino del mundo es una mujer lesbiana que está casada, tiene una relación monógama, y que al mismo tiempo gana todos los títulos que no ganan los hombres en EE.UU. a escala global, eso ya no es un fenómeno que se ve solo en EE.UU., es una realidad que pasa también por nosotros, porque el mundo se achicó”, explica el investigador, y agrega que las juventudes de hoy son cada vez más abiertas y tienen una visión menos local.

A Campi, por ende, no le preocupa que todavía no haya una celebridad local ecuatoriana que salga del clóset. “Sería valioso, interesante, sobre todo por el bienestar y salud de esa persona, pero importa muchísimo más que a estas otras celebridades que la gente local los siga entendiendo y conociendo”, finaliza.

Fuente: Diario Extra, Diario El Diverso.

#EE.UU| La carta de un niño gay a Papá Noel que emociona en Internet

En Estados Unidos el servicio de correo hace cada fin de año algo que, sin duda, es muy bonito.

Los niños envían sus cartas a Papá Noel con destino al Polo Norte y UPSPS intercepta varias de ellas en lo que se conoce como la Operación Santa. La Operación Santa permite que la gente que se quiera involucrar, por ejemplo cumpliendo sueños de niños desfavorecidos, pueda hacerlo.

Este año una usuaria de Twitter que trabaja ahí, Nancy Cruz García,  publicó una de las cartas más dulces y conmovedoras, expresando que la había hecho llorar.

La carta corresponde a un niño llamado Will, y es lo único que sabemos de él, ni donde vive ni su edad. Por la letra podríamos suponer que se trata de un niño menor de 10 años.

La carta dice:

«Querido Santa, ¿apoyas a la comunidad LGBTQ¿  ¿Y si puedes hablar con Dios, puedes decirle que lo amo, y si me ama por ser gay?

Gracias, amor, Will».

carta de un niño gay a papa noel

Sin duda, conmueve. Y nos hace pensar lo realmente triste que puede ser que un niño tan pequeño sienta que Dios no lo quiere solo por ser homosexual. ¿Qué habrá escuchado en su casa, en el cole, en la televisión para llevarlo a tener ese temor?

En ejemplos como estos entendemos por qué es tan importante la educación sexual y diversa, que los niños no sientan rechazo por ser quienes son, que sepan que su orientación sexual es normal, y si profesan alguna religión, que alguien les cuente que el Papa ha expresado hace poco a padres y madres de jóvenes LGTB: Dios ama a vuestros hijos tal como son.

La carta ha recibido cientos de miles de «me gusta» en twitter. Pero como os podéis imaginar también mucha homofobia.

Para muchos usuarios de twitter un niño no puede sentir que es gay. ¿Ah no? Pero sí puede saber que es heterosexual, ¿no? Si puedes preguntar a un niño de cuatro años si tiene muchas novias, pero no puedes entender que un niño de 8 crea que es gay. Mucho sentido…

Pero además del odio, afortunadamente tenemos el amor. Y es lo que más ha recibido en las redes sociales la carta del pequeño Will.

Fuente: Oveja Rosa, Diario El Diverso.

#EE.UU| Esposo de conocida transexual cubana de Miami confiesa que la asesinó a puñaladas

Yuni Carey era una de las chicas transgénero más queridas dentro de la comunidad LGBTQ de Miami, que durante más de cinco años brilló en el escenario de Azúcar nightclub, lugar en el que se presentaba todos los domingos y al cual volvería el próximo 22 de noviembre, después que la pandemia la obligó a suspender los espectáculos en el local.

Yuni Carey, de 39 años, fue encontrada sin vida en el interior de su apartamento ubicado en la primera avenida y la calle 14 del noroeste de Miami y según el informe de arresto, su esposo identificado como Ygor Arrudasouza la apuñaló varias veces tras una discusión y el mismo llamó al 911 y confesó el homicidio.

La víctima, oriunda de la ciudad de Santa Clara, era muy querida y respetada por su público.

Organizaciones dedicadas a brindarle ayuda a las víctimas de la violencia hacen un llamado a la conciencia de quienes se encuentren en una relación sentimental dañina.

Ygor Arrudasouza, de 27 años, fue arrestado y acusado de homicidio en segundo grado.

Cabizbajo y secándose las lágrimas, compareció ante la corte, donde le fue negada la fianza.

Este viernes 20 de noviembre, a partir de las 10 de la noche, se rendirá un sentido homenaje a Yuni en el club Azúcar.

Fuente: Americateve, Diario El Diverso