¿Prefieres? Beso negro (besar el ano) o lluvia dorada (orinar o ser orinado)

la hora del sexo, el menú de estímulos es amplio, sobre todo para aquellas parejas que quieren salir de lo convencional. Existen varios fetiches que sirven para ‘calentar’ más la situación y llegar al clímax a la hora del coito.

Dos de estas prácticas son el ‘beso negro’ y la ‘lluvia dorada’, consideradas para ciertas parejas como tabúes en una relación y para otros, instrumentos para mejorar su vida sexual.

El ‘beso negro’ o anilingus, es una estimulación erótica del ano con la lengua y si se ejecuta de manera correcta, puede generar sensaciones 100 % placenteras. Esta acción facilita la relajación del ano y aumenta la excitación previo al sexo anal.

Aunque todo suena y parece atractivo, continúa siendo un tema tabú debido a las cuestiones que implica tanto para hombres (relacionarse con la homosexualidad) y mujeres (algo denigrante). Además también suele generar algo de oposición debido a que el ano es considerada una zona no higiénica.

Sin embargo, lo recomendable para hacerlo de manera segura, es lavar bien el área para remover por completo cualquier olor o residuo fecal y también lavarse después de la práctica.

Mientras la denominada ‘lluvia dorada’ o urolagnia, consiste en que la mujer o el hombre, orinen encima del otro en diferentes zonas del cuerpo con la finalidad de sentir una excitación particular.

La urolagnia generalmente se realiza durante juegos de rol, donde uno de los dos domina y el otro hace el papel de sumiso.

Al igual que el beso negro, esta práctica genera recelo generalmente en las personas, debido a que no es común y podría generar consecuencias en nuestra salud.

Uno de los factores conocidos es que cuando se orina, parte del fluido que desechamos contiene muchas toxinas. Asimismo lo recomendable es que antes y después la lluvia dorada se lave bien la zona de genitales.

¿Qué mismo entonces? ¿Cuál de estos dos fetiches sexuales es menos dañino que el otro?

El médico Jorge Vargas Castilla, consultado por el portal VICE, explica los escenarios y consecuencias sobre estas dos prácticas para determinarlo.

Sobre el beso negro indica que es “complicado”. Esto debido a que “existe el riesgo de contraer cualquier infección que se pueda transmitir por contacto”.

El profesional detalla que “se pueden transmitir amibiasis, parásitos intestinales, sífilis por medio de un chancro, herpes, y el papiloma humano puede provocar condilomas en la garganta”.

¿Y qué pasa con el VIH? Vargas señala que esta enfermedad “no se contraería, pero hay riesgos de infecciones gastrointestinales y de transmisión sexual”.

Mientras en el caso de la lluvia dorada, el profesional comenta que “la orina cuando está en la vejiga es estéril. En el momento de salir se ensucia o contamina”.

Agrega que “es muy poco frecuente que surjan enfermedades de transmisión sexual a partir de ella”. Sin embargo puntualiza que “el contacto con cualquier materia de desecho humano conlleva cierto riesgo”.

Recomendaciones

El médico da como recomendaciones generales para practicar el beso negro o la lluvia dorada, comunicar el estado inmunológico de las personas involucradas independientemente de cual escojas.

Asimismo indica que se debe “tomar prevenciones si uno tiene una vida sexual activa”. Sugiere “hacerse revisiones regulares, y cada seis meses desparasitarse y hacerse exámenes de ITS”.

Por qué Resulta Doloroso el Sexo Anal

La clave está en que los músculos se encuentren relajados.


Pese a que el sexo anal aún sigue considerándose tabú, cada vez son más las personas que lo practican. No obstante, hay barreras en las sociedad que provocan miedo, pena e incluso discriminan por tener relaciones sexuales anales. De ahí, que lo vinculen con preferencias homosexuales o degeneradas. Lo cierto es que la sexualidad es diversa y, siempre y cuando, la pareja esté de acuerdo no pasa nada. Ahora, ¿por qué resulta doloroso?
Es importante saber que el ano tiene una estructura llena de terminaciones nerviosas. La experiencia anal es un placer erótico que tiene sus orígenes desde la antigua Grecia. Para los expertos no es razonable dejar todo en manos de los genitales, pues hay tantas otras maneras de llegar al orgasmo.

Son muchos los mitos que se han propagado en cuanto al dolor. Sin embargo, si sigues las pautas necesarias no tiene porqué causar molestia. La clave está en que los músculos se encuentren relajados, de lo contrario los esfínteres se cierran y al realizarse la penetración se genera el dolor.

ENTONCES, ¿CUÁL ES EL LA MANERA ADECUADA?

No es una opción, el requisito indispensable para tener sexo anal es el uso del preservativo. De lo contrario te expones a contraer infecciones.
Lo recomendable es tomar una ducha antes y después del acto.
Por ningún motivo se recomienda realizarlo de forma precipitada, pues es posible que ocurra una hemorragia.
De preferencia tu pareja debe llevar las uñas cortas para empezar a estimular.

¿CÓMO EMPEZAR?

En primer lugar, hay que iniciar con el juego previo, no hay prisa. Lo ideal son las caricias, besos y susurros, así como la masturbación. Recuerda que lo importante es estar lo más relajado posible.

Posteriormente, hay que estimular con los dedos ANTES de la penetración, a esto también se le conoce como masturbación anal, es decir, la forma de preparar las paredes para que no se lastimen. Es importante no mezclar los fluidos del recto con el área vaginal, pues la zona está llena de parásitos intestinales. De ahí, la importancia de que la zona esté bien limpia y se use el preservativo.

Inclusive hay personas que realizan un enema, es decir, se inyectan un líquido con fines laxantes para limpiar a fondo la zona. Pues también, existe el sexo oral anal, también conocido como beso negro.

¿CÓMO SABER CUANDO LA ZONA ESTÁ LISTA?

En el momento que el esfínter anal esté tan dilatado que no se sienta dolor.
Para eso hay que realizar movimientos suaves con el dedo que permitan expander la zona.
Si lo prefieres puedes usar lubricante. Finalmente se lleva a cabo la penetración.

#Ecuador| Mujer trans brutalmente asesinada dentro de su casa en Guayaquil

Una mujer trans fue asesinada por su conviviente, quien le propinó varias puñaladas. El asesinato ocurrió dentro de una vivienda ubicada en la ciudadela Las Orquídeas en el norte de Guayaquil.  La víctima es Antonella, una mujer trans de 51 años que tenía pocas semanas de haber llegado a vivir al sitio, donde trabajó unos días como estilista. Fueron sus familiares y amigos los que encontraron su cuerpo con varias puñaladas.  Según el informe policial, el detenido es José Carlos J., pareja de la víctima desde hace 4 años confesó el crimen, mencionando que llegó hasta la casa de Antonella, donde discutieron, él sujeto tomó un cuchillo y la apuñaló varias veces, incluso en el ojo, boca y espalda.   Tras una intensa búsqueda, la Policía capturó al hombre que registra antecedentes por hurto.  Los vecinos que conocían a la víctima están sorprendidos por el violento hecho. 

 Para Diane Rodríguez, directora de la Asociacón Silueta X, es necesario que las autoridades investiguen y esclarezcan los asesinatos de personas de la comunidad LGBT.   Un informe desarollado por la asociación civil llamado Runa Sipiy registra en lo que va de este año, 11 asesinatos contra personas LGBT. 

Fuente: Ecuavisa, Diario El Diverso.

#Mundo| 3 tipos de madres lesbianas, 3 tipos de embarazos

Claudia, Marta y Daniela son tres mujeres lesbianas, las tres están embarazadas y las tres han conseguido tener a sus bebés en la tripita gracias a 3 tratamientos de fertilidad diferentes.

Tres modelos familias cuyas historias te van a gustar.

Claudia, 39 años, mamá soltera

El modelo familiar de la madre soltera por elección está en auge. Cada vez más mujeres sin pareja, ya sea lesbianas, bisexuales o heterosexuales, se animan con este precioso proyecto familiar.

“Creo que empecé un poquito tarde, ahora que estoy embarazada de mi hije, que aún no sé que será, y al ver que somos una familia pequeña, me gustaría darle un hermanite pero si daré a luz cuando cumpla 40, debería a los 42 ponerme con otro y uf, no sé si seré capaz pero lo intentaré, no quiero estar tan mayor pero la vida al final es así”.

Claudia se hizo a comienzos de este año una fecundación in vitro, estaba en el límite  de poder usar sus óvulos. “La calidad de mis óvulos, por mi edad, no era my buena pero tampoco tan baja, así que en IVI decidimos probar a ver qué tal usar mis óvulos y al final conseguí cuatro embriones. Me quedé embarazada con el primero y tengo tres ahí congelados para cuando me anime con el segundo, me queda la tranquilidad de que aunque pasen dos o tres años, los embriones son más jóvenes”.

Lee también: ¿Qué es la FIV Genetic y por qué es tan beneficiosa para tu bebé?

“Al principio estaba un poco asustada pero cada vez conozco a más madres solteras y veo que realmente se puede, por otro lado es tan grande la ilusión que tengo con mi bebé que me siento capaz de todo”.

Lee también: Puedes descargar gratis aquí la guía más completa para madres solteras.

Marta, 34 años, familia de dos mamás primerizas

“Aún nos queda un mes para ser mamás y ya lo tenemos todo comprado, pero tenemos tantas cosas que hasta mi madre me dice que no las vamos a usar, son los errores de las mamás primerizas”.

Marta y Lucía se quedaron embarazadas en su segundo intento de inseminación artificial en IVI. Están juntas desde que se conocieron en la universidad hace doce años.

Lee también: ¿Cómo serán los tratamientos de fertilidad en la era Covid?

“Si la situación económica lo permite nos gustaría tener una gran familia. Nos aconsejaron empezar con la inseminación porque además de ser el tratamiento menos invasivo y económico, al ser yo joven tenía buena reserva ovárica y sería fácil conseguirlo. No tuve que tomar hormonas, decidimos en ambos casos que fuera un ciclo natural. Usamos un donante que se pareciera físicamente a Lucía del mismo banco de semen de la clínica”.

“Estamos acojonadas pero también muy felices con nuestro niño. Somos la familia más visible de nuestro barrio, todos saben que somos una pareja de lesbianas y que tendremos un bebé, nadie hace preguntas raras como: “quién es la verdadera mamá”, creo que hemos educado bien al entorno”.

Lee también: Inseminación artificial, ¿en qué casos y en qué edades está recomendada?

Daniela, 37 años, familia numerosa.

Cuando Daniela conoció a Susana, Susana era madre de mellizas, que había tenido con su ex esposa. Las niñas tienen 4 años y están en régimen de custodia compartida.

Lee también: ¿Cómo sé si soy fértil? El diagnóstico más completo puede ser gratis

“Las niñas están con nosotras la mitad del mes, y aunque las adoro y ellas a mí, sé que no soy su mamá, y yo tenía ganas de experimentar lo que es embarazarse y dar a luz. Mi reserva ovárica era muy mala y aunque intentamos tres inseminaciones con mis óvulos, no logré embarazarme, así que se nos ocurrió probar con el método ropa. Susana hizo todo el proceso de las hormonas para que pudiéramos tener hijos con los óvulos de ella, los fecundaron con esperma de donante en IVI, y después cuando ya estaban listos me pusieron un embrión a mí. ¡Y funcionó!”

Daniela y Susana no saben aún el sexo de su bebé, están recién acabando el primer trimestre de embarazo. El método ropa es la forma que tienen las parejas de lesbianas casadas de involucrarse físicamente ambas en el proceso, porque en este caso Susana sería la mamá genética y Daniela, que dará a luz, la mamá biológica.

Si quieres saber más sobre la maternidad lésbica, puedes descargarte esta guía gratuita con todos los aspectos legales, emocionales y ayudas de todo tipo para dos mamás.

Fuente: Oveja Rosa, Diario El Diverso.