#España| El colectivo LGTBI contra fray Catalá: “Muchas salidas del armario son gracias a la fe en Dios”

Depravados y viciosos” son los calificativos, como destapó lavozdelsur.es, con los que se refirió a los homosexuales el sacerdote que ofició la novena en honor a la Virgen de la Asunción el pasado 23 de agosto en el templo parroquial de Cantillana. Durante el acto de gran acogida entre los fieles, tachó de “aberración” la transexualidad con frases como “yo ahora soy hombre, pero mañana me levanto por la mañana y digo: ahora se me ha ocurrido otra cosa”. Las palabras del alicantino fray Francesc Xavier Catalá en su controvertida homilía han desencadenado una multitud de críticas al ser consideradas ataques transfóbicos y homofóbicos.

La polémica suscitó que la hermandad de la Asunción de este municipio sevillano acabara eliminando el video de la celebración de YouTube, después de haber criticado que se extrayese “un fragmento de apenas un minuto en el que aparecen unas palabras que están totalmente descontextualizadas de lo que es el mensaje del sermón completo”. Según la corporación religiosa, se han “tergiversado las manifestaciones del cura”.

La prédica transmitida desde el púlpito que fue agradecida por el hermano mayor de la hermandad, Manuel Pérez, ha dado mucho que hablar en las redes sociales donde se han rechazado las ideas de Catalá, que pertenece al Real Convento de Padres Dominicos del Patriarca Santo Domingo de Guzmán, de Jerez.

A su vez, los comentarios del que también es director espiritual diocesano de la Adoración Nocturna (ANE Y ANFE) de la Diócesis de Asidonia-Jerez, han preocupado al colectivo LGTBI. “Me parece una irresponsabilidad y de una gravedad tremenda que desde un púlpito se haga este tipo de mensaje”, ha expresado Mar Cambrollé, presidenta de la Asociación de Transexuales de Andalucia-Sylvia Rivera, que desaprueba estos “discursos de odio por parte de quien sea, si es un cura, un cura, si es un político, un político, no son menos odio si vienen de una fuente distinta”.

La reconocida activista trans ha alzado su voz tras contemplar la grabación que circulaba por internet hasta ayer. Para ella, “no vale en nombre de nadie promover discursos de odio contra nadie y menos contra personas que ya de por si son vulnerables”.

Las agresiones en redes al colectivo LGTBI han aumentado de forma significativa durante la pandemia, concretamente en 20 puntos el último año, alcanzando el 29%. Así lo presentaba recientemente la Consejería de Igualdad junto al Observatorio Andaluz en su Informe del estado de la lgtbfobia en la comunidad andaluza 2019-2020. En este sentido, Cambrollé advierte de que “los discursos de odio que se dicen en púlpitos, televisiones o redes después se convierten en agresiones en las calles, en las escuelas y en los trabajos”.

Además, en los últimos años se han producido “más de seis suicidios” de adolescentes trans provocados por “el rechazo y la persecución social de la que son objeto”, explica la activista sevillana que ha querido repasar la situación actual del colectivo para denunciar mensajes como los del sacerdote en Cantillana, el pueblo donde nació el emblemático pintor y activista LGTBI José Perez Ocaña (1947-1983).

Según Cambrollé, que esta homilía se haya ofrecido en Cantillana “no solamente convierte el acto en vil y en desafortunado sino en una provocación porque el pintor es conocido internacionalmente, primero porque su obra ha aportado mucho, y segundo, porque ha sido un hombre activista a través de su visibilidad en los tiempos más oscuros de la dictadura franquista”.

Para poner freno a este tipo de intervenciones que fomentan actitudes indeseadas, la asociación andaluza de trans insta a las instituciones, y sobre todo a la Fiscalía a que se apliquen las leyes,  “vele por un Estado de Derecho de verdad y ponga en funcionamiento el régimen sancionador que tiene previsto la ley LGTBI aprobada en 2017 para cuando atentan a la dignidad de las personas y sus familias”.

Cambrollé, para la que está claro que el caso del cura se trata de un delito de odio, también recuerda que Andalucía es pionera en tener dos leyes de protección para las personas transexuales, aprobada en 2014, y para el colectivo LGTBI, en 2017. “Creemos que la clase política entendió en su momento que las personas trans y LGTBI debemos ser protegidas contra la discriminación”, comenta la activista que manifiesta que “mirar hacia otro lado no es bueno para la sociedad que ha hecho un gran esfuerzo para que seamos una sociedad de progreso, diversa donde cabemos todos y todas con el respeto”.

El discurso de Catalá también desagrada a los propios creyentes, entre los que se distinguen muchas personas homosexuales y transexuales. El grupo cristiano de Jerelesgay, en Jerez, ha condenado las palabras del sacerdote considerando que este cura  “establece una línea roja y de separación entre las personas que están con Dios y las personas que está fuera de él y, a todos los transexuales los pone que están fuera”.

“Nos gustaría que esta persona fuese consciente de que muchos de los procesos de hombres y mujeres transexuales y de muchas salidas del armario, se hacen con el acompañamiento de Dios y su fe intacta, nos parece muy mal, es un mecanismo de exclusión que divide a los creyentes al fin y al cabo”, argumenta el colectivo que también señala que “este señor  en su homilia estaba descartando automáticamente a una parte de la población”.

Según los cristianos de la organización jerezana LGTBI, aunque “hay muchos sacerdotes y monjas que están con nosotros completamente, desde luego todavía queda mucho que cambiar, hay muchos con una mentalidad francamente antigua que no son capaces de aceptar que nosotros también formamos parte de la Iglesia“.

Fuente: La voz del Sur, Diario El Diverso.