#Egipto| Activista que fue encarcelada por ondear una bandera LGBTQ, se quitó la vida y dejó una carta para el mundo

El 14 de junio de 2020 se apagó una voz. Sarah Hijazi, activista, egipcia, y lesbiana, terminó con años de depresión y de sufrimiento por estrés post-traumático al quitarse la vida.

La odisea explotó en 2017. En septiembre de ese año, Hijazi acudió un concierto de Mashrou’ Leila en El Cairo, donde sentada en los hombros de un amigo, ondeó la bandera del Orgullo LGBTQ. Debido a que las autoridades egipcias consideraron que su conducta incumplió con las leyes que protegen la promoción de “pensamientos desviados, inmoralidad, y actos contrarios a la moral pública”, fue arrestada y encarcelada en el mes de octubre.

Además de estudiar Sistemas Informáticos en la American University in Cairo, estudió a distancia diplomados en diversos temas de igualdad e inclusión de distintas universidades en el mundo.

Hijazi fue liberada hasta enero del año siguiente. Durante su estadía en prisión, fue sometida a nueve días de confinamiento solitario, y cuando estuvo en una celda con otras internas, a ellas se les prohibió hablarle.

Semanas después de haber salido de prisión gracias a una fianza, Hijazi huyó a Canadá, donde consiguió asilo político, y obtuvo tratamiento psiquiátrico por estrés post-traumático, y también por una depresión severa. Pese a sus experiencias, continuó haciendo activismo durante el exilio.

Sin embargo, decidió quitarse la vida dejando una carta con un mensaje de despedida:

A mis hermanos:
traté de sobrevivir y fallé. Perdónenme.

A mis amigos:
la experiencia fue cruel, y soy demasiado débil como para resistirla. Perdónenme.

Al mundo:
fueron horriblemente crueles, pero les perdono.

Fuente: El ClosetLGBTI, Diario El Diverso

#EE.UU| Ricky Martin habla sobre los verdaderos peligros de ser latino y gay en Estados Unidos

En una entrevista de Instagram con Enrique Santos en La Sopa (La sopa) esta semana, se le preguntó a Ricky Martin sobre las protestas de George Floyd. En su respuesta, compartió sobre sus propios temores de ser blanco de policías racistas y otros fanáticos.

«Soy un hombre latino, gay, casado con un hombre árabe, que vive en los Estados Unidos», dijo Martin. «En otras palabras, soy una amenaza para estas personas donde sea que las veas».

Martin ha estado casado con el modelo Jwan Yosef, de ascendencia armenia, desde 2017. La pareja tiene cuatro hijos juntos.

Sin embargo, el cantante tuvo cuidado de notar que su riqueza y notoriedad le proporcionan una capa adicional de seguridad que mucha gente no tiene. Pero eso no significa que no se vea afectado por el racismo cuando abandona la seguridad de su hogar.

«Tomar el auto y cruzar el desierto y parar a tomar un café en la cena puede ser arriesgado», dijo. «Estados Unidos… siempre ha sido así».

Martin continuó diciendo que está agradecido de que el problema del racismo sistémico en la aplicación de la ley finalmente se aborde gracias, en gran parte, a la tecnología que permite a las personas ser testigos y «enojarse por las injusticias».

«Ahora tenemos cámaras y lo vemos, ahora como ciudadanos encendimos el teléfono, registramos la injusticia, y es por eso que estamos enojados, porque ahora lo estamos viendo», dijo.

Martin acaba de lanzar su primer EP Pausa el 28 de mayo. Originalmente se planeó que fuera un álbum de larga duración, pero el coronavirus le hizo cambiar el concepto y decidió dividir el álbum en dos EP. El segundo probablemente se lanzará a finales de este año.

Fuente: El ClosetLGBTI, Diario El Diverso