#Madrid| Pruebas de fertilidad y requisitos previos para el Método Ropa

Roberta y Elena llevan doce años juntas. ¡Sí, 12 años! “Somos la pareja más estable de nuestro entorno y no es broma” – dice Elena.

Roberta es italiana, de Lombardía, zona en que la estuvieron viviendo los dos primeros años de su relación. Pero desde hace diez están afincadas en Madrid, y desde hace tres son mamás de Leo y Luna.

Eligieron España como su hogar porque en cuanto a derechos de familias y colectivo LGTB están a años luz de Italia. Con deciros que en Italia las mujeres lesbianas ni siquiera pueden ser madres a través de clínicas de reproducción asistida…

Leo ha nacido del útero de Elena y Luna del de Roberta. Y aunque nacieron cada uno de una de sus mamás, Leo y Luna son hermanos biológicos puesto que ambos son de los óvulos de Roberta fecundados con el semen del mismo donante.

Recibimos muchas preguntas de chicas que quieren tener hijos a través del Método Ropa. ¿Qué pruebas hay que hacer? ¿Cuánto cuesta? ¿Lo cubre el seguro médico? Con respecto a esta última, hemos preguntado a Sanitas y cualquier clienta, tenga o no un seguro de salud, puede beneficiarse de un descuento especial si lo hace con ellos. No hace falta ser clienta de Sanitas para acceder a su red de centros colaboradores concertados en toda España.

Con respecto a las pruebas, Roberta y Elena querían aportar sus óvulos, así que decidieron que lo más justo era que lo hiciera quien mejor posibilidad de generar embriones sanos y de alta calidad tuviera.

No se presupone que las mujeres lesbianas tengan problemas de fertilidad, como es el caso de las mujeres heterosexuales que acuden a clínicas de reproducción asistida. Pero cuando en una pareja de dos mujeres ambas desean aportar los óvulos, es importante ver quien cumple los requisitos.

Según nos ha informado Sanitas las pruebas son las siguientes:

– Reserva ovárica:

A través de una analítica de sangre se puede medir la hormona Antimulleriana que indica cuál es la reserva ovárica (número aproximado de óvulos que pueden obtenerse tras estimulación). Nacemos con aproximadamente 700 mil óvulos. Esta cifra y la calidad de los mismos va descendiendo a lo largo de nuestra vida, sobre todo a partir de los 35 años. A partir de ese momento la respuesta de nuestros ovarios es menor y además es más probable que los óvulos tengan alteraciones genéticas que incrementan el riesgo de abortos y disminuyen las posibilidades de tener un niño sano.

– Estado de las trompas de falopio:

A través de un examen, que se llama histerosalpingografía, pueden ver cómo se encuentran las trompas. Algunas enfermedades de transmisión sexual, procesos inflamatorios o enfermedades como la endometriosis pueden afectarlas e impedir que los óvulos lleguen al útero. No es tan útil para el método ropa porque el embrión se transfiere directamente al útero, pero para las parejas de chicas que quieren ser madres a través de una inseminación artificial, la prueba es importante.

– Alteraciones en el útero y el endometrio:

Uno de los pasos más importantes de la reproducción asistida es la implantación del embrión en el útero. El útero debe tener una morfología adecuada y ser receptivo. A través de varios estudios como son: una ecografía transvaginal, histeroscopia, cultivo, test de receptividad endometrial, etc… podemos conocer el estado de nuestro útero  y endometrio. Estas pruebas serán indicadas por el especialista ya que dependiendo del caso pueden ser necesarias o no.

En el caso de Roberta y Elena, quien mejor reserva ovárica tenía era Roberta, por lo que ella comenzó con la estimulación ovárica, generando así 12 óvulos, de los que se fecundaron 10 y finalmente evolucionaron correctamente 4 embriones con buenas características para ser transferidos. Los úteros de ambas estaban en perfecto estado, por lo que ambas pudieron embarazase. Roberta en su segunda transferencia y Elena en la primera.  Aún les queda un embrión y están pensando ir a por un tercer bebé.

Fuente: Oveja Rosa, Diario El Diverso

#EE.UU| Miembros del Congreso de EEUU proponen recopilar datos de pacientes de la comunidad LGBTQ con COVID-19

Cien miembros del Congreso de los EEUU han solicitado con carácter de urgencia a la administración del presidente Trump que se obtenga información sobre la orientación e identidad sexual de pacientes con COVID-19.

A través de una carta enviada al Departamento de Salud y Servicios Humanos, el miércoles pasado, se remarca la falta de seguimiento en los datos demográficos de los pacientes, lo cual -argumentan- dificulta que los proveedores de atención médica identifiquen las necesidades de los grupos más marginados, en este caso, la comunidad LGBTQ, para su seguimiento, prevención y tratamiento.

La senadoraTammy Baldwin, declaró en una entrevista para NBC News que la preocupación por el impacto de la presente pandemia a miembros de la comunidad LGBTQ ha surgido por las disparidades de salud a las que experimentan estos grupos (aún antes de la pandemia), por lo que si no se toman acciones, la manera en que ésta golpearía a los grupos marginales podría ser de manera catastrófica.

Es indignante saber que en pleno 2020 la disparidad en servicios de salud entre miembros de la comunidad y el resto de la sociedad es evidente: desde falta de ayuda médica, negación por parte de proveedores para atender a personas LGBTQ hasta la falta de recursos; todo ello ha sido responsable que cerca de 93,000 personas fallecidas por COVID-19 en el país se traten de miembros de la comunidad.

Pese a la desgarradora realidad, solo un estado, Pensilvania, ha comenzado a recolectar información demográfica de sus pacientes con COVID-19. Por su parte, el senador  -abiertamente gay- Scott Weiner, demócrata de San Francisco, ha propuesto un proyecto de ley en la que se solicita la recopilación de datos de pacientes LGBTQ en respuesta a la pandemia en California, y aunque aún no ha sido aceptada, se espera que en los próximos días se tenga una resolución.

El senador Méndez, quien ayudó a liderar el esfuerzo para que se replantearan las restricciones de donación de sangre por parte de hombres gays, urge que se implemente la recopilación de datos para así poder crear programas que se adapten a las necesidades latentes, y dirigir los recursos vitales a las comunidades más necesitadas; esto con el fin de mejorar la salud de todas las personas.

«Debemos asegurarnos de tener los datos y la información necesarios para comprender mejor el alcance total que esta crisis de salud pública está infligiendo a nuestra comunidad», declaró Baldwin para NBC.

La propuesta por parte de los senadores puede ser controversial, mientras que para algunos significa un avance para el reconocimiento de los derechos LGBTQ, al aceptar que la comunidad aún no cuenta con la misma calidad de servicio de salud, no solo en la unión americana sino en muchos países más del mundo, la cual abre la puerta a inmensas oportunidades para reestructurar los servicios de salud y de una vez por todas, terminar con la desigualdad en beneficios, recursos y atención médica. Pero para otros, la recolecta de datos personales puede significar un abuso e intromisión por parte de las instituciones gubernamentales lo cual puede traer un impacto negativo en caso de que los datos no llegasen a ser usados de manera correcta.

No podemos negar que la línea es demasiado delgada entre las consecuencias positivas y negativas que esto puede traer para la comunidad, pero no lo sabremos hasta que se de una resolución a la propuesta y esperando consecuencias positivas.

Fuente: El ClosetLGBTI, Diario El Diverso