#Mundo| ¿Son las personas LGTB más felices en países primermundistas?

¿Cuántas veces no hemos escuchado que vivir en un país de primer mundo es lo mejor que puede pasar? Más oportunidades, mejor estilo de vida y lo más importante, mayor libertad. Pues lamentablemente “eso” no es sinónimo de mayor libertad, y más si enfocamos el tema a la comunidad LGTB.

Una investigación realizada por la Agencia de la Unión Europea por los Derechos Fundamentales titulado “Does hope or fear prevail among Europe’s LGBTI people”, ha lanzado datos interesantes.https://31ecca6acd08404f8c6e7ab119df5386.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-37/html/container.html

Dos de ellos (y de los más interesantes) es que seis de cada diez personajes LGTB en Europa evitan tomarse de la mano con su pareja del mismo sexo en público, y más de la mitad de personas LGBT prefieren no ser abiertas sobre su orientación e identidad sexual.

“Demasiadas personas LGBT continúan viviendo en las sombras, temerosas de ser ridiculizadas, discriminadas o incluso atacadas. A pesar que algunos países han avanzado en el tema de la igualdad, los resultados de nuestra encuesta muestran que ha habido muy poco progreso real, dejando a muchas personas de la comunidad vulnerables. Sus dificultades laborales y de atención médica pueden empeorar debido a COVID-19.

“Los formuladores de políticas deberían tomar nota y hacer más para promover activamente el pleno respeto de los derechos de las personas LGBT», dice el director de la FRA, Michael O’Flaherty.

La primera edición de esta investigación se llevó a cabo en el año 2012 pero como dice O’Flahery, “en general, ha habido muy poco progreso real” en los diversos países donde se lleva esta investigación como Reino Unido, Serbia, y Macedonia, entre otros.

Los criterios de la encuesta incluyen preguntas sobre discriminación, conciencia de los derechos, satisfacción con la vida, experiencias laborales, personales y escolares. Siendo la comunidad trans e intersexual quienes muestran las tasas más altas de discriminación y amenazas.

Aquí una lista de otros datos importantes, lanzados por la investigación:

– Discriminación: 1 de cada 5 se siente discriminado en el trabajo y más de 1 de cada 3 se siente igual cuando sale a comer, beber o socializar.

– Educación: 1 de cada 2 estudiantes LGBT dice que alguien entre sus compañeros o maestros apoyó a gente de la comunidad.

– Acoso: 2 de cada 5 encuestados dicen que fueron acosados el año anterior a la encuesta.

– Situación económica: 1 de cada 3 personas dicen que tienen dificultades para llegar a fin de mes. La situación es peor para las personas intersexuales y trans (aproximadamente 1 de cada 2).

También se encontró que en algunos países como Malta, Irlanda y Finlandia más del 70 por ciento de los encuestados piensan que la sociedad es “más tolerante”; mientras que en países como Polonia y Francia, más de la mitad considera que no hay tolerancia.

Con la evidencia obtenida se busca ayudar a la Comisión Europea de Estrategia en Igualdad LGBTI para desarrollar programas de protección y apoyo a miembros de la comunidad incluyendo:

– Crimen de odio: crear una cultura de cero tolerancia a la violencia hacia personas LGBT para que ellas puedan vivir libremente y sin miedo.

– Reportes: facilitar la manera que víctimas de violencia y crímenes de odio puedan comunicarse a través de herramientas virtuales con oficiales entrenados.

– Discriminación: lanzar una serie de programas nacionales para promover el respeto a los derechos LGBT.

– Escolares: hacer un ambiente sano y de apoyo a personas de la comunidad. Ayudando y entrenando a los docentes para detener el bullying.

Y aunque estos estudios sólo son datos, tienen mucho valor al momento de aplicar nuevas legislaciones para el apoyo a la comunidad. El siguiente paso será que los países comiencen a cambiar las leyes a unas más inclusivas y después de eso vendrá la tarea difícil que será “construir” una sociedad más tolerante.

Fuente: El ClosetLGBT, Diario El Diverso

#Costa Rica| En Costa Rica ya es legal el matrimonio igualitario; es el primer país de Centroamérica en permitirlo

Este martes, el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado Quesada, en su cuenta de Twitter, celebró que este martes la nación centroamericana oficialmente reconoce el matrimonio igualitario.

Alvarado Quesada, expresó que la empatía y el amor sean la “brújula” que haga que el país tico pueda construir una sociedad donde puedan estar todas las personas.
En enero de 2018 la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitió una opinión, por petición de Cost Rica, que determinó que una pareja homosexual tiene los mismos derechos matrimoniales que una pareja heterosexual.

La Corte Suprema de Justicia declaró inconstitucional la norma del Código de Familia que impide el matrimonio entre personas del mismo sexo.

La alta instancia judicial fijó un plazo de 18 meses al Poder Legislativo para elaborar una nueva normativa.

En caso que el Congreso no legislara sobre el tema, el matrimonio entre personas del mismo sexo entraría automáticamente en vigencia al vencer el plazo: el 26 de mayo.

El matrimonio para las parejas del mismo sexo sigue estando vetado en la mayoría de los países de América Latina.

En Costa Rica, desde hoy es legal el matrimonio igualitario. Marco Castillo y Rodrigo Campos, una de las primeras parejas en casarse, dicen que es un gran paso, pero que la lucha no termina. Así fue el momento en el que se dieron el sí.

Fuente: CNN, Diario El Diverso

#Mundo| «ME ENAMORÉ DE LA MADRE DE LA AMIGA DE MI HIJO»

«Cuando conocí a Carol pensé: «ay, por favor, qué guapa y qué maja». Ella llevaba una camisa vaquera ajustada y unos pantalones negros, el pelo suelto y una sonrisa tan abierta, tan bonita, que la lesbiana que llevo dentro (y fuera) llegó hasta a sonrojarse.

Se acercó a mi para decirme que Manuel estaba invitado al cumple de Lola, su hija y compañera de clase de mi peque, que Lola adoraba a Manu y que le haría mucha ilusión.

Yo contesté que por supuesto que sí, que a Manu y a mi nos encantaría. Ese fue el punto de partida de una amistad que surgió entre Carol y yo. Soy coqueta por naturaleza, y cuando una mujer me gusta no lo puedo evitar, me sale de manera muy espontánea. Es verdad que con Carol me corté un poco, que vamos, era la clase de mi hijo y no un bar de lesbianas.

Soy lesbiana desde que tengo uso de razón, siempre muy abierta y visible. En la clase de Manu todos saben que Manu tiene una mamá bollera y soltera, porque además me he preocupado de llevar cuentos de diversidad familiar y todo tipo de familias.

Carol, por su lado, estaba divorciada de su marido, compartían la custodia de sus dos hijos, y en el momento en que la conocí estaba saliendo con un hombre que había conocido en una app para ligar.

Manu y Lola tenían la misma edad en ese momento, cuatro años, y se llevaban bastante bien. Carol y yo nos veíamos con los niños en el parque, en las actividades del cole, y había tanta química entre nosotras que rápidamente comenzamos a hacer actividades fuera del cole, como ir al cine con los niños, quedar a merendar, etcétera.

«Basta de actividades infantiles, tenemos que ir a tomar una copa», le dije un día. Le encantó la idea. Ahí ya con dos vinos me contó que su novio le había comentado que quería hacer un trío con una mujer y que a ella le apetecía probar. 

«¿Se me está insinuando?», pensé. Le pregunté que con qué tipo de chica le gustaría hacer un trío. «No sé, así femenina, como tú», me dijo. Y yo di un salto de alegría, sí, se me estaba insinuando. 

Yo pasaba olímpicamente de hacer un trío con el memo de su novio, pero sí es verdad que dejé de cortarme y desde ese momento empecé a coquetear de manera evidente. Las cosas se fueron dando solas, cada vez proponíamos más planes, queríamos pasar tiempo juntas.

Un viernes quedamos a cenar y ver una película infantil en su casa. Los niños se quedaron dormidos y esa fue nuestra primera vez. Maravilloso. Para ser ella primeriza se manejaba muy bien.

Yo ahí tuve unos días de estar rara. Es muy difícil que me guste una chica, y Carol me volvía loca, pero claro, mi temor era que era heterosexual, que yo era la primera mujer en su vida, que quizás tendría miedo al que dirán, que volvería corriendo a los brazos de su novio, que no querría que los niños supieran nada, que sería el gran dramón y que yo moriría soltera.

Pero el curso de la historia no siguió para nada el curso de mis miedos. Carol se abrió a vivir esto tan especial que nos pasaba. Lo pasábamos tan bien juntas. Ella decía: esto es como tener una mejor amiga que además te pone y te dan ganas de besar todo el rato.

Carol y yo llevamos año y medio juntas. Nuestros hijos y nuestras familias saben que somos novias y todo se vive con mucha naturalidad. Lo más gracioso fue Manu que me dijo: ah muy bien, ahora tengo dos mamás y dos hermanos. ¡Para comérselo!»

Fuente: Madres Lesbiana, Diario El Diverso