#Ecuador| Organización LGBT-Trans ofrece ayuda psicológica y legal durante la pandemia Covid19

Sufres Violencia Durante COVID-19

ya sea de tu pareja,familiares,vecinos o la autoridad nacional.

Búscanos en todo Ecuador: 0998888783

Fuente: Asociación Silueta X, Diario El Diverso

#EE.UU| UNA PAREJA DE LESBIANAS, RECIÉN COMPROMETIDA, DESAPARECE SIN DEJAR RASTRO

Malas noticias desde Carolina del Norte, Estados Unidos. Familiares y amigos de Stephanie Mayorga y Paige Escalera, de 27 y 25 años, han denunciado su extraña desaparición.

La pareja estaba empezado una nueva vida, acababan de prometerse para casarse y en marzo se habían mudado a un apartamento en Wilmington.

Stephanie Mayorga y Paige Escalera
Stehanie Mayorga y Paige Escalera

Desde el 15 de abril no se sabe absolutamente nada de ellas. Desaparecieron de forma muy misteriosa, por lo que todos sus cercanos temen que les haya sucedido algo muy grave. En casa quedaron todas sus pertenencias, incluso al perro que tanto querían.

La compañera de piso de la pareja fue la primera en dar la voz de alarma después de que no aparecieran en casa durante tres días. El móvil de Stephanie figura como apagado desde ese día y el de Paige estaba sobre su cama. 

La policía, familiares y amigos han inundado las redes con fotos de las chicas. “Tanto los miembros de la familia como las autoridades creen que la desaparición de la pareja es sospechosa y es por eso que están trabajando estrechamente con las agencias de aplicación de la ley en Carolina del Norte y del Sur con la esperanza de encontrar a las dos mujeres”.

Se ha descartado una “huida” puesto que ambas tenían sus vidas consolidadas con sus estudios y trabajos. Stephanie Mayorga tenía una relación sólida y estrecha con su familia, Paige Escalera llevaba años alejada de ellos, puesto que habían tenido problemas para aceptar su orientación sexual, no obstante, durante los últimos meses estaba recomponiendo estos lazos. 

La hermana de Paige declaró a los medios: “estoy perdida, estaba reavivando mi relación con mi hermana, que había estado muy mal durante diez años, y por primera vez en mucho tiempo sentí que la había recuperado”.

Fuente: Mirales, Diario El Diverso

#Mundo| ROY GALÁN: «SOY HIJO DE DOS MUJERES QUE SE AMABAN Y DESEABAN»

El escritor e influencer Roy Galán es una figura muy conocida por el activismo feminista y LGTB que ejerce sobre todo en sus redes sociales. Roy Galán es hijo de madres lesbianas, y en una de sus publicaciones en Facebook compartió un precioso relato sobre su vida, sobre sus madres y el amor y deseo que se profesaban.

«Me criaron dos mujeres que se amaban y se deseaban. Me gusta incidir en el aspecto del deseo porque parece que si romantizamos las cosas se «aceptan» mejor, que si hablamos de quererse y obviamos el placer le quitamos «lo sucio» entonces todo el mundo lo entiende.

Pero si hacemos eso le restamos la subversión implícita de los cuerpos. Porque entonces el relato que se impone es el de las dos amigas, las dos compañeras de piso, las dos ancianas que se hacen compañía.

Yo no soy hijo de dos alumnas de quinto curso o de dos viudas que recogen a un huérfano y se dedican a cuidar de él juntas porque no tienen nada mejor que hacer.

Soy hijo de dos mujeres que follaban.

Y si alguna persona ve un problema con el hecho de que dos mujeres disfruten la una de la otra lo que tiene esa persona es un importante conflicto con la vida.

Mis dos madres no se escondieron nunca de nadie: fueron completamente visibles. Y se lo pusieron bastante difícil a veces. Dudas, pensar que había algo malo en ellas, algo enfermo que podía ser curado, insultos, misoginia, ser increpadas o cuestionadas: A saber cómo va a salir ese hijo.

Como a tantas y tantas mujeres doblemente discriminadas por ser mujeres y por no ser heterosexuales como si fuera obligatorio serlo.

Ahora, siendo adulto, sé que soy hijo de dos mujeres valientes que defendieron lo que sentían por encima de lo que absurdamente se esperaba de ellas: que fueran otras personas.

Y cuando me preguntan qué significó para mí todo esto. Siempre respondo que mis madres me enseñaron a adentrarme en la realidad con magia.

Me dieron ese amuleto que supone haber visto, vivido, escuchado y sentido qué significa la diversidad.

Y cada vez que alguien decía qué eran las lesbianas y enseñaba una imagen pornográfica, o hablaban de ellas como si fueran extraterrestres o intentaban simplemente definirlas.

Yo sabía que no era verdad, sabía lo ignorantes que eran. Sabía que la «normalidad» era una trola inmensa. Mis madres quitaron malas hierbas de un precioso camino con sus besos.

Me abrieron el mundo con las manos desde el sillón de nuestra casa. Esa en la que crecí, en la que aprendí a no juzgar y en la que observé lo que suponía hacer música de la libertad.

Tan alta y tan alegre. Que era imposible escuchar. El ruido de los demás.

Fuente: Oveja Rosa, Diario El Diverso