#México| UNA POLICÍA LESBIANA ES QUEMADA POR SUS PROPIOS COMPAÑEROS AL CONOCER SU ORIENTACIÓN

El Heraldo de México nos informa de un horrible suceso acontecido en Chiapas. Una mujer, policía según denunció el Observatorio Ciudadano de Derechos de la Población LGTB de la región, fue quemada por sus compañeros del cuerpo cuando ésta les compartió su orientación sexualLa organización ha compartido unas imágenes de las quemaduras de la chica, -hemos preferido no ponerlas- donde se ve quemaduras de alto grado en brazos y tronco. 

Tanto el Observatorio como otras organizaciones y activistas exigen ahora una investigación rigurosa por violencia de género y crimen de odio y están exigiendo a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos  que emita las medidas oportunas para proteger a partir de ahora la integridad física de la mujer.

Confiamos en que no quede impune, en un país donde los crímenes de odio son tantas veces desetimados y en una región, Chiapas, tan hermosa y combativa como víctima del abuso crónico de sus derechos humanos. 

La lesbofobia no se detiene. A esta tragedia se le une la última denuncia realizada por el Instituto Nacional de Derechos Humanos de Bío Bío en Chile, que ha presentado una querella criminal en el Juzgado de Garantía de Coronel por delito de torturas a dos jóvenes lesbianas el pasado 12 se marzo, detenidas injustamente y víctimas de agresiones violentas tanto en la calle como en el coche de policía como en la comisaría, según sus propios testimonios, por parte de los efectivos policiales de las Fuerzas especiales de las comunas de Coronel y Concepción. 

Las chicas, Monserrat P y Priscila P, afirman haber sido ahorcadas, golpeadas en la cabeza con puño y pie -una de ellas sufrió una rotura de hueso en uno de sus dedos-, amenazadas con “tirarlas al río”, rociadas con gas pimienta en boca y ojos, forzadas a desnudarse y hacer sentadillas, entre otras vejaciones.

Crímenes horribles que por ahora no tienen veredicto pero que, por fin, se están encontrando con personas e instituciones que ni van a olvidar ni van a parar hasta que se esclarezcan. Gracias a todas esas personas y entidades que protegen nuestra vida y nuestros derechos como mujeres y como lesbianas. 

Fuente: Mirales, Diario El Diverso