#EE.UU|Escritora trans de Netflix, actriz y activista Camila Maria Concepción murió trágicamente por suicidio

Nacida en California en 1991, Camila María concepción, se suicidó a finales de febrero de 2020 a la edad de 28 años.

Graduada de YALE, en vida fue activista trans en pro de los derechos de la comunidad LGBTI, escritora y guionista.

Participó más recientemente como guionista en las series Gentefied (2020) y Daybreak (2019), ambas de Netflix. También fue asistente de Jill Soloway, creadora de la serie «Transparente» de temática trans de Amazon Studios.

En palabras del equipo de Gentefied: “Estamos desconsolados por la pérdida de Camila Concepción. Fue contratada como asistente de nuestros guionistas pero rápidamente se abrió paso en nuestros corazones como hermana, escritora y amiga. Definitivamente fue una fuerza considerable y estamos profundamente tristes por la pérdida de una de nuestras estrellas más brillantes”.

Como parte de su activismo LGBTQ, La escritora habló sobre los derechos de las personas transgénero y su representación en los medios, en la Cumbre de Estados Unidos de la Mujer (United States of Women Summit). También participó en la iniciativa 5050by2020 de Jill Soloway creada para potenciar la diversidad y la inclusión en el cine, la televisión y el arte.

Netflix, por su parte, emitió un comunicado luego del suicidio en la misma semana que se estrenó la serie Gentefied en la cual Camila María Concepción participó como guionista.

«Estamos profundamente entristecidos por el trágico fallecimiento de Camila Concepción. Ella hizo contribuciones audaces y críticas a nuestra industria, más recientemente a través de su increíble escritura en ‘Gentefied’. Su legado seguirá vivo. Nuestros pensamientos están con su familia y amigos en este momento de pérdida»

Aunque no se han mencionado los motivos, sin duda esta es una gran perdida para la comunidad LGBTIQ y sobre todo para la comunidad trans, pues una de las voces creativas se ha callado para nunca más volver a hablar.

Imagina por lo que una persona puede estar pasando para cometer suicidio en lo que pareciera ser el momento de mayor éxito de su vida. Realmente no sabemos que se esconde detrás de una sonrisa. D.E.P. Camila María Concepción.

Fuente: El ClosetLGBT, Diario El Diverso

#Ecuador| Cadáveres empiezan a aparecer abandonados en varias esquinas de Guayaquil

Guayaquil vive una pesadilla. Vive escenas de película de terror, de desesperación. Además de los gritos lastimeros que claman afuera de las casas de salud públicas y privadas para que decenas, cientos de personas agonizantes sean recibidas para tratarse del coronavirus, los cuerpos de quienes han fallecido en los domicilios empezaron a ser arrojados en las aceras, en esquinas, portales o depósitos de basura, embalados.

Una periodista de televisión puso la tarde del domingo un mensaje de voz en un chat de comunicadores formado por la Gobernación del Guayas. “Tenemos una situación complicada por el hospital del Seguro (Teodoro Maldonado Carbo, en el sur), por el lado del centro de diálisis, por donde está la basura… Han dejado ahí los muertos, pensamos que es por coronavirus, porque nunca han dejado ahí…Necesitamos que nos auxilien…”, decía.

El audio se difundía dos horas después de que personal de Comunicación de la Gobernación diera a conocer que en ese chat ya no se debía notificar ese tipo de novedad, pues dos funcionarios estatales pasaban a manejar el tema de la recolección de cadáveres, por decisión del Comité de Operaciones de Emergencias (COE). Se dieron los nombres de Jorge Wated, del Banco del Estado, y Abraham Bedrán, del IESS.PUBLICIDADAds by Teads

El problema del retiro viene desde hace más de una semana, pero la tardanza y el temor a contagiarse de coronavirus u otra patología ha causado desesperación y, entre el domingo y ayer, los cadáveres de personas fallecidas con síntomas del COVID-19 u otras patologías empezaron a aparecer abandonados en las esquinas. La crítica era que al llamar al 911 nadie daba solución y los cuerpos se descomponían por dos y hasta cuatro días de espera.

El domingo al amanecer, un cuerpo yacía, tapado con plásticos, en Escobedo y Padre Solano, centro de Guayaquil, junto a un recolector de basura. Ayer en la mañana se denunciaba la presencia de otro cadáver, ensacado, en Nueva Prosperina, en el noroeste.

Por la cantidad de muertos y la demora en los trámites, en los hospitales también hay bodegas de cadáveres. Así se refleja en fotos y videos.

En otros casos, los fallecidos en las casas siguen en espera del retiro. Con la voz entrecortada, Estefanía Guerrero contó ayer que el cuerpo de su padre, Celso, quien falleció el sábado en la mañana, aún no había sido levantado. En su vivienda en la ciudadela Sauces 9, norte de Guayaquil, yacía el cadáver hasta el mediodía de ayer.

Estefanía relató que su padre tenía problemas respiratorios. El sábado llamó al ECU911 para pedir una ambulancia. Le dijeron que enseguida le enviaban. Nunca llegó.

Su desesperación hizo que salieran a buscar una casa asistencial. En una clínica del norte no le permitieron el ingreso. Luego lo llevaron al hospital IESS de Los Ceibos, pero él llegó sin signos vitales.

“De ahí lo llevamos a la casa y un policía nos dijo que reportemos por el 911, que es el trámite menos corto. Pero no contestan, no me dan respuesta”, manifestó Estefanía.

Hasta el mediodía de ayer, el cadáver no había sido levantado. “Yo ya no sé qué hacer, el olor es putrefacto”, refirió llorando Estefanía.

Agregó que el pasado domingo cancelaron 400 dólares en el IESS por los servicios de cremación.

No ha cifras de personas que mueren en sus casas por problemas respiratorios sin haber sido recibidos en casas asistenciales.

Ayer, el viceministro de Salud, Ernestro Carrasco, refiriéndose a la atención de la pandemia, dijo: “No nos sirve manejar estadísticas si la cadena de transmisión se mantiene”.

La semana pasada, la ministra de Gobierno, María Paula Romo, señaló que en tres días recogieron 100 cuerpos. En algunos casos, estos llevan hasta 72 horas sin ser levantados.

Al mediodía del sábado, pedían levantar el cadáver de Gustavo Logroño, de 77 años, quien vivía solo y falleció el pasado jueves en Padre Solano y Escobedo. Sus restos son los dejados la madrugada del domingo junto al tacho de basura.

A las 14:15 del sábado, se solicitaba que el personal correspondiente acuda a levantar el cadáver de Lorgia Santacruz, quien murió en el bloque 6 de la cooperativa Unión de Bananeros, en el Guasmo sur.

Al minuto, se reportó que José Luna tenía 9 horas de fallecido sobre un colchón en un inmueble de las calles 17 y Medardo Ángel Silva.

Mercedes Ávila falleció a las 20:45 del viernes en la urbanización Lago Capeira. Su caso empezó a hacerse viral a las 16:30 del sábado, pues hasta esa hora no habían ido a levantar el cadáver. La mujer vivía junto a 9 personas, dos de ellas consideradas de alto riesgo.

Evelyn Mazzini indicó que su tío Walter Olvera falleció el viernes, a las 20:00. “Estuvo enfermo desde anteayer (jueves), se llamó a los números de emergencia y solo dijeron que tomara paracetamol y no les importaron los síntomas que él tenía. Falleció ayer (viernes). Hemos insistido varias veces al 911 y la respuesta era que ya mismo llegaban. Ahora nos dicen que tenemos que esperar tres días para el levantamiento del cadáver”, expresó Mazzini.

En las calles Domingo Comín y Juan Péndola, en el Guasmo sur, familiares de María Gonzaga esperaban el sábado por el levantamiento de su cadáver, fallecido horas atrás. Pese a llamar al 911, no obtenían respuesta.
El trámite de retiro y su costo es otro capítulo.

Fuente: El Universo, Diario El Diario

#México| Muere por COVID-19 la reconocida activista mexicana Lorena Borjas

La comunidad LGBT de la Ciudad de Nueva York llora la muerte de la activista Lorena Borjas, una inmigrante mexicana pionera en la defensa de las mujeres transgénero y transexuales, en especial en el condado de Queens. 

La asambleísta Catalina Cruz (Distrito 39-Queens) confirmó que Borjas murió la mañana del lunes a causa del COVID-19. 

“Es una gran pérdida para nuestra comunidad”, expresó. “Era un gran ser humano”.

Borjas, de 59 años, emigró de México en 1981 y desde entonces se convirtió en una firme defensora de los derechos de las mujeres transgénero y transexuales de origen hispano, esto en una época donde esta comunidad era casi invisible y carecía de servicios médicos básicos y representación legal.

La gran #LorenaBorjas hoy paso al descanso eterno. Quiero recordarla así, insistiendo por lo justo y luchando por nuestra gente, feliz y hermosa, y como dice @CeciliaGentili … con todos sus pens colgando del cuello. Gracias por tanto cariño Lorena. pic.twitter.com/SYCK7D9qw6— Catalina Cruz, Esq. (@CatalinaCruzNY) March 30, 2020

Durante los últimos 25 años, la activista enfocó sus esfuerzo en la protección de las mujeres transgénero y transexuales víctimas de trata, esclavitud y violencia. Lorena es recordada por acoger en su apartamento a estas mujeres inmigrantes, excluidas y estigmatizadas por sus familias. 

Heartbroken to share that #LorenaBorjas, a prolific trans organizer & Queens activist, passed away from COVID-19.

Lorena championed mutual aid in the LGBT+ community, and her Community Fund was saving lives of queer people & immigrants impacted by COVID:https://t.co/q1X2Fga4WU https://t.co/VbGiYYqPTl— Alexandria Ocasio-Cortez (@AOC) March 30, 2020

Fue precisamente durante sus primeros años de activismo que Borjas fue declarada culpable del delito de facilitar un delito menor en cuarto grado. La activista fue arrestada en 1994 y admitió esta violación sin comprender que en realidad era una víctima de la trata de personas.

Lorena Borjas was a true Jackson Heights, Queens original—a trans Latina who bailed ppl out of jail, saved sex workers from policing & fought racism & transphobia. COVID took a real one. My heart goes out to all who knew her (& to all she didn’t know who she worked for anyway). https://t.co/cyc9M3l28H— Dr. Steven W. Thrasher (@thrasherxy) March 30, 2020

Lorena pudo legalizar su estatus migratorio gracias a la amnistía de 1986, otorgada durante la administración del presidente Ronald Reagan, pero perdió su residencia permanente cuando fue declarada culpable de permitir un delito en 1994.

Sin embargo, en diciembre de 2017, el gobernador Andrew Cuomo la indultó en consideración de su trayectoria como activistas de los derechos de la comunidad LGBT. Con su récord limpio, Lorena pudo finalmente obtener un estatus legal migratorio.

En años recientes, como consejera del Programa de Familias Transgénero de Community Healthcare Network en Queens, Borjas se centró en obtener representación legal para las víctimas de trata. 

This morning our community lost an inspiring leader and champion for TGNCIQ+ communities, Lorena Borjas.

Lorena spent her entire life fighting for the rights of the transgender community, to demand that we all be treated with respect and dignity.

Rest In Power Lorena Borjas.🦋 pic.twitter.com/s7T12EnVdf— Make the Road NY 🦋 (@MaketheRoadNY) March 30, 2020

Borjas también es recordada por luchar por el tratamiento de hormonas para las mujeres en transición, pues en los 80, muchas de ellas recurrían a medicamentos importados de Latinoamérica que ponían su vida en riesgo. 

La comunidad LGBT prepara una jornada de oración virtual para honrar la memoria de una de las pioneras en la defensa de los derechos de las mujeres trangénero y transeuales hispanas e indocumentadas. 

Fuente: Telemundo 47, Diario El Diverso