#Reino Unido| Uno de cada 3 heterosexuales tienen fantasías con sexo gay

¿Cuántos HETEROS tienen FANTASÍAS con SEXO GAY? Muchos más de los que crees.

¿Cómo distinguir a un heterocurioso? Si te dicen que tienen fantasías con otros hombres, es que son extremadamente curiosos. Y parece que hay muchos más de los que probablemente estabas pensando. Uno de cada 3 heterosexuales tienen fantasías con sexo gay, según desvela una encuesta realizado en Reino Unido por la web de citas Straight but curious.

De la gente que participó en esta encuesta vemos que las mujeres heterosexuales están más abiertas a tener relaciones seuales con otras mujeres. Un 41% dijo que lo harían, mientras que entre los hombres la cifra bajaba al 25%. Por supuesto, no es lo mismo decir que lo harías que hacerlo. Solo uno de cada 6 heterosexuales afirmaban que harían lo que hiciera falta para convertir en realidad sus fantasías de sexo gay. Esto es el 17% de las mujeres y el 14% de los hombres.

La creadora de la encuesta y de la web, Tara Gordon explicaba: “la encuesta muestra que ser heterosexual no es algo absoluto. Hay montones de personeas abiertas a experimentar, que nunca saldrían del armario como gays o bisexuales. En el mundo real el ambiente gay puede ser intimidatorio si eres nuevo, así que esta web le da a la gente la oportunidad de experimentar e ir a su propio ritmo”.

¿Ya sabes cómo tener sexo gay con un hetero? Corre a cumplir la fantasía de alguno de ellos, que lo están deseando.

Fuente: Revista Zero, Diario El Diverso

#Ecuador| Cuatro mujeres trans agredidas por hombres venezolanos

La Asociación Silueta X a través del Centro Psico Trans y miembros de la Federación Ecuatoriana de Organizaciones LGBTI, ponen en conocimiento público el siguiente acto violento que sucedió en la ciudad de Ambato, provincia de Tungurahua.

La madrugada de este domingo 01 de marzo de 2020, cuatro mujeres trans salieron a pasear. En la Av. Cevallos, Sector Yahuira, cerca de ocho hombres de nacionalidad venezolana, empezaron a agredirlas verbalmente debido a su identidad de género. Las compañeras, según Yuli V. en declaraciones a la Asociación Silueta X, hicieron caso omiso al ataque verbal transfóbico. Los agresores al sentirse omitidos tras su ataque verbal, procedieron a empujarlas y ellas reaccionaron, como es lógico. Al ellas enfrentarlos e increparlos verbalmente, del porqué de su ataque, los hombres extranjeros procedieron a golpearlas con patadas, puñetes y palazos. Yuli V., salió corriendo de dicho lugar y alcanzó a localizar a policías de la ciudad de Ambato. Cuando retornaron a pocos minutos al lugar del hecho, se encontraron con la novedad de que Paulet V., fue una de las más afectadas, a la que le sacaron un diente, fracturaron el brazo y la pierna, roto posiblemente una costilla y graves contusiones en la cabeza. Según Yuli V., los policías a pesar que aún encontraron a los hombres de nacionalidad venezolana en el lugar del hecho, estos corrieron, pero la policía de Ambato, decidió no seguirlos. Paulet V. oriunda de Chone provincia de Manabí, de 30 años de edad y que reside en Ambato provincia del Tungurahua, se encuentra en una clínica con pronóstico reservado, la misma que ha pasado por la atención respectiva e incluso tomado las radiografías de rigor que determinan los daños a los que fue sometida. Tanto Paulet V. como Yuli V., son integrantes de la Asociación Trans Nueva Esperanza de Ambato.

Con los antecedentes expuesto, hacemos un llamado al Ministerio de Gobierno, para que a su vez investigue a los miembros de la Policía Nacional de Ambato que estuvieron presentes en el acto del día 01 de marzo de 2020 en la Av. Cevallos, Sector Yahuira e informe la situación de los agresores, si fueron apresados o razón, porque causas los dejaron huir. Finalmente solicitamos a la Fiscalía General del estado, captar la denuncia que posiblemente se configuraría en la figura de, Delito de Odio:

Artículo 177.- Actos de odio. – La persona que cometa actos de violencia física o psicológica de odio, contra una o más personas en razón de su nacionalidad, etnia, lugar de nacimiento, edad, sexo, identidad de género u orientación sexual, identidad cultural, estado civil, idioma, religión, ideología, condición socioeconómica, condición migratoria, discapacidad, estado de salud o portar VIH, será sancionada con pena privativa de libertad de uno a tres años.

En el caso de las compañeras agredidas, pero aún con más razón de Paulet V. y Yuli. V., este posible delito cometido por los ocho ciudadanos foráneos, se podría configurar como un delito de odio, según el artículo 177 que precede del Código Orgánico Integral Penal de Ecuador.

Exigimos Justicia desde la Federación. ¡Que ni un solo acto de odio quede en la impunidad!

Quito, 02 de marzo de 2020.

Psic. Diane Rodríguez

Directora de Asociación Silueta X

Presidenta de la Federación Ecuatoriana de Organizaciones LGBTI

Geovanni Jaramillo

Vice Presidente de la Asoc. Bolivarianos Diversos

Vocero Nacional Federación Ecuatoriana de Organizaciones LGBTI

Germán Castillo

Coordinador Consejo Consultivo Diversidades Sexo-Genéricas del DMQ.

Director Nacional Federación Ecuatoriana de Organizaciones LGBTI

Fuente: https://centropsicotrans.org/2020/03/02/rechazo-a-posible-acto-de-violencia-y-odio-en-el-que-cuatro-mujeres-trans-fueron-agredidas-por-ocho-hombres/?fbclid=IwAR3663L5ud47pZRc7Dtww3Ah6dNOHtpviNTvJqJzvNNiAdH1Gr4kCl4a5q4

#Paraguay|Protestan a los besos frente a un boliche lesbofóbico de Asunción

Más de cien personas de la diversidad sexual en el centro de Asunción participaron de una besatón contra la discriminación por orientación sexual y de género el sábado delante del boliche Toc, Toc (Avda. Colón 320 casi Palma). La concentración se realizó en el centro cultural La Chispa a las 20 para montar carteles con consignas que decían: “Besar es mi derecho”, “Querenos libres”, “Toc, tóxico” y “Derecho de admisión es discriminación”. 

La actividad fue convocada en las redes por cinco chicas a las que echaron del club por besarse una semana atrás. “Estamos acá para amarnos y exigir que nos dejen expresar nuestro cariño en público”, expuso Cecilia Zaldívar, una de las mujeres que fueron expulsadas del boliche. Cerca de las 22, partieron hacia el club nocturno con música, banderas coloridas y cánticos.

Lesbianas, homosexuales, no binaries y personas trans se besaron frente al bar por cinco minutos de corrido, invocando al mismo acto que generó la expulsión de las chicas en un primer lugar. David Amado fue con su novio a la besatón porque considera que lo que sucedió fue una respuesta fascista a la expresión de dos personas adultas que deciden hacer con sus vidas lo que desean. Cree que el derecho de admisión es una excusa para seguir permitiendo conductas violentas hacia lo que escape de la heteronorma. 

El activista bisexual Miliki Chaves dijo a Presentes que los bares deberían cuestionar su derecho de admisión porque habilita un montón de violencia no solo a las personas TLGBI sino hacia las personas campesinas e indígenas. “Tenemos que dejar de normalizar la violencia hacia las personas LGBT que expresan sus deseos y afectos de maneras diferentes. Es inadmisible que guardias de seguridad falten al respeto y agredan físicamente. Me parece que hay que comenzar a aplicar protocolos de prevención de este tipo de discriminación”, expresó.  

Una señora que se negó a ser identificada apareció frente al bar y comenzó a gritar que se dispersaran y que la homosexualidad es una inmoralidad. Niqo Martínez llevaba la vocería de la movilización y exclamó: “No importa cuánto nos agredan, vamos a estar presentes siempre”. La señora le comenzó a estirar del pelo y le rompió la camisa. Estuvo desde el principio del escrache pero, ante el repudio de la gente, acabó yéndose. 

“Dos personas del mismo sexo no se pueden besar”

El sábado 15 de febrero, un grupo de cinco amigas fueron a bailar al club Toc Toc. En un momento, Deb Axé besó a una de ellas y, tres guardias de seguridad se acercaron, la levantaron entre dos y empujaron a todas por un pasillo que daba a la salida de emergencia hasta el exterior del local. 

“Fue todo muy rápido. Mientras les preguntábamos qué pasaba y tratábamos de que suelten a Debby, abrieron una puerta de emergencia que estaba casi al lado nuestro y nos metieron en ese pasillito. Yo no sé cómo reaccioné y comencé a filmar. Nos empujaron y Sigrid se cayó al piso. Ahí nos asustamos más y yo empecé a gritar que no me toquen”, narró Cecilia. 

“Me acuerdo que me puse en el medio del guardia y de una de las chicas y, en ese forcejeo, me lastimaron todo el brazo. Me agarraron fuerte y me empujaron contra la pared”, contó Carolina Rodríguez. Una vez afuera, el gerente les dijo que ese era un lugar privado y que dos personas del mismo sexo no se pueden besar. 

Luego de exigir que les devuelvan las entradas, llamaron a la policía pero cuando llegaron, les dijeron que no podían ingresar a un espacio privado. “No es la primera vez que soy víctima de discriminación en Paraguay. Al menos, me hubiera gustado que se acerquen a decirme que no aceptan a gente LGBT en su local pero la manera que nos sacaron me parece indignante y devastador”, siguió Deb. 

Al día siguiente, Caro y Sigrid fueron a hacer el parte médico al hospital de Barrio Obrero para que queden pruebas de la agresión física que recibieron. Se asesoraron con abogadas del grupo por los derechos de las lesbianas, Aireana, e iniciaron la convocatoria de la besatón en redes sociales. Según contaron, recibieron mensajes de muchas personas denunciando casos similares en otros locales del país: Shamrock, el Bolsi, Britania, shoppings, bares, restaurantes. Los nombres se repiten cíclicamente.

Exigen una ley contra toda forma de discriminación

Aunque en Paraguay, aún no existe una ley contra forma de discriminación, hay elementos legales que protegen los derechos de todas las personas. El artículo 46 de la Constitución Nacional estipula que todos los habitantes de la República son iguales en dignidad y derechos. “No se admiten discriminaciones. El Estado removerá los obstáculos e impedirá los factores que las mantengan o las propicien”. Así como el artículo 25 que refiere: “Toda persona tiene el derecho a la libre expresión de su personalidad, a la creatividad y a la formación de su propia identidad”.   

Sobre la ausencia de una ley antidiscriminatoria, Carol sostuvo: “Se supone que la ley es la voz del Estado. Si ni siquiera hay una voz a la que podamos apelar es como que no existimos ni importamos y, al final, les otorga derechos a personas como ese gerente de discriminar a quien quiera”. Sigrid considera que es fundamental demostrar cariño y amor hacia las amigas o los vínculos sexoafectivos en cualquier lugar. 

“El modelo político capitalista y heteronormado, a través de distintos estamentos o instituciones como la iglesia, castiga o estigmatiza a las personas con identidades de género y orientaciones sexuales disidentes. Siempre se atacan a las manifestaciones de afecto, por eso es tan importante simbólicamente que el beso se posicione como gesto político ante tanta violencia. El beso es un manifiesto político en sí mismo”, consigno Miliki. 

El besatón delante del boliche se convirtió en un perreo diverso y reivindicativo. “Soy pecadora y yo lo confieso, vamos a comernos despacito a besos”, corearon les manifestantes al ritmo de Ms. Nina, de regreso a La Chispa, donde el beso es libre y sin restricciones. 

Fuente: Agencia Presente, Diario El Diverso