#Rusia| Yulja Tsvetkova, activista rusa: “Me arriesgo a ir a prisión solo por dibujar familias LGTB”

Yulja Tsvetkova se enfrenta hasta a 6 años de prisión por violar la ley rusa contra la llamada «propaganda LGTB». Firma la petición a su favor para que retiren los cargos.

«Es el amor lo que hace una familia. Apoye a las familias LGTB+». Esto está escrito en el dibujo que puedes admirar en la parte superior de la publicación. Está escrito en ruso y fue diseñado en 2019 por Yulja Tsvetkova, en apoyo de una pareja del mismo sexo que tuvo que abandonar Rusia con sus dos hijos adoptivos después de ser atacados por las autoridades.

Después de compartir esta imagen y otros diseños a favor de la inclusión en las redes sociales, las autoridades presentaron acusaciones falsas contra Tsvetkova por violar la ley rusa contra la llamada «propaganda LGTB» y la difusión de imágenes pornográficas, multándola con 50,000 rublos (unos 722 euros) y condenándola a arresto domiciliario.

Yulja enfrenta hasta seis años de prisión. Es por eso que nació una petición para apoyarla, a través de AllOut, un movimiento global por el amor y la igualdad, y que se lleva a cabo en colaboración con el Centro Comunitario de Moscú.

Las autoridades rusas no me intimidarán, pero necesito su ayuda. Al firmar mi petición, realmente puede ayudarme a llamar la atención sobre mi caso. Ayúdame a contraatacar: pide a las autoridades rusas que retiren los cargos en mi contra y que revoquen la ley contra la llamada «propaganda homosexual».

Tsvetkova añade: El año pasado fue bastante difícil. Un criminal, que afirma llevar a cabo una «yihad moral» contra las personas LGTB+, me obligó a detener mi proyecto de teatro dedicado a los jóvenes por razones de seguridad. Más tarde, supe que mi nombre estaba en una lista negra anti-LGTB+, al igual que la de Elena Grigoryeva, que fue brutalmente asesinada cerca de su casa en San PetersburgoEn lugar de pensar en protegerme de estas amenazas, las autoridades decidieron desquitarme y probarme por mi apoyo a las familias del arco iris .Siendo activista, sé que no soy la primera víctima de la ley contra la llamada «propaganda homosexual». Pero con su ayuda, podría ser el último. Si hay muchos de nosotros para ser escuchados, las acusaciones en mi contra podrían retirarse y la ley contra la llamada «propaganda homosexual» podría derogarse un voto para todos».

Fuente: Oveja Rosa, Diario El Diverso

#Ecuador| ¡Orinar sentado no te quita la masculinidad!

¿Puede un hombre orinar sentado? Esta es una pregunta que causa risa entre el género masculino, ya que la mayoría de los papás enseñan a sus hijos desde pequeños que los ‘machos’ orinan parados. ¿Beneficia en algo?

 

Un estudio publicado por el Departamento de Urología de la Universidad de Leiden, Holanda, menciona que los hombres han cambiado sus hábitos de orinar por una simple razón: salud.

 

Una de las explicaciones -apunta la investigación- por la que los hombres han adoptado esta práctica es debido a la postura de ubicar los glúteos en el retrete al orinar; de la misma forma en la que se defeca, ya que estas acciones ayudan a determinar si existen problemas urodinámicos e incluso a que hombres con problemas en el tracto urinario inferior puedan miccionar con fluidez.

 

A pesar de que el estudio indica que muchos hombres dejaron a un lado el hábito establecido por la sociedad -de orinar de pie-, son otros los que, según el mismo apartado, no lo hacen porque la manera correcta y varonil es poniéndose de pie.

 

Orinar sentado te ayuda en el sexo

 

Sin embargo, el estudio no solo habla de la posición para miccionar o de lo bueno que es para la salud. También hace énfasis en los beneficios que este hábito puede traer a nivel sexual, pues ayuda a que la próstata se relaje, y de igual manera tener la facilidad de controlar el flujo urinario para así dominar el deseo de eyacular.

 

Los médicos -por lo general- recomiendan a las personas mayores a optar por esta posición para que el flujo de la orina sea más placentero y menos doloroso.

 

¿Cómo lo ve el ecuatoriano?

 

“Evidentemente, mantener la hombría hegemónica pasa por orinar de pie, con una mano manipulando el pene para provocar el mayor estruendo posible y con el puño de la otra mano cerrado contra la cadera. La imagen de cowboy que hasta en la soledad del baño mantiene intacta su hombría, es radicalmente incompatible con orinar sentado”, expone a EXTRA Valeska Chiribogaactivista feminista de Guayaquil, quien está en contra del sistema machista del siglo pasado.

 

La también defensora de los Derechos Humanos sostiene que el hombre ecuatoriano de por sí “es machista” y siempre está afonado de demostrarlo. ¿Por qué? Según Chiriboga, por simple dominación al género femenino.

 

“Nuestra cultura nos dice que hombre es aquel que anda sin camisa, orina parado, tiene tres mujeres y tiene ‘mañas’. Esto es muy equivocado porque eso refleja una ideosincracia barata adquirida de generación en generación que se tiene que romper”, dice. Además, menciona que el ‘trip’ del ecuatoriano es al revés: “Ven a un hombre ‘bien encachinado’ es sinónimo de homosexual; un hombre con una sola mujeres, es mandarina y etc”.

 

Asimismo, volviendo al urinario, según el pensamiento de la activista, exonerar los líquidos del cuerpo no es una cuestión identitaria, sino una necesidad biológica. “Orinar sentado no hace al hombre homesexual como dicen. Esto está ligado a un elemento higiénico, civilizatorio y cultural, y a su vez trae muchos benfecios”, aclara.

 

La vieja masculinidad está en extinción del mismo modo que los mamuts en su declive, poderosos pero finiquitados por la historia.

 

Así lo considera la poetiza y humanista Maritza Cino Alvear, ya que los hombres atraviesan una crisis sana alimentada por el empoderamiento de las mujeres y que la transformación feminista que modifica el mundo también cambia su marco mental, incluso en el terreno de la higiene.

 

“Solo los últimos machos tóxicos siguen haciendo ruido y daño”, opina Cino, hablando en un plano más general.

 

Lo que dicen los médicos

 

El médico general del Hospital del IESS de GuayaquilDimitrio Magallanes, dice a EXTRA que “para orinar un hombre no aprieta” porque la vejiga es un músculo de contracción automática.

 

Sin embargo, el especialista menciona que orinar cuando un hombre quiere es gracias a una maniobra gatillo que se logra relajando el suelo de la pelvis. Por tanto, es más fácil iniciar la micción sentados.

 

“Orinar de pie, para el hombre, no es signo de masculinidad, sino de rapidez y comodidad”. Afirma Magallanes. Pero no se puede hablar de postura correcta: cada uno elige la que le resulta más confortable.

 

La posición, aclara Magallanes, no influye sobre la salud sexual porque ambas posiciones demuestran que, aunque en varones sin patología prostática no hay diferencias, en pacientes con problemas de hiperplasia benigna de próstata, “orinar sentados mejora ligeramente el caudal y vacía mejor la vejiga”.

 

Motivos por los cuales un hombre se sienta para orinar

 

– Para evitar un desastre cuando orina de pie.

 

“De esta forma, el hombre no deja rastro ni en el suelo ni en la taza. Por lo que el sanitario no tendrá mal olor y manchas en el piso, que a la larga tendrá que limpiar”, sostiene Magallanes.

 

– Para tomarse un breve descanso.

 

Hoy es común que loa hombres se demoren mucho en el baño. ¿La razón? Según el experto es para darse un break cuando se siente algún estrés. “Ahora uno entra al baño a sentarse y relajarse mientras orina. Y de paso revisar su teléfono móvil. No tiene nada que ver con la pérdida de lo varonil”, dice.

 

– Quienes padecen problemas de próstata evitan dolores al momento de orinar.

 

Al sentarse -dice Magallanes- hacen menor esfuerzo al tener un flujo más fuerte, por lo que les resulta menos incómodo orinar de esta forma.

 

Además, el médico sugiere que esta postura ayuda a evitar problemas de próstata a futuro.

 

Fuente: Diario Extra, Diario el Diverso

#Perú| Transmasculino presenta denuncia contra Discoteca “Vale Todo Down Town” por transfóbica

Transfobia. Un joven trans formalizó su denuncia debido a que personal de seguridad de la discoteca Valetodo DownTown no respetó su identidad.

Un nuevo caso de transfobia en el Perú. Luego que un joven transgénero fue víctima de discriminación en la discoteca ValeTodo DownTown en Miraflores, finalmente, ha presentado su denuncia formal ante la municipalidad del distrito.

Amparado en la ordenanza N°437 del municipio que “promueve el respeto a la igualdad y prohíbe toda forma de discriminación en el distrito”, Emil Fabianne acudió para que este caso no quede impune, y así se tomen las medidas necesarias del caso.

“Yo no voy a permitir que esto se siga dando, y mucho menos en una discoteca que supuestamente protege a las personas LGBTI+”, dijo en un video publicado en su cuenta personal.

“Estoy aquí para que esto [discriminación transfóbica] pueda parar de una vez. Yo no he recibido ningún tipo de disculpa pública por lo que se me ha agredido. También ha salido un video con argumentos totalmente falsos en los que se me vuelve a revictimizar”, añadió.

Transfobia en discoteca ValeTodo DownTown

Como se recuerda, el sábado pasado, Emil denunció a través de sus redes sociales haber sido víctima de discriminación por parte de los agentes de seguridad de la discoteca miraflorina. Luego que uno de ellos pidiera a los asistentes que realizaran una cola para mujeres y hombres, decidió ubicarse en la segunda fila porque él se identifica así.

A pesar que le explicó que es un hombre trans, en reiteradas ocasiones el guardia continuaba afirmando que era mujer y llamándolo por el nombre que aparece en su DNI, con el cual no se siente identificado.

“Me pide el DNI, se lo doy y empieza con el discurso de que ‘tú eres mujer’ y me empieza a llamar con el nombre que sale en mi DNI. Le explico, le explicamos, aún así no quiere entender. Sigue diciendo lo mismo reiteradas veces y gritándolo. Todas las personas estaban oyendo todo esto. Estaban oyendo un nombre que no es mi nombre”, narró en un video difundido en sus redes sociales.

El hombre al que denunció le dijo que debe esperar en la otra cola porque era mujer. Emil, nombre con el que se identifica la víctima de transfobia, acudió a esa fila, donde el sujeto se acercó para hostigarlo.

“Después de todo esto, que es una vulneración a mi identidad, una falta total de respeto, ingreso, Kat también ingresa. Hay solo cola de chicas, hago la cola de chicas porque no tengo ningún problema con que me revise una mujer y el hombre continúa hostigándonos. Se aproxima a nosotras a decirnos ‘¿ves? estás en la cola de mujeres porque eres mujer’”, contó indignado.

ValeTodo DownTown responde

Luego de dos días de haber ocurrido el hecho, la discoteca ValeTodo DownTown lanzó un comunicado en el que recalcan el “rechazo de actos en los que una persona se ve afectada al no poder reconocerse tal y como se perciben en situaciones como ir a votar, ir al banco, sacar documentos, viajar, etc”.

Asimismo, comunicaron que iban a despedir a los que vulneraron la identidad de género del muchacho, y que además, capacitarán a sus colaboradores para que no vuelvan a cometer actos discriminatorios.

Transfobia en televisión peruana: reportaje de ‘Al sexto día’ violenta y se burla de la comunidad LGTBI

El pasado sábado 18 de enero, el programa ‘Al sexto día’, que conduce la periodista Mónica Cabrejos, emitió un reportaje con un fuerte mensaje transfóbico que violenta y refuerza los estereotipos contra las personas transgénero y la comunidad LGTBI.

En el informe, que a diferencia de los otros que se emitieron ese mismo día, ya no se encuentra en el canal de Youtube del programa, el reportero reta a tres mujeres trans ir a la playa en bikini. En la siguiente nota, te contamos por qué este tipo de reportajes vulnera y expone a la comunidad trans a situaciones acoso y violencia.

”Podrían vivir en el mismo barrio donde usted vive”, inicia diciendo el reportero de ‘Al sexto día’. Segundos después, aparecen tres mujeres transgénero caminando por una plaza, mientras son seguidas por una cámara que se enfoca casi totalmente en sus cuerpos.

”¡Apariencias engañosas! Travestis se lucen en bikinis en las playas de Costa Verde” es el titulo del reportaje, que utiliza una terminología incorrecta entre ‘travesti’ y ‘transgénero’ y que tiene como objetivo registrar la reacción de otros veraneantes a ‘’cualquier detalle que las pueda delatar’’, como dice el reportero.

”El fondo del supuesto experimento social del reportaje era ver si la gente podía reconocer la identidad de género de las compañeras; situación que patologiza y estigmatiza la vivencia de las personas trans en el Perú, con cifras alarmantes en relación a violencia y muchas seguidas de crímenes”, afirma Miluska Luzquiños, activista trans y feminista.

Como indica Luzquiños, el reportaje tenía como consigna ver cuantos hombres podían ser engañados y cuántos reconocían que las mujeres eran transgénero, acción que frivoliza la situación de vulnerabilidad que atraviesa esta comunidad por tener una identidad distinta a la que les fue otorgada biológicamente.

Fuente: La República, Diario el Diverso