#Mexico| 2019: un año lleno de violencia para las personas trans

Acabó otro año. Champaña, uvas, alquitrán. Hay quienes hicimos propósitos, y hay quienes piensan que el cambio de año no tiene algo especial como para plantearse una modificación profunda a la vida. Todos cabemos 😀

Lo que sí es útil de medir el tiempo en años es que permite saber si las cosas van cambiando para poblaciones vulnerables. ¿Cuántos países hoy permiten el matrimonio entre parejas del mismo sexo comparado con hace X cantidad de años? ¿Cuántos países dejaron de criminalizar la homosexualidad este año? ¿Cuántos el año pasado? ¿Qué tanto se ha avanzado?

En este caso les contaré un poco de la comunidad trans, y no precisamente buenas noticias.

Human Rights Campaign (HRC), una asociación civil por los derechos LGBTQ (de la que hablamos un poco acá), publicó ya su reporte A National Epidemic: Fatal Anti-Transgender Violence in the United States in 2019, sobre violencia letal sufrida por la población trans. Cercano al promedio anual de los anteriores siete año, la asociación contabilizó al menos 22 homicidios a personas trans. Y hace énfasis en el “al menos”, pues hay dificultades para detectar homicidios de personas trans: la información es incompleta pues se estima que algunas muertes no se reportan, y otras víctimas no son categorizadas como persona trans (o no binarias), pues las autoridades, medios, o familiares no reconocen correctamente el género de la víctima. El informe presenta datos demográficos de las víctimas, del cual el que me pareció más horroroso es que el 80% de ellas eran menores de 30 años.

En Latinoamérica las cosas no están ni por asomo mejor. En los primeros cuatro meses de 2019 se detectaron dieciséis casos, pero de nuevo, con la posibilidad de que este número no refleje la realidad debido a la discriminación que las personas trans reciben aún habiendo muerto. Viendo los números de los últimos años, México es el segundo lugar más peligroso para las personas trans, sólo por detrás de Brasil.

Y no para ahí la cosa. A finales del año pasado, hubo una gran difusión de voces transfóbicas gracias a la ayuda de la desorientada J.K. Rowling. Gente como ella y las personas a las que apoya abonan al clima de violencia que la población trans sufre día a día.

¿Qué podemos hacer para contrarrestar esto? Educación, educación, y educación. Con trabajar en nuestro círculo social cercano educando sobre la población trans y no binaria, combatiendo mitos y estigmas. Hay también asociaciones y colectivos. Podemos acercarnos para aprender de primera mano, y ayudar cuando esté en nuestras posibilidades.

En el reporte de HRC hay otro dato espeluznante: el 91% de las víctimas de homicidio fueron mujeres trans negras. Cualquiera de ellas podría haber sido Marsha P. Johnson, y quién sabe dónde estaría la lucha de los derechos LGBTQ. Por memoria histórica, por ser población, por ser comunidad, es que debemos alzar la voz.

Fuente: El ClosetLGBTI, Diario El Diverso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s