Carta de una mujer bisexual a una lesbiana

Hola. Soy yo, una chica con la que muchas veces has cruzado miradas, quizás intercambiado besos, incluso una relación. La que te ha aparecido en una app, la amiga o ex de una amiga, la de internet.
Nos hemos conocido, e incluso puede que llegáramos a querernos. Pero yo soy bisexual y tú eres lesbiana. A veces solo una etiqueta, a veces un abismo.

A los 17 años tuve mi primer novio. Fue también mi primera experiencia sexual. No la recuerdo como una experiencia agradable. Él era un machito y yo tenía aún demasiadas fantasías románticas en la cabeza como para darme valor. En mi primer año de universidad conocí a Pablo y conocí el amor, el deseo. Estuvimos cuatro años juntos. Además de amantes, éramos amigos. Pero queríamos cosas diferentes, el amor no nos alcanzó.

VER: Porno hecho por  y para lesbianas y bisexuales
Hasta que a los 25 no conocí a Elena, no me plantée antes la bisexualidad. Sigo pensando que la bisexualidad es más invisible que el lesbianismo, todo se mueve entre los parámetros de la heterosexualidad y la homosexualidad. La amé locamente, así como se aman las personas hermosas. Ella dio un giro a mi vida, y mi amor por ella abrió algo en mi.

En ese momento comenzó una presión desde distintos ámbitos, mi familia, mis amigos y mi novia, para definirme. Mi madre prefería decirle a sus amigas que yo era lesbiana en lugar de bisexual, según ella lesbiana se nace, la bisexualidad es un vicio. Las deconfianzas de mi novia no ayudaron a avivar nuestro amor. “¿Pero qué te gusta más?” “¿Cómo sé si en un tiempo más no te das cuenta de que necesitas un hombre y yo no puedo dártelo? No puedo competir”.

VER: Posturas sexuales lésbicas para volverse loca

No conseguí que entendiera que mientras estaba enamorada de ella no me gustaba nada. Ni hombre ni mujer. Que no necesitaba más.

Después de Elena tuve una relación muy intensa con Sandra. No llegó al año. Desde entonces no me he vuelto a enamorar. He tenido amoríos con un par de chicos, otra chica…
Pero no es fácil ser bisexual. La gente se siente con el derecho de opinar acerca de tu vida y muchas veces me he sentido discriminada por ti.

Cuando conoces a un chico y le dices que eres bisexual, en un 85% va a proponerte un trío. Qué se le va a hacer, a veces no les alcanza para más.
Cuando conozco a una lesbiana y le digo que soy bisexual desarrolla un montón de teorías (no en todos los casos, pero sí bastantes):
– Muchas lesbianas prefieren decir que son bisexuales para aminorar el impacto de decir lesbiana: Vale. Pero no es mi caso. Yo soy bisexual, siento atracción sexual por algunos hombres y algunas mujeres. No necesito aminorar impactos.
– Algo debe gustarte más… ¿Eres más lesbiana o más heterosexual?: Aunque resulte difícil de creer no venimos predeterminadas con un porcentaje específico. No soy 47% lesbiana ni un 77,2% heterosexual. Soy bisexual. No es que me guste más algo que lo otro. Si necesitas un porcentaje solo puedo decir que tengo una vecina, bajita, morena, con unas curvas impresionantes que me pone un 99% cachonda cuando la veo en el ascensor.  Pero normalmente lo que me sucede es que me enamoro de una persona, de cómo es, de cómo me trata, de lo que me provoca.

VER: La postura sexual de las lesbianas (según los heteros)
– No sé si eres bisexual pero pareces lesbiana: Irrefutable. Nunca he entendido que quiere decir.
Si eres bisexual y si estás con una chica, en algún momento echarás de menos a un hombre: Pero vamos a ver, cuando tú estás con una chica, ¿echas de menos a otra chica? Es probable que si estás enamorada no veas más allá de esa chica, imagines tu vida a su lado, a vuestros hijos, y que te haces anciana junto a esa mujer. Eso mismo siento yo.
– Al final terminarás haciendo tu vida con un chico, es más fácil: Jamás me he movido por lo que sea más fácil o más difícil. Hasta ahora solo me he movido por el corazón. Nunca he considerado difícil tener una relación con una chica (salvo cuando nos llega la regla a las dos), al contrario, es maravilloso.
– Como eres bisexual tienes más probabilidades de ser infiel, como te gusta todo: Aunque sea difícil de creer, cuando las bisexuales salimos a las calle no nos volvemos locas con cada hombre y cada mujer que nos encontramos en el autobús, la panadería o el supermercado. Me gustan algunos hombres, me gustan algunas mujeres. Por otro lado, la infidelidad es más acorde a la personalidad de alguien que a su orientación sexual. Nunca he sido desleal a ninguna pareja.

No más prejuicios entre nosotras. Ya bastantes hay a nuestro alrededor como para que nosotras entremos en ese juego. El único juego que deberíamos jugar es el del amor…

Fuente: Oveja Rosa, Diario El Diverso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s