Los menores y jóvenes trans sufren más violencias que el resto del alumnado

La Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) acaba de presentar los datos extraídos de una encuesta realizada a una muestra de personas trans de entre 16 y 24 años de todo el territorio español que revela que casi el 60% sufrió transfobia en el ámbito escolar.

Esta transfobia, según el sondeo, se tradujo en forma de insultos (40% de incidencia), acoso (25%), amenazas (22%), ciberviolencia (18%), agresiones físicas (12%) y violencia sexual (9%) hasta el punto de que el 83% de los jóvenes que la sufrieron declaró que su etapa educativa fue menos feliz que la del resto del alumnado. Además, quienes sufrieron estas violencias aseguraron que el centro educativo no tomó ninguna medida para castigar a quienes las ejercieron.

LEER INFORME COMPLETO

Por otra parte, los datos muestran que Secundaria es la etapa en la que más personas sufrieron transfobia, seguida de Primaria, Bachillerato o FP Superior, educación Infantil y Universidad.

Por ello la FELGTB ha desarrollado la campaña Nora y su mochila menguante para sensibilizar a la población en general y a la comunidad educativa en particular sobre la realidad de estas personas.

Al hablar sobre las principales dificultades encontradas durante su etapa educativa, coincidieron en que, al margen del acoso verbal y/o físico, lo peor para ellas fue la falta de apoyo y comprensión por parte del profesorado y del resto del alumnado; el sentimiento de soledad; la falta de información y formación sobre la identidad de género y la diversidad afectivo-sexual y familiar que ellas mismas tenían y el sentimiento de no poder expresar quiénes eran por miedo al rechazo.

También señalaron aspectos puramente relacionados con la gestión del centro como la diferenciación del uniforme en función del género, la separación por género en asignaturas como educación física o los WC binarios.

Además, el 81% de las personas encuestadas utilizaron un término negativo cuando se les pidió que describieran con una palabra su etapa escolar. Los adjetivos más repetidos fueron: horrible, agobiante, dura, infierno, difícil, costosa, incómoda y complicada.

Sin embargo, el informe arroja algo de luz ya que, mientras que en los centros educativos donde no existía protocolo de acompañamiento para menores y jóvenes trans, el 74% de las personas encuestadas declaró no haber encontrado ningún tipo de apoyo por parte de la comunidad educativa, en los centros donde sí se contaba con protocolo, esta cifra descendió hasta un 27%.

Por este motivo, Carlos Castaño, miembro de la Comisión Ejecutiva de FELGTB ha recordado durante el acto la necesidad de implantar estos protocolos de manera obligatoria en todos los centros educativos del territorio estatal. “Aún hay muchas CCAA que carecen de leyes autonómicas LGTBI que hacen obligatorios estos protocolos. También ha recordado que “se trata de menores que están sufriendo y su calidad de vida depende en muchas ocasiones de gestos simples”.

Por eso, ha hecho un llamamiento a la comunidad educativa para que, mientras se aprueban e implantan las legislaciones, mejore la vida de estos menores con gestos sencillos como llamarles por su nombre sentido, eliminar la separación por géneros en actividades como la educación física o permitirles vestir el uniforme correspondiente a su identidad sentida de género.

“En cualquier caso, no podemos dejar que los derechos de los menores y jóvenes dependan de la buena voluntad. Por eso, exigimos la aprobación de la Ley Estatal LGTBI que recoge todas estas medidas de forma prioritaria tras la formación de gobierno”, ha concluido Castaño.

Fuente: Oveja Rosa, Diario El Diverso

#España| Sanciona, por primera vez por infracción muy grave, a una coach por ofrecer terapias de conversión

Por primera vez en España, la Comunidad de Madrid acaba de sancionar a una coach a pagar 20.000,01€ de multa por intentar curar la homosexualidad con terapias de conversión.

Se trata de la primera sanción por infracción muy grave desde la entada en vigor de la Ley Integral contra la LGTBifobia y discriminación por razón de orientación e indentidad en la Comunidad.

LEER

«Nada que Curar», la guía que ayuda a combatir con información científica las denominadas terapias de conversión

El procedimiento se inició en el año 2016 después de que la asociación Arcópoli presentara ante la Consejería de Políticas Sociales, Familias, Igualdad y Natalidad una denuncia al detectar que Elena Lorenzo promocionaba a través de internet “terapias de curación de la homosexualidad.

Elena Lorenzo, la coach sancionada

Con posterioridad, la Consejería recibió otra denuncia de dos particulares por el mismo motivo. Se abrió un periodo de información previa de carácter reservado para conocer las circunstancias concretas y el 19 de marzo de 2019 la Secretaría General Técnica resolvió que los hechos podrían ser constitutivos de una infracción administrativa muy grave.

LEER Boy Erased, la película sobre la dureza de las terapias de conversión gay

Tal y como ha informado el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, en la rueda de prensa: «Así se demuestra que este Ejecutivo no va a dar un paso atrás en materia LGTBI y derechos civiles».

Ignacio Aguado, vicepresidente de la Comunidad de Madrid

Según el artículo 70.4 de la norma está calificado como una infracción “muy grave” «la promoción y realización de terapias de aversión o conversión con la finalidad de modificar la orientación sexual o identidad de género de una persona». Es más, da igual que haya consentimiento o no por la personas sometidas a tales terapias. La sanción para estos casos oscila entre los 20.000 y los 45.000 euros.

La mujer sancionada se definía en su Web como una «coach» profesional especializada en identidad personal y su trabajo está orientado hacia personas con atracción al mismo sexo y adicción a la pornografía. Prometía «cambio de hábitos y comportamiento» a todos aquellos que pasan por su grupo de trabajo.

Se trata, hasta el momento, de la multa más alta impuesta hasta ahora ya que los otros 18 procedimientos que se habían iniciado derivaron en infracciones leves con multas que oscilaban entre los 200 y los 1.800 euros.

Fuente: Oveja Rosa, Diario El Diverso