#Mundo| ¿Asexual o demisexual? ¿De verdad hay diferencia?

¿Qué es ser asexual o demisexual? ¿Las diferencias realmente son importantes? ¿De verdad alguien utiliza estas etiquetas? ¡Te contamos!

En las dos cortas décadas que llevamos de este siglo han comenzado a surgir cada vez más términos con los que los jóvenes (y muchos adultos también) han empezado a explorar su identidad de género y su orientación sexual. Hoy abordaremos una pregunta que quizá aquellos y aquellas que se han topado con estas etiquetas se han preguntado: ¿realmente es muy diferente ser asexual a ser demisexual? 

¿Ya conocías las palabras ‘asexual’ o ‘demisexual’? Erróneamente, estos términos se encierran bajo una definición: aquellas personas que no manifiestan atracción sexual por ningún individuo, sin importar sexo o identidad de género. Sin embargo, esta definición solo es correcta para aquellas personas que se definen como asexuales.

Si bien las personas demisexuales son aceptadas como parte del colectivo asexual, su sexualidad funciona ligeramente diferente a la de los asexuales. Esto es debido a que los demisexuales pueden sentir atracción sexual, pero solo por un grupo reducido de personas. 

Los asexuales, según la Asexualpedia, consideran su orientación sexual como una en la que no hay atracción hacia ningún género o sexo, o bien, como la falta de orientación sexual.

Esto no significa que los asexuales sean seres asexuados, ni que sea imposible para ellos o sus parejas estimular sexualmente diferentes partes de su cuerpo. Todo parece recaer en el deseo e impulso ‘naturales’ —o mejor dicho, automáticos— que llegan a sentir estas personas. En este mismo diccionario se habla un poco más de lo que es ser asexual.

«No implica necesariamente no tener libido o no practicar sexo o no poder sentir excitación o no poder enamorarse o no tener pasiones o no tener deseo».

El científico Nikola Tesla es una de las figuras históricas reconocidas como asexuales. / Foto: Hipertextual

Es decir, tal parece ser que dentro de la misma comunidad asexual existen variantes que diferencian a aquellos que se identifican como parte de ella. Es por eso que han comenzado a surgir nuevas etiquetas para definir la identidad de cada persona. Y entre ellas está la demisexualidad.

Los y las demisexuales se definen como aquellas personas que solo pueden sentir una atracción sexual hacia aquellas personas con quienes ya mantienen una relación cercana, ya sea romántica o amistosa. Para un demisexual, la importancia en las diferentes prácticas sexuales que se lleven a cabo no residirá en el deseo sexual o en el gusto por la sexualidad del otro, sino en la conexión emocional existente entre las dos personas. 

Las etiquetas se crean para nombrarnos, conocernos y definirnos, no para limitarnos

Aunque lo expuesto anteriormente parezca una situación en la que muchas personas que no se identifican como asexuales pueden caer, es importante hacerse un par de preguntas. ¿Qué tan común es esperar hasta tener una relación amistosa o romántica bien entablada para poder sentir o comenzar a relacionarnos sexualmente con otra persona? ¿Realmente es la conexión emocional la que nos une a todas y cada una de las parejas sexuales que tenemos? Pensándolo así, no es tan común como parecería a primera vista.

Pero ¿entonces cuál es la verdadera diferencia entre los asexuales y los demisexuales? En la teoría, tal parece ser que la única diferencia radica en el tipo de personas con el que una persona puede sentir atracción sexual.

Por un lado, los y las asexuales no tienen atracción sexual hacia ninguna persona. Por otro, los y las demisexuales pueden sentir atracción sexual solo después de entablar un fuerte vínculo íntimo, romántico o amistoso. Es importante aclarar que, en ninguno de estos casos, significa que la persona sea incapaz de —o nunca desea— entrar en ningún tipo de práctica sexual.

La bandera demisexual es una de las tantas del conjunto que se denomina el “ace spectrum”. / Foto: Rocky Mountain Flag Company

Pero ¿un asexual nunca puede sentir lo mismo que un demisexual? ¿Un demisexual cómo sabe que lo es si nunca ha experimentado un vínculo fuerte con alguien?

Para todas las personas que se puedan hacer estas y otras preguntas es importante recordarles: estas son nuevas etiquetas y categorías. Esto no quiere decir que lo asexual o demisexual sea un invento reciente. Significa, más bien, que las personas están encontrando nuevas maneras de nombrar lo que sienten, lo que desean y con qué se identifican.

Las etiquetas las utilizamos para encontrarnos, no para limitarnos. Si una persona asexual comienza a sentir atracción sexual por su pareja o amigo, no tiene por qué comenzar a nombrarse demisexual. Igualmente, si alguien se identifica como demisexual y nunca ha sentido una conexión suficientemente fuerte como para sentir la atracción sexual que indica la teoría, tampoco tendría por qué comenzarse a identificar como asexual si no lo desea.

Y bueno, ¿te quedaron claras las diferencias entre ‘asexual’ y ‘demisexual’?

Fuente: Soy Homosensual, Diario El Diverso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s