#Mundo| Cómo redescubrir tu feminidad siendo tomboy

¿Cómo regresar a lo que aprendiste a odiar toda tu vida? Esta es la historia de cómo redescubrí la feminidad siendo tomboy.

La adolescencia es una pesadilla para la mayor parte de las personas LGBT+. Esa época no solo está llena de preguntas sobre nuestra identidad sexual y genérica. También está plagada de miedos por el recibimiento que tendremos. Pero, luego de las confusiones y temores, también viene la claridad.

Comienzas a entender por qué siempre odiaste el rosa, el maquillaje de fantasía y los vestidos. Te acercas hacia lo que crees que es lo tuyo: la ropa masculina, los deportes y otras tantas cosas que te llaman mucho más la atención que lo ‘femenino’. Rechazas toda la feminidad que te intentaron implantar y te acoges en la identidad tomboydurante tus primeros años como mujer queer.

Definitivamente esta no es la historia de todas las mujeres LGBT+. No podemos caer en la generalización de que toda mujer lesbiana, bisexual, pansexual o queer odia lo rosa, los vestidos y lo ‘femenino’ desde el inicio de su vida.

Al contrario, hay mujeres que utilizan su feminidad como una declaración de que esta no es exclusiva de las mujeres heterosexuales. Habiendo dicho esto, esta historia es más bien para aquellas mujeres que toda su infancia y juventud sintieron aversión hacia lo femenino. Pero que con el paso de los años encontraron que quizá no era tan horrible como habían creído.

La primera salida del clóset: viviendo la masculinidad como tomboy

Una vez que te declaras tomboy, o simplemente como mujer LGBT+ masculina, poco a poco aprendes a mostrar tu masculinidad sin miedo. Empiezas comprando ropa en la sección masculina y, una vez que te sientes lo suficientemente cómoda, pruebas con el cabello corto.

Disfrutas cómo la gente se confunde cuando te ve y te mueres de risa la cara de asco y aversión de los señores y señoras católicas que se te cruzan por la calle. Adoras la comodidad y libertad que los pantalones sueltos, las sudaderas y las gorras y gorros te dan, a diferencia de la ropa ceñida que siempre tienen en las tiendas para mujeres. No entiendes cómo las demás pueden preferir aparatosas bolsas a las siempre prácticas mochilas. 

Pero, aún disfrutando de tu nueva masculinidad, hay días en los que te sientes diferente. Hay días en los que una blusa colorida te llama la atención, o una falda. O, quizá, empiezas a sentir curiosidad por el delineador, el esmalte de uñas, los colores de cabello estrafalarios como el rosa neón o los violetas. De vez en cuando, encuentras que todo aquello que odiabas durante tu infancia ya no lo encuentras como algo aberrante. Ves a tus amigos y amigas queer liberándose con todas esas cosas que en tu infancia fueron utilizadas para oprimirte, y las empiezas a ver desde un ángulo diferente.

¿De verdad odiabas todo lo considerado ‘femenino’?

Poco a poco empiezas a probar. Desempolvas todos esos esmaltes que te regalaban tus tías y abuelas y que juraste nunca utilizar. Ves los rosas, los colores pastel y la diamantina y, aunque estás segura de que la diamantina nunca será una parte fundamental de tus outfits, la pruebas. Observas a tu novia disfrutar de maquillarse todos los días, la escuchas hablar de la técnica y aprendes un poco.

De vez en cuando decides probar combinar tu redescubierta feminidad con tu look tomboy. Tienes dudas sobre cómo te verá la gente ahora pero, entre más sales a la calle con este nuevo estilo híbrido, te das cuenta de que no importa lo que los demás piensen. No te importó cuando decidiste salir como tomboy, no tiene por qué importarte ahora. 

Aceptando estos pequeños rasgos de feminidad, comprendes que no odiabas absolutamente todo lo que era de ‘niña’. Recuerdas todos los programas de hadas, princesas y brujas que veías como cualquiera de tus compañeras. Recuerdas las películas de comedia romántica y de drama que te encantaba ver con tu mamá cuando tenías 14 años.

Pensabas que tu infancia se había construido con series y animes de acción, además de películas de terror, misterio, o cualquier cosa que se alejara de lo romántico. Pero es gracias a estos pequeños rasgos que te das cuenta: nunca estuviste peleada con la feminidad, estuviste peleada con aquellos que te querían imponer estereotipos y narrativas heterosexistas

¿Pueden vivir la feminidad y lo tomboy juntos?

Redescubrir tu feminidad siendo tomboy no significa que de repente abandonarás tu lectura masculina y comenzarás a utilizar vestidos o leggins de colores fosforescentes en tu vida diaria. Sin embargo, el hacer las paces con tu feminidad te permitirá no dudar cuando quieras probar algo nuevo.

Cuando veas una blusa que te guste, no te detendrás solo porque no va con el resto de tu clóset. Y, cuando veas un color hermoso de esmalte, lo probarás sin miedo y consciente de que esto no significa que te tendrás que volver a pintar las uñas cada vez que el esmalte se caiga. A diferencia de cuando eras pequeña, nadie te está obligando a nada.

Algunas mujeres que nos demuestran que no hay una sola manera de ser tomboy, ni una sola manera de combinar elementos femeninos con un look masculino. / Foto: Autostraddle

Por supuesto que es posible que existan mujeres a las que no les guste absolutamente nada de lo que se considera femenino. Y está bien. Explorar la feminidad no es algo obligatorio.

Al final, la masculinidad de una mujer es un universo tan grande por descubrir como su feminidad. Sin embargo, siempre es bueno cuestionarnos de dónde vienen las aversiones que tenemos¿Por qué aprendimos a odiar las cosas que se consideran propias de nuestro género? Y, ¿de verdad nunca disfrutamos de nada de eso que se considera femenino?

Cuestionarnos nuestra identidad todos los días nos permitirá liberarnos de paradigmas y narrativas que buscan limitar nuestra identidad sexual y de género.

¿Tú cómo has vivido tu masculinidad y feminidad? ¡Cuéntanos en los comentarios?

Fuente: Soy Homosensual, Diario El Diverso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s