#Mundo| La homosexualidad causa gastroenteritis: Clínica

¡Ahora resulta! Los ‘doctores’ de una clínica religiosa han salido a declarar que la homosexualidad puede causar gastroenteritis.

Sí, así como lo lees, ser homosexual podría causarte graves problemas de salud, según estos ‘expertos’. Es increíble que en pleno siglo XXI sigan existiendo personas que crean que los métodos médicos deben regirse por principios religiosos. Sin embargo, algo así ocurrió en una clínica donde afirman que la gastroenteritis puede ser causada por la homosexualidad.

La Clínica Universidad de Navarra con sede en España ha lanzado una nueva guía de actuación en urgencias. En dicho texto se señaló que la homosexualidad puede causar gastroenteritis. Sumado a ello, en el mismo manual se trata a esta orientación sexual como un ‘dato epidemiológico’, como si se tratara de una enfermedad.

Dicha ‘institución médica’ pertenece al Opus Dei, uno de los grupos más ultraconservadores en la iglesia católica. Y de acuerdo a los preceptos de dicha organización religiosa, los trabajadores de su clínica deben regirse bajo los normas de ética de su área profesional, pero siempre anteponiendo las ‘enseñanzas morales de la iglesia católica’.

Una ‘práctica riesgosa’

La clínica indicó en su ‘guía de urgencias’ que cuando un paciente llegue con gastroenteritis a la institución se deben verificar los ‘datos epidemiológicos’ para que se pueda realizar un ‘diagnóstico oportuno’. Entre esos datos se encuentra el ‘habito de la homosexualidad’ al que colocaron junto a la promiscuidad.

Asimismo, los ‘investigadores’ agregaron que la homosexualidad puede causar otras infecciones y enfermedades como proctitis, salmonelosis y gonorrea. Sin embargo, los realizadores de dicha ‘investigación’ no presentaron pruebas que sustenten las conclusiones de su estudio. 

No cabe duda que a los conservadores les encanta inventar historia absurdas para dar explicación a la homosexualidad.

Fuente: Soy Homosensual, Diario El Diverso

#Mundo| 8 cosas que los hetero pueden hacer y los LGBT+ no

¿Que por qué seguimos marchando? Porque desafortunadamente aún existen cosas que los hetero pueden hacer y los LGBT+ no. Estas son algunas de ellas.

Muchas personas, especialmente las ajenas a la comunidad LGBT+, no entienden el porqué del ‘orgullo LGBT+’. O por qué es que seguimos marchando y manifestándonos. Muy sencillo, porque aún existen muchas cosas que las personas hetero pueden hacer libremente, y las personas LGBT+ no. Te damos los ejemplos más frecuentes.

1.Caminar de la mano con tu pareja

La primera de estas 8 cosas que las personas LGBT+ no podemos hacer libremente y los hetero sí es caminar de la mano con tu pareja. Y ni hablar de otras demostraciones de afecto como besarse o abrazarse en público. Hay ciudades o países en las que para algunos es más fácil, pero sigue siendo algo profundamente triste que una pareja no pueda demostrar su amor en la calle.

2. Casarse o adoptar

Como la sociedad no termina de entender que somos humanos como cualquier otros, muchas personas LGBT+ aún no pueden casarse o formar familias. Afortunadamente,cada vez hay más estados y países legalizando el matrimonio igualitario y la adopción homoparental. Pero aún existen muchos otros, la mayoría, lamentablemente, en la que o es ilegal o solo lo puedes lograr mediante amparos. 

3. Llevar a su pareja a las reuniones familiares

Otra de las cosas que pueden hacer las personas hetero pero las LGBT+ no es llevar a sus parejas a las reuniones familiares. Sí, hay familias padrísimas que apoyan a sus ovejitas LGBT+ porque saben que no hay nada de malo con quien es. Pero muchas otras personas no pueden vivir lo padre de poder compartir momentos con tu familia y tu pareja al mismo tiempo.

4. Donar sangre

¿Sabías que incluso en las instancias públicas de salud han rechazado a gente LGBT+ que busca donar sangre? A esos niveles está la LGBTfobia, bebés de luz. 

5. Viajar libremente

Hay países en los que tu vida puede correr riesgo por ser LGBT+. Y ya ni hablar si eres una persona trans, donde te ponen trabas por si ya no luces como en tu foto de pasaporte. O por si no reconocen tu identidad de género en los lugares a los que quieres ir.

6. Pedir trabajo sin que se les discrimine por su identidad u orientación sexual

Cuando una persona hetero va a buscar trabajo, que la discriminen por su orientación sexual o identidad de género no es algo para preocuparse. Por el contrario, por la cabeza de una persona LGBT+ siempre pasa la posibilidad de que no te contraten por discriminación a tu orientación sexual o a tu identidad de género.

7. Acceder fácilmente a servicios de salud

¿Sabías también que hay lugares donde te niegan asistencia médica por ser LGBT+? Esto también se vuelve un problema para las personas trans. ¿Por qué? Porque tienen necesidades específicas de salud, como el tratamiento hormonal o las cirugías de reasignación de sexo, que los programas de salud pública no toman en cuenta.

8. Existir

Y, finalmente, una persona heterosexual no teme que su vida o su integridad física y moral vaya a ser violentada por su orientación sexual o su identidad de género.Existen países en los que ser LGBT+ se castiga con penas corporales e incluso la muerte. Países como Rusia, por ejemplo, tienen campos de concentración para homosexuales.

Es impensable la violencia y la discriminación que la comunidad LGBT+ vive día con día en todo el mundo. Es por eso que seguimos marchando, que seguimos levantando nuestras voces.

Mientras no podamos vivir con los mismos derechos que cualquier persona sin importar su orientación sexual o identidad de género, le seguiremos gritando al mundo que estamos aquí.

¿Cuál es otra de las cosas que las personas hetero pueden hacer y los LGBT+ no?

Fuente: Soy Homosensual, Diario El Diverso

#Mundo| La historia de los novios que ahora son novias

Ellas son Jari y Corey, quienes empezaron siendo amigos, luego novios y, tras hacer juntas su transición, ahora son novias.

Jari Jones y Corey Kempster son una pareja de chicas trans activistas que te va a robar el corazón. Se conocieron siendo chicos, luego se hicieron amigos, después novios y ahora son novias. Conoce un poco más sobre esta historia que nos recuerda que el amor bonito no se limita por géneros.

¿Quiénes son Jari y Corey?

Pero antes, vamos a contarte un poquito de estas dos chicas para que las ames tanto como nosotros, porque ambas hacen cosas superinteresantes. Por ejemplo, Jari Jones es fotógrafa, actriz, activista y modelo curve. Empezó su carrera en el teatro y luego la continuó en el cine y la televisión. Actualmente, sale en la famosa serie de televisión POSE y ha modelado y participado en artículos para Allure Magazine, The New York Times, PAPER Magazine y Teen Vogue. Además, es la primera modelo trans de la marca Universal Standard, un imperio inclusivo de la moda.

Por otro lado, Corey Kempster se ha enfocado más al trabajo de activismo. Da consejerías a jóvenes LGBT+ y trabaja asistiendo a personas sin hogar en la ciudad de Nueva York. Aunque también ha empezado a incursionar en las pasarelas, el modelaje y la actuación.

¿Cómo comenzó todo?

Esta titánica pareja empezó, como muchas, con una larga, laaarga amistad. Antes de transicionar, Jari y Corey eran compañeros de escuela. Se conocieron en la universidad y descubrieron que tenían muchas cosas en común. Fue así como iniciaron su amistad, que duraría cinco años antes de que se dieran cuenta de que el amor que se tenían era más que de amigos.

Ahí se dieron cuenta de que compartían todo lo que buscaban en una relación: comunicación, confianza, y respeto mutuo. Y eso marcó el inicio de la bonita relación que ahora llevan estas chicas trans.

Aunque no es bonita solo por ser diversa, sino porque ambas se han esforzado en mantenerla sana. A lo largo de su relación, Jari y Corey han hablado de la importancia de tener respeto y autonomía en su relación.

«Corey puede estar leyendo un libro y yo mandando mensajes. Estamos en nuetro mundo, pero aun así estamos en los espacios de cada una».

Su transición

Un gran ejemplo de lo anterior es que ambas se hayan acompañado en su transición, pero cada una viviendo su proceso. En algún punto de su relación, ambas empezaron a cuestionar su identidad de género y los roles que habían seguido a lo largo de sus vidas. En un video de ambas, Corey cuenta:

«Nos conocimos bajo el espectro gay-queer. Cuando nos conocimos, prácticamente no sabía nada sobre qué era ser trans. Creo que en muchas maneras dimos todos los primeros pasos para descubrir nuestras identidades juntas».

Inicialmente, fue Jari quien empezó a hacerse preguntas sobre su identidad. Se dio cuenta de que se sentía más cómoda bajo el espectro femenino y empezó a usar ropa ‘de mujer’.

«Recuerdo la primera vez que usamos vestidos y Corey me dijo: “Eso es todo, hace click”. Entonces sentí que tenía su apoyo y que no importaría lo que cualquier otra persona dijera».

Corey empezó a hacer lo mismo, y fue entonces cuando ambas iniciaron su transición. Ahora Corey decidió realizarse la cirugía de reasignación de sexo y eligió Tailandia para ir a hacerlo. Jari dice que aunque siente un poco de miedo por la operación, sabe que Corey está haciendo lo correcto y la apoya totalmente.

Actualmente, ambas siguen juntas, apoyándose y trabajando por sí mismas y para darle visibilidad a la comunidad trans. Y nosotros no podemos dejar de amarlas.

¿Tú ya conocías a Jari y Corey?

Fuente: Soy Homosensual, Diario El Diverso

#Mundo| Julio II, el papa gay que vivió en los excesos

La historia guarda secretos muy interesantes. Esta es la vida de Julio II, el papa gay que mantuvo una vida llena de excesos.

En la historia de la iglesia católica han existido 266 pontífices. Muchos de ellos se han vuelto famosos por sus hazañas, ya sean positivas o negativas. En esta nota te hablaremos del papa Julio II, un papa que según los relatos fue gay, y que además llevó una vida de excesos.

Giuliano della Rovere nació el 5 de diciembre de 1443 en la República de Genova(actual Italia). El pequeño Giuliano fue sobrino del papa Sixto IV, por lo que desde una temprana edad se vio envuelto en la corte papal. En 1468, el joven della Rovere se incorporó a la orden de los franciscanos y en 1471, fue nombrado cardenal por su tío, el papa. 

A partir de entonces, Giuliano comenzó a forjar un gran poderío e influencia, pues le fueron asignados nueve obispados en Francia e Italia. Sin embargo, Giuliano tenía una gran enemistad con el cardenal Rodrigo Borgia, quien más tarde fue el papa Alejandro VI. Esto lo llevo a exiliarse, pues su rival conspiró varias veces para asesinarlo.

Regreso a Roma y elección como papa

En 1503, el papa Alejandro VI murió a causa de la malaria, con lo que Giuliano pudo retornar a Roma. En septiembre de ese año se celebró un conclave en el que el cardenal della Rovere no fue electo y en su lugar se eligió al papa Pio III. No obstante, el pontificado de este último solo duró 26 días en el trono papal.

El 31 de octubre de 1503, Giuliano della Rovere fue elegido papa por el colegio cardenalicio con el nombre de Julio II. Esto solo fue posible después de obtener el apoyo de César Borgia, hijo de Alejandro VI, que él continuaría con el control del ejército papal. Sin embargo, pese a este acuerdo, el poder de los Borgia se vio disminuido durante el papado de Julio II.

El nuevo papa fue un gran mecenas de las artes, pues fue él quien ordenó a Miguel Ángel pintar los frescos de la Capilla Sixtina. Asimismo, la actual Basílica de San Pedro fue construida bajo el mandato del papa Julio II. Sumado a ello, este personaje fue conocido como ‘el papa guerrero’ por las hazañas militares que se lograron durante su pontificado.

Los excesos del papa

Algunos historiadores han señalado que Julio II se preocupó más por dejar un legado majestuoso que por reformar la iglesia y lograr cambios positivos para esta institución. En el papado de della Rovere, fue cuando las relaciones entre grandes artistas de la talla de Miguel Ángel —amigo íntimo del papa— y Rafael crearon obras sublimes. Una de estas grandes creaciones artísticas fue la tumba del papa, diseñada por Miguel Ángel.

Pero el papa Julio II también tenía una afición particular por los amantes jóvenes y bellos. Según el cronista veneciano Giroliamo Priuli, el papa era un gran aficionado del ‘vicio sodomita’. Y no solo eso, de acuerdo con Priuli, Julio II disfrutaba más del sexo cuando asumía el rol de pasivo.

«Llevaba con él jóvenes bellos y apuestos con los que al tener actos carnales disfrutaba más del abominable vicio sodomita al ser pasivo».

Aunado a esto, el diplomático veneciano, Marin Sanudo compuso un soneto para la homosexualidad del papa Julio II.

«Regresa santo padre a San Pedro y pon alto a tu ardiente deseo…

pues el que te honra está bien provisto con Corso, Triviano, Malvasia y otras muy buenas formas de sodomía…

Y poca vergüenza tiene de que Squarzia y Curzio, en el palacio sagrado, tengan la boca en la botella y el trasero en el roble».

Es importante mencionar que en el escudo de armas de Julio II estaba dibujado un roble. Otro escándalo que atañó al papa fue cuando nombró cardenal al que —dicen— fue su amante, Francesco Alidosi; el cardenal vivió en el palacio papal junto a Julio II. Y los testigos de le época mencionaban que las muestras de afecto entre ambos siempre fueron evidentes.

Asimismo, una leyenda dice que el papa sufría de sífilis, por lo que en una procesión del Jueves Santo, los fieles no pudieron besarle los pies debido a las llagas que esta infección le había provocado. Finalmente, Julio II murió el 21 de febrero de 1913 a la edad de 69 años, terminando así uno de los papados más sonados de la historia.

¿Qué les pareció la vida de Julio II, homosensuales? Interesante y polémica, ¿no lo creen?

Fuente: Soy Homosensual, Diario El Diverso