#Mundo| Lo que debes saber si estás planeando una boda lésbica

Si estás por matrimoniarte con tu amor bonito, esta nota es para ti. Te decimos todo lo que debes tener en mente si estás planeando una boda lésbica.

Antes de que llegue el gran día, pon manos a la obra en estos temas para que tu boda lésbica salga tal como la sueñan.

¿Dónde casarse?

Quizá éste debe ser uno de los primeros puntos a considerar. Porque dependiendo de dónde nos leas, el matrimonio igualitario puede o no ser legal en tu país o estado. Así que antes dense a la tarea de investigar dónde pueden llevar a cabo su boda lésbica sin homofóbicos inconvenientes. (Tíos borrachos incluidos, pero de eso ahorita platicamos).

La fecha

Después de que sepan en dónde, piensen cuándo. Pueden elegir una fecha que sea importante para ustedes; el día que se conocieron, se comprometieron, etc. Pero también procuren tomar en cuenta factores externos a ustedes como la temporada, el clima e incluso los calendarios de trabajo. No queremos que la hermana de la novia no pueda llegar porque es jueves godín, ¿verdad?

Fijar el presupuesto

Inmediatamente después de elegir el lugar y la fecha, fijen el presupuesto, chiquilinas. Los gastos básicos de una boda son los de catering, fotógrafx, florista, el pastel, las invitaciones -a menos que quieran ponerse modernas y recurrir al internet-, la música, el lugar y la decoración. Determinen un presupuesto para esos gastos y ya luego empiezan a meterle tooodos los extras que quieran. Que si los cisnes blancos, que si el coro gay, el show de drags o lo que sea adicional que quieran tener en su boda lésbica.

Los outfits

Y por supuesto, cómo olvidarnos de los outfits. ¿Las dos van a usar vestido? ¿Una vestido y otra traje? ¿Las dos trajes? ¿Van a ir neutrales? Piensen en qué es lo que quiere y va a hacer sentir más cómoda a cada una y empiecen a planear sus outfits para el gran día. Y no sólo los de ustedes, también los de las damas de honor, padrinos, madrinas, etc. ¿Los van a querer a todos de un color diferente del arcoíris? ¿O de glitter, de lentejuelas?

La lista de invitados

Éste es uno de los puntos que más tiempo toman: delimitar quién sí y quién no. Porque a veces empiezas pensando que será algo chico, petit comité y acabas invitando a la tataranieta de tu tía abuela que era novia de Sara García. Así que, dependiendo si decidieron hacer una boda grande o más reservada, piensen en las personas con las que realmente quieren compartir ese momento.

Es SU día, no se sientan obligadas a invitar a alguien sólo por compromiso. Ah, y por favor, absténganse de invitar a ese homofóbico/a de hueso colorado que ya sea amigo, familiar o lo que sea, va a llevar una vibra no deseada a su colorida y hermosa boda lésbica. Especialmente si es de esos que no saben guardarse su homofobia y podría hacerles una escenita en plena ceremonia.

Ceremonia y recepción

Ahora, vámonos de lleno con la ceremonia. ¿Ya saben cómo van a llegar al altar? ¿Llegarán juntas, llegarán por separado, una ya estará ahí esperando a la otra? ¿Y quién la va a dar? ¿Una jueza, algún guía espiritual? Piensen si quieren tener alguna temática y cuál es el tono que le quieren dar a su boda para que sea lo más parecido a lo que tienen en mente.

Tips adicionales

Algunas sugerencias que nos gustaría hacerles es que cuando contraten servicios o personas, procuren que sean de compañías LGBT+ o que tengan experiencia en bodas del mismo sexo. Así recibirán atención más especializada y no tendrán el problema de que les quieran hacer una típica boda heterosexual con tradiciones que a lo mejor para ustedes no aplican.

También procuren apoyarse y comunicarse lo más posible porque no sólo va a ser una novia con estrés pre-boda, van a ser dos.

Aunque ya hablamos de la lista de invitados, también armen un ejército de amigas o amigos que las ayude a frenar cualquier dramita que se pueda presentar. Que la ex irrumpa en la ceremonia, que el amigo crusheado contigo de toda la vida quiera impedir la boda, o cualquier situación que pudiera romper con la armonía de su boda lésbica.

Y habiendo dicho esto, esperamos que esta nota les sirva en la planeación de su boda lésbica. Les deseamos mucho amor, compañerismo y comunicación. Y que sean las más felices de la vida por los siglos de los siglos, amén.

¿Tú qué otro tip agregarías?

Fuente: Soy Homosensual, Diario el Diverso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s