#Mundo| ¿Qué dice la neurociencia sobre la homosexualidad?

Según un experto en neurociencia comportamental, la homosexualidad puede ser originada por factores genéticos y sociales.

Existen varias teorías en torno al origen de la homosexualidad. Sin embargo, ninguna de estas ha podido aclarar a ciencia cierta por qué las personas tienen una orientación sexual diferente a la ‘tradicional’. Además, existen creencias sociales que tratan de justificar el origen de la homosexualidad. Ejemplo de estas creencias es pasar mucho tiempo con la madre (en el caso de los gays) o la ausencia de una figura paterna.

*¡Apoya al periodismo LGBT+! Conviértete en suscriptor de Homosensual aquí.*

Genaro Coria Ávila, especialista en neurociencia comportamental, en entrevista para la Universidad Veracruzana, asegura que los genes y el entorno social son factores para que una persona ‘defina’ su orientación sexual, ya sea hetero u homosexual.

Factor genético

Según el especialista, varios estudios —uno de ellos elaborado por la Universidad de Illinois— demostraron que los genes desempeñan un papel muy importante en la definición de la orientación sexual. Genaro Coria Ávila mencionó que después de la séptima semana de gestación, la expresión cromosómica determina el sexo y la orientación que el feto debería asumir con base en su sexo biológico.

«Sabemos que nuestro cerebro se organiza desde antes de nacer. Durante las siete primeras semanas todos los embriones se desarrollan como hembras. Solo después de este tiempo la expresión cromosómica determina si se quedan como tal o se desarrollan como machos».

Durante ese periodo pueden no presentarse todas las características genéticas y gonadales. Es decir, las que definen el sexo biológico y la producción de hormonas masculinas y femeninas. Esto provocaría que el cerebro ‘masculino’ no se desarrolle como tal, «quedando al mismo tiempo como el de una mujer».

Factor social

Al factor psicológico también se le suma el factor social. Este, de acuerdo con el experto en neurociencia, puede ‘modificar o alterar’ el comportamiento u orientación de una persona. Dicho argumento lo retoma de un estudio elaborado por él mismo.

«Bajo una química cerebral alterada (con dopamina) hemos logrado que un individuo adulto aprenda a tener una orientación de tipo homosexual en unas cuantas sesiones, lo cual comprueba que aunque nacemos con un cerebro organizado de cierta manera, solo permanecerá así si las experiencias lo refuerzan».

Con base en este estudio, Genaro Coria Ávila asegura que la orientación sexual no está sujeta totalmente a las necesidades de cada especie. (Por ejemplo, a la perpetuación de la especie). Según él, los estímulos sociales que las personas reciben a diario también pueden modificar su orientación sexual, ‘convirtiendo’ a una persona en homosexual.

«[Las orientaciones sexuales] no dependen exclusivamente de las leyes de la evolución. Un adulto, humano o de otra especie, es el resultado de lo que sus genes parcialmente le dictaron hacer y lo que sus experiencias terminaron por definir. Por eso es que cada quien tiene orientaciones diferentes».

¿Estás de acuerdo con lo que dice la neurociencia de la homosexualidad?

Fuente: Soy Homosensual, Diario El Diverso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s