#Mundo| Carta de una mamá a su hijo gay

Hijo, no salgas del clóset

En mi corazón siempre lo he sabido. Creciste encontrando la forma de hablar sin palabras, de abrazar con el alma, con esas inmensas ganas por descubrir el mundo y por comprender de ti mismo algo que equivocadamente la sociedad dice que es ser “diferente”. No quisiera que tuvieras que esconder tus sentimientos en el clóset ni en ningún lugar oscuro para ocultarlos, los sentimientos que nacen del corazón no merecen ser guardados en ningún lugar: merecen ser compartidos.

Quiero decirte que me has enseñado a enfrentar mis miedos y a tirarlos por la ventana, decidí sacarlos porque a veces no me dejaban espacio para descubrir la belleza de ver la vida con la magia que trae un arcoíris.

A tu lado quiero seguir descubriendo esa viveza que tiene el amor para enfrentar cualquier reto, cualquier locura y cualquier adversidad. Me has amado incondicionalmente toda tu vida aún y cuando no sabías qué podrías esperar de mí en el momento que mencionaras las palabras tan temidas para los padres: «soy Gay”. Esas palabras que tienen el don de crear un sinfín de posibilidades, que van desde un “no es cierto” hasta un triste “adiós”.

¡Hoy quiero cambiar esos protocolos! No quiero descubrir algo que siempre he conocido, no quiero que tengas que compartirme algo de tu vida como si fuera una culpa, no quiero hacerte imaginar historias en tu mente con finales inexistentes. Quiero que sepas que no espero ni quiero verte salir de un clóset, porque nunca debiste haber entrado en uno. Soy tu madre, la que ha aprendido a tu lado la valentía que tienes para mostrarte al mundo sin espejos y sin complejos, la que admira tus valores como ser humano. Tener la casa llena de amigos que con el tiempo también se volvieron de alguna forma mis hijos, solo puede hablar de la sinceridad de tus sentimientos.

Entendí que ser gay no daña a nadie, más bien daña a la ignorancia, a los prejuicios, pero no a las personas. También aprendí que no es una elección, ni una decisión, no es algo que se aprenda o se elija, es algo con lo que ya se nace, como el color de ojos o la piel. Tampoco es una moda, un estado o una “etapa de la vida”. también decidí echar por la ventana a mi ignorancia y desconocimiento.

Te amé desde que supe que venías a este mundo, con ese amor de aceptarte tal cuál eres, con tus aciertos y tus fallas, con tu talento y tus sentimientos, con tus sueños y tus locuras, pero sobre todo, con todas tus posibilidades para ser feliz. No bajo mis expectativas, sino bajo tus propias elecciones y decisiones.

Hij@, si piensas decirme que eres gay, deja te digo que las mamás lo hemos sabido siempre, y que algún día espero que los hijos no tengan que hacer un comunicado a sus padres, y que solo nos digan: “Mira mamá, él/ella es quien llena de amor mi vida”. ¡Esas son las noticias que merecieran celebrarse en grande!

Te escribo esta carta porque quiero que sepas que nuestros lazos no cambian, que nuestro cariño siempre estará intacto y que no quiero que salgas del clóset, porque sencillamente las personas nunca deberían entrar en uno.

Con amor,

Mamá.

Fuente: ElClosetLGBT, Diario el Diverso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s