#Mundo| 6 señales chavorrucas de que desde niña eras lesbiana

Apenas hasta ahora puedes reconocer las señales que desde niña indicaban que eras lesbiana. Sabías que eras diferente… y hoy puedes reír al respecto.

A algunas les toma más tiempo que a otras, pero bueno, aquí estamos el día de hoy. Aquí te van algunas señales de que eras lesbiana que se te perdieron antes, y que tal vez ahora reconoces. ¿Te identificas?

¿Escuchar a los Backstreet Boys? ¡Jamás! Bueno, tal vez para convivir.

Pero realmente, en tu discman (o reproductor de casetes) llevabas a las Spice Girls, tal vez a Britney y Christina… ¿y ese beso en el 2003 entre Madonna y las dos exniñas Disney? Publicidad o no, te removió algo en tu pequeño corazón (y tal vez en las hormonas).

La versión actual: escuchar a Hayley Kiyoko en vez de a Shawn Mendes.

Te gustaba t.A.T.u.

OK, al final resultó que ninguna de las de t.A.T.u era lesbiana y hasta homofóbicas me salieron, pero tienes que aceptar que te sabías (y sabes) sus canciones. Las cantabas felizmente camino a la escuela en el reproductor MP3 que te acababan de comprar. Además, en realidad son muy buenas esas rolitas, así que no tiene nada de malo reconocer que eras fan. Otra cosa, si te encontraste a tus 15 años preguntándole a tu amigo que si eso era en serio, si era real eso de las dos niñas besándose y su respuesta (“pues sí”) te intrigó en niveles alarmantes, qué gusto que ahora tú puedes hacer lo mismo.

La versión actual: viste The L Word entera o por partes en YouTube (Y ¿qué acaso no era un reality show?). También aplica Tila Tequila (por eso de que no todo es lo que parece) o si todavía tienes la esperanza de que Quinn y Rachel anden felizmente (básicamente lo mismo).

Querías ganarle el ‘mandado’ a Dawson

A diferencia de cómo veía tu hermanita a Joey (¿un modelo a seguir?) en Dawson’s Creek, tú solamente veías cómo Dawson no podía ligársela (o a nadie). Y pensabas: ¿no podrías más bien tú salir con alguien como Joey? Bueno, y claro, la historia de Jack saliendo del clóset y teniendo a su primer novio te hizo pensar, años después, que tal vez estabas siguiendo sus pasos: te enamoraste de alguien que no correspondía a tus frágiles sentimientos, entonces procediste a vivir la vida loca, pero al final podrías vivir felizmente con el/la herman@de uno de tus mejores amigos… o ¿qué no era así?

La versión actual: viste 10 veces La novia de la novia (Imagine Me and You), te has aventado cada peli que recomiendan en internet y, además, si ves/veías canales para gente más joven, ubicas perfecto al personaje lésbico de las pelis producidas por esos canales (muy casual).

No te perdías Once and Again

Típico que estabas cambiándole a la tele y te encontraste con Once and Again. Ahí viste cómo el personaje de Mischa Barton (Katie) se enamora del de Evan Rachel Wood (Jessie). Y si nunca viste esa serie, ahora es cuando: échate un clavado en YouTube para que veas de qué se trata. Luego vimos de nuevo a Mischa Barton, ahora en The O.C., ligarse al personaje de Olivia Wilde (Alex). Y en serio, ¿nos podemos mudar a California?

Versión actual: Seguiste la trayectoria de todas estas actrices y sabes perfectamente en qué pelis/series salen besando a quién. Pura curiosidad, dicen, datos curiosos para la fiesta.

Te ponías mal con relaciones de chicas que veías en la TV

Tal vez debí pasar más tiempo leyendo o qué sé yo, pero ¿qué tal cuando una relación entre dos mujeres te intriga demasiado? Tanto que tu mamá ya sospecha… tal vez porque te rompió un poco el corazón que sacaran a Prue de Charmed, o porque ¿cómo puede ser que las de M2M se separaron? Tu mamá le decía «admiración por las mujeres», ahora le dice de otra forma.

Versión actual: desarrollaste una extraña obsesión por la amistad de Demi Lovato y Selena Gomez y secretamente sigues los chismes de las dos. Tal vez un día sean BFF de nuevo.

Escuchabas a Hanson

Por último, te gustaba el miembro más andrógino de aquel grupo pop (inserte nombre) que te obsesionó en tu juventud. Ahora tus amigos lo ven como una señal: «Pues claro que te gustaba ese, podría haber pasado por niña o niño». (Disculpando los estereotipos, claro).

Se vale opinar y sobre todo recordar que, para todas, el camino es distinto.

¿Qué otras señales tuviste tú y que ahora sabes que indicaban que desde niña eras lesbiana?

Fuente: Soy Homosensual, Diario el Diverso

#Mundo| ¿Por qué a los homosexuales les llaman sodomitas?

Desde hace cientos de años, los conservadores y religiosos llaman ‘sodomitas’ a los gays. Pero ¿te has preguntado por qué?

Seguramente muchas veces has escuchado la palabra ‘Sodoma’ o ‘sodomita’. Estas palabras se usan como referencia a los hombres homosexuales. Actualmente, miembros de la comunidad LGBT+ han tomado el nombre de Sodoma para antros o bares gays, haciendo una sátira de la palabra. Pero ¿te has preguntado de dónde viene esta palabra y por qué se usa para referirse a los homosexuales?

La «sodomía» fue el nombre que la iglesia dio al sexo anal entre hombres. En la época de la Inquisición española, se le denominó también como pecado nefandoEl Tribunal del Santo Oficio generalizó la sodomía como cualquier tipo de relación afectiva entre hombres. No obstante, el término no viene de aquí.

La historia de Sodoma

Sodoma es una ciudad mencionada en el libro del Génesis en la Biblia. De acuerdo a los textos bíblicos, la gente de esta ciudad —junto con Gomorra— había cometido «afrentas perversas» contra Dios. El relato comienza en el capítulo 18 de Génesis, cuando Dios dice a Abraham —un profeta bíblico— que destruirá la ciudad de Sodoma por lo pecados cometidos por sus habitantes y advierte que solo salvará a Lot —sobrino del profeta— y su familia.

En el mismo capítulo, Abraham pidió a Yahveh —nombre de Dios en la Biblia— que tuviera misericordia de estos poblados. Sin embargo, de acuerdo al relato, Dios se negó y dijo que solo si encontraba a 10 hombres «buenos» en Sodoma, no destruiría la ciudad. Y para asegurarse de que no hubiera «pecadores» en la localidad, Yahveh envió dos ángeles que fueron recibidos por Lot.

Cuando los enviados de Yahveh llegaron a la ciudad, Lot los llevó a su casa para darles posada y «ponerlos a salvo» de los habitantes. A pesar de esto, todos los hombres de Sodoma se juntaron afuera de la casa de Lot y pedían ver a los hombres para «conocerles». Sabiendo lo que podría pasar si los hombres salían, él se negó. En el mismo texto se dice que para calmar a los habitantes, Lot les ofreció a sus dos hijas vírgenes:

Por favor, amigos míos, no vayan a hacer una cosa tan perversa. Yo tengo dos hijas que todavía no han estado con ningún hombre; voy a sacarlas para que ustedes hagan con ellas lo que quieran, pero no les hagan nada a estos hombres, porque son mis invitados.

La destrucción de Sodoma y Gomorra

Al darse cuenta de esto, los «hombres de Dios» decidieron sacar a la familia de Lot de la ciudad para ponerla a salvo. Pues en castigo, Sodoma sería destruida con una lluvia de fuego. Líneas más adelante se dice que solo sobrevivieron Lot y sus dos hijas, ya que los esposos de estas no les acompañaron y la esposa de Lot quedó convertida en sal, luego de mirar atrás —Dios les advirtió que no podían voltear hacia atrás, ya que de hacerlo perecerían—.

Algo peculiar de este texto es que se aprueba el incesto pero no la homosexualidad. Esto se sabe porque la Biblia menciona que Lot y sus hijas se pusieron a salvo en una cueva. Ahí ambas decidieron embriagar a su padre para poder tener sexo con él y asegurar su descendencia.

Entonces la mayor dijo a la menor: ‘Nuestro padre es viejo y no queda varón en la tierra que entre a nosotras conforme a la costumbre de toda la tierra… ven, demos a beber vino a nuestro padre, y durmamos con él, y conservaremos de nuestro padre descendencia.

El origen de sodomita como un término despectivo

A raíz del texto bíblico, los términos ‘Sodoma’, ‘sodomita’ y ‘sodomía’ fueron utilizados como sinónimo de gay. De hecho, en otros relatos de la Biblia se hace referencia a la ciudad. Y siempre que se menciona esta o a sus habitantes es para hablar del pecado y de la perversión.

En el siglo XI el Liber Gomohrrianus del monje benedictino Petrus Damianus menciona como sodomía a «toda aquella práctica sexual que no sirve para la reproducción». Siglos más tarde, la Inquisición añadió a la sodomía el acto de eyacular en el ano de un hombre.

Algo que también influyó para que ‘sodomita’ se usara para referirse a un hombre gay fue que el término ‘homosexual’ surgió hasta el siglo XIX —fue acuñado por el activista Karl Maria Kertbeny—. Por lo que era muy común utilizar esta palabra para referirse a los gays.

Solo queda reflexionar que muchos grupos religiosos y conservadores basan su rechazo y homofobia en textos que pueden interpretarse como fantasiosos.

¿Ya conocían esta historia, homosensuales? ¿No les parece incoherente el relato de Sodoma?

Fuente: Que no te la cuenten, La Biblia de las Américas, Soy Homosensual, Diario el Diverso