#Mundo| ¿Por qué a los activos no les gusta ser pasivos?

Existen diversos motivos por los que a algunos activos no les gusta ser pasivos: la inexperiencia, el dolor o el estigma de ser un «rol sumiso».

Vivimos en una época en la que la homosexualidad también se ve influenciada en gran manera por el estereotipo binario de género —hombre o mujer— y por el machismo. Aunque no tengan ningún tipo de vinculación, los roles sexuales están cargados de estigmas erróneosSer activo no es sinónimo de hombría, superioridad o dominación; y ser pasivo no es sinónimo de feminidad, debilidad o sumisión. Pero ¿por qué a los activos no les gusta ser pasivos?

Por lo general, las personas «activas» enfrentan muchos problemas cuando se les plantea asumir un rol diferente. Entre los principales motivos están la inexperiencia y temor de ser penetrados, la incomodidad ante algún «inconveniente» o simplemente el rechazo a asumir un rol sumiso.

Inexperiencia y dolor

No es que a los pasivos no les duela o les resbale fácil. Tampoco es algo que los activos no puedan hacer. Si eres pasivo, sabrás que tratar con cariño al «lado oscuro» es indispensable para disminuir el dolor o evitar cualquier lesión durante la penetración. Lograr la relajación del esfínter lleva su tiempo y dedicación. Este puede ser estimulado con caricias, besos y juguetes; además, el lubricante juega un papel indispensable para disminuir el dolor.

En muchas ocasiones, los activos no están acostumbrados a ser estimulados en esta parte del cuerpo.También es recurrente que estas personas hayan tenido una experiencia desagradable al intentar ser penetrados en el pasado, por lo que no vuelven a asumir otro rol. Si deseas invertir los roles con tu pareja, es básico hablar con él y explicarle lo necesario para que no se sienta incómodo ni preocupado.

De todos modos, nadie nace sabiendo cómo hacerlo, así que la práctica constante es fundamental para agarrarle gusto y maña. Aquí también aplicaría la expresión «flojito y cooperando».

Asumir un rol diferente

En nuestra cultura, lo importante es dominar y «no dejarse». Y estas ideas influyen en gran manera sobre la actividad sexual. Para muchos activos, el rol pasivo es exclusivo de personas débiles, «hombres femeninos» y puede ser algo degradante. No está entre sus planes perder el control de la situación.

Un rol no debe estar vinculado a una identidad de género, por lo que asumir un rol activo no te hace masculino ni un rol pasivo te hace femenino. Los señalamientos de las personas sobre una pareja homosexual —por ejemplo, quién será el hombre y quién la mujer—, son factores fundamentales para que el activo no deseé cambiar su status.

En todo caso, si deseas cambiar de rol con tu pareja es importante que lo hablen y se liberen de todas las falsas creencias que existen. Si eres pasivo, puedes explicarle qué es lo que sí va a pasar y qué no va a pasar. Tú eres experto en este rol y él es experto en el suyo, por lo que la comunicación y la confianza jugarán un papel importante para que ambos puedan tener una grata experiencia.

Lo importante es disfrutar de una buena revolcada, ¿no?

Fuente: Soy Homosensual, Diario el Diverso

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s