#EE.UU|Pareja de lesbianas pinta su casa de colores para callar a sus vecinos homofóbicos

Esta pareja de lesbianas pintó su casa de los colores del arcoiris para trolear a sus vecinos anti-gay que las acosaban.

Una pareja de lesbianas ha convertido su casa en un arcoíris para mostrarles a sus vecinos homofóbicos que son lesbianas, que están orgullosos y que no irán a ninguna parte.

Lisa Licata y Sherry Lau viven en Penn Hills, Pennsylvania y tienen problemas con sus vecinos de al lado Ron e Iolanda.

Según la pareja del mismo sexo, los vecinos las han acosado durante años. Dijeron que Makay les ha hecho insultos homofóbicos como “dykes” (una forma peyorativa para referirse a las lesbianas en inglés)  y “homo” desde que descubrió que era una pareja y estaban casadas, informó al medio local WTAE Pittsburgh.

La disputa se intensificó hasta el punto de violencia, cuando Makay supuestamente le disparó al perro de la pareja con un rifle de aire comprimido en julio. La policía lo acusó de crueldad hacia los animales. Si bien no hizo ningún comentario al respecto, su abogado le dijo al medio de comunicación que él niega la acusación.

El perro está bien y el 20 de septiembre tiene programada una comparecencia en la corte para el caso, le dijo Licata a PinkNews.

El trabajo de pintura de la pareja no es su primer intento de hacer una declaración firme a sus vecinos. El año pasado, pintaron una valla que separa las dos propiedades en colores del arcoiris.

Pero el vecino continuó acosando a la pareja. “Nuestra valla de arcoiris realmente les molestaba. Inicialmente solo íbamos a hacer la valla, pero cuando se quejó a nuestro municipio sobre nuestra valla del arcoíris, y el odio continuó, decidimos ir a lo grande y hacer el lado de la casa que los enfrenta “, dijo Licata a PinkNews a través de un mensaje.

Algunos de los amigos de la pareja vinieron a ayudar y todo el lado de la casa de Licata y Lau frente a sus vecinos anti gay se convirtió en un arcoiris el sábado (25 de agosto), después de dos semanas de trabajo. “Somos homosexuales y estamos aquí para quedarnos”, escribió Lau en Facebook, compartiendo una imagen de trabajo en progreso del trabajo de pintura.

“¡El amor es el amor! Si nuestro vecino hubiera llegado a conocernos, habrían visto que somos personas realmente amables. En su lugar, pasaron a jugzarnos “, dijo Licata.

Varias personas felicitaron a la pareja por su idea y se ofrecieron a contribuir con el costo de las pinturas.

Una pareja de lesbianas ha convertido su casa en un arcoíris para mostrarles a sus vecinos homofóbicos que son lesbianas, que están orgullosos y que no irán a ninguna parte.

Lisa Licata y Sherry Lau viven en Penn Hills, Pennsylvania y tienen problemas con sus vecinos de al lado Ron e Iolanda.

Según la pareja del mismo sexo, los vecinos las han acosado durante años. Dijeron que Makay les ha hecho insultos homofóbicos como “dykes” (una forma peyorativa para referirse a las lesbianas en inglés)  y “homo” desde que descubrió que era una pareja y estaban casadas, informó al medio local WTAE Pittsburgh.

La disputa se intensificó hasta el punto de violencia, cuando Makay supuestamente le disparó al perro de la pareja con un rifle de aire comprimido en julio. La policía lo acusó de crueldad hacia los animales. Si bien no hizo ningún comentario al respecto, su abogado le dijo al medio de comunicación que él niega la acusación.

Pero el vecino continuó acosando a la pareja. “Nuestra valla de arcoiris realmente les molestaba. Inicialmente solo íbamos a hacer la valla, pero cuando se quejó a nuestro municipio sobre nuestra valla del arcoíris, y el odio continuó, decidimos ir a lo grande y hacer el lado de la casa que los enfrenta “, dijo Licata a PinkNews a través de un mensaje.

Algunos de los amigos de la pareja vinieron a ayudar y todo el lado de la casa de Licata y Lau frente a sus vecinos anti gay se convirtió en un arcoiris el sábado (25 de agosto), después de dos semanas de trabajo. “Somos homosexuales y estamos aquí para quedarnos”, escribió Lau en Facebook, compartiendo una imagen de trabajo en progreso del trabajo de pintura.

“¡El amor es el amor! Si nuestro vecino hubiera llegado a conocernos, habrían visto que somos personas realmente amables. En su lugar, pasaron a jugzarnos “, dijo Licata.

Varias personas felicitaron a la pareja por su idea y se ofrecieron a contribuir con el costo de las pinturas.

“Hola, señoras, no los conozco, pero estoy orgulloso de llamarlos mis vecinos. También vivo en Penn Hills y has hecho un gran trabajo de pintura. Qué maravillosa idea, me gustaría donar algo de dinero para los suministros de pintura. Más poder para ti “, decía un comentario de Sheena Smith.

Una mujer de Florida también expresó su apoyo a la iniciativa “Si comienzas un GoFundMe por el costo de la pintura, hay un montón de nosotros que te ayudarían. Usted merece un hogar seguro y un vecindario seguro. ¡Y un fabuloso trabajo de pintura! Les mando mucho amor desde Florida “, escribió Adrienne Margaret.

Licata le dijo a Mashable que ella y Lau estaban agradecidas por el apoyo de la comunidad. Sus vecinos, por otro lado, no han expresado sus sentimientos sobre la casa del arcoiris. “Los vecinos han estado callados porque el abogado les dijo que se callaran”, dijo.

Fuente: El Closet LGBT, Diario el Diverso

Pareja-2-de-Lesbianas-Vecinos-Homofobicos-1024x908.jpg

#EE.UU|Cuantiosa multa para restaurante que impidió usar baño de damas a mujer transgénero

Personal de restaurante en Estados Unidos exigió que mujer transgéneropresente una identificación, luego el gerente también se sumó al acto discriminatorio contra la LGTB.

Charlotte Clymer sufrió un acto de discriminación en restaurante de Washington D.C., Estados Unidos. La mujer transgénero intentó utilizar el baño de mujeres del restaurante “Cuba Libre”, pero una empleada del local se lo impidió y le exigió que entregara su identidad. El acto discriminatorio no se detuvo allí: el gerente del local también la confrontó.

Por este atropello a los derechos LGTB, un tribunal de Estados Unidos exige que el restaurante y bar cubanos pague 7000 dólarescomo parte de un acuerdo legal.

El 22 de junio del año pasado, Charlotte Clymer padeció por las exigencias del gerente del local, quien también quiso obligarla a entregar su documentación. Ella se defendió haciendo referencia a la Ley de Derechos Humanos de D.C., pero el responsable del local le pidió que se retirase. Ella respondió solicitando apoyo policial.

El Procurador General de Carolina del Norte, Karl A. Racine señaló en un comunicado el miércoles que “Cuba Libre” pagaría una multa de USD $7,000 al Distrito por no respetar la normativa vigente. El restaurante también debe capacitar al personal sobre las leyes de D.C. con respecto a la identidad de género y los letreros de que “todas las personas pueden usar el baño que corresponda a su identidad o expresión de género”, sentencia la declaración.

La Ley de Derechos Humanos de D.C. prohíbe la discriminación basada en la identidad o expresión de género tanto en instituciones públicas y privadas.

“Las leyes del Distrito reflejan uno de los valores más profundos de nuestros residentes: que todas las personas deben ser tratadas por igual”, dijo Racine en una declaración. “Con este acuerdo, “Cuba Libre” debe mantener políticas que aseguren que este tipo de discriminación no vuelva a ocurrir”.

La respuesta del restaurante acusado de discriminación

Barry Gutin, copropietario de “Cuba Libre”, se expresó a través de un comunicado y dijo que el restaurante realizó los requisitos de capacitación y señalización, y también planea ofrecer capacitación abierta a todos los empleados de los restaurantes del área de DC para “ayudar a comprender los desafíos de la comunidad LGBTQ”.

Nuestro objetivo ahora es ayudar a garantizar la seguridad de lacomunidad transgénero de D.C. en todos los restaurantes del área”, dice la declaración.

El restaurante se disculpó después del incidente de junio. Racine, quien dijo que los empleados involucrados fueron despedidos, agradeció a la gerencia y al personal de “Cuba Libre” por “cooperar plenamente en nuestra investigación y tratar de rectificar sus delitos”.

La afectada calificó la respuesta del restaurante como “un gran resultado”.

“Todas las partes trabajaron juntas para asegurarse de que una noche terrible se convirtiera en un gran momento de enseñanza, que se basó en la historia de la defensa de las personas trans en D.C., especialmente en las mujeres trans de color”, escribió en un correo electrónico. “Vi una resolución a esto debido a la base que pusieron”.

Fuente: La República, Diario el Diverso