#Mundo|Cómo saber si estás preparado para una relación abierta

Si tu pareja y tú están pensando en tener una relación abierta, hay algunas cosas que deberían preguntarse antes. Te decimos 5 de ellas.

Cada vez es más frecuente cuestionar la forma sistemática de relacionarnos sentimentalmente. Exacto, hablamos de la monogamia. Y es que aunque muchas personas no estarían dispuestas a renunciar a ella, a muchísimas otras no les funciona. Por lo que antes de separarse si alguna o ambas partes quiere estar con otras personas, el tema de tener una relación abierta puede salir al aire.

Peeero no es tan fácil como decir: “Sí, sigamos juntos pero démonos con otras personas”. Requiere un muchito más de reflexión para saber si de verdad están listos o listas, y si la relación podría funcionar. Así que les dejamos 5 cosas que deberían considerar antes de saltar de panza a una relación abierta.

¿Por qué quieren una?

En primer lugar, pregúntense por qué quieren una. ¿Lo están haciendo porque su relación va de mal en peor y este podría ser su último intento para salvarla? Porque si ese es el caso, lo más probable es que terminen en un caos mayor. Pero si lo hacen porque las cosas ya se están tornando monótonas después de años de monogamia, su relación es lo suficientemente fuerte como para abrirla con otras personas, y ambos podrían beneficiarse de ello… ¡háganlo! Dense la oportunidad.

Recordemos que también hay personas a las que no les convence la idea de estar con una sola persona toda su vida. Si es tu caso, solo recuerda siempre ser claro con quienes sales. Habla sobre lo que puedes ofrecer y sobre el punto de que, eventualmente, la relación tendrá que ser abierta.

Mira también: ¿La monogamia es natural?

¿Cómo se lo propongo a mi pareja?

Puedes empezar haciendo una lista para ti sobre por qué quieres tener una relación abierta. Ya que tienes identificados tus argumentos, plantéaselos y déjale muy en claro que es porque lo o la quieres, y no deseas terminar la relación, sino que te gustaría experimentar algo nuevo. A final de cuentas, tú conoces a tu pareja mejor que nadie. Simplemente busca la forma y el momento para decírselo sin que piense que quieres terminar la relación o que algo muy malo está pasando entre ustedes.

¿Qué tan buenas son tus habilidades de comunicación?

La comunicación es algo fundamental en cualquier relación. Y en el caso de las relaciones abiertas, es prácticamente un requisito comunicarse para evitar malos entendidos y que la relación pueda funcionar. Especialmente porque ya no solo serán ustedes. Habrá otras personas con las que también tienen que desarrollar la capacidad de ser asertivos y decir exactamente lo que esperan y lo que pueden dar en la relación.

¿Sabes controlar tus celos?

Si eres una persona celosa, no significa en automático que no puedas tener una relación abierta. Pero sí deberías saber que te vas a enfrentar a algunos retos. Contrario a lo que muchas personas piensan —principalmente quienes no han tenido una relación abierta—, alguna o ambas partes pueden sentir celos. Pero me atrevo a decir que de una forma quizá un poco más sana, ya que en muchos casos, al ser justo una relación abierta, la comunicación siempre está a la orden del día. Por eso la importancia del punto anterior. Así que, usualmente, quienes están en la relación son muy introspectivos. Se preguntan por qué están sintiendo celos, lo discuten con su pareja y trabajan juntos sobre cómo aligerar los celos. JUNTOS.

¿De verdad quieres una relación abierta?

No queremos sonar como tía conservadora. Celebramos el poliamor como celebramos cualquier otra relación sana que haga felices a quienes están en ella. Pero creemos importante que, si vas a entrar en una relación abierta —o de cualquier tipo, en realidad—, sea porque realmente lo deseas y no porque tu pareja quiere. Y, aunque a ti no te convenza la idea, prefieres hacer eso que perderla. Tampoco porque tus amigos lo están haciendo o porque es “la única forma de que una relación dure”. Porque no es cierto. Y tampoco es una decisión que se pueda tomar a la ligera. Si deciden hacerlo, ambas partes deben estar igualmente interesadas y dispuestas.

Las relaciones abiertas o no monógamas son una opción más dentro de la gran diversidad en cuanto a formas de relacionarnos. Es igual de válida que las demás, y funcionará siempre y cuando sea lo que ambas partes deseen. Así que mediten bien su decisión, pongan las reglas que crean necesitar y disfrútenla.

Fuente: Soy Homosensual, Diario el Diverso

Rel-abierta-1.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s