#Colombia| No, los decretos de inclusión LGBTI no son ‘ideología de género’

Desde 2016, en plena discusión sobre la votación del plebiscito, se instaló un concepto que hasta ahora nadie ha podido explicar bien: ideología de género.

Esas tres palabras estuvieron en boca de los ciudadanos por cuenta de unas cartillas hechas por el Ministerio de Educación de la mano de Unicef para ser implementadas en los colegios y así promover espacios libres de discriminación.

Las cartillas daban cumplimiento a la sentencia T-478 del 2015, mediante la cual la Corte Constitucional ordenó al Ministerio de Educación Nacional implementar el Sistema Nacional de Convivencia Escolar y revisar de manera “extensiva e integral todos los manuales de convivencia en el país, para determinar que los mismos sean respetuosos de la orientación sexual y la identidad de género de los estudiantes y para que incorporen nuevas formas y alternativas para incentivar y fortalecer la convivencia escolar.

O sea, decía lo más básico que debería tener una sociedad: qué los colegios, casi que la primera experiencia que se tiene en comunidad, deben ser espacios donde se respete la diversidad. Las cartillas, al igual que el plebiscito, se cayeron, pero dos años después un sector religioso vuelve a las calles para protestar.

Esta vez contra dos decretos, el 410 y el 762, firmado en marzo y mayo respectivamente, con los que se busca adoptar políticas públicas que garanticen el ejercicio efectivo de los derechos de personas de la comunidad LGBTI (lesbianas, gais, bisexuales, transexuales e intersexuales).

Los documentos, hasta ahora poco conocidos, ordenan crear estrategias que promuevan el respeto y reconocimiento de esa comunidad en lo judicial, la salud y el trabajo, entre otros. En ellos se propone fortalecer las entidades nacionales y territoriales para que contribuyan a defender esta comunidad. También a vigilar la protección de sus derechos. 

Además, indican que debe haber un enfoque diferencial al ser una población vulnerada en el conflicto armado, entre otras.

Sus opositores afirman que esos decretos amenazan la libertad de expresión y los derechos de los niños y que convierte a la comunidad LGBTI “en una que está por encima de lo que dicta la Constitución”. También advierten que los padres perderían la potestad para educar a sus hijos.

“Un padre que quiere educar a su hijo con principios y libertades ya no lo va a poder a hacer, pues los decretos idealizan a los menores. Si, por ejemplo, ellos tienen preguntas sobre esos temas, van a pasar por encima de los padres porque irán directamente a donde el psicólogo del colegio”, le dijo a la sección de Educación de EL TIEMPO hace unos días.

El martes se presentaron protestas de parte de estos sectores religiosos en varias partes del país, aunque sin mucho aforo.

Sobre esto tema se planteó el debate de este episodio de #Degeneradas que contó con la participación de Elizabeth Castillo, abogada, experta en temas de género y derechos sexuales y reproductivos, coordinadora del grupo Mamás Lesbianas y  autora de varios libros, entre ellos No somos etcétera, 20 años del movimiento LGBTI en Colombia. También estuvo Julia Alegre, redactora de la sección Domingo de EL TIEMPO y quien ha cubierto temas de educación.

Fuente: EL TIEMPO, Diario El Diverso

protesta lgbt-diario el diverso.png

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s