#EEUU| Caitlyn Jenner retira su apoyo a Donald Trump por sus ataques a la comunidad trans

Caitlyn Jenner, posiblemente la mujer trans más famosa del mundo, ha anunciado que retira su apoyo a Donald Trump. En un duro artículopublicado en The Washington Post, la popular exatleta y celebridad televisiva reconoce que se equivocó al pensar que los republicanos se abrirían a la comunidad LGTB tras el ascenso de Trump a la presidencia. La reciente revelación del plan del departamento de Salud para negar la existenciade las personas trans ha sido la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de Jenner, que responsabiliza directamente al presidente de la deriva tránsfoba del Gobierno estadounidense. La toma de posición se produce a escasas dos semanas de las elecciones de mitad de mandato, que podrían mermar significativamente el poder institucional republicano.

La carta, publicada el pasado jueves en The Washington Post, ha tenido un amplio eco mediático. La popular estrella televisiva, votante republicana en 2016, afirma que la reflexión y el aprendizaje adquirido durante los dos primeros años de la presidencia de Trump la han llevado a cambiar de opinión. Jenner reconoce que confió en la posibilidad de un cambio en la tradicional hostilidad de los republicanos hacia los derechos LGTB, a caballo de una sociedad cuyas posiciones sobre el asunto eran cada vez más progresistas. Algunos gestos de Trump antes de ser elegido presidente la convencieron de que el cambio era posible.

Aunque ya entonces los republicanos se presentaban con el programa electoral más anti-LGTB de la historia, Jenner intentó influir en congresistas y otros políticos para cambiar sus posiciones. Ahora reconoce abiertamente que se equivocó: «La comunidad trans está siendo atacada sin descanso por este presidente. El líder de nuestra nación no ha mostrado consideración por una comunidad ya marginalizada y con problemas. Ha ignorado nuestra humanidad. Ha insultado nuestra dignidad. Ha convertido a las personas trans en peones políticos mientras espolea los ánimos contra nosotras en un intento de activar al sector más derechista de su partido, afirmando que sus políticas antitransgénero están destinadas a ‘proteger el país’. Esto es política en su peor versión. Es inaceptable, es decepcionante y me ha herido personal y profundamente».

La gota que ha colmado el vaso, según Jenner, ha sido el plan del departamento de Salud, que ha salido recientemente a la luz, para negar la existencia de las personas trans. Se trata de una reforma de las leyes federales en materia de educación que incluiría una definición del sexo o género como «la condición de una persona como hombre o mujer en base a rasgos biológicos inmutables identificables por o antes del nacimiento». La pretensión es que esta descripción sea adoptada también por los departamentos de Justicia, Salud y Trabajo, por lo que afectaría a las personas trans en todos los aspectos de su vida pública, arrebatándoles la posibilidad de ejercer sus derechos con su identidad de género real.

Jenner responsabiliza directamente a Trump de la deriva tránsfoba de la Administración estadounidense y por ello le retira su apoyo. Afirma que seguirá luchando por la causa de los derechos trans desde su posición que reconoce «privilegiada» y aprendiendo de la comunidad en asuntos como la discriminación laboral, la violencia, la depresión o los suicidios. «El mundo necesita oírnos. El mundo necesita conocernos. No seremos borrados», concluye. Unas palabras que pueden tener una influencia importante en las elecciones de medio mandato que se celebrarán el próximo 6 de junio y en las que los republicanos podrían perder, entre otros, el control del Congreso.

Caitlyn Jenner es posiblemente la mujer trans más famosa del mundo. En 2015 dio la vuelta al mundo la portada de la edición americana de Vanity Fair, donde mostraba orgullosa su identidad femenina en una preciosa fotografía de Annie Leibovitz. Hacía solo unas pocas semanas que había asumido públicamente, en un programa de televisión, su identidad de género femenina. Exatleta y popular personaje mediático en Estados Unidos, su salida del armario como mujer transexual conmocionó al país. Preguntada por la presentadora Diane Sawyer «¿eres una mujer?», Jenner aseguraba que «sí, lo soy a todos los efectos». «Llámenme Caitlyn» es el titular del reportaje que le dedicó Vanity Fair, en el que la que fuera ganadora del oro en decatlón en los Juegos de Montreal (cuando su identidad social era masculina) reflexionaba sobre su proceso de transición. Jenner profundizaría posteriormente en el asunto en el documental I am Cait («Soy Cait»).

#Argentina| Una marcha para dejar a los hijos afuera

“La verdad va a prevalecer”, le responde a los gritos una mujer a un hombre que en vano intentaba explicarle la importancia de la Ley de Educación Sexual Integral en las escuelas. Bibiana, de 56 años, no pudo tener hijos pero decidió asistir a la marcha que los antiderechos realizaron durante la tarde de ayer frente al palacio legislativo porque “no quiere que el estado pervierta la inocencia de sus sobrinos y de los niños de la Argentina”. El grupo que se concentró ayer desde las 17 frente al Congreso tenía una consigna clara: “Con mis hijos no te metas”. Con globos rosas y celestes –porque, dicen, “se nace mujer o se nace hombre”– se reunieron para repudiar el proyecto de modificación de la ley 26.150 de Educación Sexual Integral porque imparte una “ideología de género antinatural y totalitaria”.

Los padres estaban exaltados, pero contentos: según comentaron, no esperaban llenar la Avenida Entre Ríos, entre Yrigoyen y Rivadavia. Ayer, desde las 17, fueron acercándose con banderas de Argentina, globos, y carteles celestes y rosas. “Se está haciendo circular en los colegios un material que no fue explicado a  los padres, que son los primeros responsables de sus niños. Estamos de acuerdo con que se enseñe anatomía, pero no con la ideología de género. Esas son pretensiones de una minoría. Quieren meterle cosas en la cabeza a los chicos. Eso no es educar, es politizar”, dijo Bibiana.

Junto a la reja del Congreso, los antiderechos armaron un escenario, rodeado por una larga bandera celeste y blanca. “Con nuestros hijos”, gritaban por el micrófono. “No te metas”, respondían coreando los padres. Antes de empezar el acto, cantaron el himno nacional y unas estrofas dedicadas al ministro de Educación: “Ay ministro Finocchiaro, a ver si nos entendés, con mis hijos no te metas, te lo digo de una vez”.

Si bien la mayoría de los asistentes eran padres, se mezclaban entre ellos algunos abuelos y niños. A un costado del escenario, una nena miraba asombrada la cantidad de globos a su alrededor, sentada en los hombros de su padre. “Papá, ¿por qué hay tantos globos?”, le preguntó. “Porque estamos reclamando para que en el jardín y en la escuela les enseñen algunas cosas sí y otras no”, le respondió. “¿Y por qué?”, insistió la pequeña. “Porque sí, porque son nuestros hijos y los padres tenemos que decidir qué les queremos contar y qué no”, insistió el papá.

“Este fue un año glorioso. Salimos a defender a las dos vidas ante la locura que implicaba el proyecto de legalización del aborto. Y ahora salimos a luchar por nuestros hijos. Somos un pueblo que quiere defender a la familia”, dijeron desde el escenario. “Apoyados por la ola celeste, por los partidos políticos celestes y por toda la gente de bien, hacemos este familiazo porque queremos una Argentina libre de ideología de género” expresó Nancy García, representante de Con Mis hijos no te metas en Buenos Aires, un movimiento de padres que nació en Perú en 2016 y se extendió en distintos países. “Para la medicina solamente hay dos géneros: varones y mujeres” dijo Gabriel Flores Ciani, de Amor en Acción, interrumpido por un fuerte aplauso. “Nos dicen que somos un gigante que se despertó. Y es así. Estamos del lado de la verdad, porque la ciencia y la biología están de nuestro lado”, agregó Ayelén Alancay de Fundación Más Vida.

La religión, como en el resto de las manifestaciones contra la ESI y contra la legalización del aborto, estuvo al pie del cañón. Un grupo de padres sostenía un cartel que decía: “Niño y Niña – Hombre y Mujer. Nos creó Dios y Dios no falla. Él es perfecto”. “Queremos que se enseñe biología, que es la enseñanza natural que Dios ha establecido: hombre, mujer y la familia”, dijo Fernando, de 53 años, padre de 3 hijos. Y agregó: “Al niño hay que educarlo conforme a la biología que recibió en el momento de nacer: si es hombre, es hombre, si es mujer, es mujer”.

Mili, mamá de 2 hijas, opinó: “No estamos de acuerdo con la reforma de la ley ESI. Quieren que sea el gobierno directamente el que mande las cosas en cajas cerradas, todo con ideología de género, que no tiene base científica. Nosotros como madres y padres perdemos todo tipo de autoridad. Les enseñan que pueden elegir el sexo. Pueden elegir ser mujer, varón, ni una cosa ni la otra. Pueden elegir hasta ser un delfín y estaría bien”.

“Yo con periodistas de PáginaI12 no hablo”, respondió un médico ante la insistencia de su amigo para que este diario le hiciera unas preguntas. Después una profesional de Médicos por la Vida aceptó abrir el juego: “Creo que la ley de Educación Sexual que se implementa es mala porque está plagada de una ideología. Lo que iban a reformar empeoraba más la situación porque le quitaba la patria potestad a los padres e impedía que los colegios actuaran según su ideario”, explicó Mariana. “Nacemos hombre y mujer y en cualquier hueso de una persona muerta se puede cotejar. Eso es ciencia. La ideología de género lo que hace es aplicar como sexo algo que es un gusto: yo soy mujer pero me gustaría ser varón o un perro. Al gusto de una persona lo aplica como verdad y eso está mal”, concluyó.

Informe: Azul Tejada.

#Brasil|“Hay que sacar a palos al gay que hay en tu hijo”, Bolsonaro, nuevo presidente de Brasil

El ex militar ultraderechista Jair Bolsonaro será presidente de Brasil. Con un contundente 55% de los votos, el mayor país de Sudamérica da un peligroso volantazo a la derecha que hace temblar al mundo. Como Trump, Bolsonaro es uno de esos tipos que se jacta de “decir las cosas como son” aunque suenen políticamente incorrectas, razón por la que en su campaña electoral no ha escatimado en amenazas ni ha ocultado que añoraba la dictadura. Malos tiempos para la libertad y la diversidad. 

Ya en 2011, cuando Bolsonaro todavía era diputado, advertía que su hijo jamás sería gay. Así es como se las gasta Bolsonaro con el colectivo LGTB. 

Entre las lindezas del programa electoral de Bolsonaro se encuentra la xenofobia, la pena de muerte y una máxima muy clara y contundente: “Prefiero que mi hijo muriese a que fuera gay”. ¿Qué podemos esperar de Bolsonaro? El nuevo presidente de Brasil ha hecho uso de Facebook para comentar su victoria, en la que ya ha hablado de “cambiar el destino de Brasil”, prometiendo “dejar de coquetear con el socialismo, con el comunismo, el populismo o el extremismo de izquierda”, asegurando que la suya es “una misión De Dios” (sic). 

Aun es pronto para saber medidas concretas, pero es momento para recordar aquella entrevista que con toda la frialdad e intencionalidad del mundo le realizase Ellen Page en su serie de documentales “Gaycation“, emitida en National Geographic.

La actriz canadiense le pregunta sin pelos en la lengua: “Leí una cita de usted que decía que las personas deben sacar a golpes al gay que hay en sus hijos. Yo soy gay y le pregunto: ¿Debí de ser golpeada de niña para que no fuera gay?

Bolsonaro responde y sus palabras destilan homofobia, machismo y paternalismo en un vomitivo combinado:

“No voy a mirarla y pensar: Creo que es gay. Usted es linda. Si fuera un cadete de la academia militar y la viera en la calle, le silbaría”(…) Me llaman homófobo y se equivocan. Mi lucha siempre fue y será contra la distribución de material LGTBI+ en las escuelas para niños mayores de 6 años. Cuando era joven, había pocos gays. Con el tiempo, debido a las libertades, a las drogas y con las mujeres trabajando, aumentó bastante el número de homosexuales.(…) Cuando un hijo es muy violento, si usted lo corrige, dejará de ser violento. Si los alienta siendo niños diciendo que esto y aquello es normal, sea cual sea la normalidad, el niño hará eso.

Sin palabras. Admirable cómo Ellen Page aguanta el tipo y le mira fijamente, sin pestañear: había retratado perfectamente su naturaleza violenta y peligrosa. Una advertencia al mundo que parece no haber servido de mucho. Malos tiempos para la libertad y la diversidad en los que la ultraderecha sigue ganando adeptos.

#Peru| #MásAmorMenosOdio: lanzan campaña en paneles a favor de la unión civil

Este lunes se inició la campaña #MásAmorMenosOdio, un mensaje que se encuentra en más de 20 paneles publicitarios ubicados en las principales avenidas de la capitales.

Se trata de una imagen en la que se muestra a dos personas del mismo sexo y con el referido mensaje. En comunicación con este Diario, la organización señaló que la campaña trata de cambiar el odio por el amor con la finalidad de poner en agenda la unión civil.

Estos paneles se encuentran en distritos como San Miguel, Pueblo Libre, Jesús María, San Borja, Surco, entre otros.

En esta campaña participan las organizaciones Movimiento Homosexual de Lima (Mhol), Más Igualdad, It´s Gets Better Perú, y algunas empresas privadas.

“Estos paneles nos recuerdan también que los proyectos de matrimonio igualitario y unión civil que se presentaron al actual Congreso han sido ignorados y no se prevé que se discutan en comisiones en el futuro cercano”, señaló el Mhol Perú, en su cuenta de Facebook.

Colocados en las calles de Lima. Los paneles solo llevan el lema #MasAmorMenosOdio y nos hace referencia a la campaña por la Unión Civil de hace unos 4 años.

Estos paneles nos recuerdan también que los proyectos de matrimonio igualitario y unión civil que se presentaron al actual Congreso han sido ignorados y no se prevé que se discutan en comisiones en el futuro cercano.

Sin embargo, y a pesar de las condiciones desfavorables, es importante reafirmar que el reconocimiento legal de nuestras uniones y familias es un derecho por el que seguiremos luchando.

Vale recordar que, en el 2013, el congresista Carlos Bruce presentó un proyecto de ley para la Unión Civil No Matrimonial. Fue archivado en el Congreso de la República. En el 2016, Bruce y el parlamentario Alberto de Belaunde volvieron a presentar otra iniciativa que hasta el momento no ha sido sometido a debate.